ACTAS DEL REPARTO DE ENCOMIENDAS EN LA PROVINCLA DE XEGUA

En la Villa de Santa Cruz de Mompox, en la costa del Río Grande en la gobernación de Cartagena de las Indias y Mar océano, a catorce días del mes de junio de mil y quinientos y cuarenta y un años, el ilustre y muy magnífico señor Don Pedro de Heredia, adelantado y gobernador y capitán general en esta gobernación de Cartagena por Su Majestad, en presencia de mí, Francisco Nieto, escribano de esta gobernación, dijo: que por cuanto él, en nombre de Su Majestad, quiere encomendar los pueblos de los indios de esta provincia y los indios de ella y que él viene ahora de España, y para dar y encomendar a Su Majestad de los pueblos de indios lo mejor y más provechoso y de más importancia e interés, man­daba y mando llamar a los oficiales de Su Majestad para que ellos se informen y sepan qué es lo que a Su Majestad se puede enco­mendar, que informados, lo que ellos dijeren y pidieren se encomendará a Su Majestad, porque los dichos oficiales han estado y residido en esta provincia y lo sabían mejor que el dicho señor adelantado.

Luego parecieron ante el dicho señor adelantado Cristóbal de la Ovilla, factor de Su Majestad, y Lázaro de Saavedra, teniente de tesorero, y Juan Bautista de Heredia, teniente de veedor, y Juan Durán, teniente de contador, oficiales de Su Majestad que residen en esta dicha villa por Su Majestad, y así, pareciendo yo, el dicho escribano, les notifiqué lo que el dicho señor adelantado mandó.

Y siéndoles notificado dijeron que antes de ahora su señoría les ha dicho y mandado lo que ahora les manda y que ellos han estado en esta villa y su provincia y saben la tierra, y demás de esto se han informado de otras personas que han mandado por los pueblos de los indios de esta provincia, y saben cuáles de ellos son mayores señores y pueden mejor servir y son más provechosos, y cuál es el mejor repartimiento y qué se puede dar y encomendar a Su Majestad, y que en esta provincia hay un repartimiento que está en tiempo de creciente del río, atajado de tierra firme, que se dice la provincia del Aguila, en que hay muchos indios y caci­ques, especialmente el cacique que se dice del Aguila y en lengua de indios se dice Maganca (o Maganza), y otro cacique que se dice Maca Sandoval, y otro cacique que se dice Macantepa, y otro ca­cique que los cristianos llaman Fray Justo, y otros caciques e indios y pueblos, que todo el término será ocho leguas de longitud y tres leguas de ancho, y que en tiempo de sequía está en tierra firme y se seca el río, que en creciente la hace isla, y que los indios del dicho repartimiento tienen heredades y otras cosas que les pertenecen fuera del dicho término y que esto se debe dar a Su Majestad por lo mejor que se puede dar y encomendar a Su Majestad en esta provincia toda, por ser mejor y más provechoso e importante y que más conviene que se dé a Su Majestad, y lo firmaron de sus nombres Cristóbal de la Ovilla, Lázaro de Saavedra, Juan Durán, Juan Bautista de Heredia. Pasó ante mí, Francisco Nieto.

Luego el dicho señor adelantado dijo que él, en nombre de Su Majestad, encomendaba a Su Majestad la dicha provincia del Aguila y los caciques e indios y pueblos de ella así como está, que entra en ella el cacique del Aguila que en lengua de Indios se dice Maganca, y el cacique Maca Sandoval y el cacique Macantepa y el cacique que se dice Fray Justo por los cristianos, y todos los demás caciques y pueblos de indios que están y viven dentro de la dicha provincia del Aguila como está y en tiempo de invierno se aparta con la creciente del Río Grande de tierra y se hace isla por la dicha creciente, que dizque será ocho leguas de longitud y tres leguas de ancho, con todo lo que a los caciques e indios y pueblos de ellos les pertenece, así de labranzas que tienen en tiempo de creciente y verano fuera de lo que el ataja el río y con todo aquello que les pertenece, para que Su Majestad y sus oficiales entiendan y gocen y hayan los tributos y servicios que los dichos indios y caciques y pueblos de la dicha provincia dieren y hubieren de dar, porque está de paz y ahora no está tasado ni declarado el tributo y servicio que han de dar y con que han de servir a su Majestad hasta tanto que con la conminación de los dichos caciques e indios se sepa de cierto de qué viven y qué es lo que tratan entre ellos, para que de aquello que vivieren y entre sí contrataren se les tase y modere el servicio y tributo que han de dar a Su Majestad en cada un año por sus demoras, cuando se tasaren los otros tributos y servicios que los demás indios y caciques de esta provincia han de dar; lo que le encomienda, entre tanto que por Su Majestad otra cosa sea mandado. Pedro de Heredia. Pasó ante mí, Francisco Nieto.

Después de lo susodicho, en esta dicha Villa de Santa Cruz de Mompox, a diez y seis días del mes de junio de mil y quinientos y cuarenta y un años, el dicho señor adelantado dijo que por cuanto él, en nombre de Su Majestad, encomendó a Su Majestad los pue­blos y caciques del Aguila que en lengua de indios se dice Maganca y el cacique Maca Sandoval y el cacique Macantepa y otros caci­ques y sus pueblos y los pueblos de indios que son en ésta, en el auto de la encomienda, y porque en el tiempo de la encomienda no tasó ni declaró el tributo que han de dar los dichos caciques en cada un año hasta tanto que se visitasen y se supiese de qué viven y qué es lo que pueden dar de tributo en cada un año, sin vejación ni molestia, y que por ahora no se puede detener en esta villa para ir en persona a visitar los dichos caciques ni pueblos de ellos, a causa de que un Andrés Zapata y otras personas se alzaron y pren­dieron a Alonso de Heredia que iba por capitán de ellos, que él se ha informado de personas que han estado en los dichos pueblos que están encomendados a Su Majestad y han visto a los caciques y de lo que pueden dar tributo, sin vejación ni molestia, por ende de entre tanto que la tierra se visite por él o se manda otra cosa, mandaba y mandó que los caciques e indios que a Su Majestad están encomendados den de tributo y se cobre de ellos en cada un año mil pesos de oro que entre ellos hay y se trata, lo cual sea para Su Majestad, y que esta encomienda de indios tengan y tomen a su cargo los oficiales de Su Majestad o su factor en su nombre, conforme a sus instrucciones, y que tengan cuidado de cobrar el tributo en cada un año, lo cual cobren sin vejación ni molestias de los indios en tres tercios, cada tercio trescientas y treinta y tres pesos y un tercio de peso, y que los dichos oficiales y el factor de Su Majestad hagan hacer algunas rozas a los indios para Su Majestad, crianzas de algunos ganados en el dicho repartimiento, sin vejación ni molestia de los indios, y que todo el dicho tributo y lo que de las rozas y crianzas se hubiere, el contador tenga mucho cuidado de hacer cargo al tesorero y que se meta en la caja de Su Majestad y el factor de lo cobrar y hacer cobrar y adminis­trar, y el veedor de ver lo que se cobra y lo que en ello se hace, de manera que en ello haya todo el buen recaudo que en la hacienda de Su Majestad se debe tener, y que en ninguna manera se reciba cosa alguna de los indios sin que el veedor de Su Majestad esté presente y asiente lo que dan, y que el primer tercio del dicho tributo se cobre desde hoy dicho día en cuatro meses primeros siguientes y desde en adelante por sus tercios del año de cuatro en cuatro meses. Y que esta tasación la pueda añadir y menguar cada y cuando quisiere y hubiere hecho visitación de los dichos indios y estuviere informado o se informare de lo que en ello se debe.hacer. Y lo firmó de su hombre Don Pedro de Heredia. Por ante mí, Francisco Nieto.

Después de lo susodicho, en la dicha villa de Santa Cruz de Mompox, a veinte y nueve días del mes de junio de mil y quinien­tos y cuarenta y un años, el ilustre y muy magnífico señor Don Pedro de Heredia, adelantado y gobernador y capitán general y en esta gobernación por Su Majestad, dijo que, por cuanto Su Majestad le da facultad para que encomiende los pueblos de los indios a los cristianos que han conquistado y poblado esta gober­nación y le manda que visite los pueblos de los dichos indios y se informe de sus viviendas y de labranzas que tienen, y que él, des­pués que vino a esta gobernación él ha tomado algunas informa­ciones y por ellas parece que los naturales de esta gobernación que están de paz, han sido muy maltratados y por diversas maneras molestados y tomándoles lo que han tenido, so color de rescatar con ellos y por otras vías por muchas personas, y por prohibir esto y porque él va en servicio de Su Majestad en descubrimiento de esta gobernación y en seguimiento de Andrés Zapata que lleva cierta gente y se alzó contra Alonso de Heredia que iba por su capitán y le prendió y le envió preso a esta villa, y para que no haga los males y daños que por informaciones parece que el dicho Zapata ha hecho, él no se puede detener y hacer la visita de los indios, y al servicio de Dios y de Su Majestad conviene que los indios se encomienden, porque estando encomendados, las per­sonas que los tuvieren en encomienda los sustentarán y mirarán que ninguno les haga molestia, y cuando se la hicieren se sabrá y averiguará para poderse castigar; por ende que él, en nombre de Su Majestad y por la facultad que para ello tiene, hace las enco­miendas siguientes:

Primeramente se encomendó a sí al cacique de Viz, con su madre y hermanos y con el pueblo que los cristianos llaman del Requerimiento, y al cacique Che, que es encima de Viz, y el cacique del pueblo que es una legua de esta villa de Mompox que se llama Cocongue y hacia el ancón como van de esta villa a el cuatro meses río abajo de la Magdalena. Los cuales dichos caciques se encomienda con sus pueblos e indios y principales de ellos y sus sujetos y todo lo que a ellos y a cada uno de ellos les pertenece en cualquier manera, y manda que le den de tributo en cada año ochocientos pesos del oro, que entre ellos hay y se trata, pagados en tres tercios del año de cuatro en cuatro meses.

Item encomienda a Alonso de Heredia, su hermano, su teniente general en esta gobernación, al cacique Salaygua, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada año quinientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, pagados en tres tercios del año, de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomienda a Damián Peralta de Peñosa, su teniente de gobernador en esta villa de Santa Cruz, conquistador de esta gobernación, al cacique Tococon, con sus pueblos y principales e indios de ellos, y con todo lo que a él y a ellos les pertenece de la mitad de ello, por haber sido conquistador de esta gobernación, y la otra mitad, por ser teniente, y manda que le den de tributo en cada un año cuatrocientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y que la mitad de ellos goce como teniente y  no lo siendo, sea para el que fuere teniente de gobernador de esta villa, y la otra mitad sea del dicho Peralta como tal conquistador; el cual dicho tributo le paguen en tres tercios de cuatro en cuatro

meses del año, etc.

Item encomendó a Sebastián Pérez, alguacil mayor, conquistador de esta gobernación, al cacique que los cristianos llaman el Galán, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que a él y a ellos les pertenece, y manda que le den de tri­buto en cada año cuatrocientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios cada tercio, de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Alonso Mont, capitán y conquistador en esta gobernación, al cacique Sinsacho, con sus pueblos y principales y con todo lo que a él y a ellos les perte­nece, y manda que le den de tributo en cada un año trescientos pesos del oro qué entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Alonso de Montemayor al cacique de Ci­micayche y el cacique Also, con sus pueblos y principales e indios de ellos, con todo lo que a él y a ellos les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año cuatrocientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata; y que se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Pedro Núñez, conquistador de esta provin­cia, al cacique Pintado, con sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y mandó que le den de tri­buto en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y que se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Francisco Nieto, poblador, al cacique de la Palma y al cacique Negro y al cacique Mozo que está entre Mitoto y la Palma y Cimacuyche, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, de cuatro en cuatro meses cada tercio, etc.

Item encomendó a Alonso Gutiérrez, conquistador y poblador de esta gobernación, el cacique cuñado de Viz y la Vieja (o Breja), en la Ciénega, con sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año trescientos pesos de oro que entre ellos hay y se trata, y que se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Juan de Ballesteros, poblador de esta go­bernación, al cacique Santacoa que llaman el cacique Bobo (o Boboy) y su hermano, y el cacique Sirnisi y el cacique Chiguegua, que es entre Santa Coa y la Vieja de Pedro Romero, y manda que le den de tributo en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Alonso de Herrera conquistador de esta gobernación, el cacique Chinguama y el pueblo que está la Ciéne­ga abajo y el cacique Tomala, con todos sus pueblos y principales indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Bautista de Heredia, conquistador de esta gobernación, el cacique Jagua y cacique Cohu, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les per­tenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Héctor de Barros, el padre, conquistador y poblador de esta gobernación, el cacique Cipua y los Caimanes, con sus pueblos V principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Héctor de Barros, el hijo, conquistador de esta gobernación, el cacique Nitoto y su hermano y su Mohán, y otro pueblo que está cabo, y sus pueblos y principales e indios de ellos y lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Francisco Rodrigo, conquistador y pobla­dor, los dos cuñados de Viz, con otro pueblo que se dice el pueblo Bueno, que está más arriba, y el cacique que está una legua arriba de esta villa de Mompox, el río arriba, que se dice el Tuerto, y sus pueblos y principales e indios de ellos, con todo lo que les perte­nece, y mandó que le diesen de tributo en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata y se los paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Juan Romero, conquistador de esta gober­nación, el cacique Cicaheche y el cacique Cinaucho, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les perte­nece, y mandó que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y que se los paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses

Item encomendó a Juan de Aguilar, conquistador y poblador de esta gobernación, el cacique de Moxquito y el cacique Panamá, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año trescientos del oro que entre ellos y se trata, y se los paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses. Y porque éstos están alzados y ausentes de sus pueblos, entre tanto que los trae y asosiega en sus pueblos, le encomienda al cacique Memangue que es cerca del Jagua y dos pueblos que están entre el Bombo y el Galán, no entrando en otra de las encomiendas que con ésta se hacen, y éstos le den comida; y que venidos de paz y sosegados los dichos pueblos e indios y caciques del Moxquito y Panamá, que deje lo demás para Juan de Palacios.

Item encomendó al Doctor Martín Ruiz, poblador y conquis­tador de esta provincia, al cacique Chicohagua y a su mohán y a otros principales suyos, con sus pueblos y principales e indios de ellos con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos y cincuenta pesos, pagados en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Cristóbal de la Ovilla, factor de Su Majestad, a la Vieja y a su hijo y Pedro Romero, que son en la Ciénega de Pedro Romero, con todos sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tri­buto en cada un año doscientos y cincuenta pesos del oro que entre ellos hay y se trata, pagados en tres tercios y cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Juan Durán, teniente de contador, el caci­que Elen y el cacique Bahapa, con sus pueblos y principales y con lo que les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año trescientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, paga­dos en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses; y de esto el dicho Juan Durán dé a Rodrigo Durán, contador de Su Majestad, su padre, los cien pesos, pagados por los dichos tres tercios.

Item encomendó a Martín Ruiz, poblador y conquistador de esta gobernación, el mohán Aracoa y otro pueblo cerca de él, más la tierra dentro con sus pueblos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, pagados en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó al Licenciado Agustín Nieto, poblador y con­quistador, el cacique Flechado con dos o tres poblezuelos de indios que están la tierra adentro a la mano derecha, con sus pue­blos y principales e indios de ellos y con todo lo que les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año doscientos y cin­cuenta pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y que se lo pa­guen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Juan de Roeda el pueblo que está en la Ciénega donde se pasan los caballos, con cuatro pueblos chicos que están cabo él, con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos pesos, y que se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Diego Lorenzo, conquistador y poblador, un cuñado de Viz que está el río arriba de Uruti, a la mano dere­cha, con otro pueblo que está de la otra banda del río, con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año ciento cincuenta pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Francisco González, conquistador de esta provincia, el cacique de la Boca de la Ciénega de Chinguama, que es en el río de Uruti, con otro pueblo que está la Ciénega arriba, con sus indios y con lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año doscientos pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y que se lo paguen en tres tercio.s, cada tercio de cuatro en cuatro meses. etc.

Item encomendó a Cristóbal Ruiz, conquistador, el cacique de la Gravedad, con otros dos pueblos que están el río de Uruti arriba, con todos sus pueblos e indios y lo que les pertenece, para que le den de tributo en cada un año ciento y cincuenta pesos, pagados en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Francisco Ruiz, conquistador, el cacique Poncini y el pueblo de Cocoton, y los indios de él con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año dos­cientos pesos del oro que entre ellos hay, pagados en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Alonso de Rabanales, conquistador, tres pueblos de indios que están a las espaldas del cacique Lozano, en el arcabuco camino de oba, con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año setenta y cinco pesos del oro que entre ellos hay, y que se lo paguen en tres tercios, ca­da tercio de cuatro en cuatro meses, etc.

Item encomendó a Juan Moreno, conquistador, el pueblo de San Pedro y otros dos pueblos que están el río de Cauca arriba, con todo lo que les pertenece, y mandó que le den de tributo en cada un año cien pesos del oro que entre ellos se trata, y que se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Andrés Moreno, conquistador y poblador, el cacique Pasegua, que es el cacique de las Totumas, con sus pue­blos e indios de él y con todo lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año cien pesos del oro que entre ellos hay, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Pedro Tardío, conquistador y poblador, el cacique Lozano con otros dos pueblos que están cerca de él, con todo lo que les pertenece e indios de ellos, y manda que le den de tributo e,n cada un año cien pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

 Item encomendó a Benito García, poblador, el cacique Mohán, suegro de Oyz, que está junto a los Caymanes, con dos poblezuelos que están más abajo, con los indios de ellos y todo lo que les per­tenece, y manda que le den de tributo en cada un año ciento y cincuenta pesos, y que se los paguen en tres tercios, cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Juan de Santillana, poblador, al cacique Simpaleon y otro pueblo de indios que está cabe el suyo, con todo sus indios y con lo que les pertenece, y manda que le den de tributo en cada un año ciento y cincuenta pesos del oro que entre ellos hay y se trata, y se lo paguen en tres tercios y cada tercio de cuatro en cuatro meses.

Item encomendó a Juan de Palacios el cacique Mamangue y dos poblezuelos que están entre el Bobo y el cacique Galán, des­pués que los dejare Juan de Aguilar que los tiene en encomienda, para que le den comida entretanto que vienen de paz y se sosiegan el cacique del Moxquito y Panamá, y cuando el dicho Juan de Aguilar los dejare, se tase lo que han de dar de tributo al dicho Juan de Palacios, y entretanto se encomienda al dicho Juan de Palacios el pueblo adonde flecharon a Moreno para que le den maíz y comida, y de que (cuando) el dicho Juan de Aguilar le dejare los dichos pueblos, deje el dicho Juan de Palacios el dicho pueblo donde flecharon al dicho Moreno.

Las cuales encomiendas el dicho señor adelantado dijo que hace en nombre de Su Majestad a las dichas personas por el tiempo i que Su Majestad fuere servido de proveer o mandar otra cosa, y reservó el dicho señor adelantado en sí para poder acrecentar y disminuir la tasación y tributos que manda dar a los indios en cada un año, cada y cuando que hiciere la visita o él viere que conviene al servicio de Dios y de Su Majestad mudarla, y manda que se dé título firmado de su nombre a las personas a que están encomendados indios, y que la reservación de la dicha tasación deja y hace en sí hasta ser hecha la visitación o ser informado si los indios pueden dar el tributo que les está tasado, o más o menos. Don Pedro de Heredia. Y yo, Francisco Nieto, escribano de la gobernación por Su Majestad, fui presente y lo hice escribir y por ende hice aquí éste mi signo. 

SALAZAR RAMOS, R.J.; Filosofía de la Conquista en Colombia, Ed. El Buho, Bogotá 1983. Selección de textos e introducción.