CONSEJOS PLENARIOS OFM Cap

 

CPO DE QUITO ECUADOR) OFM Cap.  1971

4-24 OCTUBRE 1971 Cfr.  Analecta Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum 86 (1970) 206; 87 (1971) 22 s.; 210-218; 2

57-423.

INTRODUCCIÓN.

EL HERMANO MINISTRO GENERAL Y LOS HERMANOS DEFINIDORES GENERALES, A TODOS LOS HERMANOS DE LA ORDEN: PAZ Y BIEN EN EL SEÑOR.  Nos dirigimos a vosotros para comunicaros las Conclusiones del Primer Consejo Plenario de la Orden, celebrado en Quito, del 4 al 24 de octubre de 1971.  CPO Ofmcap  Quito

introd. El Consejo Plenario de la Orden tiene como cometido propio "aportar al Ministro General y a su Definitorio una colaboración constructiva y una ayuda en la renovación de la Orden" (Const. 108 bis, c).  Con esta conciencia hemos orado y trabajado juntos.  Hemos entablado reflexiones y diálogo fraterno acerca de nuestra vida evangélica en fraternidad y en pobreza, tal como la hallamos delineada en nuestras Constituciones y tal como nos la han inculcado la Carta del Capítulo general, el Mensaje del Definitorio general y la reciente Exhortación de Pablo VI sobre la renovación de la vida religiosa.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Ante todo, se ha presentado a nuestra vista con fuerza la realidad de América Latina En el curso de la primera semana, especialistas en los problemas latinoamericanos nos han informado acerca de la situación en este Continente, y nosotros mismos hemos querido percibir por experiencia directa esa realidad.  Así es como hemos podido darnos cuenta al vivo de la importancia de nuestra vida y de nuestra vocación.  En todas las partes del mundo, en efecto, nuestra Orden halla magníficas oportunidades para encarnarse verdadera y eficazmente en la sociedad humana como levadura de justicia y de promoción social (Const. 11, 46. 84 ss.).  CPO Ofmcap  Quito

introd. Ese "grito de los pobres, que nunca se ha oído tan acuciante", lo hemos oído con nuestros propios oídos, hemos visto con nuestros ojos la condición infrahumana de tantos seres humanos, que viven "oprimidos por su indigencia personal y su miseria colectiva" (Pablo VI, Exhortación, 1 7).  Y esto ha sido para nosotros una llamada del Espíritu hacia una fidelidad cada día mayor a nuestra vocación A esta luz hemos comprendido con mayor claridad y fuerza la invitación de nuestras Constituciones invitándonos a la búsqueda de nuevas formas de presencia y de acción a fin de comprometeros en serio en la obra de evangelización y de elevación de la comunidad humana  CPO Ofmcap  Quito

introd. Los hermanos del Consejo Plenario han captado con mayor viveza hasta qué punto posee valor actual nuestra vida franciscana, siempre que sepamos permanecer fieles a nuestra vocación de pobreza y minoridad, vivida en auténtica fraternidad, en unidad de espíritu y de corazones que haga más perceptible la presencia de Cristo en medio de nosotros. ¡Sí, hermanos! Es preciso que cada fraternidad local o provincial sea una manifestación de la presencia de Cristo pobre y humilde, de Cristo servidor de Dios y de los hombres en el amor.  CPO Ofmcap  Quito

introd. He aquí lo que la realidad de América Latina ha revelado al Consejo Plenario como un signo de los tiempos para nuestra Orden.  En este contexto han de ser leídas las orientaciones prácticas que el Consejo ha tomado y que ahora, al término de sus trabajos, propone como consejo fraterno al Definitorio general en un Documento final  CPO Ofmcap  Quito

introd. Y el Definitorio, al transmitirlas a toda la Orden, en cuanto está de su parte, hace suyos esos deseos y esas propuestas, y está decidido a hacerlas pasar a la práctica, ya sea en las determinaciones que tome, ya en las orientaciones que dará a la Orden y a las Provincias; y las tendrá presentes en el programa de gobierno de toda la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Invitamos a todos los hermanos a recibir estos textos con ánimo gozoso, a descubrir en ellos orientaciones de vida Podrá parecer a alguien que se trata de disposiciones nuevas tal como han sido redactadas.  En realidad, no son otra cosa que una deducción legítima del espíritu de nuestras Constituciones, una aplicación concreta bien a la situación especial de la Orden en América Latina, bien al empeño por vivir sinceramente y cada vez con mayor fidelidad en todas partes la fraternidad y la pobreza, que son los dos elementos fundamentales de nuestra vocación evangélica.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Tenemos la seguridad y es nuestro deseo vehemente que este Documento ha de tener como primer efecto sacudir la conciencia de todos nuestros hermanos en el actual momento de renovación de la Orden.  No olvidemos que la fuente de la verdadera renovación es la conversión del espíritu y del corazón, y ésta no puede realizarse sin una seria comunicación con Dios y una búsqueda incesante de su voluntad.  De este esfuerzo de renovación personal y comunitaria surgirá el descubrimiento de nuevas expresiones de la vida en fraternidad, de nuevas maneras de presencia entre los hombres de nuestro tiempo, y el sincero testimonio de nuestra vida en pobreza y humildad.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Queremos agradecer a los miembros del Consejo Plenario por la ayuda real que nos han prestado en el desempeño de nuestras responsabilidades.  Y queremos asimismo dar nuestra aprobación y nuestro estímulo a los hermanos de América Latina en el trabajo que llevan a cabo en favor de los pobres y de los menos favorecidos. Y pedimos a las demás provincias de la Orden y a cada uno de los hermanos que sean generosos en colaborar activamente con ellos mediante una ayuda eficaz.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Para terminar, invitamos calurosamente a todos nuestros hermanos, y sobre todo a los Superiores Mayores de las Conferencias, a los superiores provinciales y locales, a emprender con nosotros una sincera revisión de vida y una profunda conversión, teniendo a la vista las orientaciones prácticas contenidas en el Documento del Consejo Plenario.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Así, en unidad de espíritu y en pluralidad de formas (Const. 4), contribuiremos cada día más eficazmente a la renovación del mundo conforme a las exigencias evangélicas de la justicia y, de la paz. introd. QUITO, 23  de  octubre  de  1971.  CPO Ofmcap  Quito

introd. Vuestros hermanos en el Señor, Fr. Pascual Rywalski, Min.  Gen. Fr. Guillermo Sghedoni, Vic.  Gen. Fr. Benedicto Frei, Def.  Gen. Fr. Buenaventura Marinelli, Def.  Gen.  Fr. Luis Ward, Def.  Gen. Fr. Clovis Frainer, Def.  Gen. Fr. Optato van Asseldonk, Def.  Gen. Fr. Juan Dovetta, Def.  Gen. Fr. Lázaro Iriarte Def.  Gen.  CPO Ofmcap  Quito

I. LA VIDA FRANCISCANO CAPUCHINA EN AMÉRICA LATINA

 

Nuestra vida en América Latina  CPO Ofmcap  Quito

1  Al igual que en todas las partes del mundo y al igual que en otras áreas culturales, también en América Latina es preciso descubrir formas nuevas de vida franciscana específica en conformidad con esta realidad, dentro del espíritu de las nuevas constituciones, a fin de lograr una manifestación más fiel de nuestra identidad y responder a la voz de Dios en los signos de América Latina.  La consecuencia será, así lo esperamos, un mayor incremento de vocaciones en la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

2  Teniendo en cuenta las circunstancias de América Latina, la presencia de nuestra vida fraterna y minorítica puede recibir múltiples manifestaciones, además de las que tiene en las fraternidades tradicionales debidamente renovadas, de modo especial en las nuevas fraternidades de oración, de testimonio, de evangelización y de trabajo.  Todas estas fraternidades han de llevar vida interna, han de ser verdaderamente eclesiales y han de hacer por suscitar en torno a ellas otras comunidades eclesiales, especialmente franciscanas y que reciben el nombre de comunidades de base.  CPO Ofmcap  Quito

3.  A nuestro juicio, estas nuevas fraternidades han de ser: a)  Vivenciales, es decir, formas de una vida franciscana que brota de la persona de Cristo. b)  Enderezadas al desarrollo de la persona, de manera que cada cual pueda actuar su carisma personal, pero en beneficio de toda la fraternidad y de la Iglesia.  c)  Empeñadas en la constante renovación espiritual y en la búsqueda incesante de nuevas formas más perfectas. d)  Pluriformes, a tenor de las diversas situaciones.  CPO Ofmcap  Quito

4.  Para que estas fraternidades en América Latina sean verdaderamente minoríticas: a)  Habrán de aparecer animadas de espíritu de servicio y de disponibilidad para con todos, como signo profético de solidaridad. b)  Sobre todo, como verdaderamente pobres, habrán de hallarse presentes entre los pobres con su vida y con su testimonio.  Sean cuales fueron las formas de fraternidades han de mantener la unidad de espíritu y de verdadera comunión tanto en su vida interna y entre ellas como con la fraternidad  CPO Ofmcap  Quito

5.  Teniendo en cuenta las peculiaridades de América Latina, ha de darse gran importancia a las relaciones mutuas entre las diversas circunscripciones de la Orden en este Continente para el fomento de la vida fraterna, para el intercambio de informaciones y para la búsqueda común de soluciones a los problemas, haciendo lo posible por fomentar esta comunicación.  Pueden servir para ello los equipos de animadores de las fraternidades, los cursos especiales de CEFEPAL y similares, reuniones de superiores, y otros medios que los Superiores vean convenientes. Son muy de recomendar los esfuerzos por llegar a la unión, aun jurídica, entre las diferentes circunscripciones de América Latina, especialmente en el ámbito de cada nación.  CPO Ofmcap  Quito

6.  Nuestra presencia fraterna es requerida de manera especial entre aquellos que sufren necesidad y soledad, por ejemplo, los que viven en los barrios pobres de la periferia de las ciudades (favelas) o la población marginada de los campos.  Con mayor razón se debe considerar como auténtica presencia franciscana entre los pobres la vida de nuestros misioneros entre los indígenas y otros en el afán por completar su evangelización y su promoción.  CPO Ofmcap  Quito

7.  Con el fin de que esta forma de vida pueda llevarse a efecto, se impone el esfuerzo por dar con nuevas formas de iniciación a nuestra vida con la activa participación de los mismos jóvenes, en conformidad con las condiciones peculiares de cada ambiente con arreglo a las recientes disposiciones de la Iglesia y de la Orden.  Para llegar a encontrar esa formación mejor, es muy de desear el intercambio de las diferentes circunscripciones.  CPO Ofmcap  Quito

8.  El Consejo Plenario de la Orden se complace en manifestar su confianza a los hermanos de América Latina.  Abriga grandes esperanzas de que han de ser ellos quienes han de impulsar eficazmente la legítima y continua encarnación franciscana en estos países.  Y corresponde a los hermanos nativos la parte principal en la realización de esta vida, como responsables que son del porvenir de la Orden. Toda la Orden, por su parte, ha de hallarse dispuesta a ofrecer una eficaz ayuda de personal para la formación y animación de las fraternidades y para las otras actividades que llevan entre manos.  CPO Ofmcap  Quito

B)  Nuestra acción en América Latina.  CPO Ofmcap  Quito

9. Nuestra misión en América Latina tiene como principales manifestaciones: a)  La evangelización, como expresión de nuestra vocación apostólica y como medio de profundización en la vida cristiana. b)  La presencia entre los pobres, como expresión de minoridad para ayudar su promoción humana. Todo esto ha de llevarse a cabo en colaboración activa y en unión con la vida de estas gentes, con el fin de hallar solución a los varios y graves problemas que las aquejan, logrando así la promoción integral del hombre y de las comunidades de este Continente (Medellín, Mensaje a los pueblos de AL). Promotores de justicia y de paz, consideraremos como misión nuestra, además, la formación de la conciencia social de este pueblo y nuestra colaboración a las actividades legítimas dirigidas a impulsar las reformas socio-políticas, en conformidad con la mente y el espíritu de las Constituciones.  CPO Ofmcap  Quito

10.  La actividad pastoral debe ir renovándose a la luz de nuestro espíritu franciscano.  En consecuencia, con el fin de descubrir mejor nuestra identidad y de trazar nuevos y mejores caminos, se impone el abandono de algunas actividades pastorales.  Invitamos a todos los Superiores mayores de América Latina a realizar una seria revisión sobre todo en lo que se refiere a los colegios de pago, a ciertas parroquias situadas en centros urbanos muy desarrollados, y otras obras semejantes.  CPO Ofmcap  Quito

11. A fin de que la pobreza sea un signo claro y verdadero, y para una real inserción en el ambiente latinoamericano, se recomienda a nuestros hermanos que nuestros edificios, objetos y demás cosas que no sirven ya para el uso de la fraternidad o no están conformes con nuestro espíritu, se procure venderlos con destino a darlos espontáneamente para beneficio de toda la sociedad.  CPO Ofmcap  Quito

12. Con el fin de hallar vocaciones auténticas es preciso ensayar métodos nuevos de pastoral vocacional.  Por esto se propone:  a)  Emplear diversos métodos al mismo tiempo según la situación del ambiente.  b)  Dar preferencia a la tentación pastoral de los jóvenes que dan esperanza de una decisión más madura.  c)  Preparar hermanos especializados. d)  Formar comunidades de presencia y de testimonio capaces de despertar y alimentar la mística de consagración en la vida franciscana.  CPO Ofmcap  Quito

13. En razón de las necesidades pastorales de América Latina, se considera válida para los nuestros la pastoral parroquial, sobre todo en los países de misión, pero ha de ser promovida con nuevas formas, con miras a formar verdaderas comunidades cristianas.  La atención preferencial de los hermanos debe ir dirigida a los pobres y marginados.  CPO Ofmcap  Quito

14. La actividad pastoral en América Latina atañe en primer lugar a los hermanos de este Continente; a ellos corresponde más que a nadie el deber de evangelizar y promover a sus connacionales.  Con todo sigue siendo necesaria la ayuda de personal para la misiones y nuevas formas de apostolado.  Los superiores mayores de América Latina han de preparar una lista muy precisa de los proyectos para los que necesitan ayuda material y otra lista de las personas que juzgan serían necesarias.  CPO Ofmcap  Quito

14.  Los hermanos que llegan a América Latina han de ser:  a)  Bien seleccionados.  b)  Convenientemente preparados y en disposición de completar su preparación en América Latina.  c)  Capaces de integrarse plenamente a este Continente.  CPO Ofmcap  Quito

15.  Son muy de estimar los colaboradores seglares o religiosos de otros Institutos, sobre todo para las misiones, siempre que estén adornados de las debidas cualidades.  CPO Ofmcap  Quito

16. El Consejo Plenario de la Orden invita a los hermanos de toda la Orden a que, teniendo en cuenta las necesidades de América Latina, traten de hacer algo concreto para remediarlas, incluso con sacrificios personales y comunitarios.  Y los Superiores vean la manera de que los esfuerzos de cada hermano y de las fraternidades puedan realizar sus deseos en la propia circunscripción.  La responsabilidad en cuanto a la ayuda personal y económica recae en primer lugar en las provincias o misiones; éstas, sin embargo, han de hacer lo posible para lograr la autosuficiencia personal y económica.  CPO Ofmcap  Quito

17. Se recomienda a todos que, como promotores de paz y justicia, pongan en juego su influjo para acabar con las injusticias que tal vez tiene que sufrir los pueblos del Tercer Mundo por causa de sus gobiernos o de los organismos comerciales internacionales o nacionales.  CPO Ofmcap  Quito

18.  En cada nación donde hubiere posibilidad, o si pareciera mejor en cada Conferencia de América Latina, haya una oficina para preparar los proyectos y para la comunicación con los organismos tanto de la Orden como eclesiásticos o civiles.  CPO Ofmcap  Quito

19.  Haya en nuestra curia general un oficio encargado de estudiar las situaciones, los proyectos y las peticiones de las circunscripciones de América Latina, de dar el juicio sobre la prioridad de los mismos y de tratar con las varias provincias de la Orden que pueden y quieren prestar ayuda.  CPO Ofmcap  Quito

II.  LA FRATERNIDAD 

A)  Los Hermanos 

20. (1) Todos los hermanos son iguales (Const. 73, 101).  Por lo mismo a todos ha de darse igual oportunidad para desarrollar cada uno sus dotes y carismas personales, en la propia condición, para el servicio de los demás, tanto  CPO Ofmcap  Quito

21.  (2) Para Regar a la igualdad entre los hermanos se proponen los siguientes medios:  a) Noviciado común sin ninguna diferencia entre clérigos y no clérigos.  b)  Que durante todo el tiempo de iniciación se dé el primer lugar a la formación religiosa y franciscana con idéntico criterio para clérigos y no clérigos.  c)  La liturgia de las Horas y la liturgia Eucarística en lengua vernácula con participación activa de todos, y renovada no sólo según letra, sino según el espíritu del Concilio Vaticano II-  CPO Ofmcap  Quito

21. d)Que se proporcione a todos una formación adecuada conforme a los oficios u ocupaciones que cada cual ha de desempeñar según sus aptitudes, lo mismo dentro de la Orden que en las actividades apostólicas.  e)  U supresión real de títulos, privilegios y exenciones que se supone en las Constituciones.  f)  Poner en práctica la participación de todos los hermanos en los servicios domésticos, a no ser que se interponga un trabajo urgente.  g)  La comunicación de los bienes materiales dentro de los criterios de una sana administración así en el ámbito local y provincial como en el ámbito interprovincial y en toda la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

22.  (3) El Consejo Plenario pide a los superiores generales que vuelvan a recurrir a la Santa Sede, guardada la regla de la discreción y oportunidad, para conseguir que los hermanos no clérigos puedan servir en todos los cargos dela Orden.  CPO Ofmcap  Quito

23.  (4) El Consejo Plenario juzga que la respuesta negativa de la Sagrada Cong. de relig. al n. 101 de las Constituciones no se opone a que los superiores mayores eleven peticiones a la Santa Sede por medio del Definitorio general para que, en casos particulares, un hermano no clérigo, de cualidades excepcionales, pueda ser designado para el cargo de superior, cuando lo aconseje el bien de la fraternidad.  CPO Ofmcap  Quito

24.  (5) Puesto que el Espíritu del Señor puede hablar en todos, los superiores mayores y locales ofrezcan a los hermanos jóvenes la posibilidad de tomar parte activa en la renovación de la Orden.  Por lo mismo, los superiores: a)  estimulen su participación activa en el Capítulo local;  b) promuevan el encuentro con los diversos hermanos y las fraternidades de la Provincia; c) reúnan congresos provinciales e interprovinciales de los jóvenes con esa finalidad.  CPO Ofmcap  Quito

25.  (6) Ya que los jóvenes han de sentirse responsables junto con los demás hermanos de la renovación de la Orden, echen mano los superiores de los medios oportunos de conocer su manera de pensar y sus aspiraciones, favorezcan sus iniciativas, y hagan que entablen diálogo con los demás hermanos.  CPO Ofmcap  Quito

26.  (7) Con el fin de llevar a la práctica cada vez mejor las Constituciones, cuiden los Superiores de que los hermanos no vivan habitualmente separados de la fraternidad, aunque sea por razón de apostolado, para que no les falte el beneficio de la vida fraterna.  CPO Ofmcap  Quito

27.  (8) Pero donde por circunstancias especiales, por ejemplo, en las misiones, los hermanos se ven obligados a vivir solos por largo tiempo, cuiden los superiores mayores de que tengan la oportunidad de participar frecuentemente en la vida fraterna.  CPO Ofmcap  Quito

28.  (9) Procúrese educar a todos los hermanos en el sentido de comprensión fraterna hacia las situaciones difíciles y la tragedia de los hermanos que se hallan en crisis, y todos han de esforzarse por ser para ellos no jueces sino confidentes y verdaderos hermanos.  CPO Ofmcap  Quito

29. (10)  a) Se recomienda insistentemente a los superiores provinciales y locales que usen de gran sensibilidad y solicitud para los hermanos que vuelven al siglo, teniendo en cuenta que vale para nosotros -y precisamente para nosotros- lo que se lee en la instrucción de la Sda.  Cong. para la Doctrina de la Fe, del 13 de enero de 1971 (párr. 6): "Los Ordinarios a quienes interesa, entre ellos el superior mayor de los religiosos, usen de caridad paterna y pastoral para con los sacerdotes (hermanos) reducidos al estado laical y hagan lo posible para ayudarles a resolver sus dificultades para llevar una vida honrada."  CPO Ofmcap  Quito

29.  b)  Las mismas conferencias de superiores mayores entablen reflexión común sobre este problema, y siendo necesario, aúnen sus esfuerzos para hallar los medios de ayudar fraterna y eficazmente a los hermanos que dejan la Orden, de tal manera que puedan encontrar una inserción armónica y honrada en la vida civil.  CPO Ofmcap  Quito

B Las Fraternidades

30.  (1l) El Consejo plenario recomienda encarecidamente a todos los superiores el -cultivo por medios aptos del espíritu de fraternidad, como elemento primario y esencial que es de nuestra vida franciscana (Const. 77).  CPO Ofmcap  Quito

31.  (12) En cada circunscripción de la Orden ha de adaptarse de tal manera la estructura de las fraternidades, tanto en lo que hace a nuestra presencia especialmente entre los pobres y con los pobres, como en lo que se refiere al apostolado, que resulte eficaz la renovación de la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

32.  (13) Cada una de las fraternidades, cualquiera que sea su forma de vida, debe dar testimonio evangélico de minoridad y de pobreza con el espíritu y la manera de orar, de vivir y de obrar.  CPO Ofmcap  Quito

33.  (14) Quedando a salvo la responsabilidad primaria pastoral de los mismos superiores, el Consejo Plenario les recomienda además que, en la forma que a ellos mejor les pareciere, echen mano de la ayuda de hermanos preparados para la animación de las fraternidades con el fin de despertar la renovación de nuestra vida, de alimentarla y de perfeccionarla.  CPO Ofmcap  Quito

34.  ( 15) Nuestras fraternidades sean de tal manera abiertas que los seglares no sólo puedan prestamos servicios especiales, sino aun tomar parte íntimamente en nuestra vida fraterna, ya sea en la oración, ya sea alternando fraternalmente con nosotros, ya colaborando en el apostolado.  Cuando se trate de una participación temporal, pídase el consentimiento del capítulo local; para una participación prolongada o definitiva, se requiere el consentimiento de los superiores mayores.  CPO Ofmcap  Quito

35.  (16) Utilícese el servicio de expertos seglares ya sea para la administración económica, ya sea con miras a nuestra inserción social con el fin de que vayamos realizando una más profunda reflexión sobre nuestra pobreza, minoridad y apostolado, y orientándonos de manera más práctica y eficaz en esas manifestaciones de nuestra vida.  CPO Ofmcap  Quito

36.  (17) Se recomienda a cada una de las circunscripciones de la Orden, encarecidamente, que, considerando todo bien en el Señor, se llegue a la fundación al menos de una fraternidad de testimonio a tenor de las Constituciones 11 y 46; esa forma de fraternidad se considera grandemente conveniente en las circunstancias actuales y responde a nuestro espíritu y a las exigencias del mundo que ha de ser evangelizado.  CPO Ofmcap  Quito

37.  (18) Con el fin de hacer posible la creación de nuevas fraternidades, además de la precisa información y sensibilización de los hermanos de la Provincia:  CPO Ofmcap  Quito

a)  En cada circunscripción, si fuere necesario, abandónese al menos alguna casa o alguna obra de apostolado, en especial los colegios y otras instituciones destinadas al servicio de los ricos.  b)  Si un hermano desea unirse a una de esas fraternidades, déjesele en libertad para realizar su deseo, aun cuando para ello deba dejar el oficio que desempeña en la Provincia, salvo el bien común y con tal que posea las cualidades requeridas.  CPO Ofmcap  Quito

38.  (19) En tales fraternidades no sean admitidos sino hermanos que sean aptos para la vida fraterna, religiosos dados a la oración, maduros de espíritu, competentes en su trabajo, y de modo especial en la comunicación de la Palabra de Dios.  El responsable de esta fraternidad deberá hallarse dotado de las cualidades de un verdadero animador.  CPO Ofmcap  Quito

39.  (20) Puesto que, conforme a los números 12, 40 y 155 de las Constituciones, los hermanos han de procurar unir siempre la oración y el trabajo, y para que les sea posible acogerse a una casa de retiro según la mente de las Constituciones, número 42, el Consejo Plenario recomienda además encarecidamente que haya fraternidades contemplativas en las que los hermanos puedan entregarse exclusivamente a la intimidad con el Señor todo el tiempo que a ellos les pareciere necesario en el Señor.  CPO Ofmcap  Quito

40.  (21) Las fraternidades que con todo derecho siguen una vida y una actividad tradicional, ya que nuestra vida se manifiesta en pluralidad de formas, procuren que su vida interna y su apostolado externo se hallen imbuidos del espíritu de las nuevas Constituciones.  CPO Ofmcap  Quito

41.  (22) A este fin, echen mano los superiores y también las conferencias de superiores de los medios oportunos para acomodar y perfeccionar la mentalidad de los hermanos en el sentido de las nuevas Constituciones y de los demás documentos de la Iglesia y de la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

42.  (23) Teniendo en cuenta que, en gran parte, la renovación de una fraternidad depende del superior, los superiores mayores han de destinar para este cargo a quien sea capaz de ser animador de la renovación de la fraternidad tradicional, y los mismos superiores mayores no d 'en de ayudarle en esta tarea.  CPO Ofmcap  Quito

43.  (24) El capítulo local tiene como finalidad propia robustecer el espíritu fraterno, promover la corresponsabilidad de todos los hermanos en el bien común, entablar diálogo fraterno acerca de todo aquello que se refiere a la vida fraterna, con el fin de buscar entre todos la voluntad de Dios.  CPO Ofmcap  Quito

44.  (25) Por razón de la especial importancia del capítulo local para la vida de la fraternidad, promuévanlo eficazmente los superiores mayores y de vez en cuando estimúlenlo con su propia presencia.  CPO Ofmcap  Quito

45.  (26) En el capítulo local se expresa de manera excelente la "obediencia caritativa", como característica de nuestra fraternidad; por ella los hermanos se sirven recíprocamente, se fomenta la creatividad y la corresponsabilidad de todos y se pone al servicio de todos los dones de la propia personalidad.  La fraternidad, en efecto, necesita de la creatividad y de los dones personales de cada uno de los miembros para hallar y llevar a efecto la voluntad divina.  CPO Ofmcap  Quito

III.  El Testimonio de pobreza en el uso de los bienes  CPO Ofmcap  Quito

46.  (1) Consideramos la pobreza, en cuanto virtud evangélica y franciscana, como participación en la condición kenótica de Cristo; por lo mismo, afecta más a las personas que a las cosas.  La mera observancia de todas las normas en el uso de los bienes así personales como comunes no hace a los hermanos verdaderamente pobres.  Nuestra pobreza, tal como ha sido propuesta por San Francisco en el Cap.  VI de la Regla, ciertamente nos hace ricos con todos los bienes del Reino de Dios, pero en cuanto nos libera en espíritu y de hecho de los bienes terrenos, nos lleva a finalizar todos nuestros bienes para bien de la Iglesia y de la sociedad.  CPO Ofmcap  Quito

47.  (2) Estamos persuadidos de que, siendo la pobreza carisma nuestro especial, no cabe auténtica y verdadera renovación si la pobreza tanto individual como colectiva no es visible inmediatamente como manifestación de una realidad interior y tan explícita que no necesite de explicaciones ni dé lugar a subterfugios.  CPO Ofmcap  Quito

48.  (3) He aquí los criterios para una revisión en el uso de los bienes; a)  Los principios de la moral humana y de la justicia social, en virtud de los cuales todos los hombres están obligados a la utilización social de los bienes; éstos no pueden ser considerados solamente en razón de la utilidad de una persona o de un grupo, sino de todos los hombres. b)  La pobreza evangélica, '-'que para nosotros es camino especial de salvación" (Const. 2)  nos debe llevar no sólo a la distribución de los bienes superfluos, sino a repartir aun nuestros bienes necesarios. c) La reestructuración de nuestra presencia y de  nuestras  actividades  según  lo exige el apostolado y el ministerio, en coordinación con la planificación pastoral de la Iglesia local.  CPO Ofmcap  Quito

A)  Testimonio personal de pobreza

49.  (4) Los recientes y actuales adelantos socio económicos, y el influjo que van teniendo e la mentalidad de los religiosos, dan sin más nueva luz sobre las perspectivas de la pobreza personal y exigen una mayor y más consciente responsabilidad en el don de sí mismo: a)  El trabajo prolongado y pesado es por s mismo un signo preclaro de pobreza, por el que se nos reconoce como identificado con los pobres.  CPO Ofmcap  Quito

49.  b)  La utilización del propio talento es verdadero don de sí mismo y señal de verdadera pobreza.  Mientras que la pereza y el descuido en el empleo del propio talento e contrario a la pobreza.  c)  También el desempeño de un trabajo a servicio del bien común, aunque resulte poco agradable, es expresión de pobreza ya que los talentos no se nos han dado para provecho y uso personal, sino en beneficio de la fraternidad y de toda la Iglesia.  d)  El servicio de la propia fraternidad e nuestras casas es verdadero ejercicio d pobreza.  CPO Ofmcap  Quito

50.  (5) El hermano que no se cuida de observar la pobreza personal sobre todo en lo que se refiere a los salarios y a la remuneración del trabajo, que debe entregar a la fraternidad, debe ser interpelado por los superiores acerca de 1 autenticidad de su vocación franciscana.  CPO Ofmcap  Quito

B)  Testimonio común de pobreza

51.  (6) Es incumbencia de la función pastoral d los capítulos y de los superiores formar 1 conciencia de los hermanos y de las fraternidades acerca de las exigencias de la pobreza. Los mismos religiosos han de procurar estimular la propia sensibilidad y responsabilidad e lo que hace a la pobreza, mediante el estudio personal, el diálogo, reuniones, etc., locales provinciales.  CPO Ofmcap  Quito

52.  (7) Los bienes inmuebles de la Orden han d ser considerados como bienes de la comunidad eclesial; por lo mismo, la revisión de nuestros bienes no es un hecho meramente interno de la Orden, sino que ha de ser mirad como hecho eclesial.  Para la revisión, pues, d nuestros bienes ha de entablarse prudente mente un diálogo con la comunidad de 1 Iglesia local con el fin de hallar una solución común en beneficio de la Iglesia y de la sociedad civil de lugar.  CPO Ofmcap  Quito

53.  (8) Todas las posesiones de la Orden, en especial, campos, huertos y construcciones que ya no son necesarios, y los demás bienes que no dicen bien con nuestra vida, deben se enajenados o destinados a uso social. Y aquellos que todavía son necesarios han de conformarse a los principios y exigencias de la pobreza franciscana, habida cuenta de las condiciones sociales de la región y de la población a la que hemos de dar testimonio de nuestra pobreza.  CPO Ofmcap  Quito

54.  (9) La inseguridad material es uno de los elementos de la pobreza y hoy signo particular de solidaridad con los pobres; por esto, los hermanos, sobre todo los que constituyen nuevas fraternidades, procuren en cuanto sea posible no tener la propiedad de las casas y de los terrenos.  CPO Ofmcap  Quito

55.  (10)  Los bienes que no sean necesarios y que no puedan ser destinados inmediatamente en beneficio de los pobres o del tercer mundo no deben ser recibidos aun cuando nos fueran ofrecidos espontáneamente.  CPO Ofmcap  Quito

56.  (11) Nuestra fraternidad debe manifestarse y demostrarse asimismo en la colaboración económica entre las comunidades de la misma Provincia, y entre las diversas provincias (mediante subvenciones o préstamos, sin o con un interés moderado).  Los bienes de la Provincia y de cada una de las fraternidades han de destinarse equitativamente a las necesidades sea de la provincia, sea de la vice-provincia, sea de la misión.  CPO Ofmcap  Quito

57.  (12) Para la administración de los bienes de la Orden échese mano de la ayuda de expertos seglares, donde pueda hacerse, con el fin de lograr una mejor utilización de nuestros bienes y de hacer que los mismos hermanos adquieran el sentido de una administración mejor y más razonable de los bienes de la Orden.  CPO Ofmcap  Quito

58.  (13) Por lo que hace a los Santuarios encomendados a nosotros, examínese hasta qué punto es necesaria nuestra presencia en ellos; de y no habiendo tal necesidad, sean abandonados. Y en adelante no sean construidos por nosotros nuevos santuarios, ni se acepten los que nos fueron ofrecidos, ya que absorben excesivo número de religiosos, que podrían emplearse sobre todo en las misiones y en el servicio de los pobres. Evítese la recaudación de dinero no conforme con nuestro espíritu de pobreza, y nuestro apostolado intégrese en  la planificación pastoral de la iglesia local.  CPO Ofmcap  Quito

9.  (14) Evítese en la Orden la inversión injustificada de sumas de dinero en erigir  monumentos o en construir obras monumentales, o para restaurar monasterios sólo porque son históricos. Y hagamos por educar al pueblo en  la asimilación de las ideas y de las exigencias de la justicia social y de la pobreza.  CPO Ofmcap  Quito

60.  (15) Es competencia de la fraternidad local, en virtud de las Constituciones, y en conformidad  con las  disposiciones  del  capítulo provincial sobre el uso de los bienes, corregir valientemente, por medio del propio capítulo, los abusos contra la pobreza común o personal, e. gr., en las recreaciones, en la acumulación de vestidos y de regalos personales, en los viajes, en el uso de automóviles, etc.  CPO Ofmcap  Quito

61 (16) Procuren los superiores mayores inducir al capítulo local de las fraternidades a tomar la responsabilidad acerca de las siguientes cuestiones:  a) Decidir acerca de los ingresos propios para las necesidades ordinarias de la fraternidad (Const. 62). b) Determinar la suma de dinero que debe ser remitida para las necesidades de la provincia, de las misiones, de los enfermos, de la formación y especialización de los hermanos (Const. 52). c) Destinar una parte de los ingresos (un tanto por ciento de los ingresos de la fraternidad) en beneficio de los pobres (Constitución 54) o tomar sobre sí algún trabajo en favor de los pobres (Const. 69).  CPO Ofmcap  Quito

(El Consejo Plenario de la Orden ha aprobado también los puntos siguientes que el Definitorio general decretó publicar)  IV. Las circunstancias de la orden en general  CPO Ofmcap  Quito

62. (1) Consideradas las actuales dificultades, el CPO encarga al Definitorio general prepare proyectos concretos referentes a la erección, división y unión de las provincias, según criterios justos y también decidir a este propósito conforme al 111 de las Constituciones.  CPO Ofmcap  Quito

63. (2) No se busquen soluciones teniendo tan sólo presentes las actuales estructuras, sino más bien esté abierta la puerta a la búsqueda de otras estructuras, incluso extraordinarias en sentido creativo, conforme a las exigencias del mundo moderno y de nuestra vida renovada, de manera que se salve tanto la unidad de la Orden como su inserción en el contexto local.  CPO Ofmcap  Quito

64. (3) En consecuencia, debe concientizarse, o mejor, promoverse una mística de unidad, de forma que, a través de frecuentes contactos y colaboración en la iniciación y en la actividad pastoral, se llegue a una unión incluso jurídica en aquellas regiones donde las circunstancias y el bien de la Orden lo requieran. Con todo, no se hagan uniones o erecciones de circunscripciones por imposición, esto es, sin que se haya logrado antes la necesaria preparación de los ánimos y el consentimiento de la mayoría de los hermanos.  CPO Ofmcap  Quito

65. (4) Hágase un estudio profundo y científico por parte de los superiores generales junto con las Conferencias de los superiores mayores y de todas las circunscripciones, a las que interesen, de modo que la implantación de la Orden en las distintas naciones se lleve a efecto con sabiduría y ordenadamente.  CPO Ofmcap  Quito

66. (5) A fin de que el modo de proceder sea lo más prudente posible, el Definitorio general deberá tener los siguientes criterios: a) nuestra disponibilidad nos lleve allí donde las fuerzas, las personas, el testimonio de vida franciscana demuestren que existen y no se hagan, al contrario, fundaciones motivadas por razones externas y superficiales; b) en lo que respecta al territorio es de anotarse que por territorio no se debe entender sólo una entidad geográfica, sino también los centros demográficos continuos (referidos a la fraternidad) en los cuales trabajan los hermanos (Const. 11l);  CPO Ofmcap  Quito

66.  c) el criterio de suficiente cantidad y eficiencia, es decir: no se considere en primer lugar la cantidad numérica de hermanos, sino más bien el grado de vitalidad interna y externa y la necesidad que haya de erigir una nueva provincia;  d) en cada nación deben hacerse esfuerzos de unificación, especialmente donde existen circunscripciones que tienen su origen en la misma provincia madre. De aquí el que deba cuestionarse si acaso en alguna nación 1o región no bastaría con una sola provincia, exceptuados casos extraordinarios;  e) el criterio de testimonio en la Iglesia local. Para ello es necesario un número suficiente de hermanos que trabajen en esta iglesia local con eficiencia;  CPO Ofmcap  Quito

66. f) como manifestación de vitalidad debe ser considerada primeramente la actividad misionera en la propia o en otra región, ya que nuestra Orden esencialmente es misionera.  g) se necesita también que la provincia eventualmente a erigirse tenga, hablando de manera general, una viabilidad económica, vigor espiritual, capacidad para una buena distribución de las fuerzas en las varias actividades y, además, la posibilidad de ofrecer a los candidatos una imagen fiel de nuestra vida.  CPO Ofmcap  Quito

V. De la preparación del capítulo general extraordinario del año 1974  CPO Ofmcap  Quito

67. (1) Para una buena preparación del Capítulo general, que tiene por objeto la corrección y enmienda de las Constituciones con miras a obtener de la Santa Sede su aprobación definitiva, el Definitorio general deberá constituir cuanto antes una Comisión precapitular.  CPO Ofmcap  Quito

68. (2) La Comisión precapitular deberá estar formada por no menos de cinco hermanos y no más de siete.  CPO Ofmcap  Quito

69. (3) Los hermanos de la Comisión precapitular han de ser competentes en las principales materias referidas a nuestra vida (vida espiritual, formación, apostolado, gobierno ... ) y tener experiencia, además, de forma general, de esta misma vida nuestra.  CPO Ofmcap  Quito

70.  (4) En la elección de esos miembros téngase también presente cierta  proporcionalidad  regiones.  CPO Ofmcap  Taizé 

CPO OFM Cap TAIZÉ ORACIÓN 1973

La Oración SEGUNDA REUNIÓN DEL CONSEJO PLENARIO DE LA ORDEN EN TAIZÉ (FRANCIA), LOS DÍAS 19 FEBRERO A MARZO 1973 Cfr.  Analecta Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum 88 (1972) 8 s.; 59; 108; 171-175; 89 (1973) 4-87; 101-127; 199-219; 313-348.

INTRODUCCIÓN. 

CARTA DEL DEFINITORIO GENERAL A TODOS LOS HERMANOS Amadísimos hermanos.-  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  Queremos presentar a todos nuestros hermanos, mediante las presentes letras, las sugerencias y los deseos que el II Consejo Plenario de la Orden ha propuesto al Definitorio General  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  El C.P.O., reunido en Taizé, en Francia, ha entablado reflexión sobre el espíritu, la vida y la práctica de la Oración en la Orden,- día a día se fue haciendo más viva en los corazones de todos la invocación: "Señor, enséñanos a orar" (Lc., 11, 1).  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  Al impulso de esta invocación íntima nos hemos esforzado por acercamos al Señor cada día más estrechamente, a fin de que El mismo, en medio de nosotros, fuera el Maestro de nuestra oración por medio de su Espíritu.  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  De este modo, mediante las experiencias íntimas, mediante las relaciones e informaciones que hemos escuchado, mediante el diálogo fraterno, mediante los contactos con las personas que viven en Taizé o se habían reunido para orar con nosotros, nos atrevemos a confiar que el mismo Maestro es quien nos ha enseñado lo que hallaréis en este documento en forma sintética Recibidlo con corazón abierto, a fin de que también vosotros participéis de todo lo que el C.P.O. ha experimentado intensamente  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  Ante todo, el ministro general y los definidores reciben con fe y agradecimiento este documento y se proponen tenerlo muy en cuenta y sacar de él inspiración y orientaciones no sólo para su propia vida personal, sino también para el servicio pastoral para con los hermanos las provincias.  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  Al ofrecer el documento a la Orden, pedimos encarecidamente a cada uno de los hermanos, a cada una de las fraternidades, que lo reciban con ánimo dispuesto, lo mediten individual y comunitariamente, traten de ponerlo en práctica.  Exhortamos a los superiores que no anden demasiado vacilantes en renovar oportunamente las formas tradicionales de oración y en buscar otras nuevas y más adaptadas.  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  A nadie se le oculta la importancia vital de la oración .),a que se trata nada menos que de la vida o muerte de nuestra fraternidad.  De nada servirá todo lo que se haga por renovar la vida de la Orden según los principios del Vaticano II, el espíritu de San Francisco y los signos de los tiempos, si no nos renovamos a fondo en nuestra vida de oración.- "Si Dios no edifica la casa, en vano trabajan los que la construyen" (Ps 126, l).  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  El tema de la oración, como los temas del Consejo Plenario de Quito, es de tal importancia, que parece necesario volver a tratar de él en el próximo Capítulo general, aún con el fin de completar y perfeccionar más el texto de las Constituciones.  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  Ojalá nuestra Orden crezca más y más en Cristo, que es "nuestra vida, oración y operación" (7), hasta la plenitud de su estatura.  CPO Ofmcap  Taizé 

Introd.  "Nada, pues, nos sea de obstáculo, nada nos detenga en el logro de que obre y se manifieste en nosotros y en nuestra fraternidad el Espíritu del Señor" (Constitución 164).  CPO Ofmcap  Taizé 

Con sentimiento de afecto, Fr. Pascual Rywalski, Min.  Gen. Fr. Guillermo Sghedoni, Vic.  Gen. Fr. Benedicto Frei, Def.  Gen. Fr. Buenaventura Marinelli, Def.  Gen. Fr. Luis Ward, Def.  Gen. Fr. Clovis Frainer, Def.  Gen. Fr. Optato Van Asseldonk, Def.  Gen. Fr. Juan Dovetta, Def.  Gen. Fr. Lázaro Iriarte, Def.  Gen. Taizé, 8 de marzo de 1973.  CPO Ofmcap  Taizé 

LA ORACIÓN

1. Séanos permitido entablar un diálogo fraterno sobre el tema de la oración con los miembros de toda la fraternidad.  Nos infunden confianza para hablar con vosotros con cordialidad fraterna las experiencias que hemos tenido todos juntos en el Consejo Plenario y las que hemos escuchado en las comunicaciones de los delegados.  CPO Ofmcap  Taizé 

2. El Consejo Plenario reunido en Quito se esforzó por descubrir nuestra identidad en la vida de fraternidad y de pobreza.  Esta vez ha parecido interesaba grandemente profundizar, aquí en Taizé, en el espíritu, y en la vida y en la práctica de la oración, sin la cual no podemos ser ni verdaderos hermanos ni verdaderos pobres, y esto no en abstracto, sino en el contexto de la Iglesia y de la sociedad de nuestro tiempo, sujeto a tantos cambios.  CPO Ofmcap  Taizé 

I.  La situación actual  CPO Ofmcap  Taizé 

3.  De lo que nos han referido casi todos los delegados hemos sacado la conclusión de que existe entre un gran número de hermanos: a)  Verdadero deseo de orar.  b)  Cierta tensión dinámica por lograr la unidad entre la acción y la oración. c)  Cierto ánimo para enfrentarse de manera constructiva con las ansiedades y las inquietudes. d) Experiencias varias, y por cierto positivas, ya en curso. e)  Intentos de purificar la imagen de Dios y de renovar algunas formas de oración.  f)  Una conciencia viva, sobre todo en los misioneros, de que una acertada solución del problema de la oración es para nosotros cuestión de vida o muerte.  CPO Ofmcap  Taizé 

4.  Por otra parte, hemos hallado también que existen los siguientes impedimentos: a)  La inseguridad en la fe y la dificultad de entrar en comunicación con el Dios trascendente. b)  La insuficiente preparación de muchos de nuestros hermanos para situarse en los cambios realizados en la Iglesia y en el Dios-Hombre Jesucristo. c)  La separación entre el amor de Dios y el amor del prójimo, y por lo mismo entre la oración y la acción. d)  Un excesivo activismo, de un lado, y, de otro, una oración alienada de la realidad humana. e)  La falta de vida fraterna.  CPO Ofmcap  Taizé 

4.  f)  El descuido en el empleo de los subsidios de la pedagogía y de la sana psicología. g)  El abandono de las formas antiguas de oración sin una renovación del espíritu de oración. h)  No haber atendido a la formación de los candidatos en la vida de oración y a la preparación de animadores de la misma.  CPO Ofmcap  Taizé 

5.  Reconociendo la común responsabilidad, os ofrecemos las siguientes reflexiones sobre la oración con el fin de que podamos realizar cada día mejor nuestra vocación.  CPO Ofmcap  Taizé 

II.  Espíritu y vida de oración

A.-  La oración cristiana en general

6.  Es necesario que la oración brote bajo el impulso del Espíritu, como respiración del amor, de la indigencia vital del corazón humano: el hombre no puede lograr su plenitud si no es saliendo del amor de sí mismo y entrando en comunión con Dios y con los hombres en el Dios-Hombre Jesucristo. En ese tránsito o éxodo hay quienes descubren a Dios más en sí mismo, mientras que otros lo descubren mejor en los hermanos (Mt. 25, 35 ss.). El itinerario del hombre hacia Dios, sujeto a alternativas felices y adversas, no de otra manera que la evolución de cualquier amor entre personas, será supeditado a las leyes del progreso vital. Largo, aventurado y lleno de atractivo es el camino hacia la consecución de la integridad de la madurez humana en la libertad de los hijos de Dios "hasta que Cristo quede formado en nosotros" (Rom. 8, 22 s.; Gal. 4, 1 9).  CPO Ofmcap  Taizé 

7.  Cristo mismo es nuestra vida, nuestra oración y nuestra operación.  Vivimos verdaderamente -a Cristo cuando amamos al Padre y a los hermanos.  Oramos en su Espíritu y clamamos con corazón filial: " -Abba-Padre!" (Rom. 8, 1 5; Gal. 4, 6). Posee el Espíritu de Cristo quien permanece en su Cuerpo místico y, en su oración, nunca separa la Cabeza del Cuerpo, orando en el gremio de la Iglesia y buscando y amando a Cristo en la Iglesia.  CPO Ofmcap  Taizé 

8.  El Padre se adelanta a amarnos (I Jn. 4, 1 O) y nos habla en el Espíritu de su Hijo.  Hemos de escucharle en un ambiente de silencio.  Al dar nuestra respuesta mediante la fe, que obra  Por la caridad (Gal 5,6), entablamos un diálogo filial con el Padre por Cristo en el Espíritu Santo (Const. n.32).  CPO Ofmcap  Taizé 

9.  La auténtica oración se reconoce por los frutos de vida.  "En tanto se ora bien en cuanto se obra bien" (S.  Fco.  Leg. ant. 74).  Cuando la oración y la operación se hallan inspirada por el mismo y único Espíritu del Señor, si oponerse entre sí, mutuamente se  completa (II Reg. 5 y 1 O; Const. n. 145).  CPO Ofmcap  Taizé 

10.  El espíritu de oración, vivo de verdad, no puede menos de vitalizar y animar toda la vid concreta de los hermanos; por lo tanto, necesariamente renueva las  formas  tradicionales sanas y crea nuevas formas adaptadas.  CPO Ofmcap  Taizé 

11.  Quien posee el espíritu de oración, halla tiempo para la misma.  Quien no halla tiempo, e que no posee el espíritu de oración.  CPO Ofmcap  Taizé 

12.  La letra o forma sin el espíritu es muerta.  Pero el espíritu sin la letra o forma no puede vitalizar la vida del hombre.  Somos personas humanas, en las que el espíritu se halla "encarnado", hecho cuerpo.  CPO Ofmcap  Taizé 

13.  La oración puede ser expresada no sólo por medio de palabras, por fórmulas o ritos, sin también por medio de silencio, por diversa posiciones corporales, por acciones  simbólicas y por signos, a ejemplo de San Francisco.  CPO Ofmcap  Taizé 

B.-  La oración Franciscana en especial

4.  Hemos de orar como hermanos menores.  Somos verdaderamente hermanos cuando nos reunimos en el nombre de Cristo, en mutua caridad, de forma que el Señor está realmente en medio de nosotros (Mt. 18, 20; Perf Car 15; Const' 11 y 72). Somos, en efecto, verdaderamente menores, cuando vivimos en la pobreza y en la obediencia caritativa, en unión con Cristo pobre y crucificado, juntamente con los pobres.  Nuestra oración debe ser ante el Señor el grito de los pobres, con quienes hemos de condividir su situación.  CPO Ofmcap  Taizé 

5.  Sigamos y veneremos a la Virgen María, asociada a la pobreza y a la pasión de Cristo (Constitución 39).  Nunca separemos a la Madre del Hijo (Const. l; 160; 174).  Ella es la senda abierta que conduce a la consecución del Espíritu de Cristo pobre y crucificado.  CPO Ofmcap  Taizé 

16.  Para que el misterio pascual de Cristo en la Eucaristía y en el Sacramento de la Penitencia pueda renovar de día en día nuestra vida, purifiquemos nuestra condición de pecadores por la compunción del corazón (Leg. maior V, 8). Perseverando asiduamente en la oración, a pesar del tedio, y venciendo la resistencia de nuestro egoísmo, es como nos unimos con la voluntad del Padre anteponiéndola a la nuestra (Mt 26, 29 y 42 ; Lc 22, 44). Quien ora sólo cuando siente con ganas, hace de la oración un instrumento de su propia santificación.  Hay que tener presente que la oración tiene que ser un acto de amor auténtico. Viviendo a Cristo crucificado, llevemos la oración las dificultades de cada día, las arideces, las preocupaciones, los sufrimientos d la vida; aceptándolas por amor reproduciremos en nosotros la imagen del Hijo (Rom. 8 29).  Así es como viviremos y anunciaremos a los hombres la conversión o penitencia evangélica (Constitución 87, 88 y 90).  CPO Ofmcap  Taizé 

17.  Nuestra oración es más bien "efectiva", u oración del corazón, que nos lleva a una experiencia íntima con Dios.  CPO Ofmcap  Taizé 

18.  Al contemplar a Dios, sumo Bien, de quien procede todo bien, ha de brotar de nuestro corazones la adoración, la acción de gracias, la admiración y la alabanza. Llenos de gozo pascual, viendo a Cristo e todas las criaturas, vayamos por el mundo entonando alabanzas e invitando a los hombre a alabar al Padre, hechos testigos de su amo en nuestra vida fraterna, en la oración y en e apostolado (I Reg 21-23; Cántico de la Criaturas,- Espejo Perf 1 00; Const. 32).  CPO Ofmcap  Taizé 

18.  Hemos de orar en todo tiempo en espíritu y en verdad, con puro corazón y mente pura ya que ésta es la única oración que agrada Dios (Jn. 4, 24; II Reg. 16; I Carta de San Francisco).  CPO Ofmcap  Taizé 

19.  Las oración ha de tomar como base, ante todo, la Sagrada Escritura y la atención vigilante al Espíritu que habla en la Iglesia, en los sigilos de los tiempos, en la vida de los hombres y en nuestro corazón (Const. 32).  Una fuente particular de nuestra oración constituyen los escritos de San Francisco, juntamente con las Constituciones; es nuestro deseo que cada hermano los tenga a mano.  CPO Ofmcap  Taizé 

20.  El espíritu de oración y la promoción de la oración, sobre todo interior, en el pueblo de Dios, fue carisma peculiar de nuestra fraternidad capuchina ya desde los comienzos.  Y la historia demuestra que ello fue siempre germen de genuina renovación.  CPO Ofmcap  Taizé 

III  Práctica de la oración A.- Oración individual

21I.  Recogiendo las experiencias de los hermanos y las informaciones de los delegados, proponemos cuanto sigue a la reflexión común.  CPO Ofmcap  Taizé 

22.  Cada uno de los hermanos orando en espíritu y en verdad, abandónese confiadamente a la "divina inspiración" con libertad evangélica.  Por eso es conforme a nuestra manera de ser, poniendo a salvo la unidad de espíritu y de la vida de oración en cada fraternidad, fomentar el pluralismo en lo que se refiere a las formas tradicionales renovadas oportunamente (v. gr., el ejercicio del Vía Crucis, del Corazón de Jesús, Rosario de la Virgen María) y a las nuevas formas que han de crearse con criterio de adaptación.  CPO Ofmcap  Taizé 

23.  Una fraternidad orante marcha bien cuando los hermanos se sienten recíprocamente responsables en el impulso de la vida de oración.  Pero son los superiores quienes principalmente han de ser los animadores de la vida de oración, ya que a ellos corresponde proporcionar a los hermanos espíritu y vida con el ejemplo y con la doctrina (Const. 147).  CPO Ofmcap  Taizé 

24.  En todas partes experimentan los hermanos la necesidad de formar animadores de vida espiritual y de oración, con el fin de que puedan ayudar de manera especial a nuestras fraternidades y a toda la familia franciscana, como también a los fieles.  CPO Ofmcap  Taizé 

25.  Toda fraternidad ha de ser de verdad fraternidad orante.  Para mejor lograrlo es útil promover las fraternidades de retiro y de contemplación, siempre que se haga con criterios sanos.  Es lo que ya se está llevando a cabo con éxito en algunas provincias (De religiosa habitatione in eremo,- Const. 62; C.P.O. Quito, 11 B, 20).  CPO Ofmcap  Taizé 

26.  Es urgente formar la conciencia de la necesidad personal de orar.  Cada uno de los hermanos, esté donde esté, ha de tomarse tiempo suficiente cada día para la oración individual, por ejemplo, una hora entera.  Esta necesidad vital la experimentan muchos de nuestros hermanos, sobre todo misioneros.  CPO Ofmcap  Taizé 

27. Para ser atraídos a la oración de una manera vital y orgánica, es preciso que nos formemos ante todo, como personas humanas y cristianas.  Para ello no dejan de tener utilidad los nuevos métodos de reflexión.  CPO Ofmcap  Taizé 

28.  Corresponde a todos los hermanos el cuidado de crear un clima de silencio, apto para la oración, comprometiéndose de común acuerdo a hacer uso con moderación, y en espíritu de mutua comprensión, de los medios de comunicación social (Const. 43 y 77).  CPO Ofmcap  Taizé 

29.  Cuando un hermano ve que, por el excesivo trabajo, no puede hallar tiempo suficiente para la oración, puede, más aún debe, recurrir a los ministros (II Reg. 1 O; Const. 157).  CPO Ofmcap  Taizé 

30.  En la vida moderna, sujeta a muchas tensiones, con frecuencia resulta difícil mantener el ritmo cotidiano de oración; por lo tanto, será muy conveniente que cada hermano, y aún cada fraternidad, sin debilitar el ritmo diario, se procure tiempos fuertes de retiro (Ev.  Testif 35).  CPO Ofmcap  Taizé 

B.- Oración comunitaria 

31.  La experiencia humana presenta una doble dimensión: la individual y la comunitaria.  De aquí que la oración individual y la comunitaria se integren recíprocamente.  Cuanto más intensa sea la oración individual, tanto más viva será la participación en la oración comunitaria.  Una no puede sustituir a la otra; más bien la una alimenta a la otra.  Si por cierto tiempo se da a una de ellas la preferencia, no por eso ha de ser abandonada la otra.  CPO Ofmcap  Taizé 

32.  Una fraternidad en la cual no se hace habitual mente la oración comunitaria no puede llamarse fraternidad cristiana, y menos franciscana. Cuando un hermano está ausente en forma habitual de dicha oración, la misma fraternidad ha de sentir preocupación por él en cuanto de ella dependa (Const. 94 y 95; C.P.O. Quito, 11 A, 1 O).  CPO Ofmcap  Taizé 

33.  Es verdadera oración comunitaria aquella e que todos participan de hecho y en que la verdadera hermandad viene expresada en la confianza, comprensión y caridad recíproca  (Const. 73).  A este efecto pueden ser útiles, conforme a nuestra tradición, los coloquios espirituales, la comunicación de experiencias, la reflexión evangélica participada las celebraciones comunitarias de la penitencia y de la palabra, la revisión de vida y otro medios parecidos (Admon. 21; Constitución 1536 n. 3;  Const. 149).  CPO Ofmcap  Taizé 

34.  La fraternidad local debe interpelarse a sí misma en los capítulos, sobre la oración comunitaria e individual de los hermanos.  CPO Ofmcap  Taizé 

35.  Siendo la vida fraterna la condición primaria y fundamental para un desarrollo normal d nuestra vocación franciscana, allí donde lo hermanos se ven obligados a vivir solo, reúnanse al menos periódicamente para participar en la vida fraterna y en la oración (C.P.O. Quito, 11 A, 8; Const. 80).  Muy acertadamente los hermanos, sobre todo misioneros, que no pueden llevar una vida comunitaria, van logrando formar la fraternidad orante con sus colaboradores y con los demás fieles.  CPO Ofmcap  Taizé 

C.-  Oración litúrgica

36.  La Liturgia de las Horas, siendo como es oración propia de la Iglesia, ocupa el primer lugar, juntamente con la Eucaristía, en cada fraternidad y en la vida de cada uno de los hermanos (II Reg. 3; Testamento,- 11 Epist. 5 Francisci).  La celebración de la Liturgia de las Horas ha de ser activa y viva, de vez en cuando cantada, seleccionando a este fin los salmos, los cánticos y las lecturas, y añadiendo oraciones espontáneas (Instit. gen.  Lit.  Hor. 24452).  CPO Ofmcap  Taizé 

Se ha de evitar el peligro de reducirla a un mero movimiento mecánico de nuestros labios (Const. 38).  Ciertos intervalos más o menos prolongados de silencio ayudan mucho a que la Liturgia de las Horas se haga más consciente y tenga mayor eficacia (Instr.  Gel.  Lit, Hor. 201-3).  En muchos lugares los hermanos la celebran juntamente con los fieles, con gran provecho.  CPO Ofmcap  Taizé 

37.  El sacrificio eucarístico, en el cual el mismo Cristo celebra con su Cuerpo, que es la Iglesia, el misterio pascual ha de ser verdadero banquete de amor y vínculo de unidad.  Ha de llegar a ser más y más el centro vital de toda 1 vida de los hermanos. Es muy de recomendar la liturgia eucarística en común, sobre todo concelebrada, como fuente y cumbre de nuestra vida fraterna (Constitución 35).  Allí donde no sea posible la celebración comunitaria diaria tenga se al menos periódicamente y tomen parte realmente en ella todos los hermanos (Analecta OFMCap. 88, 1972; 262-264).  CPO Ofmcap  Taizé 

38.  Será muy conveniente, como lo enseña la experiencia, que en cada fraternidad sea designado un hermano o una comisión para la preparación de las celebraciones litúrgicas, a fin de que se vayan renovando de día en día de manera vital.  Asimismo ha de cultivarse la fidelidad a las leyes litúrgicas y la creatividad y espontaneidad en conformidad con el espíritu de las mismas (Instit.  Gen.  Lit., 46, 47 et passim).  Corresponde al capítulo local determinar, en concreto, el tiempo y las modalidades (Const. 37).  CPO Ofmcap  Taizé 

39.  Mantengamos asiduo diálogo con Cristo Jesús Eucarístico, nuestro Sacerdote y Hermano primogénito, realmente presente, el cual nos estrecha en la unidad con El y con los hermanos (Rom. 8, 29; Presb.  Ord 1 S; Const. 36 y 40), comunicando a la Liturgia una eficacia continuada. La  señal  de  que  nuestro  culto  eucarístico es auténtico la tenemos en el esfuerzo por vivir a Cristo y por servirlo en los hermanos, en los pobres y en los enfermos.  CPO Ofmcap  Taizé 

CONCLUSIÓN  CPO

40.  Son de gran importancia para nosotros los hermanos que se dan constantemente a la Oración "en espíritu y en verdad", y de manera especial los enfermos, que, participando en ',os padecimientos de Cristo, dan vigor a nuestra vida. Por estos y por los demás bienes damos gracias a Dios.  Mas de las faltas y limitaciones, que sinceramente reconocemos, pedimos perdón, implorando con todos los hermanos "el espíritu de la santa oración y devoción..., al que las demás cosas temporales deben servir" (I! Reg. 5).  CPO Ofmcap  Taizé 

41.  Finalmente, hermanos, estamos convencidos de que la vida de oración no se ha de renovar con palabras, sino con hechos.  Echemos mano, ya desde ahora, sin esperar a más tarde, a esta obra con ánimo generoso, todos a una, cada hermano y cada fraternidad, en la realidad concreta en que se hallan, "atendiendo a que sobre todas las cosas debemos desear tener el espíritu del Señor y su santa operación, orar siempre a El con puro corazón..." (II Reg. 1 O). Taizé 8 de marzo de 1973  CPO Ofmcap  Mattli

CPO MATTLI MISIONES 1978

Vida y Actividad Misionera TERCERA REUNIÓN DEL CONSEJO PLENARIO DE LA ORDEN EN MATTLI (SUIZA), LOS DÍAS 29 AGOSTO  -  22 SEPTIEMBRE 1978 Cfr. Analecta Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum 93 (1977) 135 - 137; 94 (178) 11 - 17; 211 - 291.

INTRODUCCIÓN 

CARTA DEL DEFINITORIO GENERAL A TODOS LOS HERMANOS DE NUESTRA ORDEN

Amadísimos hermanos. -  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Os presentamos, mediante las presentes letras, el Documento conclusivo del III Consejo Plenario de la Orden, celebrado en Mattli (Suiza) del 29 de agosto al 22 de septiembre de este año.  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Teniendo en cuenta la preparación casi capilar, a través de una esmerada encuesta, y el método de trabajo de los Delegados de todas las circunscripciones de la Orden, podemos decir que este Documento recoge y elabora orgánicamente las aportaciones más constructivas de toda la Fraternidad a fin de llevar a cabo el proceso de la renovación acomodada de nuestra vida y actividad misioneras (Cfr. Const. 110,5).  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Haciendo nuestra esta síntesis final de las reflexiones del III Consejo Plenario de la Orden, estamos seguros de ofreceros a todos un valioso instrumento para renovar una dimensión importante de nuestro servicio de evangelización de acuerdo con el espíritu del Concilio y con las exigencias de los tiempos y de nuestra vocación franciscana  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  El tema de este III Consejo Plenario de la Orden había sido propuesto expresamente en los últimos Capítulos Generales. Se había advertido por todos, e insistentemente, la necesidad de estudiarlo a fondo. Por eso el encuentro de Mattli  - además del valor de convivencia fraterna, de intercambio , de mutua información -  ha querido ser una respuesta a cierta expectativa concreta de la Orden ante una serie de cuestiones y de realidades nuevas surgidas hoy en un sector neurálgico de la evangelización. A la luz de la eclesiología actual, de nuestra identidad de hermanos menores capuchinos y de las cambiadas situaciones del mundo, la respuesta del Consejo Plenario abre un amplio horizonte de perspectivas y de soluciones a la Orden.  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Se trata de una respuesta que no presume ser completa ni definitiva -  una respuesta que quiere ofrecer un estímulo y una pista de reflexiones a fin de encontrar, con plena conciencia y con audacia, las actividades justas que reclama hoy nuestro servicio misionero.  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Con la publicación de este Documento comienza, pues, la fase operativa del III Consejo Plenario de la Orden, que debe comprometer responsablemente a todos y, cada uno de nosotros a estudiar a realizar cuanto se nos sugiere para renovar y poner al día nuestra dimensión misionera.  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Nos dirigimos, pues, a todos nuestros hermanos  -  y, en primer lugar a los superiores -  encareciendo vivamente que se estudie a fondo, a todos los niveles, el presente Documento, a fin de que, aceptando el reto de los "signos providenciales de los tiempos", podamos responder adecuadamente a nuestro compro siso de hombres evangélicos e evangelizadores.  CPO Ofmcap  Mattli

Introducción  Vuestros hermanos en el Señor, Fr. Pascual Rywalski, Min. Gen. Fr. Benedicto Frei, Vic. Gen. Fr. José Carlos Correa Pedroso, Def. Gen. Fr. Jacobo Acharuparambil, Def. Gen. Fr. Francisco Javier Toppi, Def. Gen. Fr. Fidel Lenaerts, Def. Gen. Fr. Francisco Iglesias, Def. Gen. Fr. ]Luis Ward, Def. Gen. Fr. Teodosio Mannuci, Def. Gen. Roma, 4 de octubre de 1978  CPO Ofmcap  Mattli

INTRODUCCIÓN  CPO Ofmcap  Mattli

1. Reunidos en Mattli para celebrar el Consejo Plenario de la Orden, sentimos ante todo la necesidad y el deber de dirigir un cordial saludo a todos vosotros, hermanos misioneros, que en todos los continentes, a través de situaciones a menudo difíciles, lleváis con generosa entrega el peso y el gozo de nuestro servicio de evangelización.  CPO Ofmcap  Mattli

1. Plenamente conscientes de vuestro trabajo, queremos manifestaros, con gran afecto, la gratitud de toda la Orden. Con vuestros sacrificios v vuestra disponibilidad, sois en medio de vuestros pueblos signo elocuente de nuestra presencia de capuchinos y auténticos mensajeros de esperanza. Vuestra historia, que admiramos y que invita a meditar, nos hace humildes en nuestra búsqueda, decididos en nuestras reflexiones, confiados en nuestro futuro.  CPO Ofmcap  Mattli

1.  A toda la Orden, comprometida por especial carisma en la misión de la Iglesia, y sobre todo a vosotros hermanos misioneros, que encarnáis en todas partes de modo concreto y eminente nuestra "misionareidad", dirigimos, a título de fraterno mensaje, esta síntesis de nuestras reflexiones. Destacando algunos puntos más importantes para el futuro de la espiritualidad de la actividad misionera de la Orden, quisiéramos contribuir a desarrollar en todos nosotros la conciencia apostólica y a dar un nuevo impulso evangelizador a nuestros hermanos misioneros y, por medio de ellos, una nueva esperanza a los pueblos a los cuales anunciamos la Buena Nueva.  CPO Ofmcap  Mattli

2. En el estudio de nuestra vida y actividad misionera durante el Consejo Plenario de la Orden hemos tenido continuamente presentes algunos datos fundamentales: * Visión teológica actual de la realidad misionera de la Iglesia y exigencias misioneras de nuestra identidad franciscana (nn. 4 - 15). * Contextos socio - económicos, políticos, culturales y religiosos del mundo contemporáneo, especialmente aquellos que inciden en nuestros compromisos misioneros (nn. 1631).  CPO Ofmcap  Mattli

2.  * Algunos problemas concretos de estructura (pastorales y jurídicos) relativos a nuestra tarea misionera y que piden un particular "aggiornamento" (nn. 32 - 50). La primera parte del Documento, más doctrinal, recoge los principios que deben informar nuestra espiritualidad y nuestro servicio misionero.  CPO Ofmcap  Mattli

3. Después de la reforma de las Misiones capuchinas llevadas a cabo por el Padre General Bernardo de Andermatt y del ¡impulso que dio a las Misiones Pío XI, la actividad misionera de la Orden y de la Iglesia ha registrado, durante decenios, incesantes progresos. Sin embargo, de algunos años acá el panorama ha cambiado. Vivimos un momento de transición, difícil y complejo; pero lo consideramos un desafío providencial, lleno de esperanza y de futuro.  CPO Ofmcap  Mattli

3.  El cuadro político, el nuevo contexto eclesial, la mentalidad de los creyentes, los métodos pastorales inciden fuertemente en la tarea y en la actitud misioneras. Nuestra Orden, sensible a estos "signos de los tiempos", ha experimentado la exigencia, en los dos últimos Capítulos Generales, de un estudio serio sobre este problema. (Analecta OFMCap -  92 (1976) 181 - 182 y Acta Capituli Generalis LXXVII, 1974, p. 445, 111, 3).  CPO Ofmcap  Mattli

3.  He aquí el motivo de este Consejo Plenario de la Orden: ayudar a clarificar nuestras responsabilidades de evangelizadores que dimanan del examen de la situación actual y del futuro inmediato de la Iglesia y del mundo.  CPO Ofmcap  Mattli

"ID POR TODO EL MUNDO Y PREDICAD EL EVANGELIO..." (Mc. 16, 1 S).

(I. -  PRESUPUESTOS) A.  IGLESIA Y MISIÓN 

4. Cristo Jesús, Evangelio de Dios y primer evangelizador, ha transmitido a todos sus discípulos, y radicalmente a la Comunidad de fe que es la Iglesia, la gracia y la vocación de evangelizar. La identidad más profunda de la Iglesia radica en su esencial misión evangelizadora. (E. N. 7, 1316).  CPO Ofmcap  Mattli

4. Esta evangelización consiste en proclamar a la humanidad la alegre Nueva. Se lleva a cabo mediante el testimonio y con el anuncio del misterio de Cristo, en colaboración con el Espíritu, contribuyendo a que venga así el Reino del Señor por medio de la transformación del hombre y de la creación de un mundo nuevo de justicia y de paz. De este modo la Iglesia, Pueblo de Dios, a través de su misión evangelizadora, "manifiesta y al mismo tiempo realiza el misterio del amor de Dios al hombre" (G. S. 45; cfr. E.N. 18, 21, 22).  CPO Ofmcap  Mattli

5. Esta misión de la Iglesia es, en su esencia, una y única; pero en su realización práctica resulta múltiple y varia de acuerdo con las situaciones y con los destinatarios concretos de la evangelización. En este sentido el esfuerzo misionero con "los más alejados de Cristo" (los que no le conocen o los que se encuentran en situaciones de descristianización, dondequiera que sea) representa la forma más específica y privilegiada de la evangelización, la tarea prioritaria de la Iglesia misionera (E.N. 51 - 52;A. G. 6).  CPO Ofmcap  Mattli

5.  Por tanto, desde el punto de vista teológico y existencial, esta prominente actividad misionera de la Iglesia sobrepasa los límites restringidos del concepto que tenía precisas connotaciones territoriales y administrativas. Dondequiera que haya hermanos fundamentalmente necesitados de la fe explícita en Cristo, del primer anuncio de la Buena Nueva, allí tiene lugar la acción misionera por excelencia.  CPO Ofmcap  Mattli

6. En consecuencia, aún reconociendo las connotaciones jurídicas todavía vigentes en algunos contextos de las llamadas "Misiones", conceptuamos misioneros a todos aquellos que, en cualquier continente o país, traspasan por así decir las fronteras de la "comunidad cristiana" para llevar el mensaje de Cristo a aquellos pueblos o grupos que de hecho están más "marginados del Reino". En tiempo de la "Christianitas" los más marginados del Reino de Dios eran considerados "los sarracenos y otros infieles", que estimularon el espíritu misionero de San Francisco.  CPO Ofmcap  Mattli

7. El contenido de la acción misionera es el anuncio, con la vida y la palabra, de todo el Evangelio al hombre en todas sus dimensiones.

La idea y el objetivo esencial del mensaje evangélico es éste: presentar a Jesús como realidad determinante para el individuo y para la sociedad en un modo crítico y constructivo.  CPO Ofmcap  Mattli

7.  Por eso la evangelización lleva consigo, inevitablemente, profundas implicaciones en toda la vida del hombre, ya que su finalidad es salvar al hombre, a todo el hombre, al hombre concreto; llevar el gozoso mensaje de Cristo liberador, capaz de transformar desde dentro todos los estratos de la humanidad y de hacer de cada hermano un hombre cristianamente nuevo y libre. Libre, ante todo, del pecado y de su raíz, el egoísmo, así como de todas las consecuencias del pecado, cuales pueden ser las situaciones y las estructuras inhumanas y despersonalizadoras, individuales o colectivas, de cualquier signo que sean (socio - económico, político, religioso, etc.) (E.N 1 8, 29, 32).  CPO Ofmcap  Mattli

7.  "La obra redentora de Cristo, aunque de suyo se refiere a la salvación de los hombres, se propone también la restauración de todo el orden temporal. Por ello, la misión de la Iglesia no es sólo ofrecer a los hombres el mensaje y la gracia de Cristo, sino también el impregnar y perfeccionar todo el orden temporal con el espíritu evangélico" (A.A. 5).  CPO Ofmcap  Mattli

8. Por lo mismo, no existe para nosotros contraposición alguna entre salvación espiritual y desarrollo del hombre; al contrario: existe una integración de valores. Cierto que nuestra acción misionera no se agota en la promoción humana, pero, con su fermento evangélico, la crea; más aún, la exige, ya que el hombre es imagen de Dios.  CPO Ofmcap  Mattli

8.  Debemos, por tanto, mantener una justa síntesis entre evangelización y humanización o promoción humana. Entre el extremo de una reducción del Evangelio a la pura fe, al culto y a la salvación del alma, y el otro extremo de una consagración radical a los problemas humanos y sociales hasta el uso de la violencia y de la revolución, debemos predicar la salvación integral, la liberación total del hombre por medio de Jesucristo.  CPO Ofmcap  Mattli

8.  Sea nuestra obra de promoción y de desarrollo el fruto de una clara concepción del hombre a la luz de la fe y del convencimiento de que no es extraño a la evangelización el esfuerzo por superar todo aquello que condena a los hombres a quedar al margen de la vida: carestías, enfermedades crónicas, analfabetismo, depauperación, injusticia y opresión a todos los niveles... Objetivo eminente del evangelizador debe ser todo cuanto se refiere a la dignidad y a la integridad del hombre (E. N. 30).  CPO Ofmcap  Mattli

9. Nuestro servicio vaya dirigido con preferencia hacia aquellos hermanos que tienen mayor necesidad de promoción, sea material o espiritual. Por eso nuestro compromiso misionero de evangelización integral debe tener como intención urgente y prioritaria la entrega al servicio de aquellos que, aparte de su "lejanía de Cristo", sufren todo género de esclavitud y de marginación en la sociedad.  CPO Ofmcap  Mattli

9.  Y esto sin omitir, según las varias situaciones, una prudente y audaz denuncia evangélica con la propia vida y con. la proclamación de los derechos de la verdad y de la justicia, después de un análisis crítico de los hechos y de los contextos a la luz de la fe. En todo caso, habrá que estar muy atentos a no caer en equívocos o compromisos que puedan adulterar la pureza de nuestro mensaje y el aporte específico de nuestra acción como religiosos.  CPO Ofmcap  Mattli

9.  En este sentido debemos evitar, sobre todo, dos graves riesgos: * la pérdida de una sana libertad evangélica, ligándonos a fórmulas culturales o socio - políticas relativas, contingentes o tal vez erróneas; * la confusión de papeles, no respetando la diversidad de cometidos y servicios dentro de la Iglesia. Nuestra tarea ha de ir marcada siempre por una clara fidelidad a nuestro carácter y a nuestros compromisos típicos de religiosos, responsables calificados de una misión bien precisa en el seno del pueblo de Dios (E.N. 66 ss).  CPO Ofmcap  Mattli

B. NUESTRA ORDEN EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA 

10. Toda vocación franciscana es fundamental mente misionera. El proyecto evangélico de vida del franciscano implica, radicalmente, una espontánea dimensión apostólica sin fronteras. Como es sin fronteras el Evangelio de Jesús: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura (Mc. 16, 15).  CPO Ofmcap  Mattli

10.  San Francisco había comprendido así su vocación y la vocación de sus hermanos: "El Señor ha elegido y enviado a los hermanos por el bien y la salvación de las almas de todos los hombres del mundo; y no solamente en tierras de cristianos, sino también entre los infieles serán recibidos y ganarán muchas almas". (Espejo de perfección, 65; I Celano 35; San Buenaventura, Leyenda mayor, IV, 2). Por ello justamente nuestra Orden es "una fraternidad apostólica que cumple en la Iglesia el deber de servicio para con todos los hombres". (Const. 140, 4).  CPO Ofmcap  Mattli

11. Entre los diversos modos de realizar el carisma apostólico de la Orden, está el de algunos hermanos que, viviendo como "hombres evangélicos en verdad, sencillez y alegría" (Const. 1 41, 1 ), anuncian el Evangelio en un contexto particular: entre quienes tienen mayor necesidad porque viven más alejados de Cristo, (Const. 140, 3).  CPO Ofmcap  Mattli

11.  Esta tarea misional no comporta, de suyo, ni una vocación especial, distinta de la común vocación de todos los hermanos, ni un compromiso para toda la vida.  En el contexto histórico de la Edad Media, la Misión Apostólica "entre los sarracenos y otros infieles" tenía las connotaciones "circunstanciales" de un acto moralmente heroico. Por eso San Francisco, respetuoso de la personalidad de los hermanos y de la gracia e inspiración de Dios, quiere una seguridad y garantía especial. Empeños tan comprometedores  - ayer como hoy -  exigen unos motivos claramente sobrenaturales y una comprobación atenta por parte de los responsables de la fraternidad. (II Celano 15 2; 1 Regla 16; 2 Regla 12).  CPO Ofmcap  Mattli

11.  De otra parte, la tarea misionera no supone, por su naturaleza, un compromiso de por vida para el franciscano, aún cuando pueda considerarse como "cierto carisma" particular de algunos hermanos. De hecho ni San Francisco ni nuestra legislación (hasta las últimas Constituciones) han planteado el problema de la temporalidad de nuestro servicio misionero. Además, las condiciones de la actividad misionera, hoy distintas, al exigir generalmente un servicio subsidiario, ofrecen una ocasión providencial para hacernos experimentar en concreto la característica de la itinerancia franciscana.  CPO Ofmcap  Mattli

12. La aportación específica de la actividad misionera del capuchino se concretiza mediante la coherencia personal y comunitaria con nuestro carisma de Hermanos y de Menores, que consiste en encarnar existencialmente el Evangelio revelando, con alegría y sencillez, el amor del Padre hacia los hombres. Ser auténticos para ser creíbles. Por lo mismo que el misionero debe servir a los más alejados de la fe, su anuncio le compromete con exigencias personales particulares, que garanticen mejor la eficacia del mensaje.  CPO Ofmcap  Mattli

12.  He aquí, a nuestro entender, las principales características de la presencia - fermento del misionero franciscano:  * Fraternidad: viviendo entre nosotros como verdaderos hermanos y realizando formas de vida fraterna con los hombres entre quienes trabajamos; * Minoridad: viviendo como verdaderos servidores de todos, humildes, pobres, respetuosos y pacificadores, sencillos en nuestro estilo de vida y en las relaciones con los demás;  CPO Ofmcap  Mattli

12.  * Experiencia del Espíritu en la propia vida mostrándonos en todo como auténticos "hombres de Dios", atentos y disponibles a cualquier inspiración divina, nos llegue directamente o a través de la vida y la realidad de los demás; * Sensibilidad ante los problemas de la promoción integral, a fin de que nuestra presencia misionera sea realmente estímulo para el desarrollo y la justicia, el diálogo y la solidaridad;  * Radicalismo evangélico: que nos lleve siempre a la más generosa disponibilidad, a la aceptación de la cruz y a un sano pionerismo, como respuesta valiente a las más urgentes necesidades de los hombres y de la Iglesia.  CPO Ofmcap  Mattli

13. En coherencia con los rasgos fundamentales de nuestra identidad franciscana, quisiéramos añadir algunas indicaciones metodológicas para la vida y actividad de los hermanos misioneros: * Ante todo, la regla áurea de San Francisco: presentar siempre la predicación viviente de la propia existencia, humilde, pacífica, fraterna, de auténticos cristianos (I Regla 16; E N. 21, 41 - 42). * Teniendo además en cuenta nuestra condición de "hermanos"  - hecha abstracción de todo carácter clerical -  búsquese el modo de potenciar las virtualidades misioneras de todos los hermanos en función del carisma franciscano.  CPO Ofmcap  Mattli

13.  * En perfecta sintonía con nuestra característica de "Fraternidad apostólica" (Const. 140,3), tratemos de programar y realizar las tareas misioneras en íntima comunión unos con otros, como compromiso de la Fraternidad más bien que de las personas particulares, evitando todo gesto de individualismo y de falta de solidaridad. Verdaderamente hermanos y unidos "para que el mundo crea" (Jn. 17, 21 - 22).  CPO Ofmcap  Mattli

13.  * Fieles a las exigencias de nuestra minoridad, busquemos el corazón de los hombres por los caminos del diálogo, del respeto, de la escucha, de la comprensión y de la aceptación. Si somos portadores del Mensaje y de ciertos valores, debemos estar disponibles, al mismo tiempo, para aceptar el mensaje y los valores que están en los otros. Proclamar y saber escuchar, humildemente, al Señor a través de todo y de todos los hermanos.  CPO Ofmcap  Mattli

13.  * Por otra parte nuestra actitud minorítica nos facilita la comunicación y el trabajo con los hombres, a ejemplo de Jesús que se hizo hombre entre los hombres para servirlos y salvarlos. * Imitando la táctica pastoral de San Francisco, especialmente con los más alejados de la fe, sepamos reducir el contenido de nuestra catequesis cristiana al núcleo esencial del Evangelio: el alegre anuncio de Jesús Salvador y el amor fraterno.  CPO Ofmcap  Mattli

13.  * Aún manteniendo siempre como norma la opción preferencial de evangelizar a los pobres", no hemos de olvidar el ejemplo de San Francisco proclamando la conversión, la verdad, el bien y la paz del Evangelio también a los más poderosos y a los responsables de los pueblos.  CPO Ofmcap  Mattli

13.  * En la vida y actividad de los hermanos misioneros San Francisco ha querido subrayar, con su postura personal y con sus palabras, un elemento característico de nuestra identidad de menores: la disponibilidad a la cruz, al martirio. He ahí el camino y el método de una auténtica evangelización cristiana, como la de Jesús. (I Regla 16; I Celano 55 - 57; II Celano 30, 1 52; Analecta Franciscana III, Quaracchi 1897, p. 21).  CPO Ofmcap  Mattli

14. La obligación de responder al compromiso misionero por parte de la Iglesia y de todo discípulo de Jesús tiene, aún hoy, plena validez. A pesar de que el Señor reserva un juicio de gracia para con aquellos que no lo conocen explícitamente, pero se esfuerzan por vivir según su recta conciencia, San Pablo siente el grave deber de evangelizar a los Gentiles: " ¡Ay de mí si no predico el Evangelio!". (I Cor 9,16; Rom 2, l4ss.; L. G. 1 6). Y siempre será actual el mandato de Jesús: "Predicad el Evangelio a toda criatura". (Mc 16,15).  CPO Ofmcap  Mattli

14.  Por otra parte la obra misionera es esencial a la Iglesia, ya que su razón de ser es dar testimonio del misterio de Cristo y "manifestar y comunicar la caridad de Dios a todos los hombres y a todas las gentes". (A. G. 10).  CPO Ofmcap  Mattli

14.  A nivel personal, todo discípulo de Jesús tiene una específica responsabilidad misionera: por la lógica misma de la fe y por el dinamismo intrínseco de la propia experiencia religiosa.  * La fe explícita en Cristo Señor nace solamente a través de la comunicación directa entablada con quienes no lo conocen. " ¿Cómo van a creer sin oír hablar de El? ¿Y cómo oirán si nadie les predica?..." (Rom 10,14).  CPO Ofmcap  Mattli

14.  * Y la experiencia cristiana auténtica impulsa inevitablemente a comunicar a los otros los valores y las riquezas de la vida religiosa. Toda fe existencialmente vivida es por necesidad misionera. "Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos también a vosotros, a fin de que viváis también en comunión con nosotros. Y esta comunión nuestra es con el Padre y con su Hijo Jesucristo". (IJn 1,3).  CPO Ofmcap  Mattli

15. Por tanto, cuanto más se consagra uno a Cristo y a la Iglesia, tanto más siente la obligación de comprometerse en la causa de Cristo. Esa es la razón de por qué los religiosos "tienen en su vida consagrada un medio privilegiado de evangelización eficaz". (E. N 69). "Cuanto más fervientemente se unen con Cristo por esa donación de sí mismo, que abarca la vida entera, tanto más feraz se hace la vida de la Iglesia y más vigorosamente se fecunda su apostolado". (PC 1)  CPO Ofmcap  Mattli

15.  Nuestro carisma de franciscanos da fuerza mayor y especial al celo misionero de la común vocación religiosa. Nuestra "misionariedad" está impregnada del ejemplo fuerte y existencial de San Francisco y es el fruto de una intensa experiencia del "Espíritu del Señor y de su santa operación" y de la esencia evangélica y apostólica del franciscanismo. Pero es también la expresión espontánea y congenial a nuestra espiritualidad fraterna y minorítica.  CPO Ofmcap  Mattli

15.  Si el contenido central de la evangelización es dar testimonio del amor del Padre y de la hermandad de todos los hombres, según ha revelado Jesús (L.N. 26), nuestra identidad nos lleva lógicamente al servicio misionero: gesto fraterno precisamente con aquellos que tienen mayor necesidad de sentirse hijos del Padre y hermanos de todos.  CPO Ofmcap  Mattli

15.  Con razón, pues, "nuestra Orden recibe como propio el ministerio de la evangelización y considera y asume la obra misional como una de sus principales obligaciones apostólicas" (Const. 1 74,3). Y con razón también cada uno de nosotros puede decir con el Apóstol: "Para mí evangelizar es un deber" (1 Cor 9,16).  CPO Ofmcap  Mattli

"CUANDO LOS HERMANOS VAN POR EL MUNDO..." (1 Regla 14)

II. -  NUEVOS CONTEXTOS 

16. San Francisco, después de su "conversión", tomó la decisión de "ir por el mundo". Del mismo modo quiso enviar a sus hermanos por el mundo según el modelo de los Apóstoles, en pobreza, con plena confianza en Dios Padre, llevando por doquier la paz, no como fórmula de saludo sino como experiencia de vida (1 Regla 14; Lc 9, 1 O).  CPO Ofmcap  Mattli

16.  Los hermanos que hoy van por el mundo en la forma más radical, es decir, fuera de la cristiandad, ',entre los sarracenos y otros infieles", no pueden menos de percatarse de que la actividad misionera ha cambiado mucho. En el pasado, los medios clásicos eran las iglesias, capillas, escuelas, hospitales etc. Hoy nos encontramos también con nuevos contextos, que reclaman respuestas y formas nuevas.  CPO Ofmcap  Mattli

16.  Si intentamos describir algunas de estas situaciones es con el fin de delinear concretamente la posible respuesta del hermano menor. Tales situaciones se dan de forma típica, aunque no exclusiva, en los continentes meridionales. Las respuestas que se sugieren son el fruto de la experiencia de muchos hermanos. Si en un futuro próximo la gran mayoría de los católicos y de la humanidad vivirá en el llamado Tercer Mundo, ¡qué grande estímulo debe ser para un hermano menor servir de mensajero de la dinámica de la esperanza en ese mundo!  CPO Ofmcap  Mattli

I.  NUEVO CONTEXTO ECLESIAL  CPO Ofmcap  Mattli

17. En la diversidad de contextos, que varían de país a país y que no pueden reducirse a un denominador común, emerge la nueva dimensión de las Iglesias particulares o locales.  CPO Ofmcap  Mattli

17.  La idea ha sido elaborada teológicamente en muchos textos del Concilio y del posconcilio. Mientras que el Vaticano 1 había puesto el acento sobre la Iglesia universal y sobre la centralidad, el Vaticano 11, completando la teología del Concilio precedente, ha evidenciado la doctrina del Episcopado y de las Iglesias particulares: las diócesis e incluso las parroquias y las pequeñas comunidades.  CPO Ofmcap  Mattli

17.  Todas ellas no sólo pertenecen a la Iglesia, sino que son Iglesia de Cristo (L. G. 26). No obstante su autonomía parcial y las particularidades de su teología, liturgia y disciplina, forman todas juntas, en comunión con las demás iglesias bajo el Obispo de Roma, la "Katholiké", que es el resultado no tanto de una estructura jurídica cuanto más bien de la unidad en la palabra de Dios, en el único sacrificio y en la caridad, que se traduce en interés y en apoyo mutuos.  CPO Ofmcap  Mattli

17.  Una consecuencia práctica y jurídica se ha puesto de manifiesto en la Instrucción de la S. C. para la Evangelización de los Pueblos o de Propaganda Fide del 24 de febrero de 1969. Antes estaba vigente el "jus commissionis", según el cual determinados territorios eran confiados a ciertos Institutos misioneros, a los cuales se encomendaba la completa responsabilidad. De ahora en adelante ya no son los Institutos misioneros sino las Iglesias particulares, las diócesis, quienes tienen la responsabilidad de si mismas, si bien pueden naturalmente concertar los servicios de los Institutos sobre la base de cierto tipo de contrato, conforme está previsto en la misma Instrucción.  CPO Ofmcap  Mattli

18. En este estado de cosas los misioneros se convierten de fundadores dinámicos de Iglesias en colaboradores, de hombres de iniciativa y de decisiones autónomas en hombres del diálogo, de la escucha y, en cierta medida, de la obediencia y de la disponibilidad. Con este desasirse y replegarse a segunda fila, el hermano menor se encuentra en su clima propio, con la ocasión de vivir mejor su identidad en la disponibilidad y minoridad. No se presenta ni como superior ni como inferior, sino como hermano. No se impone, sino se ofrece. No es ya un "enviado" de parte de una Iglesia madre con decisión unilateral, sino más bien un "invitado" por parte de una iglesia particular que lo necesita y mientras persista esa necesidad,  CPO Ofmcap  Mattli

18.  Estas Iglesias particulares deben crecer y madurar todavía como clero y como comunidad. Son, en su aspecto humano y frágil, objeto de fe y de esperanza. Los hermanos menores tratan de inserirse en las iglesias particulares, de pensar y de hablar sobre ellas de modo positivo, de considerar como objetivo principal de su trabajo la creación de las premisas de una Iglesia capaz de gobernarse por sí misma, de autofinanciarse y de difundirse, ya que toda iglesia  - según el modelo de la Iglesia universal -  debe ser Iglesia misionera (A. G. 20).  CPO Ofmcap  Mattli

18.  Nuestros misioneros han comprendido que el sentido de su presencia es el de formar líderes locales, clero, religiosos, catequistas, laicos comprometidos en el progreso social y político. Quisiéramos animarlos a dedicarse a la formación de las comunidades cristianas, a desarrollar en ellas los diversos ministerios, a darles mayor responsabilidad y a hacerse, poco a poco, innecesarios; permaneciendo presentes de un modo más espiritual, aseguran así la comunión con las iglesias hermanas y con la Iglesia universal, bajo el Obispo de Roma.  CPO Ofmcap  Mattli

18.  Con actitud de hermanos menores estarán al servicio de las iglesias locales, evitando ser un grupo de presión al interior o en contra de las mismas.  CPO Ofmcap  Mattli

19. Nuestros hermanos han contribuido a fundar las iglesias particulares en los tres Continentes meridionales. Un aspecto particular de nuestra presencia es éste: mientras que de 1922 a 1972 los capuchinos, en su mayoría extranjeros, aumentaban en "nuestras Misiones" de 594 a 1590 (un promedio de 20 años), de 1972 a 1977, sin embargo, los misioneros extranjeros han disminuido casi 30 por año. En contrapartida han sido sustituidos por Hermanos nativos, de modo que el número total ha quedado prácticamente el mismo. Este fenómeno indica claramente el cambio de nuestro tipo de presencia.  CPO Ofmcap  Mattli

2.  NUEVO  CONTEXTO  SOCIO - ECONÓMICO Y POLÍTICO 

20. El Vaticano 11 no ha hablado de Iglesia y mundo, la una al lado del otro, sino más bien de Iglesia en el mundo y de Iglesia del mundo. e "Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo". (G.Sp l).  CPO Ofmcap  Mattli

20.  Durante los últimos años la situación de la Iglesia ha cambiado en no pocos países. Muchas de las relaciones enviadas por nuestros misioneros refieren cómo se encuentran en dificultad con los gobiernos y cómo ignoran si podrán permanecer y hasta cuando o si serán expulsados. Es cierto que, después de cuanto ha sucedido en China en tiempos no tan lejanos y prescindiendo de casos particulares, no ha habido hasta ahora otras expulsiones; pero basta la simple inseguridad ante el futuro para angustiarlos psicológicamente.  CPO Ofmcap  Mattli

20.  La Iglesia no puede refugiarse en un eclesiocentrismo introvertido. Debe, de una manera u otra, comprometerse a vivir en este mundo de hoy, sin nostalgia del pasado y sin caer en un absentismo irreal. Cada nueva situación es un nuevo desafío.  CPO Ofmcap  Mattli

20.  El hermanos menor acepta las nuevas realidades históricas en pobreza espiritual, con fe en la Providencia y con serenidad, pero también con mirada crítica, y reacciona con audacia profética, de ser necesario, porque conserva la libertad de los lujos de Dios y no conoce el miedo. Sabe muy bien que no se trata, sencillamente, de salvar a los individuos en estas situaciones, sino de juzgar las situaciones mismas a la luz del Evangelio, de promover aquellos cambios que favorecen el advenimiento del mundo nuevo de Dios y de vivirlos personalmente de manera ejemplar y creativa.  CPO Ofmcap  Mattli

21. Durante los últimos decenios los llamados 11 países de misión"  - antes prevalentemente colonias -  se han convertido en Estados autónomos. El misionero extranjero no goza ya de la autoridad y de los privilegios del pasado, sino que viene puesto, también aquí, en segunda línea.  CPO Ofmcap  Mattli

21.  El hermano menor acepta esta situación y no subraya ni critica las deficiencias de los jóvenes Estados (corrupción, tribalismo, incapacidad administrativa, etc.), sino que se alegra porque estos pueblos caminan hacia la propia identidad y dignidad. Reconoce que la descolonización ha impulsado también a la Iglesia en favor de la promoción del clero autóctono y de una mayor conciencia y responsabilidad de las comunidades cristianas. Y es testigo  - después de la lucha por la independencia política -  de la lucha por la independencia económica, contra la ignorancia, las enfermedades, la pobreza, etc., en una palabra, por romper el círculo vicioso del subdesarrollo.  CPO Ofmcap  Mattli

21.  El hermano menor se siente solidario con los "menores" y participa, como animador incansable, en el esfuerzo del pueblo y del gobierno, bien sea alentando o incluso tomando parte en la empresa común, sabiendo que el esfuerzo por liberarse de la miseria y asegurarse una vida de hombre, hijos de Dios, "no es extraño a la evangelización" (E.N 30).  CPO Ofmcap  Mattli

22. En no pocos países de Latinoamérica y del Extremo Oriente predominan regímenes llamados de "seguridad nacional". Se trata de una ideología según la cual los derechos fundamentales de la persona se subordinan completamente a las exigencias de la nación, o más bien de un grupo privilegiado, en conexión con el capitalismo internacional. Tales estados no quieren, en modo alguno, compartir la riqueza con los pobres. Aplican en tiempo de paz la estrategia total del tiempo de guerra a fin de "mantener el orden" es decir, para suprimir en realidad todo intento de insurrección contra las injusticias.  CPO Ofmcap  Mattli

22.  A menudo la clase dominante se confiesa cristiana y controla la religión para impedir que ésta sufra el influjo de "ideas peligrosas" o "subversivas". Tales gobiernos son un escándalo para el nombre cristiano. Muchos obispos y muchas ' -  - conferencias episcopales han condenado estos regímenes, que se caracterizan por la injusticia colectiva y la violencia institucionalizada.  CPO Ofmcap  Mattli

22.  El hermano menor, ante tales situaciones, predica todo el Evangelio, que tiene que ver también con la dignidad humana y con la justicia. No puede evitar todos los riesgos. @@ misión ha sido siempre un riesgo. Compete sobre todo a la jerarquía local y al pueblo, no a los misioneros extranjeros, hacer, cuando venga el caso, las oportunas denuncias públicas. Si después los misioneros extranjeros se creen en el deber de decir una palabra, tal decisión sea siempre tomada en fraternidad.  CPO Ofmcap  Mattli

22.  Hay un modo franciscano de estar presentes en las luchas socio - políticas: un modo combinado de intransigencia y de fraternidad, de enfrentamiento y de espíritu de paz. Y todos necesitan este testimonio. Los hermanos, en situaciones así, se aseguren la objetividad de la información. Sean comprensivos con aquellos que recurren desesperados, a la violencia, no, siempre por motivos de odio sino también, a menudo, por amor a la justicia.  CPO Ofmcap  Mattli

22.  Sin embargo, como franciscanos, opten por comprometerse de otro modo: permaneciendo con Cristo en la "Kenosis" de la no - violencia y confiando en la fuerza de los no - violentos. Participen activamente, sin crear equívocos, en los movimientos de paz y en las organizaciones contra las injusticias de las dictaduras de derechas y de izquierdas. Nuestras reservas frente a los países con régimen de "seguridad nacional" no quieren ignorar la contribución que ello ofrece al desarrollo económico.  CPO Ofmcap  Mattli

23. Lo dicho es válido también para el sistema del capitalismo internacional, que, con la ventaja del libre mercado, provoca una competencia sin límites y el ansia insaciable de beneficios. Con frecuencia no respeta los derechos fundamentales del hombre, como el derecho a recibir por el trabajo lo necesario para la vida, derecho al que deben subordinarse la propiedad privada y el libre mercado (Populorum progressio 22). Con frecuencia destruye también el equilibrio ecológico de la naturaleza y abusa de la economía de los países pobres, condenados así a serlo cada vez más.  CPO Ofmcap  Mattli

23.  El misionero capuchino se interesa porque los pobres tomen conciencia y se preparen para defender sus derechos. Mediante un diálogo franco, los hermanos del Tercer y del Primer Mundo intentarán influir en las decisiones de los gobiernos y de las sociedades multinacionales.  CPO Ofmcap  Mattli

23.  Estas breves reflexiones nos muestran que la teología de la redención se convierte, en muchas situaciones concretas, en una teología de la liberación, con fuerte impacto en las realidades socio - económicas y políticas. Debemos tener presentes estas perspectivas humanas y cristianas de liberación ante cualquier forma de discriminación como, por ejemplo, el "apartheid", el problema de las minorías, etc.  CPO Ofmcap  Mattli

24. Las alteraciones políticas de los últimos tiempos han puesto también a la Iglesia de frente a regímenes marxistas. Más de la mitad de Asia y una gran parte de África y de Europa, por ejemplo, tienen gobiernos marxistas. El marxismo se ha impuesto, casi siempre como reacción contra duras condiciones feudales, colonialistas y capitalistas, y como movimiento de liberación. Por desgracia no hemos visto todavía realizarse en parte alguna la revolución perfecta. En lugar de las viejas injusticias han venido otras nuevas y el pueblo ha recaído bajo nuevas opresiones y en una restricción inhumana de la libertad.  CPO Ofmcap  Mattli

24.  El hermano menor sabe que el marxismo, en cuanto se presenta como materialismo científico, niega a Dios e intenta destruir la Iglesia, la religión y el sentido del misterio del hombre. Pero también cree, con plena confianza, que esta ideología no prevalecerá. Tenemos ya la experiencia histórica de que la Iglesia puede sobrevivir haciéndose más evangélica y liberándose de muchos condicionamientos tradicionales.  CPO Ofmcap  Mattli

24.  La postura franciscana, pues, ante el marxismo es ésta: reavivar la fe en el poder del Evangelio y en la gracia de Cristo resucitado; permanecer con el pueblo, compartir las duras condiciones de vida y lograr que no pierda su confianza filial en el Padre; reconocer las instancias comunes y actuar por el bien del pueblo  - en todo aquello que no vaya contra el Evangelio.  CPO Ofmcap  Mattli

24.  Luchando contra el subdesarrollo y para que todos tengan dignas condiciones de vida; no ser en modo alguno, oponiéndose al marxismo, representantes del otro sistema (el capitalismo), sino más bien ir entre los marxistas y dialogar con ellos, como San Francisco que, pese a los sistemas opuestos de su tiempo, fue al Sultán, habló con él de hombre a hombre, y después envió a sus hermanos "entre" los sarracenos, no contra ellos; creer, finalmente, en la bondad fundamental del hombre y esperar que también los marxistas logren aprender de la historia, es decir, de sus propios errores, y dar una interpretación más adecuada del hombre y del mundo.  CPO Ofmcap  Mattli

3.  NUEVO CONTEXTO DE UNA SOCIEDAD PLURALISTA 

Nuevo Contexto Cultural 

25. Mientras la técnica occidental se va haciendo universal, las culturas de los diversos pueblos atraviesan un período de renacimiento después de siglos de europeísmo dominante. Es cierto que el problema de las culturas ocupa un segundo puesto respecto al problema de la revolución y de la liberación de la pobreza. Sin embargo aquél conserva una gran importancia, ya que el hombre, además del progreso económico, aspira a tener un ambiente cultural en el que pueda encontrarse como "en su propia casa".  CPO Ofmcap  Mattli

25.  He aquí uno de los sacrificios del misionero: renunciar, en cierta medida, a la propia cultura y a las propias costumbres e insertarse, dentro de lo posible, en la lengua y en la cultura del pueblo. Estimará esos valores culturales y cantará el Cántico de las criaturas ante el amor, del sentido comunitario, la dignidad y la alegría de la gente: ¡pues todo ha sido creado por El y para El! Con esta interpretación teológica resultará más fácil "encarnar" el Evangelio en las culturas y hacer que asuma forma local para una nueva historia (E. N 63)@  CPO Ofmcap  Mattli

Nuevo Contexto Religioso 

26. Sostenemos, tratándose de la Iglesia, el derecho a la libertad religiosa y la posibilidad de predicar el Evangelio en todo el mundo; y para cada cristiano la libertad de practicar la propia fe sin discriminación (E. N. 39). El otro aspecto ¿e la misma libertad religiosa y de conciencia, afirmada por el Documento conciliar "Dignitatis humanas", consiste en que todo hombre tiene derecho a' seguir la propia conciencia. El Cristianismo no se impone; se ofrece al hombre libre.  CPO Ofmcap  Mattli

26.  También las jóvenes cristiandades deben crecer y madurar en la libertad evangélica y, por consiguiente, dentro de la generosa tolerancia de su pluralismo legítimo.  CPO Ofmcap  Mattli

27. El tema de las religiones no cristianas se ha convertido en un problema de primera importancia. Durante el período de la hegemonía europea el Cristianismo pasaba casi automáticamente como la única religión que merecía tal nombre. Hoy las religiones han logrado mayor autoconciencia y nosotros debemos revisar muchas de nuestras pretensiones de antes. Cuanto más profundizamos en el conocimiento de las religiones a través de un verdadero contacto y un auténtico diálogo, más la apreciamos y admiramos, aunque pueda haber en ellas aspectos de pecado y de error.  CPO Ofmcap  Mattli

27.  Reconociendo plenamente a Jesucristo como único Salvador y a la Iglesia como sacramento universal de salvación, muchos teólogos admiten hoy que también las demás religiones pueden ser caminos salvíficos y que Cristo actúa en ellas por medio de su Espíritu. De hecho la misericordia de Dios no pone límite alguno ni hace discriminación entre pueblos elegidos y no elegidos, "sino que en cualquier nación le es grato el que lo teme y practica la justicia" (Hech 10,35).  CPO Ofmcap  Mattli

27.  El hermano menor se alegra de esta valoración del mundo religioso y alaba al Señor por las maravillas que realiza en todos los pueblos. Procurará, pues, el diálogo y la oración común para intercambiar los dones de la experiencia de Dios. Visitas recíprocas, sobre todo con ocasión de las fiestas religiosas, serán un signo de la creciente hermandad universal. Tal contacto abrirá también el camino a iniciativas comunes entre todos los hombres de buena voluntad en pro de una mayor justicia y paz en el mundo.  CPO Ofmcap  Mattli

28. De este modo, diálogo y misión son dos momentos del camino hacia Dios. No significan ya una alternativa. La actividad misionera no puede darse sin diálogo y el diálogo no excluye la misión. El diálogo tiene en sí mismo su propio valor: dos hombres de diferente fe se encuentran, se abren, se aprecian, se admiran, se enriquecen mutuamente. Y será el Espíritu del único Dios quien provocará con tales encuentros el deseo y la posibilidad no sólo de intercambiar la experiencia de Dios sino también de cambiar de fe.  CPO Ofmcap  Mattli

29. Si éstas deben ser las nuevas relaciones con E los no cristianos, con tanto y mayor motivo debemos establecer una comunión nueva con los cristianos no católicos. El ecumenismo, que brotó con fuerza en la conciencia de la Iglesia gracias al Papa Juan XXIII y al Concilio, ha dado impulso para superar el escándalo que los cristianos divididos han exportado a los pueblos que han ido a evangelizar.  CPO Ofmcap  Mattli

29.  ¡Ojalá estén los Capuchinos entre los protagonistas de la Iglesia ecuménica! Todas las iniciativas comunes a nivel local en el plano social, político y religioso deben estimularse, aunque sin comprometer la fidelidad a las propias creencias. ¡San Francisco, tan apreciado por los cristianos no católicos, nos dé su lenguaje y su corazón evangélico!  CPO Ofmcap  Mattli

30. Una oleada, que no perdona ningún continente, es la secularización. Muchos cristianos, y también muchos adeptos a religiones no cristianas, "emigran" de los propios sistemas y de las propias estructuras religiosas. No se hacen pura y simplemente a religiosos, pero abandonan muchas concepciones, compromisos y mitos. Siguen su propio camino y se convierten en una especie de nómadas religiosos".  CPO Ofmcap  Mattli

30.  La secularización, de suyo, es un proceso positivo, que quiere dar al mundo de la cultura y de la ciencia legítima autonomía (G.Sp 59), sin negar por eso la fe en Dios creador y misterio último del hombre.  CPO Ofmcap  Mattli

30.  Los hermanos menores, teniendo muy en cuenta la sensibilidad del hombre moderno, se preguntarán:  -  ¿que mitos ligados a concepciones superadas del mundo, qué formas, fruto de la historia, pueden ser abandonados sin traicionar el contenido de la fe?;  -  ¿cuál es el núcleo permanente del mensaje evangélico que podemos anunciar en un lenguaje moderno?;  CPO Ofmcap  Mattli

30.  -  ¿cómo podemos librar al hombre de la mentalidad mágica, de la superstición, de la falsa búsqueda de "gracias y milagros?;  -  ¿cómo podemos, por el contrario, promover los valores humanos  - la objetividad, la honradez, el valor, la alegría, el amor, la fidelidad -  y descubrir, en todas las realidades del mundo llamado "profano", la dimensión transcendente? (E N. 70);  CPO Ofmcap  Mattli

30  -  ¿cómo podemos traspasar la experiencia bíblica al día de hoy, convencidos de que la vida cristiana encuentra su lugar en la historia y no fuera de ella? ¿Cómo experimentamos la cercanía de Dios en medio de las luchas políticas y sociales y no en una fuga imaginaria al margen de ellas?;  -  ¿cómo podemos, finalmente, caminar con los "nómadas religiosos" para comprender su existencia y pronunciar en el momento justo la palabra de salvación en su vida?; -  ¿no es esto también una manera franciscana de "ir por el mundo" de hoy?.  CPO Ofmcap  Mattli

31. Fenómeno más radical es el secularismo, que niega, con un ateísmo pragmático o programático y militante, la existencia misma de Dios. La nueva situación de la historia de la salvación es en realidad ésta: existen, en los países cristianos, individuos y grupos compactos de no practicantes, de no creyentes (E. N. 55 - 56). Ante ellos la Iglesia "debe buscar constantemente los medios y el lenguaje adecuados para proponerles la revelación de Dios y la fe en Jesucristo" (E. N. 56). Así, pues, se dan hoy en todos los países de los seis continentes "situaciones de misión", que constituyen un tremendo reto para los creyentes.  CPO Ofmcap  Mattli

31.  El hermano menor no se debe atemorizar por esta situación. 'Trate de vivir, no teóricamente sino con su presencia y con su testimonio, en medio de esos hermanos realmente "alejados", eliminando muchos prejuicios y provocando una cierta nostalgia de la transcendencia. A este propósito merecen un reconocimiento especial, por ejemplo, los hermanos que se ocupan del mundo obrero o los que se dedican sistemáticamente a la pastoral de las visitas a domicilio en las grandes ciudades, etc. Pero todos los hermanos pueden, por medio de su predicación y animación de grupos, concientizar a los cristianos a fin de que comprendan que no lo son para sí mismos sino también para los demás, y ofrezcan un testimonio de vida creíble a las masas secularizadas e indiferentes.  CPO Ofmcap  Mattli

"EL ESPÍRITU DE LA VERDAD OS GUIARA..." (Jn. 16,13)

III. -  ORIENTACIONES)  CPO Ofmcap  Mattli

32. Cuanto se ha dicho hasta ahora debe encontrar una aplicación válida en la renovación de nuestras actitudes y de nuestras obras misioneras. La nueva teología de la Misión, los nuevos principios que la informan y las nuevas situaciones del mundo y de la Iglesia exigen consecuentemente modos diversos y nuevos de vivir la acción y la cooperación misioneras.  CPO Ofmcap  Mattli

32.  En esta tercera parte se indican algunas pistas operativas que nos ayuden a responder mejor a las exigencias actuales de nuestra dimensión misionera. El "Espíritu de la verdad" nos guiará a cada uno de nosotros en esta renovación y nos ayudará a plasmar estas sugerencias en las diversas realidades socio - religiosas en medio de las cuales somos llamados a vivir.  CPO Ofmcap  Mattli

33. Consideramos este Consejo Plenario de la Orden como punto de partida para un planteamiento actualizado de nuestros compromisos misioneros, y quisiéramos, por tanto, invitar a todos nuestros hermanos a una reflexión atenta sobre las instancias planteadas en este encuentro privilegiado a nivel de Orden. Sea, pues, el presente documento objeto de profundo examen y estudio por parte de todos, particularmente por parte de nuestros misioneros, de suerte que sirva en realidad para una revisión de su obra y de su vida.  CPO Ofmcap  Mattli

1 . REVISIÓN  DE  LOS  SERVICIOS  APOSTÓLICOS 

34. Una primera consecuencia práctica será el deber de revisar, a todos los niveles, nuestra óptica pastoral y nuestros servicios a la Iglesia y al mundo de hoy en función de las exigencias características de nuestra "misionariedad".  CPO Ofmcap  Mattli

34.  Toda la Orden, en sus proyectos y decisiones, debe dar muestras de haber percibido el valor y la dimensión auténtica de la idea misionera. Cobre conciencia de ser testigo y evangelizadora de la Buena Nueva en todos sus miembros; siéntase universal y católica, atenta a difundir su patrimonio espiritual y su carisma minorítico como contribución específica al desarrollo de la iglesia local.  CPO Ofmcap  Mattli

34.  Las Provincias, por su parte, deben repensar honradamente sus compromisos apostólicos desde la perspectiva de la realidad misionera. La misión, dondequiera y comoquiera que se dé, ha de estar en el corazón de la Provincia.  CPO Ofmcap  Mattli

34.  La disminución del personal nos obliga, tal vez providencialmente, a reconsiderar nuestras presencias y nuestros compromisos misioneros. El hermano misionero debe dedicarse a su trabajo específico, dejando las demás funciones y tareas a los laicos, a las comunidades cristianas y a otros colaboradores.  CPO Ofmcap  Mattli

2.  PROGRAMA DE SENSIBILIZACIÓN  Y FORMACIÓN

35.  Para responder adecuadamente y con elementos cada vez más válidos a este gran empeño  apostólico de la Orden, es necesario programar un servicio permanente de sensibilización y formación misionera de nuestros hermanos. La idea de la misión debe informar la vida, el trabajo y la oración de nuestras Provincias. Si una Provincia no tuviese espíritu misionero, estaría llamada a languidecer y a desaparecer.  CPO Ofmcap  Mattli

35.  Este espíritu misionero se debe manifestar, ante todo, en el hecho de estimar los compromisos misioneros entre los principales deberes apostólicos de la Provincia. Superada la idea de "nuestras misiones" y de la "misión territorio", es importante que todos traten de asimilar y profundizar las nuevas perspectivas misioneras en el espíritu de comunión y de servicio a las iglesias particulares.  CPO Ofmcap  Mattli

35.  Mediante un adecuado análisis de la dimensión misionera de la nueva eclesiología, hágase comprender a todos que hoy los caminos de la misión son psicológicamente más complejos que en el pasado.  Las nuevas situaciones personales y apostólicas nos obligan a concebir el servicio misionero a base de la cualificación y de la preparación. No se mire tanto al número de misioneros que tiene la provincia, sino más bien quiénes son y qué preparación tienen.  CPO Ofmcap  Mattli

35.  Para un trabajo eficaz de sensibilización, las Provincias intercambien personas preparadas y con experiencia en ese campo. A través de este intercambio eclesial y fraterno de valores y servicios se renovará más fácilmente en nuestra Orden el espíritu misionero.  CPO Ofmcap  Mattli

36. Para garantizar esta dimensión misionera es indispensable, tanto a nivel de toda la Orden como de las Provincias, que se promueva una formación y una puesta al día respecto a los temas y problemas misioneros; y esto tanto para todos nuestros hermanos como para aquellos que encarnan de hecho, dondequiera que se encuentren, este importante aspecto de nuestra vocación apostólica.  CPO Ofmcap  Mattli

36.  Con este fin:  * nuestras Provincias promuevan una profundización teológica y espiritual del aspecto misionero de nuestro carisma franciscano, de modo que se logre una auténtica renovación apostólica;  CPO Ofmcap  Mattli

36.  * nuestros educadores, sensibles a los valores apostólicos de nuestra identidad religiosa, se esfuercen para formar a los jóvenes candidatos poniendo de relieve las exigencias doctrinales y prácticas de los problemas misioneros y sus repercusiones en nuestra vida de franciscanos; en la enseñanza de la teología, sobre todo, traten de resaltar  - como quiere la Iglesia -  las dimensiones misioneras (A. G, 3 9); facilítense a todos, cursos de estudio y 11 aggiornamento" permanente sobre teología misionera, catequética y evangelización, con una información documentada sobre los compromisos misioneros de la Orden;  CPO Ofmcap  Mattli

36.  procúrese dar a los hermanos una información adecuada que los haga sensibles a los problemas internacionales y de la independencia socio - económica, política cultural y, en general, humana de los diversos pueblos desde la perspectiva de la tarea evangelizadora de la Iglesia y del esfuerzo de nuestros hermanos misioneros; los hermanos sean convenientemente informados sobre los documentos de la Santa Sede, de la Orden y de las Conferencias episcopales relativos al tema misionero, y los hagan objeto de estudio y reflexión.  CPO Ofmcap  Mattli

37. La formación de los hermanos misioneros requiere un cuidado del todo especial:  Ante todo, los hermanos destinados a la actividad misionera, tengan una preparación específica y adecuada en cuanto a los aspectos religiosos, antropológicos, culturales, socio - económicos, políticos e históricos de los grupos humanos entre los que desarrollan su trabajo evangelizador.  CPO Ofmcap  Mattli

37.  Esta preparación puede asumir vanas formas: por ejemplo, estudios especializados antes de partir, un período de convivencia con sacerdotes y religiosos calificados del lugar, estudios académicos (preferiblemente en el mismo puesto de trabajo) un programa serio de orientación desarrollado por los mismos misioneros o en colaboración también con otros Institutos y con la Iglesia local, etc. En todo caso, los nuevos misioneros no se dediquen al apostolado directo antes de haber adquirido una adecuada preparación, conseguida sobre el terreno mismo donde llevarán a cabo su obra de evangelización.  CPO Ofmcap  Mattli

37.  Las provincias provean con cuidado especial a la formación permanente de los misioneros que ya están entregados al trabajo apostólico. Esta puesta al día debe tener en Cuenta los diversos aspectos de la persona: humanos, religiosos, intelectuales, Profesionales, etc., ya que los misioneros están llamados a ser no sólo pastores sino también formadores.  CPO Ofmcap  Mattli

37.  Las oportunidades de esta "formación continua" puedan ser muchas: jornadas de espiritualidad, de convivencia y de estudio, organizadas periódicamente; cursos monográficos de especialización sobre el terreno; asistencia, durante los períodos de vacaciones, a cursos escogidos de teología, de espiritualidad franciscana, de pastoral o de otros temas, tanto útiles para la formación personal como en función directa del propio trabajo misionero; el llamado "año sabático", después de cierto período de actividad misionera, para un prolongado y sistemático programa de formación permanente y de renovación espiritual.  CPO Ofmcap  Mattli

3. ALGUNAS OPCIONES FUNDAMENTALES 

38. La nueva visión del servicio misionero, nos A obliga a plantear la vida y la actividad apostólica en coherencia con algunas opciones fundamentales. Quisiéramos subrayar aquí, solamente, tres particularmente importantes: autenticidad franciscana, implantación de la Orden y preferencias pastorales. La garantía y fecundidad de nuestro trabajo misionero dependerán fundamentalmente, de la fidelidad evangélica a nuestra vocación franciscana.  CPO Ofmcap  Mattli

38.  Nuestros misioneros procurarán presentar, sobre todo, una verdadera imagen de hombres de fe y de hombres de oración. Su existencia será predicación viviente si permanece anclada en una comunión ininterrumpida con Dios a través de una vida de oración perseverante y coherente, transparencia del Espíritu, agente principal y término de la evangelización (A. G. 25; E N. 41, 75; Const. 33).  CPO Ofmcap  Mattli

38.  Así será más fácil mostrar también a todos la imagen auténtica de hombres pobres, menores y realmente fraternos. El aspecto comunitario, típico de nuestra profesión de "hermanos", debe ser vivido con profunda entrega por los misioneros, no obstante las 'dificultades materiales que lleven consigo los compromisos y los puestos de trabajo. El valor de la vida fraterna y la posibilidad de vivirla efectivamente deberán ser siempre salvaguardados.  CPO Ofmcap  Mattli

39. La nueva dimensión de las iglesias particulares y el análisis de la situación estadística (disminución de misioneros extranjeros; aumentos de las vocaciones locales) nos inducen a prestar una atención particular al empeño por las vocaciones autóctonas. Para un trabajo siempre más eficaz de evangelización y de edificación de la Iglesia local, se creen centros de irradiación de nuestra espiritualidad y de nuestra vida franciscana.  CPO Ofmcap  Mattli

39.  Todos los hermanos deben interesarse por la implantación de la Orden. Para la formación de los candidatos destínense los hombres más preparados y sensibles, no dudando de quitarlos  - tratándose de esto -  del trabajo directo de evangelización.  CPO Ofmcap  Mattli

39.  De acuerdo con el espíritu de nuestra disponibilidad y pluriformidad no se monten grandes estructuras para la implantación de la Orden. Atentos, más bien, a los modos de vida de las diversas naciones y de las iglesias particulares, créense centros de vida franciscana. Y esto, donde sea oportuno y posible, se lleve a cabo mediante una ejemplar colaboración entre las provincias y las regiones. Así, la nueva realidad capuchina llevará el signo de la comunión de toda la Orden y no el exclusivo de eventuales divisiones históricas o geográficas.  CPO Ofmcap  Mattli

39.  La Orden debe tener una particular estrategia apostólica y espiritual de modo que la "Plantatio Ordinis" se realice en los puntos neurálgicos de la vida y del espíritu del mundo nuevo.  CPO Ofmcap  Mattli

40. Sin pretender hacer una enumeración exhaustiva de las opciones pastorales más importantes hoy (y dejando aparte la pluriformidad de contextos y situaciones) quisiéramos, sin embargo, destacar algunas:  CPO Ofmcap  Mattli

40.  * Sagrada Escritura: San Francisco nos ha dejado un ejemplo admirable de celo por la Palabra de Dios. En nuestra actividad misionera corresponde un papel especialísimo a la Sagrada Escritura que debe ser la "carta magna" y el fundamento de nuestra evangelización. Por eso pongamos en primer lugar la difusión de la Biblia, traduciéndola donde haga falta y enseñando a leerla y a vivirla en colaboración ecuménica (Dei Verbum 22);  CPO Ofmcap  Mattli

40.  * Evangelización y sacramentalización. -  hágase siempre una síntesis correcta entre evangelización y sacramentalización. Los sacramentos deben considerarse como término de un atento y laborioso itinerario de evangelización. Una evangelización, por otra parte, no concluya con la recepción de los sacramentos, sino que, mediante una constante catequesis, continúe vivificando los sacramentos ya recibidos (E N. 47).  CPO Ofmcap  Mattli

40.  Piedad Popular: aun reconociendo la necesidad de poner en evidencia los valores esenciales de la fe, debemos reconocer también el valor de la piedad popular (E N. 48). Esta, purificada de elementos malsanos y de desviaciones, puede ser un camino de experiencia de Dios. No olvidemos que Francisco celebró la Navidad con un grupo de personas sencillas y promovió la devoción medieval a la Pasión del Señor. Dejemos libertad a la espontaneidad de la gente, estando atentos a que estas manifestaciones populares alimenten la fe, la esperanza y la caridad.  CPO Ofmcap  Mattli

40.  Servicio a los pobres. -  optemos por vivir al servicio de los pobres y con los pobres. Esfuerzo primordial nuestro será intentar todo a fin de librarlos de su pobreza mediante una correcta promoción humana. Por otra parte, tendremos mucho que aprender de esta gente sencilla. Son de alabar aquellos hermanos que escogen estar más cerca de los pobres y compartir con ellos la fatiga diaria de la pobreza. De este modo se prolongará la sana tensión entre estructuras y exigencias de la pobreza que cruza toda nuestra historia.  CPO Ofmcap  Mattli

40.  Comunidades cristianas de base., en el Sínodo de los Obispos de 1974 fue recomendada esta experiencia a toda la Iglesia. Hay una grande pluriformidad de tales movimientos. Provenientes de los mismos laicos comprometidos, tienen como finalidad formar cristianos auténticos que vivan, con profundo sentido comunitario, la palabra de Dios y traten de cambiar el mundo desde el interior de sus mismas estructuras. Nosotros, como hermanos menores, cercanos al pueblo y sensibles a las expresiones de fe espontánea y de espiritualidad bíblica, podremos tomar parte en tales grupos con el espíritu animador de San Francisco.  CPO Ofmcap  Mattli

40.  Fraternidad seglar franciscana. -  No olvidemos que la Fraternidad seglar franciscana "ha sido reconocida por la Iglesia como fermento de perfección evangélica" (Const. 151,1). Estimando y valorando los carismas de tantos hermanos y hermanas, en reciprocidad de espíritu y de servicio, contribuiremos a madurar una comunidad de fe y de amor, dotada de una especial eficacia evangelizadora, como deseaba San Francisco y esperan los hombres de nuestro tiempo.  CPO Ofmcap  Mattli

4.  PERSPECTIVAS DE COOPERACIÓN 

41. Como consecuencia del nuevo enfoque de la actividad evangelizadora, nuestras perspectivas de cooperación deben ser también renovadas:  CPO Ofmcap  Mattli

41.  La cooperación en los diversos campos de trabajo misionero y en los diversos servicios entre las Provincias en el ámbito de las regiones y entre las iglesias locales deben ser estimuladas y favorecida por todos los medios. De conformidad con el espíritu de nuestras Constituciones, quisiéramos recomendar una intercomunicación fraterna también en lo referente al personal dentro de la Orden, a fin de ayudar eficazmente a los sectores más necesitados de nuestra actividad misionera. Igualmente queremos pedir una fraterna y amplia colaboración, de la manera y modo Más oportunos, con todas las familias franciscanas, masculinas y femeninas.  CPO Ofmcap  Mattli

41.  Recordamos, además, que la Iglesia particular no puede decirse totalmente implantada si no existe en ella cierta pluralidad de experiencias y de dimensiones espirituales; pluralidad que encarnan los diversos Institutos. Se aboga, pues, por un pluralismo de presencias dentro del mismo ambiente misionero. Esto implica la disminución de "bloques" de presencia, que a veces condicionan el crecimiento de las varias expresiones de la Iglesia particular.  CPO Ofmcap  Mattli

41.  Queremos subrayar la necesidad de comprometer a los laicos, a todos los niveles, en nuestra obra de evangelización: laicos extranjeros, espiritual y técnicamente formados y aceptados para una tarea particular laicos autóctonos, formados y promocionados para servir a sus Iglesias particulares. No basta que nuestros misioneros trabajen mucho y con muchos sacrificios por los demás; es necesario que trabajen con los demás. Por tanto nada realicen o proyecten sin contar con la iglesia local o al margen de ella.  CPO Ofmcap  Mattli

41.  La auténtica actividad y cooperación misionera no tiene un "sentido único". Las jóvenes iglesias tienen también un mensaje que ofrecer a las iglesias antiguas y a nuestras Provincias, enriqueciéndolas con sus valores religiosos, culturales, sociales, políticos, etc... El agente principal de esta "misión a la inversa" ("reverse mission") es el misionero. En sus viajes periódicos a la Provincia encontrará una ocasión favorable para realizar este excelente trabajo de cooperación intereclesial.  CPO Ofmcap  Mattli

5. ORGANISMOS DE ANIMACIÓN

42. Los Secretariados "para las Misiones" deben ser, ante todo, centros de animación misionera intereclesial. Nómbrese responsables a hermanos preparados y sensibles que se dediquen a un trabajo de estudio, documentación, investigación y animación. Esta animación tiene lugar al interior de la Orden o en las Iglesias particulares donde vivimos: por ejemplo en grupos, parroquias, mass - media y cualquier otro ambiente u organización civil y religiosa.  CPO Ofmcap  Mattli

42.  Nuestra obra de animación se inserte en la iglesia local y sea confiada, en lo posible, más que a una sola persona a un equipo o a una fraternidad dispuesta a llevar a cabo este servicio.  CPO Ofmcap  Mattli

42.  Al presentar la propaganda misionera, evítense las formas poco respetuosas. No se contribuye a formar una conciencia misionera con ciertos contenidos nada oportunos y adecuados para favorecer el crecimiento de un pueblo y de una iglesia particular. Las exposiciones, las jornadas de animación, las publicaciones, etc... han de poner de relieve el mensaje positivo de los valores autóctonos de los pueblos a los que el misionero evangeliza y entre los que vive.  CPO Ofmcap  Mattli

42.  Además de las funciones normales, nuestro Secretariado general "para las Misiones" debe ser también un centro de investigación, de animación y documentación al servicio de los Superiores generales y de toda la Orden, a fin de asegurar nuestro servicio misionero en el mundo y una sensibilidad misionera cada vez más profunda y auténtica entre nosotros. Las ayudas económicas que nuestros Centros pueden destinar a las "misiones" deben distribuirse, de acuerdo con los Superiores, después de una conveniente programación, que tenga en cuenta las diversas necesidades.  CPO Ofmcap  Mattli

6.  PROBLEMAS ECONÓMICOS

43. Todos están de acuerdo en que el problema económico no es uno de los más urgentes y preocupantes. Es más, en algunos lugares y circunstancias, la particular disponibilidad de recursos ha sido perjudicial: casas que desentonan dentro del ambiente en que han sido edificadas, obras desproporcionadas que se han revelado inútiles y que ha habido que cerrar, medios excesivos de comunicación, técnicas en desacuerdo con el nivel del contexto, tenor de vida demasiado diferente del de las personas con las cuales hemos sido llamados a vivir, etc...  CPO Ofmcap  Mattli

43.  Nuestros misioneros, en relación con las iglesias locales, deben colocarse administrativamente al igual que los demás misioneros: contando, por ejemplo, con ayudas y subvenciones, convenios y compromisos temporales.  CPO Ofmcap  Mattli

43.  La administración y la programación de las iniciativas sean concertadas en común y no se reserve al superior solamente, ni mucho menos a los religiosos particulares. Nuestro voto de pobreza y nuestra profesión minorítica tienen validez particularísima para cada uno de nosotros; por lo mismo, se desaprueba el peculio personal y todo gasto y obra decididos y financiados de manera privada.  CPO Ofmcap  Mattli

43.  Se alaba a aquellas "misiones" en las que los misioneros se encuentran juntos, una o varias veces al año, para decidir de común acuerdo los gastos que han de invertir en el apostolado, en los medios de comunicación, en los edificios y en la vida diaria.  CPO Ofmcap  Mattli

43.  No se preocupe el misionero de realizar obras grandiosas, sino más bien obras modestas y autosuficientes, de manera que, cuando él se vaya, puedan continuar adelante por sí mismas sin particulares dificultades y sin necesidad de ulteriores financiamientos. Por otra parte, en la perspectiva de una auténtica promoción, el misionero no olvidará las grandes posibilidades que tiene de despertar la voluntad del pueblo en orden a un "desarrollo comunitario", que pueda ser apoyado incluso por los grandes organismos de cooperación internacional.  CPO Ofmcap  Mattli

7.  APLICACIONES JURÍDICAS

44. Las reflexiones hechas en las páginas precedentes nos llevan también a deducir algunas conclusiones de índole jurídica, que no podemos dejar de lado ya que en cierto modo son encarnación concreta de los principios anteriores y de cuanto se ha dicho, sobre todo, en los números 32 - 34 de este Documento.  CPO Ofmcap  Mattli

44.  He aquí, pues, algunas conclusiones que el Consejo Plenario de la Orden presenta, según las competencias respectivas, al Definitorio general y al Capítulo General, a fin de proceder a una concreta reestructuración de nuestra presencia en la actividad misionera.  CPO Ofmcap  Mattli

45. Nuestras "Misiones" actuales deben transformarse en Viceprovincias o Provincias  - eventualmente incluso mediante la fusión de las Viceprovincias y Misiones vecinas -  cuando esto sea posible, a juicio del Definitorio general, teniendo presentes los número 98, 3 y 99, 1 de las Constituciones. Si la Misión es única, regida por una sola Provincia dentro de una misma región, el tránsito a Viceprovincia o Provincia puede ser muy fácil, ya que no cambian los elementos que la constituyen.  CPO Ofmcap  Mattli

45.  Hay que advertir, sin embargo, que lo que sí debe cambiar, de hecho, es la mentalidad y la psicología de los misioneros. Se da realmente una entidad nueva que debe empeñarse en descubrir con mayor hondura la propia identidad de iglesia local, en todas sus dimensiones, incluida la de la "implantatio Ordinis". Todos los misioneros extranjeros debieran inserirse en la nueva entidad jurídica como verdaderos miembros de la misma, siempre con la libertad de poder reintegrarse en el futuro, si lo desean, a su Provincia de origen.  CPO Ofmcap  Mattli

45.  Las respectivas relaciones  - tratándose de Viceprovincias -  entre éstas y la Provincia quedan contempladas ya en las Constituciones, ya que en este caso la nueva Viceprovincia depende siempre de la Provincia.  Si dos o más Provincias tienen Misiones en la misma región, se debería crear una única Viceprovincia o Provincia, que, en el primer caso, dependería del Ministro general.  CPO Ofmcap  Mattli

45.  Desde el momento en que hay más Provincias interesadas, en el Consejo de la Viceprovincia deberán estar representados, además del grupo de hermanos autóctonos, los grupos de los misioneros extranjeros, a fin de garantizar la necesaria coordinación y las relaciones con cada una de las Provincias. Cabría estudiar en este caso una especie de forma regional. Establézcanse mediante contrato las relaciones con la Provincia.  CPO Ofmcap  Mattli

45.  Si más de una Provincia trabaja en la misma Misión, créese igualmente una única Provincia o Viceprovincia, dependiente del Ministro general.  El Consejo de la Viceprovincia se componga de tantos consejeros cuantos son los grupos existentes.  También en este caso, todos deberían pertenecer a la nueva Viceprovincia, con la libertad de poder volver, siempre que lo deseen, a la Provincia de origen.  Hágase igualmente un contrato para regular las relaciones entre Viceprovincia y las Provincias colaboradoras, tanto en lo referente al personal como en lo referente a los aspectos económicos y demás cosas.  CPO Ofmcap  Mattli

46. Las Misiones que no pueden erigirse en Viceprovincias o Provincias, el Consejo Plenario de la Orden propone que se denominen Custodias. Sin embargo, este término no podrá ser introducido antes de que el Capítulo general no se pronuncie sobre ello.  La figura jurídica de las Custodias sería la misma que la que tienen las actuales Misiones en nuestras Constituciones.  CPO Ofmcap  Mattli

47. Las delegaciones que se encuentran en una región donde existen Provincias o Viceprovincias, (Custodias), intégrense a estos organismos existentes.  En cambio, las Delegaciones que se encuentran en regiones donde no existen estructuras de la Orden serán llamadas Custodias.  El Custodio gozará de aquellas facultades que le conceda el padre General o el padre Provincial, según de quien dependa.  CPO Ofmcap  Mattli

47.  Se exhorta a los Superiores generales a que no permitan en el futuro este tipo de presencias cuando no median garantías de poder llevar una verdadera vida fraterna y no se dan perspectivas de desarrollo ni en cuanto a la vida y a la actividad apostólica ni en cuanto a la implantación de la Orden.  CPO Ofmcap  Mattli

48. Existen, además, en algunas regiones, grupos de hermanos, que no constituyen verdaderas y propias Delegaciones, pero que de hecho viven fuera de la propia Provincia, y dentro de otras Provincias o Viceprovincias, sin depender de los superiores de éstas. Su lejanía de los propios superiores y hermanos y la no dependencia de los superiores del lugar privan a estos hermanos nuestros de los muchos beneficios que comporta la vida llevada en fraternidad. Nos parece oportuno que tales situaciones merecen también tenerse en cuenta por parte de los superiores generales a fin de buscarles una solución.  CPO Ofmcap  Mattli

49. Se ha de dar prioridad a los compromisos misioneros ya existentes; pero habrá que hacer un examen crítico de la real situación de los mismos, de manera que no se impida la posibilidad de asumir empeños en otros lugares, sobre todo en función de la implantación de la Orden.  CPO Ofmcap  Mattli

CONCLUSIÓN 

50. Al finalizar este trabajo dirigimos a Cristo Jesús, sacerdote eterno y misionero del Padre,  nuestro agradecimiento y nuestra oración.  Lo que hemos dicho en este mensaje quizá no corresponda a la realidad que cada día logramos vivir, pero constituye un proyecto que debe aceptarse, un camino que ha de recorrerse, una meta que hay que alcanzar.  CPO Ofmcap  Mattli

50.  Quiere ser también un examen de conciencia sobre la labor realizada, un acto de humildad ante nuestras limitaciones.  Quiere ser un gesto de confianza en nuestra capacidad de renovación y de entrega total, de acuerdo con "los signos de los tiempos", al servicio de Cristo y de los hermanos, de los pueblos y de las Iglesias necesitadas. Confiamos estos proyectos de vida a María Santísima, que nos ha dado al "Hijo del hombre" y, con El, a toda la humanidad una nueva esperanza, de la que nosotros somos beneficiarios y evangelizadores.  CPO Ofmcap  Mattli

APÉNDICE 

CUESTIONES PARTICULARES 

Apéndice  Teniendo en cuenta la nueva fisonomía del misionero, como se indica en el Documento de este Consejo Plenario de la Orden, resulta imposible realizar una verdadera estadística de los misioneros.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  Respecto a la terminología usada hasta ahora, se deja libertad para escoger aquella que mejor se apropie a cada país. Los términos que, a pesar de todo, permanecen en las Constituciones habrá que entenderlos según los nuevos contenidos repetidamente enunciado en este Documento.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  Para las direcciones postales, teniendo en cuenta la diversidad de sensibilidades en los diferentes sitios, se usen aquellos términos que se consideren más apropiados a tal objeto.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  Si las misiones se convierten en Viceprovincias, tomen o retengan el nombre del lugar donde radican. Mientras no se dé este paso, o en aquellos lugares donde no sea posible, consérvese sin modificarse el nombre actual.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  En sintonía con la reflexión hecha en Mattli sobre nuestro servicio misionero en la Iglesia y de acuerdo con la actual eclesiología y con la práctica ya seguida en otras situaciones análogas, el Consejo Plenario de la Orden desea que el Definitorio general pida a la Santa Sede que se erijan en Diócesis los Vicariatos y Prefecturas Apostólicas y las Prelaturas de América Latina, confiadas todavía a la Orden de Hermanos Menores Capuchinos, teniendo en cuenta las circunstancias concretas de cada caso.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  La petición sea presentada como signo de nuestra disponibilidad para pasar del papel de dirigentes al de cooperadores, subrayando la intención de querer contribuir con esta iniciativa a estimular la pluralidad de presencias y el compromiso primario de promover el clero autóctono.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  El Consejo Plenario de la Orden recomienda al Definitorio general que estudie el modo de llevar a cabo con menos frecuencia y detalles las relaciones que los Superiores de las "Misiones" deben presentar periódicamente.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  Recomienda, sobre todo, que se haga una revisión teológica y pastoral de la Obra Seráfica de Misas a fin de hacerla más coherente y creíble a la mentalidad de los cristianos de hoy.  CPO Ofmcap  Mattli

Apéndice  Si se llega a la transformación de la Misión en Viceprovincia, las obediencias para pertenecer o dejar de pertenecer a la misma las extiende el Ministro Provincial o General, según que dependa del uno o del otro, conforme a las Constituciones, n. 7 9,4. CPO Ofmcap  Roma

CPO OFM Cap ROMA FORMACIÓN 1982

 

CUARTA REUNIÓN DEL CONSEJO PLENARIO DE LA ORDEN EN ROMA (ITALIA), LOS DÍAS 2-31 MARZO 1981 Cfr. Analecta Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum 95 (1979) 22-6-229; 97 (1981) 141-260 .

CARTA DE PRESENTACIÓN

Hermanos: CPO Ofmcap  Roma

Introducción Los Consejos Plenarios de la Orden de Quito, Taizé y Mattli resumieron sus trabajos en algunos documentos, que ofrecieron orientaciones sobre aspectos importantes de nuestra vida. Su impacto ha sido y es aún considerable. El Definitorio general, responsabilizándose de la publicación del Documento del IV Consejo Plenario de la Orden, celebrado en nuestro Colegio Internacional de Roma, del 2 al 31 de marzo, de 1981, desea vivamente que estas "Orientaciones" sean aceptadas con la misma voluntad de llevarlas a la práctica CPO Ofmcap  Roma

Introducción Ha sido un hecho  - aunque en nada obligatorio - el que todos los Consejos Plenarios precedentes hayan concretado sus reflexiones en un Documento, destinado a ser difundido y a servir de instrumento de trabajo para la adecuada renovación de nuestra forma de vida. Podría darse que un futuro Consejo Plenario no siguiese este método de trabajo, limitándose, por ejemplo, a facilitar al Definitorio general algunos elementos de reflexión y algunas orientaciones prácticas, sin formularlas en un Documento que habría de enviarse a toda la Orden. CPO Ofmcap  Roma

Introducción Estas puntualizaciones han parecido necesarias a fin de prevenir equívocos. Queda claro, por supuesto, que el Consejo Plenario de la Orden, como órgano consultivo al servicio del Definitorio general (cfr. Constit. 110,6), se revela importante. Da fe de ello el valor intrínseco de los Documentos elaborados en las cuatro asambleas ya celebradas. CPO Ofmcap  Roma

Introducción Es preciso subrayar también una particularidad de las dos últimas reuniones del Consejo Plenario de la Orden (Mattli y Roma). - que el tema de ambas fue decidido por el Capítulo general (cfr. AOFMCap. 92 - 1976 - 18 ls.). Una razón de más para que el definitorio general publique el presente Documento sobre "La Formación" y pida a todos los hermanos  - especialmente a las Conferencias, a los Superiores Mayores y a los Formadores - que lo lleven a la práctica. CPO Ofmcap  Roma

Introducción A esto hay que añadir la decisión de traducir el Documento al latín y a las principales lenguas modernas, considerando el italiano como testo oficial. El Definitorio general piensa que este Documento refleja fielmente el espíritu y, las normas de las Constituciones. Sin duda que no es completo. Nada dice, por ejemplo, sobre la formación sacerdotal o profesional de los hermanos, - se ha reducido, de propósito, a la formación inicial y permanente para nuestra vida franciscano-capuchina Pero, incluso en este campo reducido presenta lagunas importantes. La obediencia, por ejemplo, no ha sido tratada explícitamente. Y, a fin de cuentas, el IV Consejo Plenario de la Orden tampoco ha pretendido decir todo sobre los temas mismos que ha tratado. CPO Ofmcap  Roma

Introducción El IV Consejo Plenario ha sido consciente de que muchos problemas quedan aún abiertos, - y ha pedido que al menos los más importantes y urgentes encuentren una solución lo antes posible. Tales problemas son. - Los Secretariados de la Formación (a nivel de Orden, de Conferencias de nación de provincia), -  -  Los Centros regionales de Formación, con particular cuidado por lo que se refiere a la formación de formadores, cuya falta se hace sentir sensiblemente en todas partes,  -  Los medios de formación: las diversas publicaciones sobre la formación inicial y permanente, etc..., - y, en primer lugar, la publicación de un manual de historia y espiritualidad franciscano-capuchina. CPO Ofmcap  Roma

Introducción El Definitorio general, pide, pues, a las Conferencias y las Provincias que se interesen activamente por esos organismos (Secretariados y Centros de Formación) a fin de hacerlos de verdad eficientes. Consúltense, además, entre sí sobre los medios y las experiencias de formación. CPO Ofmcap  Roma

Introducción La publicación de este Documento es también una oportunidad para llamar la atención de todos los hermanos sobre un problema que se plantea seriamente a la Iglesia hoy. - cuál es el puesto y el papel del carisma religioso en la Iglesia  - y de modo especial, en el campo de la actividad pastoral y, apostólica, mediante la cual la Iglesia, a través de todos sus miembros  -  y, de todas sus instituciones, revela a los hombres la salvación en Jesucristo. No somos nosotros los únicos que redescubrimos la fuerza evangelizadora propia de nuestro carisma Todos los Institutos religiosos están empeñados en una búsqueda parecida, Y en cuanto las comunicaciones mutuas entre los Institutos religiosos se intensifican, se advierte que existe en la Iglesia un "carisma religioso" fundamentalmente igual a través de la gran diversidad de sus expresiones. Debemos estar atentos a esa búsqueda universal del puesto y del sentido del carisma religioso en la Iglesia, y prestar nuestra modesta colaboración. CPO Ofmcap  Roma

Introducción Hablar, pues, del "carisma franciscano" no expresa todo lo que nuestra vocación es. Una prueba la tenemos en el hecho de que lo compartimos con la Orden franciscana "secular". Se nos pide precisar siempre mejor nuestro carisma religioso franciscano y capuchino. De esta forma contribuiremos eficazmente a esa investigación actual de toda la Iglesia y de la gran familia franciscana. CPO Ofmcap  Roma

Introducción La publicación del Documento sobre la Formación no es, pues, un final o un punto de arribo. Es, más bien, un punto de partida para poner en práctica, en la formación, las dimensiones fundamentales de nuestra vida religiosa franciscana y capuchina Partamos, pues, con decisión y generosidad. Fraternalmente en Cristo y san Francisco. Fr. Pascual Rywalski Min. Gen. OFMCap. Fr. Carlos Serignat, OFMCap. Secr. IV CPO Roma, 13 de abril de 1981. CPO Ofmcap  Roma

LA FORMACIÓN PARA NUESTRA VIDA

1.  La formación en nuestra vida y para nuestra vida la entendemos como una promoción realista de cada hermano y de las fraternidades con el fin de que nuestra existencia responda cada vez mejor, en la situación actual, a la forma del santo Evangelio. El modelo básico de tal formación nos lo ofrece Jesús Maestro, que propone a sus discípulos vivir con El y continuar su misión (cfr. Mc 3, l4 s.), actualizado por san Francisco releído en la historia de la Orden y en la reforma capuchina y propuesto a nosotros. CPO Ofmcap  Roma

1.  La formación comprende todas las dimensiones del entendimiento, del querer y del obrar. El crecimiento y la maduración en estas dimensiones llegan a través de la experiencia  - sobre todo la experiencia de fe y de oración, la instrucción y el trabajo.  Aunque la formación comporte diversas etapas, se trata de un proceso único de crecimiento, asimilación e integración de valores y experiencias y también de una continua conversión a fin de conformarnos, animados por el Espíritu, a la imagen del Hijo de Dios. CPO Ofmcap  Roma

2.  Las presentes orientaciones, fruto de la colaboración de todos los hermanos quieren ser una respuesta cualificada a las expectativas de la Orden en el campo de la formación. No se ha querido tratar todos los temas de modo exhaustivo; se ha intentado, solamente, proponer indicaciones precisas sobre la dirección a seguir en la formación en nuestra Orden. Los resultados del Consejo Plenario no se presentan de manera sistemática, sino de acuerdo a como efectivamente se ha trabajado. Esperamos que tal presentación pueda transmitir mejor los estímulos y las sugerencias que afloraron durante nuestra reunión, sirviendo como base y punto de referencia para los programas regionales de formación. CPO Ofmcap  Roma

I.  SITUACIÓN Y EXIGENCIAS

1.  - Nuevos contextos de la formación

3.  La formación es un proceso que se desarrolla en un contexto histórico cultural concreto. No se pueden elaborar planes válidos de formación sin referirse al mundo en que vive la comunidad formadora y el sujeto en formación.  El Consejo Plenario ha realizado un largo y fructuoso intercambio de puntos de vista sobre la situación formativa de la Orden y ha tratado de situar cada tema en su contexto. Los temas emergentes y muchas afirmaciones del presente Documento quieren ser una respuesta a los desafíos de la realidad de hoy. La complejidad de los datos, la diversidad de contextos y las diferentes claves de lectura e interpretación nos han hecho desistir del intento de un examen completo de la realidad actual. CPO Ofmcap  Roma

3.  Sin embargo queremos subrayar la importancia del siguiente análisis, aunque sea parcial, con la esperanza de que los hermanos se sientan estimulados a tomar en serio el problema de la formación, como parte central de la renovación espiritual de la Orden. CPO Ofmcap  Roma

4.  "San Francisco conoció por divina inspiración que había sido enviado para reformar a los hombres con una nueva vida. Por eso, al suscitar una nueva forma de vida evangélica, él mismo, que sin ser ya del mundo, permaneció sin embargo en él, quiso que también su fraternidad viviera y actuara entre los hombres para dar testimonio del gozoso mensaje de la conversión evangélica en obras y en palabras" (Constit. 85,1-2). En consecuencia, objetivo de la formación será educar personas que sean capaces de vivir la vida evangélica en nuestro mundo. CPO Ofmcap  Roma

5.  Cristo envió la Iglesia al mundo como El había sido enviado al mundo por el Padre (cfr. Jn 17). El Concilio Vaticano 11 ha reflexionado ampliamente sobre esta "misión". Numerosos documentos reflejan estas reflexiones, especialmente "Gaudium et spes". A ellos nos remitimos, así como también a los de la Orden, sobre todo a los de Quito y Mattli, para una exposición más detallada de la situación de la Iglesia y de la Orden. Aquí solamente queremos subrayar algunos aspectos que nos parecen particularmente importantes para la formación. CPO Ofmcap  Roma

6.  La persona humana se ve amenazada hoy por todas partes. Hay el peligro de que el hombre se despersonalice, perdiéndose en la masa, o de que, frente a ésta, se abandone a un aislamiento desesperado. Las ideologías (marxismo, liberalismo, capitalismo, totalitarismo, seguridad nacional ... ) atentan contra la libertad del hombre, proponiendo y operando una unidad reductiva de la humanidad en función de la propia visión del mundo.  CPO Ofmcap  Roma

6.  La Iglesia, especialmente en los últimos años, invita a los cristianos a promover de todos los modos posibles y en todas partes la dignidad y el respeto de la persona, y está empeñada en ofrecer la propia colaboración en favor de la paz y la justicia en el mundo. Para nosotros, franciscanos-capuchinos, este esfuerzo por la paz y la libertad se concreta en la reafirmación del primado de la fraternidad, que nos lleva a reconocer en todo hombre a un hermano y a servirlo como tal, renunciando a veces a nuestros derechos, en coherencia con nuestra vocación, que es vocación de penitencia, de minoridad y de paz. CPO Ofmcap  Roma

6.  En este contexto es necesario formar los "menores". En la sencillez y la alegría de vivir, en el servicio mutuo y en la "obediencia caritativa", en la penitencia conversión, mediante un amor casto y generoso, debemos formar constructores de una sociedad humana capaz de libertad y de sentido crítico frente a las ideologías dominantes. CPO Ofmcap  Roma

7.  Estamos asistiendo a un desarrollo realmente L prodigioso de las comunicaciones y de la informática. Y podemos comprender bien sus aspectos negativos: superficialidad, condicionamientos psicológicos, amenaza de nivelación cultural, etc... ; pero constatamos al mismo tiempo que se abre así la posibilidad de un) mayor conocimiento entre los hombres, de una mayor capacidad de encuentro y de un mayor estímulo hacia la fraternidad universal. CPO Ofmcap  Roma

7.  Observamos la búsqueda de nuevos modelos de convivencia en las familias y en las naciones, de nuevos equilibrios entre Iglesia universal e Iglesia local, entre la Orden y sus provincias. En cuanto a los varios sistemas de agrupación se evoluciona hacia un mayor ejercicio de la conciencia crítica, lo que a veces lleva, sin embargo, a un deseo exagerado de autorrealización personal y a la pérdida de la identidad social. CPO Ofmcap  Roma

7.  El radicalismo evangélico de san Francisco ofrece modelos de compromiso que suscitan y potencian la libertad y el sentido crítico. Su ideal de conversión permanente es una clara expresión de la fuerza crítica del Evangelio. Y la relación persona comunidad ofrece el justo equilibrio entre la persona y la pertenencia al grupo. CPO Ofmcap  Roma

Estímulos éstos para la formación del franciscano hoy. CPO Ofmcap  Roma

8.  Muchos, actualmente, no consideran ya el mundo como escala para el cielo; el mundo tiene valor en sí mismo. Con frecuencia, pues, la secularización deriva hacia el secularismo, deseo de construir un mundo cerrado en sí mismo, sin apertura a lo transcendente y en el que Dios, cuando se tolera, es considerado como asunto privado. Ante esta situación, que asume diversas características según las diferentes áreas culturales, la Iglesia ha tomado conciencia de que la salvación se realiza dentro de la realidad de la vida cotidiana, ha sabido purificar su fe y su esperanza y ha adquirido un sentido más auténtico de la transcendencia de Dios y de la vida cristiana. La Iglesia, pues, intenta actuar una nueva forma de presencia y de acción en el mundo, fiel al mandato evangélico de ser "levadura". CPO Ofmcap  Roma

8.  También aquí nos encontramos con un desafío a nuestros proyectos formativos. Por algo el término "levadura" o "fermento" se encuentra frecuentemente en nuestras Constituciones cuando se habla de nuestra presencia en el mundo, como llamados a ser artífices del amor, de la justicia, de la paz y de la alegría evangélica. La formación tiene precisamente por finalidad educar estos artífices, humildes y tenaces. CPO Ofmcap  Roma

9.  La Orden, extendida ya por todo el mundo, ha adquirido el valor de la pluriformidad. Se encuentra ante una situación de cambio y de enriquecimiento cultural y geográfico, con todos los problemas consiguientes. CPO Ofmcap  Roma

9.  Provincias con una larga historia ven disminuir el número de sus hermanos y, especialmente, el de los candidatos. Por el contrario, Provincias jóvenes, en regiones donde la implantación de la Orden es reciente, están creciendo rápidamente. La situación de la Orden es tal que aparece con toda claridad la necesidad de nuevos y diversificados estilos de vida y de formación, capaces de responder a las exigencias culturales y sociales de las diferentes regiones. La presencia de la Orden en todos los continentes hace sentir la especial urgencia de una mayor identificación con el mundo de los pobres y de los oprimidos y da lugar a una nueva conciencia de lo que significa ser "hermanos menores". CPO Ofmcap  Roma

10.  El principio de la pluriformidad en las nuevas Constituciones y los cambios que ha comportado nos colocan hoy frente a modelos de vida y de formación bastante diferentes entre sí. Es difícil hacer una clasificación. Tememos esquematizar una realidad viva y cambiante. Por lo que respecta a la formación, en algunas provincias es muy sensible el problema del tipo de fraternidad en que debe realizarse la formación de los candidatos, del modo de su participación en la vida real de una determinada provincia y del papel de las casas de formación en una renovación efectiva de la Orden. CPO Ofmcap  Roma

11.  A pesar de todas las diferencias, hay un profundo acuerdo sobre muchos puntos. Prueba de ello es el presente Documento. Es la unidad de los motivos esenciales inspiradores de nuestra vida. Una de las expresiones más genuinas de esta unidad es la búsqueda, hecha en común, a fin de dar, mediante la relectura de nuestras fuentes franciscano capuchinas, una respuesta a la llamada a vivir según el Evangelio. CPO Ofmcap  Roma

12.  El presente análisis de los nuevos contextos de la formación es una propuesta para cada provincia o área. Precisamente para promover una vida fiel a los valores y a la inspiración original de la vida franciscano-capuchina, las provincias o áreas tienen necesidad de un plan de formación (una "ratio formationis") que tenga en cuenta la situación histórica, social, cultural, religiosa y eclesial del sujeto en formación. Sólo así los planes serán eficaces para una genuina formación en la Orden según los lugares y los tiempos. CPO Ofmcap  Roma

2.  - Primado de la vida fraterna evangélica

13.  En los nuevos contextos, ahora descritos, nos sentimos mayormente impulsados a vivir el Evangelio, imitando a san Francisco y a los primeros hermanos de la Orden. La vuelta constante a los orígenes, a que nos invita hoy la iglesia, es una de las características de la historia franciscana, y en particular de la Orden capuchina. No llegaremos jamás a colmar la diferencia que existe entre nuestra vida y la de Francisco diferencia debida, por una parte, a nuestra debilidad y, por otra, a la figura de excepcional santidad de nuestro seráfico Padre. CPO Ofmcap  Roma

14.  Nuestra Orden es una Orden de hermanos. La forma de vida evangélica que nos propone es la fraternidad. San Francisco aplicó este término, antes de nada, a la Orden en su conjunto: "quiero decía - que esta fraternidad se llame Orden de hermanos menores". El vocablo, pues, expresa la realidad de la Orden, de la Provincia y de la comunidad local. CPO Ofmcap  Roma

15.  "Aceptémonos mutuamente como hermanos"; ante todo, porque nos reconocemos todos hijos de un mismo Padre en Jesucristo y, después, porque queremos progresar juntos en la comunión con Él mediante la docilidad cotidiana al Espíritu Santo. En el centro de nuestra fraternidad está por lo tanto la oración común, la contemplación asidua de Cristo, particularmente en los misterios de su Encarnación y de su Pasión, es decir, aquel "espíritu de oración y devoción" que convierte toda nuestra vida y nuestra actividad en una expresión de amor filial. CPO Ofmcap  Roma

16.  Ser hermanos significa amarnos mutuamente.  Este amor tiene exigencias muy concretas. como por ejemplo: crear en la fraternidad un clima de familia, simple y alegre, donde cada hermano pueda realizarse libremente; - fomentar la mutua confianza, la comprensión y la estima de unos para con los otros; - manifestarnos recíprocamente y con sencillez nuestras necesidades; - poner gustosamente nuestras cualidades al servicio de la fraternidad; - practicar la obediencia caritativa y la corrección fraterna en un esfuerzo permanente de conversión; - ayudarnos en los momentos de dificultad y desaliento. CPO Ofmcap  Roma

16.  Nunca se subrayará bastante cuánto contribuyan a dar a nuestras fraternidades su rostro evangélico y franciscano aquellos hermanos que se dedican a los trabajos domésticos y se esfuerzan por mantener un clima de recogimiento, de sencillez y de alegría.  Precisamente, por medio de estas actitudes y de estas actividades la fraternidad se construye día a día en la minoridad. Viene a ser el crisol donde se toda nuestra vida evangélica. CPO Ofmcap  Roma

17.  Fomentando el espíritu de oración y las relaciones mutuas, la fraternidad, lejos de replegarse sobre sí misma, se abre para aceptar a los demás, especialmente a los miembros de la familia franciscana. Particularmente estimulantes y enriquecedores para unos y otros son los contactos frecuentes y familiares con los hermanos de la Orden Franciscana Secular; y esto porque justamente ellos viven nuestro mismo carisma de fraternidad y minoridad, pero en su dimensión secular. Es bueno, pues, que las fraternidades, tanto a nivel local como provincial, se preocupen de organizar actividades comunes junto con los laicos franciscanos: encuentros de oración, retiros, reuniones, actividades apostólicas... Así podremos incrementar concretamente el intercambio vital entre nuestras dos fraternidades. CPO Ofmcap  Roma

18.  El primado de la vida fraterna debe subrayar - L se también en el campo apostólico. Nuestras Constituciones afirman, efectivamente, que "el principal apostolado del hermano menor es vivir en el mundo la vida evangélica en verdad, sencillez y alegría" y que aceptemos "cualquier obra de ministerio y actividad apostólica, siempre que esté de acuerdo con nuestra forma de vida". Debemos, por tanto, dar ante todo testimonio de una vida fraterna, vivida con el pueblo y para el pueblo, con los pobres y para los pobres. CPO Ofmcap  Roma

19.  Este testimonio se debilita cuando los hermanos, individualmente, se entregan de tal manera a las actividades, de carácter ministerial o de otro p tipo, que ya no encuentran tiempo para orar junto con los otros, para percibir sus necesidades, para participar de la vida de fraternidad y para tomar parte en los trabajos domésticos. Los Consejos Plenarios de Quito y de Taizé han llamado ya la atención sobre estas desviaciones. CPO Ofmcap  Roma

20.  El primado de la vida fraterna en el campo ... apostólico se debilita aún más en algunas provincias y áreas a causa de un estilo de vida que se ha desarrollado en ellas. Tal modo de vivir está organizado en función de las exigencias del ministerio, más que en función del testimonio de vida fraterna. Nos encontramos así ante una comunidad de sacerdotes que se inspiran en la espiritualidad franciscana, más bien que ante una fraternidad de hermanos menores que se esfuerza por vivir el Evangelio. CPO Ofmcap  Roma

20.  Sin duda debemos ver en esta situación una de las causas de la constante disminución de las vocaciones de los hermanos. ¿Qué les puede atraer aún, cuando ven que nuestra vida está estructurada casi exclusivamente en función de una comunidad de sacerdotes? CPO Ofmcap  Roma

21 . Estas constataciones no llevan, evidentemente, a desaprobar en modo alguno el ministerio sacerdotal, muestran, sin embargo, que en muchos lugares ejercemos tal ministerio sin discernimiento suficiente, de modo que corremos el riesgo de llevar a la Orden hacia una clericalización siempre mayor. Parece que hayamos caído en la "trampa" de nuestra misma generosidad, la cual nos ha impulsado a responder a las necesidades urgentes de las diócesis sin tener suficientemente en cuenta el carácter propio de nuestra vocación de hermanos menores. Si queremos que la Orden conserve este carácter propio, es absolutamente necesaria una consistente presencia de hermanos. Reconozcamos que, en el esfuerzo por renovar nuestra vida fraterna, nos encontramos ante este problema. CPO Ofmcap  Roma

22.  A fin de conservar y confirmar el primado de la vida fraterna evangélica sugerimos los siguientes compromisos:  En la pastoral vocacional debemos poner el acento sobre la vida fraterna como característica de nuestra forma de vida, y no sobre una u otra actividad, incluso si se trata de actividad sacerdotal. En cada etapa de la formación es necesario insistir sobre los aspectos esenciales de la vida fraterna entre nosotros (oración comunitaria, contemplación, servicio), así como también sobre nuestra manera peculiar de encarnar el Evangelio en el mundo mediante la fraternidad vivida como menores entre los pobres. CPO Ofmcap  Roma

22.  Es necesario distinguir claramente la formación para el sacerdocio o para una profesión. Sobre todo en los primeros años de la iniciación la formación para nuestra vida debe tener la prioridad absoluta, puesto que somos una Orden de hermanos y en razón de la misma vocación todos los hermanos son iguales", la formación para nuestra vida debe ser igual para todos. Es también deseable que, siguiendo en esto el modo de expresarse de la Regla, del Testamento y de las Constituciones, nos acostumbremos a llamarnos todos, sin distinción, "hermanos". Por el hecho de que san Francisco ha querido que fuésemos una Orden de hermanos, los oficios en servicio de la fraternidad  - a nivel de Orden, de provincia y de fraternidad local deben ser accesibles a todos los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

22.  Es necesario ofrecer a todos la posibilidad de un desarrollo cultural, humano y espiritual según la capacidad de cada uno y de acuerdo con nuestra vocación franciscana.  Debemos esforzarnos también por encontrar formas nuevas para nuestros servicios tradicionales en la Iglesia y en el mundo: predicación de la palabra de Dios, obras de misericordia, trabajo, formación de los fieles en la oración contemplativa, etc.... CPO Ofmcap  Roma

3.  - Inculturación.

23.  En los últimos años diversos documentos de la Iglesia y de la Orden han llamado la atención sobre el principio de la pluriformidad. Estos documentos son aún válidos y exigen de nosotros atenta reflexión y convenientes aplicaciones. CPO Ofmcap  Roma

23.  Sin embargo, hay un problema relacionado con la pluriformidad, que debe ser tenido actualmente .muy en cuenta, constituyendo una de las más urgentes prioridades tanto para la implantación de la Orden como para la formación. Se trata del problema de la inculturación. Sólo afrontando este problema con verdadera sabiduría se puede esperar que el único espíritu evangélico y franciscano pueda encarnarse en la vida de los individuos y de las diversas culturas. Entonces la pluriformidad de las expresiones podrá irradiar por doquier una auténtica fraternidad de amor, tan deseada por san Francisco. CPO Ofmcap  Roma

24.  En muchas partes del mundo el mensaje evangélico se encuentra con culturas antiguas y altamente desarrolladas. En tales áreas no ha podido ejercer gran influencia. Por otra parte también se encuentra con un nacionalismo agresivo, que lo rechaza como portador de actitudes indeseables y de valores y modos de ser propios de una cultura extranjera. Y en todas partes se encuentra ante modelos de cultura en movimiento. CPO Ofmcap  Roma

24.  En las naciones de reciente independencia son notorios una nueva conciencia de la propia identidad cultural y el deseo de progresar en las formas y en los valores de la propia cultura.  En la Iglesia, especialmente durante y después del Concilio Vaticano 11, se ha abierto camino una nueva conciencia de la legitimidad y necesidad de la inculturación. CPO Ofmcap  Roma

24.  En muchas regiones las iglesias locales están bien lejos de una verdadera inculturación en el propio ambiente. Por diversas razones históricas, prevalece en ellas una atmósfera de miedo y de resistencia, unida también al complejo de ser minoría. Consiguientemente, el proceso de inculturación se encuentra a menudo con obstáculos, psicológicos y sociológicos, que provienen del interior de las mismas iglesias locales. CPO Ofmcap  Roma

25.  El término "cultura" no significa siempre lo mismo. Hablando de inculturación, usamos el vocablo fundamentalmente en sentido sociológico, para referirnos al conjunto de actitudes, valores, instituciones, creaciones artísticas, lenguaje, relaciones humanas y sociales, etc... Es el resultado de la memoria colectiva de la historia y de la herencia de un pueblo, que modifican y son modificadas por sus ideales, necesidades y expectativas, que se hacen camino en la realización del destino propio. CPO Ofmcap  Roma

26.  El Evangelio no se identifica con la cultura y es capaz de impregnar todas las culturas sin someterse a ninguna, sin perder nada de su unicidad como mensaje de salvación. Lo mismo debe decirse de los valores franciscanos esenciales, puesto que fundamentalmente no son más que valores evangélicos. CPO Ofmcap  Roma

26.  La inculturación no es sólo un problema de trasplante del Evangelio y de la Orden en otra área cultural o de adaptación a otra cultura o al cambio de modalidades culturales. Es bastante más que esto. La inculturación es el intento de hacer nacer de nuevo a Cristo en una determinada cultura. Trata de transformarla con la potencia del Espíritu de Cristo resucitado, que es el comienzo de una nueva creación. Es la inserción profunda de la fe y de la Orden en las realidades socioculturales de hoy. Considerada en términos de iglesia local, la inculturación es la integración de la experiencia vivida de una iglesia particular en la cultura de un pueblo particular. Con respecto a la Orden, implica la integración de la experiencia vivida del carisma franciscano-capuchino en la cultura del pueblo en medio del cual los hermanos viven y trabajan. CPO Ofmcap  Roma

26.  Sin embargo la inculturación no debe entenderse sólo como un proceso por el cual las "iglesias jóvenes" y las naciones de reciente independencia quieren realizar y vivir la propia identidad. Es un proceso que afecta a todos los países y a todas las iglesias, en cuanto que la cultura no es una realidad estática sino una realidad viva y dinámica, sometida a cambios y a crecimiento. CPO Ofmcap  Roma

27.  Las realidades económicas y sociales ejercen una gran influencia sobre la cultura de una sociedad. La fe debe entrar en los valores, en las normas y en las perspectivas de los proyectos económicos y sociales, purificándolos mediante una confrontación crítica con el Evangelio. Esta exigencia afecta a cualquier tipo de inculturación. CPO Ofmcap  Roma

27.  El motivo y modelo supremo de inculturación es la encarnación del Verbo. Este acto único de integración de universalidad y particularidad en la persona de Cristo aparece como el fundamento de toda inculturación. La inculturación responde plenamente al espíritu y a las intenciones de san Francisco, que vivió en íntima comunión con el misterio pascual de Cristo, unido a toda la creación. El quiere que todos sus hermanos observen, en cualquier lugar que se encuentren, el santo Evangelio de nuestro señor Jesucristo, pero siempre según las circunstancias de tiempo y lugar. Así la identidad franciscano-capuchina puede y debe vivirse íntegramente en todas las culturas. CPO Ofmcap  Roma

28.  La inculturación lleva a un enriquecimiento mutuo. Así como la Iglesia y la Orden pueden ser factores que enriquecen las culturas, así también las culturas pueden ser un enriquecimiento para la Iglesia y para la Orden. Algunas culturas tienen valores y estilos de vida que congenian particularmente con el carisma franciscano-capuchino. La inculturación no implica solamente aceptación de los valores, de las normas, del estilo de vida, etc... de una determinada cultura, sino también su revalorización crítica a la luz del Evangelio, una vez que la fe y la Orden se han insertado en la cultura. CPO Ofmcap  Roma

28.  La inculturación que, aún estando firmemente enraizados en la propia cultura, estemos abiertos a las riquezas y a los valores de otras culturas. De este modo se entablará un continuo diálogo entre las culturas, que  las hará fértiles y asegurará su crecimiento permanente en  un proceso creativo. CPO Ofmcap  Roma

29.  Debe tenerse también en cuenta el hecho de que toda cultura es un conjunto de "subculturas", coexistentes incluso en la misma área. Los intelectuales, los estudiantes, los obreros, los jóvenes, la clase media, los pobres, todos tienen su propia subcultura, con características, sensibilidades y tensiones específicas. Por consiguiente, el conocimiento de una cultura debe alcanzarse sobre todo mediante el contacto existencial con ella, con sus modos de ser, sus valores, etc... El mensaje del Evangelio y los valores franciscanos podrán realmente llegar a los varios grupos ("subculturas") sólo si saben afrontar realísticamente los desafíos que éstas presentan y dar respuesta a sus exigencias. CPO Ofmcap  Roma

29.  Tratando de vivir el carisma franciscano-capuchino, hay que tener en cuenta la situación social, económica y ética del pueblo en el que vivimos y trabajamos. La inculturación exige solidaridad, especialmente con los pobres y con el pueblo sencillo.  La inculturación comienza con el pueblo. No puede ser dictada desde arriba. Debe crecer orgánicamente desde abajo. Por consiguiente la formación debe estimular la iniciativa y la libertad creadora. Sólo en un clima de libertad y confianza, sustentado por la fe, la inculturación puede tener éxito. CPO Ofmcap  Roma

29.  Donde persisten temor y resistencia ante la inculturación es necesario cultivar un proceso de sensibilización y de iniciación gradual del pueblo y de la iglesia local. En este terreno debemos ser capaces de actuar con discernimiento y lucidez, pero al mismo tiempo debemos asumir, como san Francisco, un papel profético al servicio de una auténtica renovación del Espíritu. CPO Ofmcap  Roma

30.  El agente primario de la inculturación es la comunidad viviente de la iglesia local. Por eso, tanto los que se encuentran en fase de formación inicial, como los que están en fase de formación permanente, deben identificarse con las tradiciones, la espiritualidad..., la liturgia, etc... de la iglesia local. Deben conocer profundamente los valores de la propia cultura y estar impregnados de la experiencia de oración y de Dios de sus "sabios", experiencia que constituye el alma auténtica de una cultura. CPO Ofmcap  Roma

30.  Los hermanos durante el período de formación inicial no deben ser sacados de su contexto cultural. Desde el principio han de tratar de adquirir un profundo conocimiento de las actitudes, de los valores, de las normas, del estilo de vida, de los modos de pensar y de obrar, del lenguaje, de los símbolos, del arte, de la literatura, etc... de la propia cultura. Y esto sobre todo a través de una genuina experiencia y un contacto vital con el pueblo. Deben entrenarse en el discernimiento de los valores de la propia cultura a la luz del Evangelio. CPO Ofmcap  Roma

30.  En cuanto posible, los formadores deberían provenir del mismo ambiente cultural y ser formados en el ámbito de la propia cultura. En caso diverso, deben estar animados, sin embargo, de un amor auténticamente cristiano por el pueblo y su cultura y sentirse solidarios con ella.  El programa formativo de los hermanos debería incluir también un plan coherente de inculturación, tanto para los de la formación inicial como para los de la formación permanente. CPO Ofmcap  Roma

30.  Centros franciscanos continentales, regionales e interprovinciales pueden ayudar a la inculturación, contribuyendo a analizar y especificar la propia identidad cultural en términos de realidad étnica, religiosa, social y económica.  La Orden a nivel general puede desempeñar una función importante promoviendo y coordinando un diálogo intercultural, de modo que la variedad de las expresiones culturales concurra a la auténtica unidad y a la fraternidad universal de toda la Orden. La unidad que se debe buscar es la unidad de fe, de servicio mutuo y de participación, la unidad de la verdadera fraternidad en el espíritu del Evangelio tal como fue vivido por san Francisco. CPO Ofmcap  Roma

4.  - Principios generales de acción

31.  Partiendo de la prioridad de nuestra vida fraterna evangélica y de la necesidad de la inculturación, se pueden establecer algunos criterios generales y algunas líneas directivas para nuestra formación.  El principio de la prioridad de nuestra vida fraterna evangélica significa hacer opciones radicales según el Evangelio vivido por san Francisco en sus varias dimensiones de oración, pobreza, minoridad, compromiso por la paz. En virtud de este principio, las decisiones se tomarán a fin de promover, sobre todo, la vida fraterna común. CPO Ofmcap  Roma

32.  El principio de la inculturación pide que nuestra vida esté profundamente inserta en la realidad socio-cultural de las diversas regiones. Esta inculturación tiene en cuenta las diversas culturas con sus características, sus valores y sus esperanzas, como también los cambios rápidos que se dan en las mismas. La diversidad de las situaciones exige la pluriformidad de nuestra vida, en el sentido de que nuestra vida ha de ser vivida mediante formas correspondientes a los lugares y a los tiempos. CPO Ofmcap  Roma

33.  El principio de la participación significa que la formación es un hecho de crecimiento y madurez si cada hermano y las fraternidades se sobreponen a la tendencia de construirse un mundo cerrado y participan más bien en las experiencias de los otros. Nadie puede madurar solo, todos tienen necesidad de los demás. En una época en la que se da gran relieve a la autorrealización y, a la vez, se buscan nuevos modelos de convivencia, esta apertura a los otros y esta capacidad de participar es una fuente de enriquecimiento espiritual y cultural y ayuda también a superar la contraposición exagerada que a veces puede encontrarse en el binomio persona institución. En virtud de este principio de participación hay que favorecer la fraternidad abierta, especialmente a la Orden franciscana en todos sus componentes. Tal apertura servirá de estímulo para profundizar y actuar mejor los comunes valores franciscanos. CPO Ofmcap  Roma

34.  Por el principio de la integración la formación debe ayudar al individuo y a las fraternidades en la asimilación de los valores y de las experiencias. Ciertos valores no se pueden integrar fácilmente, como los valores oración - actividad, autorrealización - comunidad, formación intelectual - experiencia vivida, etc... Sólo logrando una síntesis vital de los valores y de las experiencias en las diversas fases de la vida, el hombre realiza su unidad interior y puede evitar posiciones radicalizadas. También las renuncias, tanto las libremente elegidas por el Evangelio como las que nos impone la vida, deben entrar en esta síntesis vital. CPO Ofmcap  Roma

35.  El principio de conversión nos permite una revisión continua de los modelos de vida a la luz del Evangelio. En los diversos cambios y al aparecer nuevos valores, sólo una tal conciencia crítica puede realizar opciones de acuerdo con la propia vocación. CPO Ofmcap  Roma

II  -  ALGUNOS ELEMENTOS ESPECÍFICOS CPO Ofmcap  Roma

36.  El Concilio Vaticano II contempla la renovación de la vida religiosa en el doble aspecto de retorno al espíritu primitivo de los fundadores y de sabia adaptación a las particulares circunstancias de lugares y tiempos. Por eso parece oportuno señalar algunas trayectorias, trazadas por la historia y abiertas al futuro, sobre las cuales encauzar el trabajo de renovación y de la formación en nuestra Fraternidad: CPO Ofmcap  Roma

36.  a) Según el ejemplo de san Francisco y la enseñanza de la Regla, es necesario, ante todo, comprender que toda actividad nuestra debe servir al espíritu de la santa oración y devoción", con el consiguiente compromiso de recuperar la dimensión contemplativa, que ha caracterizado la reforma capuchina y ha sido la fuente de su acción apostólica y social. CPO Ofmcap  Roma

36.  En coherencia con la opción fundamental de san Francisco, guiados por la ley del amor a Cristo, queremos conformamos con él en la ascética personal y con él elegir la cercanía a los hermanos más pobres y marginados. De aquí la urgencia de volver a una pobreza evangélica coherente y la invitación a todos los hermanos para buscar juntos nuevos caminos a fin de manifestarla con mayor credibilidad a los hombres de hoy. CPO Ofmcap  Roma

36.  c) Frente al orgullo y al arribismo que enturbia la convivencia humana, queremos colocarnos como hermanos menores en el último puesto de la sociedad y permanecer como Francisco siempre fieles y obedientes a la Iglesia. d) Como expresión de amor al Padre y a los hermanos reafirmamos nuestro compromiso de evangelizar a los pobres con una inserción efectiva en 1 medio del pueblo, el testimonio de la vida, la predicación popular, la actividad misionera y el servicio práctico, con hechos, a los más necesitados de entre los hombres. CPO Ofmcap  Roma

En esta perspectiva subrayamos aquí algunos aspectos emergentes de nuestra fraternidad en relación a la formación. CPO Ofmcap  Roma

I.  La fraternidad orante

37.  Después del Consejo Plenario de Taizé se ha andado un camino confortante, en la Orden y en las fraternidades, hacia una profundización en la oración, si bien quedan aún dificultades debidas a un excesivo "eficientismo" en el trabajo y a fuga de la vida fraterna por parte de hermanos particulares. La realización de fraternidades contemplativas ha encontrado muchos obstáculos. CPO Ofmcap  Roma

37.  Creemos que la Orden tiene en el Documento de Taizé un auxilio válido para el espíritu y la vida de oración. Por eso aquí sólo damos algunas indicaciones referentes a la formación en el espíritu y En la vida de oración, de modo que ésta pueda tener el primado que le corresponde según las palabras y el ejemplo de san Francisco y de acuerdo con la tradición capuchina. CPO Ofmcap  Roma

37.  Como principio práctico de formación para la oración será necesario reflexionar a menudo sobre lo que dice el Documento de Taizé (10): El espíritu de oración verdaderamente vivo no puede menos de vitalizar y animar toda la vida concreta de los hermanos, y por eso renueva necesariamente las formas tradicionales sanas y crea nuevas formas adaptadas". CPO Ofmcap  Roma

38.  La oración es un don de Dios, pero que se desarrolla con la búsqueda, el estudio y la fidelidad. Para aprender cada vez más a orar pueden ser útiles las siguientes orientaciones: - La participación profunda en la liturgia de la Iglesia según el itinerario del año litúrgico nos hace vivir los grandes misterios de la redención. Una progresiva introducción a la plegaria bíblica y a la actualización de la misma, especialmente de los salmos, nos transmite un gran sentido de Dios y de la historia de la salvación. CPO Ofmcap  Roma

38.  - La introducción a las grandes experiencias de Dios de los diferentes pueblos y a los métodos de oración tradicionales y nuevos enriquece nuestro modo de orar. Merecen atención especial los tesoros de oración de las diversas culturas.  - La oración participada con los hermanos y con el pueblo nos hace conscientes, ante Dios, de sus angustias y de sus alegrías. - La regularidad de la oración ayuda a crecer en el espíritu de la oración misma, que necesita de continuidad y de fidelidad para poder desarrollarse. CPO Ofmcap  Roma

39.  Para promover el crecimiento de las fraternidades y de cada uno de los hermanos en la oración hay varias exigencias de orden general. La misma fraternidad puede ejercer su papel de comunidad formadora en la oración si todos los hermanos prestan su ayuda, que debe consistir en la participación en la oración, en la preparación adecuada de los actos comunitarios y en la creación de un clima favorable para la oración. Formas tradicionales, como, por ejemplo, las vigilias nocturna, podrían asumir entonces un nuevo significado. En este contexto hay que resolver también el problema del horario, tanto por lo que se refiere a tiempos establecidos como a tiempos fuertes de oración. CPO Ofmcap  Roma

39.  Se necesitan, finalmente, formadores y responsables locales formados en la oración y con experiencia de oración, que sepan transmitir espíritu y vida y promover la creatividad para evitar el formalismo. CPO Ofmcap  Roma

40.  Para la oración franciscana la formación debe ayudar de tal modo que la oración llegue a ser cada vez más expresión de todo nuestro modo de o ser, de nuestros valores, de nuestra existencia con creta individual y comunitaria y de las exigencias de nuestro tiempo. CPO Ofmcap  Roma

40.  En nuestra oración tradicional siempre ha ocupado el primer puesto la oración interior o mental, personal, de carácter afectivo; ella ha sido el verdadero centro de la vida fraterna y apostólica (Taizé 20). Es de vital importancia renovar este tipo de oración, educar para ella a nuestros hermanos y hacer de ella un medio de nuestro apostolado. Y esto tanto más cuanto que existe hoy un difundido deseo de tal forma de oración contemplativa, especialmente entre los jóvenes. CPO Ofmcap  Roma

40.  Las características de la oración franciscana en cuanto bíblica, afectiva, contemplativa, penitencial, indican las direcciones en las que debe moverse la formación: formación para la escucha de la palabra de Dios; formación ante las grandes obras de Dios en la creación entera y en la redención; interés por los misterios de la muerte y resurrección de Cristo; formación para descubrir la presencia de Dios y su voluntad; formación de un espíritu universalista, que ora y vive participando de las alegrías y los dolores de los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

40.  Una formación de este tipo ayudará a encontrar una justa solución al binomio oración - actividad y contribuirá a que el espíritu de oración y devoción informe toda la vida de los hermanos.  Para una verdadera y propia pedagogía, paso a paso, del espíritu y de la vida de oración, es necesario respetar las diferencias de las áreas culturales. Debe elaborarse un programa correspondiente por las Conferencias en colaboración con los Centros franciscanos regionales. CPO Ofmcap  Roma

2.  - Fraternidad penitente

41.  Muchas formas tradicionales de penitencia se han perdido en la práctica y en su significado; y, por otra parte, las indicaciones concretas de las Constituciones sobre la penitencia no han tenido en la práctica' el efecto deseado. Sin embargo, parece muy sentida la exigencia de encontrar nuevas formas penitenciales adecuadas. En particular aflora hoy en las fraternidades, cada vez más claramente, el significado de la penitencia no sólo entendida negativamente como renuncia sino primordialmente como conversión. CPO Ofmcap  Roma

41.  Se percibe con mayor fuerza y profundidad el sentido del evangélico: " ¡Convertíos y creed el Evangelio!". La llamada a la penitencia y a la fe es llamada a la rotura con el mundo (éxodo, conversión) y nueva orientación a Cristo y al Evangelio, por lo que se establecen relaciones radicalmente nuevas con Dios, con los hombres y con el mundo. Esto se traduce para nosotros en la renovación espiritual (cambio de mentalidad) a fin de construir una fraternidad según el Evangelio. La penitencia, pues, está en función del crecimiento evangélico de la fraternidad, objetivo esencial de nuestra formación. CPO Ofmcap  Roma

41.  No se olvide, finalmente, que en el nuevo contexto eclesial la penitencia se considera no sólo como valor ascético, sino principalmente como medio para actuar mejor la caridad; lo que se quita de la 11 mesa del Señor" sea cedido fraternalmente a los pobres.  La penitencia como éxodo y conversión se refiere esencialmente a la actitud interior, pero debe también encontrar su expresión en la vida exterior, en ese modo de ser que se llama "austeridad" y que ciertamente es característica de nuestra identidad. La penitencia o austeridad exterior, informada por una caridad delicada y sensible, será gozosa: los santos fueron siempre austeros consigo mismos, pero llenos de bondad y atenciones con los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

41.  En concreto la actitud de desprendimiento debe encontrar su expresión en opciones y gestos cotidianos, que miran tanto al individuo como a la comunidad y que crean, con la gracia de Dios, el "hombre nuevo" y el "nuevo mundo". CPO Ofmcap  Roma

42.  Entre las formas concretas que pueden ayudamos a pasar a esta nueva vida, indicamos: - La renuncia a sí mismos para convertirse a la vida de la fraternidad en la práctica de la obediencia caritativa;  - la aceptación de las propuestas de conversión que nos hace la Iglesia, especialmente en los tiempos fuertes de renovación; - la aceptación de las formas concretas señaladas por las Constituciones, y en particular la corrección fraterna y el ayuno; - la aceptación gozosa de las dificultades y persecuciones que nos pueden venir por nuestra consagración a Dios, por la predicación del Evangelio, por la voluntad de realizar la justicia y la paz, etc... ; CPO Ofmcap  Roma

42.  la aceptación de todas las consecuencias, aún penosas y duras, que se derivan de nuestros votos,

especialmente de la obediencia;  - la aceptación de las dificultades de la vida, del trabajo, de las enfermedades, del alimento, del clima, etc...;  - la participación en la vida de los pobres y el encuentro con los modernos "leprosos", es decir,  los marginados y desheredados;  - la búsqueda de nuevas formas externas, adaptadas a los diversos lugares y que signifiquen al mismo tiempo testimonio y ruptura con el mundo. CPO Ofmcap  Roma

42.  Para favorecer el crecimiento de la fraternidad en la vida evangélica se necesitan hombres que sepan animar la renovación. Entre estos agentes hay que recordar en primer término la misma fraternidad formadora, el responsable local y el ministro provincial, los formadores, entre los cuales sobresale el responsable de la dirección espiritual, el cual, adaptándose a las necesidades de cada uno, ayuda al crecimiento individual. Como actuación práctica aconsejamos un itinerario penitencial. Esto es: la fraternidad podría proponerse un camino de más intensa penitencia - conversión, fundado en la palabra de Dios y en la experiencia franciscana, con profundización de la Sda. Escritura, momentos particulares, objetivos a alcanzar, etc... CPO Ofmcap  Roma

42.  Programas detallados deberían ser elaborados por expertos a nivel de Provincia.  Sin embargo, entre todos los itinerarios deben preferirse ciertamente los de la vida litúrgica de la Iglesia y en particular la cuaresma, que es el  itinerario penitencial por excelencia para alcanzar la "vida nueva" de la fe en Cristo resucitado. CPO Ofmcap  Roma

3.  - Fraternidad pobre y minorítica

43.  En el mundo de hoy nos encontramos, por una parte, con una mentalidad de consumismo y de opulencia y, por otra parte, con la pobreza, la injusticia y el hambre, que reclaman un testimonio de pobreza evangélica. La Iglesia desea presentarse al mundo como 'Iglesia de los pobres" y quiere ponerse al servicio de los hombres, sobre todo de los marginados. CPO Ofmcap  Roma

43.  Entre los aspectos positivos de la Orden cabe notar muchas manifestaciones de pobreza caritativa y un uso responsable del dinero por parte de muchos hermanos. Sin embargo, es preciso advertir que la pobreza no consiste solamente en la renuncia de los bienes materiales, sino también en la renuncia al poder. A veces, en fin, trabajamos más bien en favor de los pobres, pero no vivimos como pobres y con los pobres. CPO Ofmcap  Roma

44.  La pobreza, entendida como amor y solidaridad con los otros, es la base de nuestro ser de franciscano. Esto comporta: la contemplación de Cristo pobre y crucificado, la práctica de la abnegación y nuestra presencia entre los "humildes". Además de la disponibilidad en el amor, la pobreza consiste en conformarse con Cristo, que ha venido para servir, y exige todo un estilo de vida: un modo de vivir sencillo (en el vestido, en la comida, en las habitaciones) y la renuncia a cualquier forma de poder social, político o eclesiástico. CPO Ofmcap  Roma

44.  Para realzar todo esto los hermanos sean educados para vivir y trabajar para la gente y entre la gente, prefiriendo y promoviendo aquellas formas de apostolado  - dentro y fuera de la fraternidad - que corresponden mejor a nuestra minoridad y pobreza.  Siendo, además, hombres de paz, formémonos y tratemos de formar la conciencia de los hombres en el sentido de la búsqueda de la justicia social; participemos también en la labor de reformas sociales y políticas, pero siempre en el espíritu del Evangelio y según nuestras Constituciones, especialmente renunciando a cualquier forma de violencia. CPO Ofmcap  Roma

44.  Nuestras casas estén abiertas a una hospitalidad que favorezca también la participación en nuestra vida de oración, pero mantengan su ambiente de silencio y un espacio concreto reservado. Signo y realidad de pobreza y minoridad es también la inseguridad material. Igualmente la inseguridad que suponen iniciativas nuevas, proféticas (estudiadas y queridas ciertamente a la luz de Dios), es parte de nuestra vida, según la inspiración de san Francisco, aceptando como menores el riesgo del fracaso. CPO Ofmcap  Roma

45.  Durante la formación inicial puede ser útil para el joven tener un contacto real con la gente necesitada y pobre, a fin de aprender más concretamente a ser y vivir pobre. Y esto en el espíritu de san Francisco, que se puso al servicio de los leprosos. De todos modos, para que tal experiencia sea realmente eficaz y fructuosa, debería ser "acompañada". CPO Ofmcap  Roma

45.  Es muy importante que todos los hermanos se eduquen en la responsabilidad del uso del dinero y de las demás cosas de acuerdo a este criterio concreto: el mínimo necesario, no lo máximo permitido. Por eso todos los hermanos deben evitar los gastos que no les son permitidos a los pobres. Establézcanse también criterios muy exigentes en el uso de los "mass-media" con una finalidad apostólica y fraterna, excluyendo todo otro motivo, incluso para no impedir el recogimiento y la pureza del corazón. Dentro de la fraternidad la formación para la pobreza y minoridad incluye la formación para un servicio generoso y voluntario especialmente en los trabajos de la casa, que nuestras Constituciones recuerdan como parte de la obediencia caritativa que nos debemos unos a otros. CPO Ofmcap  Roma

4.  - Fraternidad inserta en el pueblo

A)  Inserción en el pueblo

46.  La cercanía al pueblo caracteriza nuestra Orden. El proceso de renovación ha hecho crecer la conciencia y el deseo de recuperar nuestra identidad y nuestra tradición también en este sector. Esto ha llevado a redescubrir el rico contenido de las formas tradicionales de presencia en el pueblo: misiones populares, ministerio de la confesión... y a buscar nuevas formas significativas de inserción: mundo obrero, marginados, pequeñas fraternidades... Un proceso en el que encontramos luces y sombras. Y, ciertamente, todavía queda mucho camino por andar. CPO Ofmcap  Roma

47.  La economía de la Encarnación y el ejemplo del Jesús histórico serán siempre el paradigma de la opción franciscana en las relaciones con la gente. En el seguimiento de Cristo ha logrado Francisco encarnar, como ningún otro, la vida, los gestos, el lenguaje del pueblo de su tiempo, por lo que ha pasado a la historia como el "hermano universal". El primado de la vida fraterna nos lleva a vivir, como hermanos, con el pueblo y a trabajar en medio de él por el Reino de Dios. CPO Ofmcap  Roma

47.  La fraternidad franciscana, por su naturaleza, es abierta y propensa a la participación. Situándonos entre los hombres no tanto como individuos sino más bien como fraternidad, debemos vivir en medio de ellos movidos sólo por amor efectivo y conversión sincera. De este modo nuestra presencia no será alienante y podrá conservar su carácter crítico frente a los condicionamientos sociales, políticos y económicos. En nuestro estar en medio de la gente debemos poner a su servicio no sólo nuestros bienes sino también nuestros talentos; y no sólo los individuales sino también los propios de nuestra identidad como fraternidad franciscano-capuchina. CPO Ofmcap  Roma

48.  El proceso de inserción en el pueblo debe respetar siempre la legítima pluriformidad de opción tanto a nivel de provincia como de fraternidades y de personas. Las pequeñas fraternidades son uno de los medios de tal inserción, siempre que se observen las orientaciones de Quito, que las Provincias continuarán a estimular. CPO Ofmcap  Roma

48.  La formación inicial debe ayudar al candidato a iniciar el proceso de encarnación entre los hombres, tomando como punto de partida la identidad franciscano-capuchina. En este sentido es muy importante no alejar al candidato  - en cuanto sea posible del pueblo en que ha nacido. Esta dimensión debe también tenerse presente respecto a la formación ministerial o profesional, sin prestar por ello menor atención a una sólida formación franciscana, teológica y profesional de los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

48.  La necesidad de un proceso de encarnación vale también para la formación permanente. También aquí son útiles las experiencias de inserción como auténtica posibilidad de experiencia de conversión, de renovación de la vida y de la vocación; e incluso como descubrimiento de la necesidad de una sólida y continua preparación para servir mejor al pueblo en la construcción del Reino de Dios. CPO Ofmcap  Roma

B)  Testimonio y servicio

49.  Nuestra vocación franciscana nos abre a una amplia gama de formas de vida y de actividades. Históricamente ha tenido el primado el trabajo apostólico y ministerial. Esto ha dado lugar a abundantes reflexiones y a muchos documentos en este campo. Remitimos a tal documentación. La recuperación de otras formas de vida y de trabajo ha provocado una serie de problemas a los que no se ha dado todavía una respuesta satisfactoria. Por ejemplo, cómo sea posible conciliar aspectos existenciales aparentemente contradictorios, tales como el trabajo manual y el ministerial, la actividad y la oración, el carisma personal y la vida fraterna. Las presentes consideraciones quisieran ayudar a responder a estos interrogantes. CPO Ofmcap  Roma

49.  No obstante que con el término "trabajo" se entienda cualquier actividad honesta de los hermanos y que todo lo que aquí se dice pueda aplicarse también al trabajo ministerial, nuestra reflexión se centra especialmente en el tema que hoy principalmente exige una respuesta: la situación de la Orden ante las nuevas formas de presencia y de trabajo. CPO Ofmcap  Roma

50.  Es necesario subrayar el carácter "religioso" del trabajo ( la "gracia" de trabajar). La actividad de los hermanos  - apostólica, caritativa, intelectual, manual - se concibe como "lugar teológico" del encuentro con Dios. Cristo, que trabaja en la obra del Padre, tanto en Nazaret como en su vida de predicador y taumaturgo, o en su oración en el monte, se nos transmite en la forma de vida que nos dio Francisco. Este, predicador incansable del Evangelio y hombre de oración, más aún, convertido en oración viviente, trabajaba con sus manos y quería que todos sus hermanos trabajasen. Estuvo siempre al servicio de la Iglesia junto con sus hermanos. Y, sin embargo, se mantuvo inconmovible frente a propuestas de vida y actividad que suponían la renuncia a la forma de vida que le había sido revelada por el Señor. CPO Ofmcap  Roma

50.  El servicio principal de los hermanos menores es vivir en el mundo la vida evangélica en verdad, sencillez y alegría. Pero también es un valor evangélico y franciscano desarrollar todos nuestros dones para colaborar así en la obra creadora del Padre, en la redención del Hijo y en la misión santificadora del Espíritu. CPO Ofmcap  Roma

50.  Por consiguiente, la formación inicial deberá proponer un proceso concreto de aprendizaje que conduzca efectivamente a la alegría de vivir la propia vocación en el equilibrio personal y comunitario entre vida fraterna, oración y trabajo, entre estudio y trabajo manual, entre vida apostólica y preparación intelectual.  Este equilibrio debe partir de la persona, tratando de potenciar convenientemente los carismas de cada hermano, siempre de acuerdo con nuestra identidad franciscano-capuchina. CPO Ofmcap  Roma

51.  Los candidatos deben tener una auténtica experiencia de trabajo, entendido especialmente como servicio: ante todo, en el ámbito de la fraternidad, y luego como disponibilidad hacia los otros hombres. La formación al trabajo ayuda eficazmente a madurar la persona en la dimensión real de la fraternidad, intensifica la solidaridad, hace viva la comunión y la participación y contribuye notablemente a aumentar la credibilidad de nuestra vida. CPO Ofmcap  Roma

51.  Es necesario educar a no confundir trabajo con activismo, a no extinguir el espíritu de oración y devoción, al cual todas las cosas deben servir. La vida franciscana implica un verdadero trabajo, tanto físico como espiritual. Y no sólo por motivos ascéticos, sino por la ley natural del trabajo: "el que no quiera trabajar que no coma". CPO Ofmcap  Roma

51.  Es conveniente presentar a los jóvenes el estudio y la reflexión como trabajo necesario y auténtico, porque nuestra formación, aún insistiendo en el primado de la experiencia vital, debe dar a los hermanos una preparación específica y cualificada, inclusive mediante estudios especializados, para poder servir mejor a la Iglesia, a los hombres y a las mismas fraternidades. Este es un aspecto muy importante y que no debe descuidarse en la formación permanente. CPO Ofmcap  Roma

51.  El medio para superar las actuales dificultades y dicotomías lo podemos encontrar en la actuación de todo aquello que nuestra legislación nos dice sobre el discernimiento de los trabajos de toda la comunidad y de cada uno de los hermanos. Esto es: el capítulo local verdaderamente vivido; los capítulos provinciales, especialmente los "espirituales"; la reflexión sobre este problema a nivel de Conferencias de Superiores.... He aquí los lugares donde puede verdaderamente hacerse realidad la novedad de nuestra Orden, tan rica en sus formas de vida, en su presencia en el mundo y en su actividad. CPO Ofmcap  Roma

5.- Madurez efectiva

52.  La afectividad, en cuanto capacidad de experimentar sentimientos, de establecer relaciones interpersonales y de amar, contribuye de un modo especial a la integración de las diversas dimensiones del hombre (relaciones sociales, trabajo, función sexual y es fundamental para su sano desarrollo. En la persona madura se acepta e integra el valor sexual. Para quien ha hecho una opción de vida evangélica consagrada, madurez quiere decir coherencia, creatividad y capacidad constructiva por el reino de Dios. CPO Ofmcap  Roma

52.  En concreto la formación afectiva y sexual recorre el itinerario progresivo de la conversión del amor egoísta y posesivo (infantil), centrado en sí mismo, hasta el amor altruista y oblativo, capaz de darse a los otros. Está claro, por tanto, que la madurez afectiva y sexual acompaña toda la vida del hombre y del cristiano como una conversión continua. CPO Ofmcap  Roma

52.  La vida consagrada a Dios en la castidad es un carisma que no todos logran comprender, una opción por el reino de Dios y un valor sólo en esta perspectiva. La nueva familia de los que han renunciado a la suya propia para seguir con un corazón sin divisiones a Jesús y para servirse unos a otros como hermanos y amigos, es una señal profética de que el reino de los cielos está ya en medio de nosotros, como también un testimonio de fe en la vida futura. CPO Ofmcap  Roma

53.  Una de las características de san Francisco es su riqueza de sentimientos y de afectos y su capacidad de expresarlos. Francisco, enamorado no sólo de Dios, como todos los santos, sino también de todos los hombres y de todas las criaturas, es el hermano amigo de todos y de todo. Con un corazón más que materno se postra "a los pies" de todos y de cada uno, sujeto a toda humana criatura por amor de Dios. Extraordinariamente cortés y noble, sensible a cuanto hay de bueno y de bello, quiere a sus hermanos alegres cantores de la penitencia - conversión, en la paz y en la hermandad universal, e incluso hasta cósmica. CPO Ofmcap  Roma

54.  Para ayudar a los hermanos a alcanzar la madurez afectiva, que es un presupuesto indispensable para la integración personal de los valores, para la vida fraterna y para cumplir nuestro servicio en el mundo y en la Iglesia, la formación debe ofrecer ayudas válidas en este campo, valiéndose también de los aportes de las ciencias humanas. CPO Ofmcap  Roma

54.  En la formación inicial la formación afectiva es tan importante como la intelectual. El formador debe ser consciente de que su manera de conocer la problemática de la formación afectiva, de interpretarla, de tratarla y de ayudar a resolverla depende en gran parte de la vida psíquica, moral y religiosa de las personas que le son confiadas. Por lo cual debe intervenir con mucho tacto en los problemas de la vida evolutiva. CPO Ofmcap  Roma

54.  También los hermanos en fase de formación permanente tienen necesidad de ayuda para superar la soledad, la inquietud y la aridez espiritual que a menudo se encuentran en la vida, y para salir enriquecidos y renovados de los períodos de transición que la misma vida comporta. CPO Ofmcap  Roma

54.. Los programas deben incluir también las líneas formativas en lo que atañe a la madurez afectiva y sexual.  Hermanos formados en este tema deberían estar en condiciones de ayudar a los otros a aprovecharse de la ciencia moderna en su desarrollo psico - sexual y en la madurez emocional. CPO Ofmcap  Roma

55.  La fraternidad podría y debería ser el lugar para la maduración afectiva de los hermanos. El ambiente de la comunidad, cuando es sereno, optimista, franco, libre, abierto al diálogo y a la aceptación de los otros, hace posible que cada uno desarrolle normalmente su afectividad y comunique con espontaneidad sus dificultades afectivas. El compromiso fraterno exige de cada hermano renuncia y entrega continua, que dan lugar a auténticas y profundas amistades, tan importantes para la realización de la vida afectiva. Por otra parte, la fraternidad estimula a trabajar en solidaridad y corresponsabilidad y enseña una flexible adaptación a personalidades y situaciones diferentes. CPO Ofmcap  Roma

55.  El asumir realmente el cuidado de los otros debe formar parte de todo programa formativo. Los jóvenes serán orientados hacia una actitud de respeto para con los ancianos, y éstos amarán a los más jóvenes como un don que Dios les ha concedido. Los hermanos deberían conocer a los miembros de la propia provincia ya desde muy pronto en el curso de su formación, participando en reuniones de cierta importancia y yendo a otras fraternidades cuando se presente la ocasión. CPO Ofmcap  Roma

55.  Los contactos sociales con toda clase de personas, hombres y mujeres, niños, jóvenes y ancianos, de diversa condición social, facilitan no sólo una vida normal sino también un desarrollo abierto y equilibrado de la personalidad capaz de abrirse a los otros.  La amistad, incluso con personas fuera de la Orden, es un gran don y ofrece la posibilidad de crecimiento humano y espiritual. En virtud de nuestra consagración y por respeto de la vocación de los que encontramos, es necesario evitar el ligarlos demasiado a nosotros, haciendo, por el contrario, don de nosotros mismos. Esta es la manera de crear una amistad liberadora y no destructiva para la fraternidad y para las familias. Los contactos de los hermanos con las propias familias ayudan al crecimiento afectivo; pero debemos también tener en cuenta que la fraternidad misma es nuestra familia. CPO Ofmcap  Roma

56.  San Francisco ofrece un itinerario pedagógico para la formación del corazón.  El trataba siempre de formar el corazón de los hermanos, que es como decir el centro vital de la persona. Es en el corazón donde el Espíritu del Señor desea hacer habitar el Padre y el Hijo, en lugar del espíritu carnal y del amor propio. La formación consiste, justamente, en superar el amor propio bajo la santa inspiración del Espíritu. El medio formativo más eficaz para Francisco es hacer sentir, probar y experimentar la dulzura, el gozo y la bondad del amor que es Dios. Y lo intenta todo para atraer a sus hermanos a este amor. Y a los hermanos que no tienen nada "propio" ofrece en cambio el amor de Dios y la caridad más que materna de los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

III.  - ORIENTACIONES PRACTICAS

57.  El itinerario formativo, aún estando articulado en diversas etapas, debe responder a una Profunda unidad. Como proceso continuo y abierto a los valores, la formación debe distinguirse por algunas características. La formación debe considerarse como un proceso personalizado, en el sentido de que ha de tener en cuenta las características, el carisma, las exigencias y el ritmo de crecimiento de cada persona. Al mismo tiempo cada individuo debe crecer como persona abierta. CPO Ofmcap  Roma

57.  La formación ha de ser continua. Sólo una adaptación continua de los modos de vivir, pensar, reaccionar, garantiza la capacidad de enfrentar las nuevas situaciones, los desafíos y las esperanzas. De aquí la necesidad de que los hermanos aprendan a aprender. El proceso de formación debe ser orgánico y coherente, proponiéndose metas a conseguir. Tales metas permiten opciones adecuadas. CPO Ofmcap  Roma

57.  Todo crecimiento debe ser gradual. Por eso la formación es un camino en el que hay que respetar las etapas. No es necesario hacer recorrer a los jóvenes dos veces la misma etapa, como también es preciso ayudar al que llega a anciano a no detenerse. Los objetivos a alcanzar en las varias etapas son, al mismo tiempo, puntos de llegada y puntos de partida. Para realizar estos objetivos en una manera que corresponda a las situaciones en las diversas áreas culturales, las provincias deben elaborar una "Ratio formationis". CPO Ofmcap  Roma

La formación en nuestra vida y para nuestra vida comprende tres grandes fases: la orientación vocacional, la formación inicial y la formación permanente. CPO Ofmcap  Roma

1.- Orientación vocacional.

58.  La orientación vocacional es una actividad  pastoral ordenada a ayudar a los candidatos y a descubrir el proyecto de Dios sobre su vida, profundizando con ellos el compromiso bautismal, promoviendo el espíritu apostólico y proponiendo la invitación a seguir a Jesús. Siendo la pastoral vocacional un servicio función del carisma de cada uno y del bien de la Iglesia, se respete y favorezca la orientación de los jóvenes hacia cualquier vocación existente en la Iglesia. Ayúdese a la Orden Franciscana Secular, que comparte con nosotros el espíritu de san Francisco, y a los movimientos espirituales de los jóvenes y colabórese con los organismos de pastoral vocacional en las diversas iglesias locales. CPO Ofmcap  Roma

59.  La pastoral vocacional nace de la conciencia que los hermanos tienen de vivir y poder ofrecer un modelo de vida rico de contenido humano y evangélico, en el cual los aspirantes pueden realizarse plenamente y prestar servicio a la Iglesia y a la humanidad. Para poder ofrecer un modelo convincente de este género se presupone nuestra voluntad de renovación continua. La pastoral de las vocaciones no debe motivarse por deseo de supervivencia o por exigencias de mantener en pie ciertas estructuras, sino sólo por el propósito de realizar el plan de Dios también mediante nuestro carisma. CPO Ofmcap  Roma

60.  Entre los medios más eficaces para ayudar al que busca un modelo de vida cristiana y religiosa convincente hay que recordar, en primer lugar, el testimonio coherente de nuestra vida fraterna evangélica, acompañado de la oración, absolutamente necesaria según la enseñanza de Jesús a fin de conseguir vocaciones para la viña del Señor. CPO Ofmcap  Roma

60.  Entre los medios prácticos se ha revelado como particularmente útil el ofrecer a los jóvenes la posibilidad concreta de participar, de algún modo, en nuestra vida, sobre todo en sus actos comunitarios, como la oración, la celebración eucarística, el refectorio, las actividades. Y todo esto posiblemente en casas destinadas de propósito a este fin, con la posibilidad para cada uno de una ayuda en la reflexión personal. CPO Ofmcap  Roma

60.  El uso de los medios de comunicación social puede servir para prestar una voz, entre tantas voces de propaganda de movimientos e ideologías, también al testimonio de vida evangélica.  Otras formas, además de los seminarios menores donde aún existen, pueden ser los campos - escuela y de trabajo, los campamentos, las peregrinaciones a los lugares franciscanos... Puede resultar útil impulsar la actividad pastoral en los ambientes espiritualmente cercanos a nosotros, como la Juventud franciscana, y en las parroquias confiadas a nosotros. Una mayor eficiencia puede obtenerse del hecho de que haya algunos religiosos destinados a la animación vocacional y que promuevan y coordinen tal actividad, en la cual todos los hermanos, como signo de la fecundidad propia de la vida franciscana, deben estar interesados. CPO Ofmcap  Roma

2.  - Etapas de la formación inicial

61.  El término "iniciación" implica la separación progresiva de una forma de vida con la asimilación de nuevos valores y la inserción en una determinada sociedad. En este proceso de la formación inicial para nuestra vida, los candidatos, bajo la guía de un maestro, adquieren los conocimientos necesarios y la debida experiencia, interiorizando así la vida franciscana evangélica. Como período de inserción en nuestra fraternidad, la formación inicial comprende las siguientes etapas: CPO Ofmcap  Roma

61.  - el postulantado, como período de búsqueda y de opción; - el noviciado, como período de interiorización y de integración en la fraternidad; - el post-noviciado, como tiempo de maduración y de consolidación. CPO Ofmcap  Roma

61.  Hay que procurar que toda la formación inicial siga una línea coherente y permita un desarrollo progresivo, como también es importante que no se haga pasar a un candidato a etapas ulteriores si no ha alcanzado la meta propuesta para un determinado período. CPO Ofmcap  Roma

EL POSTULANTADO

62.  El Postulantado, como primer período de la D iniciación, es el tiempo del discernimiento y de la elección de la vida franciscana. Durante este período el candidato, en estrecho contacto con la fraternidad, conoce nuestro modo de vida y la fraternidad, por su parte, conoce mejor al candidato para discernir y dar una respuesta responsable a su petición. CPO Ofmcap  Roma

62.  El Postulantado es el tiempo en que el candidato descubre las razones más profundas de la propia vocación, conoce y experimenta nuestra vida franciscano-capuchina, logra la separación de su ambiente de vida y hace una primera experiencia de la fraternidad. La actividad formativa respecto a los postulantes mira sobre todo al perfeccionamiento de la catequesis de la fe; métodos de oración, especialmente con introducción a la liturgia; instrucción franciscana; una primera introducción en el trabajo apostólico. Asimismo se procurará verificar y promover su madurez humana, sobre todo afectiva. La actividad formativa debe centrarse en la persona del candidato, para responder a sus necesidades en el plano intelectual, afectivo y espiritual. Es importante orientar hacia otros caminos al que no es apto para nuestra vida. CPO Ofmcap  Roma

63.  Por lo que respecta al lugar donde debe transcurrir el tiempo del Postulantado, en las provincias hay una gran variedad de modalidades. De todos modos, el lugar debería permitir un conocimiento bastante realista de la vida franciscana en una determinada región. En cualquier caso, no sea llevado el candidato fuera de su contexto cultural. Con el comienzo del Postulantado el postulante es admitido como miembro de la fraternidad y participa en la vida fraterna. CPO Ofmcap  Roma

63.  La duración del Postulantado, que varía según las Provincias, está condicionada por la madurez humana y cristiana del candidato, como también por las exigencias del proceso de iniciación, que presupone un cierto grado de separación de la vida anterior y un cierto grado de inserción en la fraternidad. Las modalidades deben establecerse en los planes de formación de las provincias. CPO Ofmcap  Roma

EL NOVICIADO

64.  El Noviciado es el período de intensa iniciación a la vida evangélica franciscana y de experiencia de esta vida, cuya elección ha sido hecha anteriormente. Objetivo del noviciado es el de poner al novicio en condiciones de profundizar e interiorizar, por experiencia directa, los valores y el espíritu de nuestra vida, y de integrarse en la fraternidad. El Noviciado presupone una opción libre y madura de la vida religiosa. CPO Ofmcap  Roma

64.  Para que el Noviciado sea verdaderamente una introducción y una práctica de nuestra vida en sus aspectos y en sus exigencias fundamentales, señalamos algunas finalidades de este período:  - introducción a la vida según el Evangelio y los consejos evangélicos, en cuanto el Evangelio constituye el contenido y la regla de nuestra vida;  - profundización en nuestra vida franciscano-capuchina;  - vida de intensa oración (litúrgica, comunitaria, personal, con tiempos fuertes de vida contemplativa); - vida de caridad, fraternidad y trabajo; CPO Ofmcap  Roma

64.  - participación en los diversos modos de vida que la provincia puede ofrecer;  - participación real en la vida de los pobres, sirviendo, por ejemplo, durante un determinado período, a minusválidos o a otros necesitados. El ritmo del Noviciado debe corresponder a los aspectos esenciales de nuestra vida.  De estas finalidades se pueden deducir también los criterios para una evaluación del novicio y para un programa más adaptado a sus exigencias. CPO Ofmcap  Roma

65.  Recursos o ayudas principales para el novicio son la Sda. Escritura, la Liturgia de las Horas, los escritos de san Francisco y sus primeras biografías, como también los escritos de santa Clara y de los primeros capuchinos. Estos medios tienen por objeto ayudar al novicio en el itinerario que está recorriendo. CPO Ofmcap  Roma

66.  La fraternidad formadora del Noviciado tiene la misión eminente, sobre todo mediante la vida práctica, de ayudar al novicio a integrarse en la fraternidad. Debe considerar al novicio como don de Dios, motivo de esperanza y estímulo de renovación, aceptándolo como hermano y tratando de promover su carisma personal en un contexto de fraternidad y de servicio. CPO Ofmcap  Roma

EL POST-NOVICIADO

67.  El Post-noviciado es el período de profundización y de maduración del compromiso asumido en la primera profesión, y prepara a los hermanos para la profesión solemne como elección definitiva de la; vida evangélica. CPO Ofmcap  Roma

68.  Dado el puesto primario que corresponde en P nuestra vocación a la vida fraterna evangélica, también en el período de formación del Postnoviciado es necesario darle la prioridad. Junto a la prioridad de tal formación, hay que proveer también a su unidad, garantizándola a todos los hermanos sin distinción. CPO Ofmcap  Roma

68.  Los programas comprenden: profundización de la Sda. Escritura, teología espiritual, franciscanismo, diversas formas de trabajo especialmente en casa. Para completar en cierto modo esta formación merecen tenerse en cuenta cursos por correspondencia de teología y materias afines, etc... Algunas formas de estudio intenso y de preparación profesional son difícilmente compatibles con la prioridad que es preciso dar a la formación para la vida evangélica. CPO Ofmcap  Roma

69.  Por lo que respecta al trabajo a desempeñar Es en este período o las especializaciones a que consagrarse, en las provincias hay dos orientaciones. En algunas provincias la finalidad principal del Post-noviciado es la continuación de la formación religioso - franciscana, reduciendo al mínimo otros tipos de formación cultural, apostólica y profesional. Eventuales especializaciones (entre las cuales el estudio en orden al sacerdocio) están previstas para después de la profesión solemne. CPO Ofmcap  Roma

69.  Otras provincias consideran el Post-noviciado como un tiempo en que la vida franciscana fraterna se vive en un ambiente nuevo, es decir, en otra casa y en otro contexto de vida, como el trabajo, el estudio, el aprendizaje de una profesión... Los programas de formación religioso - franciscana son prioritarios e iguales para todos, aunque los candidatos no se encuentren en la misma casa. Junto al plan de formación para profundizar la vida evangélica, están, además, otros planes para la formación cultural, etc... De acuerdo con este planteamiento, la formación tendrá mucho cuidado de llevar a los candidatos a una solución existencial de los problemas relativos a los binomios oración actividad, actividad - vida fraterna. CPO Ofmcap  Roma

69.  Es de desear antes de la profesión solemne una preparación intensa, llamada también "segundo noviciado". La duración y las modalidades varían según las provincias.  Para emitir la profesión solemne el hermano debe tener un conocimiento y una experiencia adecuados de nuestra vida, así como también la disponibilidad para una continua conversión y una renovación permanente.  La profesión solemne hace al hermano miembro de la fraternidad con todos los derechos y deberes correspondientes, según las normas de las Constituciones. CPO Ofmcap  Roma

3.  - La formación permanente

70.  La formación permanente es para nosotros el proceso de renovación por el cual nos capacitamos para vivir nuestra vocación de acuerdo con el Evangelio en las situaciones concretas y contingentes del vivir cotidiano. Todo el Documento está pensado con vistas al desarrollo de nuestra vida humana, cristiana y religiosa, es decir, en función también de la formación permanente. Si tratamos aquí de ella, en una sección especial, es para mejor destacar su importancia y los medios para realizarla. CPO Ofmcap  Roma

70.  La urgencia de la formación permanente, tan central en todo el mundo moderno, se advierte ya,  siempre cada vez más, dentro de nuestra Orden. Se percibe su necesidad para la plena realización de nuestro carisma. De hecho tal formación, mediante una continua renovación personal y comunitaria y una adaptación coherente de las escrituras, favorece el crecimiento en el espíritu del Evangelio y la eficacia de nuestro testimonio. Además, consolida la vida fraterna, haciendo más fácil el diálogo entre generaciones diversas, y ayuda a superar los inevitables problemas y crisis que surgen en la edad madura. CPO Ofmcap  Roma

70.  Sin embargo no podemos ignorar una cierta resistencia, difundida un poco por todas partes. Se funda, a veces, en el exceso de trabajo; más frecuentemente en una errónea concepción de la misma formación permanente, como si significase evasión y falta de compromiso; otras veces también en el temor subconsciente de ponerse a sí mismo en discusión. CPO Ofmcap  Roma

71.  Aún afectando de modo unitario toda la persona, la formación permanente tiene una doble dimensión: la conversión espiritual, mediante el continuo retorno a las fuentes de la vida cristiana y al espíritu primigenio de la Orden en función de una mayor fidelidad a ellos; y el "aggiornamento" cultural y profesional, mediante la adaptación, por así decir, "técnica" a las condiciones de los tiempos. Esta doble dimensión se considera siempre referida a las diversas fases de la vida humana. CPO Ofmcap  Roma

71.  La formación permanente, más bien que en modos o recursos externos, concretos y estructurados  - aunque sean necesarios - consiste en la adquisición de una "mens", de una actitud espiritual, por la que se cobra conciencia de que la formación, es decir, nuestro compromiso de hombres y de cristianos, en el plano espiritual, científico y profesional, no concluye nunca, porque puede y debe ser continuamente perfeccionado. CPO Ofmcap  Roma

71.  Quien ha concluido el período de la formación inicial no puede considerarse ya a punto para toda la vida. La auténtica "actitud formativa" se adquiere más bien precisamente durante la formación inicial, comprendiendo que la formación básica no es más que una premisa  - ciertamente necesaria - para nuestra continua conversión que dura toda la vida. Esta es, más bien, una de las conquistas más decisivas del período de iniciación. La formación permanente, además, no se identifica con la participación a alguna iniciativa de "aggiornamento", ni se reduce a eso, sino que es un proceso vital continuo. CPO Ofmcap  Roma

72.  Sin duda alguna, empeñarse en realizar la propia formación permanente es, en primer lugar, un deber personal de cada religioso. Un deber, y también un derecho, al cual debe subordinarse todo lo demás, ya que la formación permanente no es otra cosa que la realización continua de nuestra vocación. Pero, al mismo tiempo, tal formación debe considerarse como un grave deber para con los hermanos por parte de la provincia y de sus superiores. CPO Ofmcap  Roma

72.  Toda provincia ha de programar este punto responzabilizándose de iniciativas que puedan estimular la renovación de los religiosos, creando un clima en el que la formación permanente no sólo encuentre espacio, sino que se realice como un hecho normal.  Todos los hermanos son destinatarios de la formación permanente. Existen, sin embargo, algunas categorías de hermanos que deben ser objeto de particular atención. CPO Ofmcap  Roma

72.  En concreto: los hermanos ancianos, que podrían sentirse excluidos del ritmo de la vida; aquellos hermanos que, por diversos motivos, no han podido aún aprovecharse de la oportunidad de una mejor formación, sea en el plano religioso como profesional; los misioneros, a menudo excluidos de estas iniciativas por excesivo trabajo apostólico o por falta de ocasiones; los hermanos que en el pasado no siempre han recibido una formación suficiente. CPO Ofmcap  Roma

73.  Un tema muy especial y que reviste fundamental importancia es el de la formación de los formadores, los cuales, más que nadie, tiene el grave deber de renovarse y estar al día; esto es, de profundizar y vivir siempre mejor la propia vocación y de continuar la especialización comenzada. De todo esto los superiores provinciales deben ser plenamente conscientes y responsables. CPO Ofmcap  Roma

74.  Los modos de la formación permanente pueden ser múltiples, y mucho depende del espíritu de iniciativa, de la buena voluntad y del empeño de cada hermano y de los superiores por encontrar medios nuevos y estimulantes según las diversas áreas y circunstancias. CPO Ofmcap  Roma

74.  No sólo las iniciativas extraordinarias, sino especialmente los momentos de la vida ordinaria contribuyen al crecimiento y a una mejor realización de nuestro proyecto de vida evangélica. Entre estos, deben considerarse como medios privilegiados: la vida litúrgica, intensamente vivida en la Misa y en la celebración de las Horas, según el ritmo del año litúrgico; la reflexión comunitaria sobre la palabra de Dios; la meditación y los períodos de silencio; el capítulo local; la revisión de vida; el diálogo y la corrección fraterna; los encuentros de fraternidad sobre problemas varios, aún de orden cultural; el estudio personal, llevado con método y empeño; etc... CPO Ofmcap  Roma

74.  Todos estos son medios a nivel de comunidad local, que es la verdadera familia en la que se desarrolla la vida de todos los días. Entre sus funciones en este campo está también la de procurar espacios libres para la formación, especialmente a aquellos hermanos que están excesivamente ocupados. Por lo demás, papel decisivo para la formación permanente, en la fraternidad, corresponde al responsable local: él es el verdadero animador y gran parte del éxito o del fracaso en este punto depende de él. CPO Ofmcap  Roma

74.  Existe, además, "medios extraordinarios", es decir, iniciativas nuevas o renovadas de formación permanente. Sin querer ser exhaustivos, cabe recordar: - Por parte de la Orden: además de la obra de animación del Ministro general y de su Definitorio, el Secretariado general de la formación debe asumirse el compromiso de aportar ideas y experiencias, de informar, de favorecer el intercambio de personal, de sensibilizar; en suma, debe convertirse en uno de los centros motores principales para la animación de la Orden. Podrían crearse, además, otros centros en las diversas áreas y utilizar más los ya existentes (Instituto Histórico, Instituto Franciscano de Espiritualidad). CPO Ofmcap  Roma

74.  - Por parte de las Conferencias: creación de centros de animación, programación de cursos de 41 aggiornamento", de encuentros, de intercambio de personal...  - Por parte de la Provincia, que es la responsable directa de la formación en general y de la formación permanente en particular: además de la obra del Ministro provincial y de su Definitorio, debe asumir un papel particular el Secretariado para la formación. Donde sea posible, estaría bien crear incluso un grupo especial para la formación permanente, en el cual estuviesen representados, de ser viable, los diversos sectores de la actividad de la provincia. De gran importancia para la participación en la vida y en la marcha de la provincia se han revelado los Capítulos especiales "abiertos" ("capítulos de las esteras"), a los cuales todos los hermanos pueden participar. CPO Ofmcap  Roma

74.  Otras diversas iniciativas pueden sugerirse, por ejemplo: el establecimiento de fraternidades de oración y de contemplación, de pequeñas fraternidades y de fraternidades de estudio; la práctica del año sabático y del mes sacerdotal; los seminarios sobre nuestra espiritualidad; los cursos intensivos de "aggiornamento"; ciertos periodos de renovación intensa, como semanas de animación, retiros, ejercicios espirituales... programados para todos los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

75.  Lo mismo que para la formación inicial, también para la permanente habrá que elaborar un plan como instrumento de trabajo y de evaluación. En este plan, partiendo de la situación de la fraternidad (local o provincial) se establecen los objetivos a conseguir, los responsables, el tiempo y los pasos concretos a dar. CPO Ofmcap  Roma

75.  El plan deberá ser orgánico, dinámico y, en lo posible, completo. Orgánico en el sentido que forme un conjunto coherente en sí mismo y también con las etapas anteriores de  formación, dinámico, en el sentido que tenga en cuenta el desarrollo de la persona humana; completo, porque debe abarcar las diversas dimensiones de la formación (intelectual, afectiva, práctica...), dando prioridad a la vida fraterna evangélica. CPO Ofmcap  Roma

75.  Aunque la elaboración de tal plan es competencia propia de las fraternidades locales o provinciales, apuntamos aquí, a grandes rasgos, un itinerario: - al día: meditación, celebración de las Horas, Eucaristía, palabra de Dios, convivencia fraterna;  - al mes: capítulo local, retiro mensual, otros encuentros;  - al año: año litúrgico, ejercicios espirituales, encuentros de actualización, otras iniciativas; - al menos cada diez años (teniendo en cuenta las diversas fases de la vida y los períodos de transición: "midlife crisis"): año sabático, ciclos más largos de oración y de "aggiornamento". CPO Ofmcap  Roma

76.  Se puede decir, además, que, aunque la formación permanente ha de ser empeño de toda la vida, sin embargo hay determinados períodos la particularmente indicados para un empeño más intenso y provechoso. Entre estos, pueden recordarse: los primeros años después de la ordenación sacerdotal o la profesión solemne, a fin de ayudar a los hermanos jóvenes a integrarse en la vida comunitaria y en el contexto socio - eclesial; cuando surja una crisis de vocación, con objeto de profundizar y consolidar la propia vida religiosa; en los casos de adaptación difícil a nuevas situaciones de vida y de trabajo, etc... . CPO Ofmcap  Roma

4.  - Responsables de la formación CPO Ofmcap  Roma

77.  Para garantizar el compromiso formativo, la Orden debe poder disponer de factores que realmente respondan a las exigencias específicas del propio carisma. Esto es tanto más importante desde el momento en que se advierte el riesgo de una cierta nivelación en la vida religiosa (Mut. Relat. 1 I - 1 2). CPO Ofmcap  Roma

77.  Mirando a la situación de la Orden se deduce que no se ha aceptado claramente en todas partes el principio según el cual todos los hermanos deben sentirse de por sí formadores a nivel de fraternidad local, provincial y general. No es raro encontrar fraternidades cuyo estilo de vida es incompatible con un compromiso serio de formación. En algunos casos la vida real de la misma provincia contrasta con las directivas formativas. Sin embargo, afloran elementos que dan fundada esperanza. CPO Ofmcap  Roma

77.  Los superiores están más empeñados en un ministerio "ad intra" que privilegia el campo de la formación  se fundan nuevas fraternidades de acogida compuestas por hermanos que sienten particularmente la responsabilidad educativa; aumenta el diálogo y se utilizan métodos positivos en el contacto formativo; los candidatos son, en general, más abiertos y comprometidos. CPO Ofmcap  Roma

78.  El agente por excelencia de la formación es el Espíritu Santo, presente y vivificante en los formadores y en los formandos. Suya es la iniciativa; es El quien llama, inspira y consagra al Padre en conformidad con la imagen del Hijo. El candidato debe responder secundando "su santa operación" (Reg Bul. 10), mediante la acogida de Cristo - Maestro, modelo de vida para cada uno y para la fraternidad, e incitado por el amor filial a la Virgen María, Madre de Dios, "cuya vida es regla de conducta para todos" (PC 25). Se destaca, a este propósito, la importancia de la oración y de la dirección espiritual, que ayuda a captar, a discernir y a cumplir la voluntad de Dios en la vida fraterna. CPO Ofmcap  Roma

79.  En el plano de la correspondencia, la formación exige la colaboración activa de los formandos, como principales artífices y responsables del propio crecimiento. Deben ser comprendidos, respetados y amados en sus valores espirituales y culturales, y, más aún, en sus peculiaridades únicas e irrepetibles, que evidencian el primado de la persona. Así serán ayudados mejor en el perfeccionamiento de su equilibrio psíquico, en su maduración afectiva para una orientación más consciente y convencida a nuestra vida en fraternidad. Es obvio que los candidatos deban poseer aquellas cualidades y disposiciones que se conceptúan indispensables para poder pertenecer a nuestra Orden. CPO Ofmcap  Roma

80.  Cada fraternidad es ella misma en la medida en que toma conciencia de ser formadora. En ella todos deben sentirse formandos y formadores, abiertos a las realidades - culturales, eclesiales y sociales, solícitos al mismo tiempo por fomentar el recogimiento religioso y el clima familiar. En el ámbito de la vida fraterna tenga el primer puesto la oración, comenzando por la contemplativo - afectiva, entendida como fuente de vida; y se valoricen las cualidades humanas de los hermanos, como por ejemplo: la autenticidad, el espíritu de iniciativa y determinados momentos de la vida en su significado personal. CPO Ofmcap  Roma

80.  En las fraternidades específicamente formativas  - sobre todo en la del Noviciado - todo otro compromiso sea subordinado y coordinado con el de la formación, bajo la dirección de un primer responsable. Se tengan frecuentes reuniones de familia para concordar la línea de la fraternidad, las programaciones y las evaluaciones correspondientes; sobre todo para hacer la revisión de vida con franqueza de juicio y caridad constructiva. Es muy importante saber aceptar a los hermanos como son, renunciando a pensar demasiado en cómo deberían ser. El sentido vivo del perdón crea un clima de alegría evangélica en el corazón de la fraternidad. CPO Ofmcap  Roma

80.  Las fraternidades que tienen el cometido de la formación inicial deben estar constituidas con criterios de normalidad, de manera que los candidatos no se sientan por ello apartados de la vida real. Esto no quita que deban tener eficacia estimulante respecto a las otras fraternidades. CPO Ofmcap  Roma

80.  Para que cada una de las fraternidades pueda efectivamente reconocerse en esta función primaria, debe encontrar inspiración, estímulo y promoción en la fraternidad primigenia: la provincial. El grado de fidelidad, de convicción y de concretez de la fraternidad provincial tiene repercusiones inmediatas en la seguridad y vitalidad de cada hermano y en la eficacia del trabajo pedagógico de los centros de formación. CPO Ofmcap  Roma

80.  Si una provincia no es capaz de constituir auténticas fraternidades formativas, se cuestione seriamente si puede asumirse la responsabilidad de aceptar nuevos candidatos.  Si es verdad que todos deben ser en cierta medida formadores, sigue siendo indispensable que algunos hermanos sean elegidos como tales de manera más responsable y cualificada, a comenzar por el Ministro provincial y por los superiores locales. Son ellos los animadores y coordinadores ordinarios del proceso formativo de todos los hermanos. CPO Ofmcap  Roma

81.  Llegamos a tocar así el urgente problema de los formadores cualificados. Estos deben distinguirse por algunas cualidades poseídas con actitud abierta y dinámica; a saber: lleven una auténtica vida de fe; tengan firme esperanza en Dios y en el futuro del mundo, de la Iglesia y de la Orden; amen la vocación franciscana y estén convencidos del valor de la vida religiosa; sean capaces de trabajar en equipo de animar la vida de fraternidad, especialmente por lo que se refiere a la oración, al trabajo y a la convivencia. Sientan la necesidad de una constante puesta al día y, por lo mismo, se les facilite la especialización en materias psicopedagógicas o relacionadas con las tareas formativas. Crean íntimamente en su trabajo de formadores, inspirándose de lleno en tantos modelos que dan continuidad en la historia al rostro auténtico de nuestra Orden. CPO Ofmcap  Roma

81.  Es obvio, pues, que la exigencia de formadores cualificados se abre a aquella otra, aún más delicada, de formar a los mismos formadores. Ha sido éste uno de los problemas más sentidos del presente Consejo Plenario. CPO Ofmcap  Roma

82.  En fin, como coeficiente de nuestra formación franciscano-capuchina, se da particular releve al dinamismo de las iglesias locales, a la familia, a los valores auténticos de la cultura y religiosidad popular. Hay que destacar el gran aporte de todo el movimiento franciscano, comenzando por las hermanas de clausura y la Orden Franciscana Secular que, en reciprocidad vital con la Primera Orden, comparten Y promueven el espíritu genuino. CPO Ofmcap  Roma

83.  Estructúrense siempre mejor los Secretariados, que favorezcan y promuevan encuentros  de estudio de largo alcance, de información y de reflexión, y el intercambio de experiencias a diversos niveles: provinciales, interprovinciales, internacionales. El método formativo se identifica, en definitiva, con la fraternidad de la Orden. CPO Ofmcap  Roma

83.  Esta, si bien de una parte debe procurar que se superen las divisiones raciales y nacionalistas, por otra ha de empeñarse en salvaguardar, más aún, en promover las riquezas étnicas y espirituales según los criterios de una sabia inculturación. Es menester precisar y articular los objetivos pedagógicos y los itinerarios prácticos didácticos de cada etapa de la formación en la visión de conjunto de todo el proceso educativo. El método del diálogo y el espíritu de grupo, apoyando las líneas operativas de los formadores, encuentren inteligente espacio en la redacción de los programas y en la práctica de la animación. CPO Ofmcap  Roma

CONCLUSIÓN

84.  He aquí las reflexiones y orientaciones que han surgido durante este IV Consejo Plenario de la Orden sobre la formación del hermano menor capuchino. No tienen otra finalidad, substancialmente, que la de hacernos observar más fiel y más "espiritualmente" la Regla, esto es, el Evangelio, viviendo en obediencia, sin propio y en castidad. CPO Ofmcap  Roma

84.  El texto que ofrecemos es el resultado del trabajo de los miembros del Consejo Plenario, pero también en cierto modo el resultado de toda la Orden, que ha colaborado durante toda la fase preparatoria. Tal como se presenta, tiene sus límites. Ante todo, porque no aborda todos los aspectos de la formación; y esto se ha indicado ya desde un principio. Después, a causa también de sus lagunas: no hemos logrado siempre llegar al fondo de los problemas. De todos modos, su finalidad no ha sido tanto la de ser perfecto, cuanto, sobre todo, la de impulsar a los hermanos a continuar la reflexión. El texto, pues, deberá ser enriquecido y completado: el Consejo Plenario debe significar un comienzo más que un término. CPO Ofmcap  Roma

84.  Es preciso "seguir adelante", sobre todo poniendo en práctica las orientaciones trazadas aquí. Estas constituirán para nosotros una ayuda eficaz para "seguir las huellas de Cristo" tal como quiso san Francisco. Todo cuanto hemos hecho y haremos debe tender a introducirnos siempre más en la intimidad de Cristo. Es preciso "seguir adelante" todos los días, incluso después de eventuales lentitudes o faltas, conservando siempre en el corazón la esperanza, el ardor y la alegría. CPO Ofmcap  Roma

84.  Para observar lo que hemos prometido con una fidelidad siempre mayor, dejémonos guiar por la Virgen María, la "sierva del Señor". Porque fue precisamente para asegurar la perseverancia de sus hermanos en la vocación por lo que san Francisco confió la Orden a la que tiene el nombre de "Virgen fiel".

CPO OFM Cap. GARIBALDI 1986

NUESTRA PRESENCIA PROFÉTICA EN EL MUNDO VIDA Y ACTIVIDAD APOSTÓLICA

GARIBALDI (RS) BRASIL 31 de agosto á 27 de setiembre de 1986

PRESENTACIÓN

Muy queridos hermanos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación Hasta el presente no habíamos podido presentarles el Documento del V CPO "Nuestra presencia profética en el mundo : vida y actividad apostólica", que estaban esperando desde hace meses.  Ante todo, el Documento ha sido revisado, por una Comisión de Redacción.  Y, para poder aprobarlo quisimos esperar a una reunión plenaria del Definitorio.  Cosa que a causa de los numerosos compromisos de servicio a la Orden, no pudimos llevar a cabo hasta estos últimos días.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación  Ante todo, queremos subrayar un aspecto del valor del Documento: se trata de una pequeña parte del amplio trabajo llevado a cabo durante casi tres años en nuestras fraternidades, y en el que seguirán empeñadas algunos años más, con un fruto que nos prometemos duradero para toda la Orden. En este sentido, el Documento recoge sólo lo que los delegados de todas las Conferencias y el Definitorio General han percibido y expresado en el inolvidable encuentro de setiembre, en Brasil.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación Desde este punto de vista somos conscientes de que estamos presentan do a nuestros hermanos un trabajo limitado e imperfecto.  Pero así como está lo asumimos igualmente y lo encomendamos a todos y cada uno de nuestros hermanos, con el fin de que aprovechen sus inspiraciones y se sientan estimulados por sus limitaciones a proseguir la búsqueda y el camino iniciado.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación Deseamos compartir con ustedes esta convicción nuestra: que los Consejos Plenarios han desempeñado un importante papel en nuestra historia reciente.  Han sido un instrumento nuevo que nos ha permitido auscultar las ideas y los sentimientos de los hermanos de todo el mundo do una manera nueva, fraterna y eficaz,  Nuestra Orden, en su vida y en sus escritos, comenzando por las Constituciones, no seria lo que hoy es sin el creciente movimiento y fermento que pudimos recoger en Quito, Taizé, Mattli, Roma, y ahora Garibaldi.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación Una de las ideas principales del trabajo llevado a cabo desde el comienzo de la preparación del V CPO fue la de escuchar, y aun "provocar" a los hermanos sin prefijar esquemas y métodos y sin cerrar puertas.  Quedamos admirados de todo lo que se manifestó, y estamos seguros de que no se manifestó todo.  Creemos que el Espíritu Santo está realizando cosas bellísimas en la Orden por intermedio de nuestros hermanos, y en todas partes.  Esta constatación es muy consoladora.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación  Por eso, nuestra palabra fraterna es ahora una insistente demanda para que nuestros hermanos, ayudados por este Documento, contienen en todas partes su compromiso para hacer de nuestra vida un testimonio evangélico.  Es necesario, pues, entre otras cosas, estudiar y profundizar este Documento por medio de encuentros, reuniones, escritos, etc.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación Terminamos con las palabras exhortativas y de bendición dirigidas por nuestro seráfico Padre a toda la Orden - (CtaO. 7 - 10, 11,49): 'Obedezcan a la voz del Hijo de Dios, Guarden sus mandamientos con todo su corazón y cumplan sus consejos perfectamente. Alábenlo .  .  . pues para esto les ha enviado al mundo entero, para que de palabra y de obra den testimonio de su voz. Como a hijos se nos brinda el Señor Dios, Sean benditos del Señor quienes hagan estas cosas, y el Señor eternamente esté con ustedes.  Amén.  CPO Ofmcap  Garibaldi

presentación ROMA, fiesta de la Presentación del Señor, 2 de febrero de 1987, Fr. Flavio Roberto Carraro, Ministro General Fr. Francisco Iglesias, Vicario General Fr. Claude Ollukaren, Definidor General Fr.  José Carlos C, Pedroso, Definidor General Fr.  Viktrizius Veith, Definidor General Fr.  Jacques Bélanger, Definidor General Fr.  Pacificus Dydicz, Definidor General Fr.  John Corriveau, Definidor General Fr.  Teodosio Mannucci, Definidor General  CPO Ofmcap  Garibaldi

INTRODUCCIÓN 

Este V CPO debe su inspiración original al Capitulo general del año 1982, que advirtió la necesidad de profundizar el tema de nuestro apostolado. El Definitorio General, llevando a la práctica el voto del Capitulo general, quiso precisar el sentido del contenido de aquel propósito; y así lo formuló de esta manera: NUESTRA PRESENCIA PROFÉTICA EN EL MUNDO: VIDA Y ACTIVIDAD APOSTÓLICA , recordándonos la indisoluble "unidad" entre vida y acción, y que ambas deben ser vividas en clave "profética", con un sincero compromiso de vida y con una gran apertura al futuro.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción Toda la Orden ha sido consultada a lo largo de más de dos años, y una Comisión preparó este V CPO, elaborando las respuestas recibidas, y ofreciendo pistas de reflexión e instrumentos de trabajo. Agradecemos con sincero afecto a todos los hermanos de la Orden por la riqueza de sus aportes en relación con el trabajo del Consejo Plenario y por la elaboración de este Documento. Los delegados al V CPO se dieron cuenta enseguida al escuchan los informes de las Conferencias al comienzo del Plenario, de las profundas transformaciones que se están realizando en la Orden, aunque con tonalidades diversas, Transformaciones que nos interpelan fuertemente, nos desafían y exigen de nosotros una respuesta.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción  ¿Quienes somos verdaderamente? ¿En qué relación están nuestra vida actividad con este mundo que cambia con tanta rapidez? ¿Cómo escuchar el grito cada vez más fuerte de los pobres, de los marginados, de los oprimidos? Estos y otros interrogantes nos han permitido entender mucho mejor que nuestra vida no puede seguir transcurriendo por un carril paralelo, como sucede actualmente; el contraste es, con frecuencia, demasiado evidente entre nuestro estilo de vida y este mundo que sufre.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción  De la misma manera, se nos ha revelado con gran evidencia cómo la pluriformidad en la Orden constituye una realidad, no solo en el aspecto exterior, sino en nuestra cosmovisión y nuestra inserción en el mundo. Pon eso, el V CPO, aunque partió con la idea de analizar el tema del apostolado en el mundo de hoy, se enfrentó con la necesidad de dialogar sobre el sentido global de toda nuestra vida.  Así, la temática del apostolado acabó abrazando todos los valores fundamentales de nuestro carisma.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción Esto podría parecer una simple continuación de los planteamientos tradicionales, insuficientes frente a los cambios reales, pero la dinámica interna y el contenido de nuestras reflexiones nos remitía constantemente a los compromisos presentes y futuros de una presencia profética.  Siguiendo nuestro itinerario meteorológico  - ver, juzgar, actuar - , hemos llegado a repensar y reordenar los valores fundamentales de nuestra vida, aportando también indicaciones nuevas y prácticas para su actuación.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción Pudimos entender también que el calificativo de "profética" aplicado a nuestra vida no era precisamente una bandera al viento, sino un ideal que había que encarnar si queríamos ser  "piedras vivas" en la continuación del Reino de Dios. Así surgió también el deseo de que el Documento que debíamos ofrecer a los hermanos fuera eminentemente pastoral, sin excesivas preocupaciones técnicas y jurídicas. Advertimos, además, que nuestro futuro está ligado a nuestra capacidad de convertirnos y hacer verdaderamente profética nuestra presencia en el mundo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

introducción El clima del CPO nos ayudó mucho, tanto porque nos permitió darnos cuenta de las grandes contradicciones de la vida (como, por ejemplo, una pobreza que se avecina a la muerte, y una riqueza excesiva), como porque pudimos advertir cuán preciosos son ciertos valores vividos con simplicidad y amor. En fin, no sólo encontramos una gran hospitalidad, ofrecida con una sonrisa, y una excelente organización, sino que pudimos comprobar que ya hay hermanos que están compartiendo con los más pobres su vida, y que mantienen enhiesta la esperanza, orando y luchando a su lado. Este Documento intenta ser también un instrumento para un trabajo ulterior de aggiornamento profético de nuestra vida y actividad apostólica en el mundo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

I. LA CONTEMPLACIÓN EN NUESTRA VIDA Y ACTIVIDAD APOSTÓLICA 

Importancia de la contemplación  1. Nuestra presencia en el mundo y en la Iglesia exige como elemento fundamental la contemplación.  Esta constituye  una especie de itinerario de interiorización progresiva, una vuelta al "lugar del corazón" que es el "lugar de Dios", una intuición del Absoluto que ilumina la vida entera.  CPO Ofmcap  Garibaldi

1.  La contemplación es una experiencia esencialmente personal que surge de lo Intimo del ser humano, confrontado así con el misterio de Dios.  Por lo mismo, cualquier lenguaje resulta inadecuado para expresar su inefable riqueza. Enfrentados con nuestra vocación profética, y apostólica, sentimos la exigente llamada a esta dimensión contemplativa propia de nuestro carisma franciscano: viviendo en intimidad con Dios y contemplando en el hombre la imagen del Hijo, nos convertimos en apóstoles de Cristo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

Contribución del V CPO 

2. Nuestra Orden celebró en 1973 (Taizé) un CPO sobre la oración, y dedicó un rico capitulo de las Constituciones al mismo tema. El V CPO intenta, más que nada, subrayar algunos aspectos esenciales de la contemplación para nuestra vida y actividad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

A. Los nuevos contextos de la contemplación Aportes y peligros de los nuevos contextos 3. Constatamos en el mundo actual que el desarrollo, en todos sus ámbitos, ha aportado numerosos beneficios a la humanidad: una elevación de la cultura, relaciones internacionales más profundas, potenciación de nuestras capacidades, comunicaciones más fluidas, un mejor nivel de vida, etc.  Esta evolución ha contribuido a desarrollar el nivel afectivo, la capacidad intuitiva, un sentido critico más maduro y una apertura más consciente hacia la verdad.  Los medios de comunicación han en ensanchado los horizontes de nuestro conocimiento contribuyendo a una visión más global de la vida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

3.  No obstante, vemos también en semejante desarrollo algunos peligros como: relaciones internacionales más superficiales, falta de espacios de silencio, incomunicabilidad, encerramiento en la inmanencia, absorción por las cosas materiales y consumismo, y  -  a nivel más estructural  -  la manipulación de los medios de comunicación por parte de los poderes políticos y económicos que proponen pseudo - valores.  CPO Ofmcap  Garibaldi

3.  Pero, al mismo tiempo, descubrimos que se observa en el hombre un crecimiento en la necesidad del misterio y la trascendencia,  El sentimiento difuso de la angustia y la turbación está generando una búsqueda de abandono total en el misterio de Dios.  De ahí una experiencia que es fruto sobre todo de la intuición y que tiende a una unión afectiva con Dios, vivida en las relaciones personales y comunitarias. Muchos buscan otras formas de encuentro con Dios: ciertos elementos espirituales y formas de oración propios del Oriente están penetrando en Occidente.  CPO Ofmcap  Garibaldi

fenómenos negativos y positivos  4. También en la Iglesia y en la Orden descubrimos fenómenos negativos y positivos en relación con la contemplación. La disipación interior, que busca una compensación en el activismo, compromete seriamente, por una parte la experiencia de Dios en la oración y en la escucha de la palabra de Dios, y por otra, el diálogo espiritual con nuestros hermanos.  De donde la incapacidad de ser "hombres de oración", y con mayor razón expertos capaces de acompañar e iniciar a otros en la oración.  A veces, los métodos tradicionales no son juzgados como adecuados a las exigencias del hombre de hoy.  CPO Ofmcap  Garibaldi

4.  Constatamos con gozo el surgimiento de muchas formas nuevas, que se esfuerzan por responder a la exigencia del hombre hacia la Trascendencia: desierto y centros de espiritualidad, nuevo eremitismo, apertura a la vida contemplativa de los laicos. Muchos hermanos están redescubriendo la experiencia de la contemplación como una exigencia vital, como un ámbito espiritual que nutre la actividad y la vida fraternas,  Ciertos centros de espiritualidad franciscana tratan de armonizar el aspecto contemplativo con el activo. Esto podría anticipar una nueva primavera contemplativa en la Orden.  CPO Ofmcap  Garibaldi

B. Características de nuestra contemplación   

exigencia innata  5. La contemplación es una exigencia innata en el hombre, que se manifiesta en las diversas y ricas tradiciones de las grandes religiones. Sus características son: -  Un modo de vida que intuye y experimenta el misterio de Dios y percibe la unidad del Creador con la criatura ;  - una visión y valoración global de la realidad que emanan de la experiencia de la presencia de Dios en la que somos, vivimos y nos movemos (Hech 17, 28). - un camino personal y comunitario que es regulado por las leyes de la dinámica humana y religiosa;  CPO Ofmcap  Garibaldi

 5.  - un itinerario que conoce momentos sublimes, pero también situaciones criticas como la aridez espiritual o la búsqueda de compensaciones, la fuga de la realidad, la búsqueda de lo extraordinario, etc. - un proceso que exige una disciplina, un método y un acompañamiento seguro; - la contemplación es un elemento esencial de toda experiencia religiosa.  CPO Ofmcap  Garibaldi

contemplación cristiana 6. En la contemplación cristiana aparecen expresamente los siguientes aspectos esenciales: - es un don del Espíritu que ora en nosotros con gemidos inenarrables (Rom 8, 26), a la espera de la revelación de los hijos de Dios (Rom 8, 19), que nos hace exclamar "Abba - Padre" (Rom 8, 15; Gal 4, 6),  El mismo Espíritu nos ilumina para reconocer en todo hombre con el que nos encontramos al "hermano", la "hermana";  CPO Ofmcap  Garibaldi

6.  ha sido descrita como diálogo con la Santísima Trinidad que habita en nosotros; como adoración del Padre en Espíritu y en verdad (Jn 4, 23); - es una manera de participar en la alianza personal y comunitaria ofrecida por Dios a los hombres para el cumplimiento de su proyecto de amor que se realiza en la Encarnación del Hijo, que ha venido al mundo para que tengamos la vida en abundancia (Cfr.  Jn 10, 10).  Así, la contemplación nos hace capaces de luchar por la justicia y aceptar la persecución;  CPO Ofmcap  Garibaldi

 6.  - la contemplación, como vida de la alianza con Dios se expresa y se nutre a través de la escucha de la Palabra, la celebración de la Eucaristía y el amor a los hermanos. - es un don de discernimiento profético, por el que el contemplativo se hace capaz de ver la imano de Dios en la historia y de captar su evolución desde dentro de la misma a la luz de la palabra revelada; y, por lo mismo, se hace capaz de convertirse en protagonista de esa misma historia según los designios de Dios; - es una experiencia gradual de la verdad que nos libera de las ilusiones, sobre todo de las falsas "verdades", como las que provienen de los poderes políticos y económicos, que luchan por cambiarnos con el fin de  convertirnos en servidores de sus intereses.  CPO Ofmcap  Garibaldi

contemplación en san Francisco 7. La contemplación de san Francisco, que inspira nuestra propia contemplación, podría caracterizarse así: -  san Francisco descubre el amor de Dios en el Cristo pobre y crucificado de san Damián, en el abrazo al leproso, en la Sagrada Escritura y en la Eucaristía.  Así, el amor a Cristo pobre y crucificado lo lleva a amar a los hombres, sobre todo a los más pobres y atribulados.  Por lo tanto, Dios es visto y contemplado al interior de las realidades humanas; en ellas se revela su trascendencia;  CPO Ofmcap  Garibaldi

 7.  - san Francisco descubrió el plan de Dios en la contemplación y se propuso compartir plenamente el amor de Cristo por el hombre, anunciando la buena noticia de la esperanza y de la paz a través de la conversión.  Toda su actividad está marcada por la más alta contemplación; - san Francisco vive la mística de la alabanza de Dios en un contexto de inmersión en lo creado.  Para él, la creación entera canta la gloria de Dios.  Ahí es donde se alimenta su mensaje de una fraternidad universal entre los hombres y con todo lo creado;  CPO Ofmcap  Garibaldi

7. -  san Francisco encuentra a Dios en la contemplación a través de una vía unitiva y afectiva, retomada después por la tradición capuchina, para la cual orar es hablar a Dios con el corazón (Const, 53, 6).  Se trata de un camino accesible a todos.  La primera producción literaria de los Capuchinos incluye casi exclusivamente tratados de oración contemplativa como continuación de su predicación evangélica popular.  CPO Ofmcap  Garibaldi

condiciones para la contemplación profética  8. Nuestra contemplación franciscano - capuchina será profética y corresponderá a las exigencias de los hombres de hoy a condición de que: - continúe la sana tradición capuchina, enriquecida creativamente con las nuevas formas que están surgiendo en diversos lugares;  CPO Ofmcap  Garibaldi

 8.  - .  sea cultivada personal y comunitariamente, y esté abierta al diálogo con los hermanos y a los aportes de los demás hombres, porque estas relaciones interpersonales enriquecen la propia experiencia;  - esté fundamentada en la conciencia de nuestra pobreza radical en cuanto creaturas humanas.  Esta conciencia constituye el primer paso para nuestra ascensión a Dios: reconociendo nuestra miseria y necesidad recurramos al maestro divino (Cfr.  Buenaventura, Itinenarium mentis in Deum; (Breve P 4  c 4)  CPO Ofmcap  Garibaldi

 8.  -  sea humilde y simple, practicable por todos, y capaz de transformar los gozos y sufrimientos de la vida cotidiana en una intima unión con Dios; - sea afectiva y espontánea, como expresión del corazón que se dilata hacia Dios, hacia los hermanos y hacia toda la creación; - sea capaz de conducirnos a una pobreza real y a la inserción entre los pobres;  CPO Ofmcap  Garibaldi

 8.  - sea abierta a los pobres y crucificados de nuestro tiempo, procurando aprender de ellos y ser solidarios con ellos;  - lleve a la celebración eucarística los problemas actuales, como participación en el misterio de la muerte y resurrección de Jesús, en fidelidad a las raíces culturales de los distintos pueblos;  CPO Ofmcap  Garibaldi

C. Indicaciones operativas  CPO Ofmcap  Garibaldi

medios prácticos  9. Es necesario procurar a los hermanos los medios prácticos para hacer posible el encuentro con Dios en su interioridad y en el mundo que les rodea.  Por lo tantos debemos: - poner en acción una formación permanente para la contemplación, utilizando también los recursos de las nuevas y sanas investigaciones psicológicas ,  CPO Ofmcap  Garibaldi

9.  - preparar formadores y guías espirituales; - organizar la vida personal y comunitaria de manera que la dimensión contemplativa se cumpla no sólo en determinados tiempos, sino como compromiso fundamental de nuestra existencia; -  encontrar y defender unos ámbitos de tiempo y espacios de silencio;  CPO Ofmcap  Garibaldi

itinerario contemplativo 10. Debemos redescubrir formas tradicionales válidas del itinerario contemplativo, renovadas con una conciencia y dimensión de solidaridad social (ayunos, vigilias, peregrinaciones" etc).  CPO Ofmcap  Garibaldi

casas de oración  11. Es necesario promover casas de oración y eremitorios para animar nuestra vida contemplativa (Const. 56, l), y para ayudar a quienes se encaminan hacia una contemplación adoptada a las diversas condiciones.  CPO Ofmcap  Garibaldi

fraternidades abiertas  12. Es necesario cultivar la hospitalidad en nuestras fraternidades, que deben estar abiertas a todos, aquellos que deseen participar, individualmente o en grupo, en la vida de los hermanos y orientarse hacia la espiritualidad franciscana.  CPO Ofmcap  Garibaldi

centros de contemplación  13. Seria muy oportuno fomentar, especialmente en las grandes ciudades, también en colaboración con otros religiosos y religiosas, centros contemplativos y lugares de encuentro humano y religioso.  CPO Ofmcap  Garibaldi

encuentros  14. Para favorecer la vida de contemplación en la Orden es útil organizar encuentros en los cuales hermanos de distintas culturas puedan comunicarse sus experiencias y ayudarse a avanzar en este difícil camino.  CPO Ofmcap  Garibaldi

EL DON Y COMPROMISO DE LA FRATERNIDAD  CPO Ofmcap  Garibaldi

fraternidad universal  15. En la búsqueda a nivel mundial de una comunidad más intensa, y en el esfuerzo particular por nuestra parte de testimoniar la fraternidad, descubrimos siempre tres elementos mutuamente relacionados: la fundamental dignidad de toda persona realizada en libertad, su fundamental igualdad, y la necesaria solidaridad entre ellas.  CPO Ofmcap  Garibaldi

15.  En todas estas dimensiones reconocemos el don de Dios que nos impulsa a crear una sola familia.  Nuestra fraternidad está llamada a testimoniar esta tendencia universal y a facilitar su expresión.  Este don y este compromiso se pusieron fuertemente en evidencia para nosotros cuando los capitulares de 1968 dieron al tema de la "Fraternidad" una importancia particular, en cuanto valor fundamental, en el Cap. VI de nuestras Constituciones.  CPO Ofmcap  Garibaldi

A. Dignidad, igualdad, solidaridad en el contexto actual  CPO Ofmcap  Garibaldi

dignidad  humana inviolable 16. Las relaciones humanas y sociales están basadas en la inviolable dignidad de toda persona, realizada en libertad.  Todas las instituciones y el mismo orden social deben basarse en este principio.  Por consiguiente, las personas deben situarse por encima de las estructuras  No obstante esto, enfrentamos divisiones, manipulaciones y frustraciones; todo bajo la bandera de la libertad.  En tales procesos, frecuentemente son violados los derechos civiles, políticos y religiosos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

16.  Elementos de estas tendencias pueden encontrarse también en la Iglesia y en la Orden.  Y, sin embargo, existe un evidente esfuerzo por crear estructuras fundadas sobre la primacía de la persona, y encaminadas a asegurarla.  Dada la individualidad de cada persona y la singularidad de toda fraternidad, la pluriformidad es reconocida y defendida como valor en si misma por parte de la Orden.  CPO Ofmcap  Garibaldi

igualdad 17.  Dada la inviolable dignidad del hombre y de la mujer como imágenes de Dios, todas las personas son iguales y deben ser tratadas igualmente.  Un signo del, esfuerzo por realizar este derecho universal lo constituyen hoy día los movimientos que trabajan por la igualdad política y religiosa entro las distintas razas y entre el hombre y la mujer.  CPO Ofmcap  Garibaldi

17.  También en la Iglesia se puede advertir el esfuerzo por incorporar a los marginados y al laicado en su vida y actividad.  Este fenómeno universal ha tenido también influjo en nuestra Orden, reconociéndose ,  cada vez con mayor claridad la igualdad de todos los hermanos, fundada en la común vocación (Const. 84,3,5; 115, 6).  CPO Ofmcap  Garibaldi

17.  A pesar de estos movimientos en favor de la igualdad, encontramos discriminaciones casi por todas partes; sexismo, racismo, clasismo y exclusión de los ancianos ("ageism") minan la comunidad; tribalismo y castas dividen igualmente a la sociedad.  En el ámbito de las naciones, como en las relaciones internacionales, los ricos y los poderosos ganan terreno a costa de los pobres y oprimidos.  En semejante proceso los derechos económicos, sociales y culturales son violados con frecuencia.  Puesto que la Iglesia y la Orden son parte de este mundo deben estar muy atentas a estas tendencias hacia las distintas formas de discriminación.  CPO Ofmcap  Garibaldi

18.  La existencia de instituciones y movimientos de carácter regional, continental e internacional testimonian un desarrollo histórico que se encamina hacia una solidaridad global.  El rápido desarrollo de la tecnología y de las comunicaciones, los progresos en el campo de la electrónica y de los computers, las iniciativas que se relacionan con los transportes y las investigaciones espaciales hacen posible que el mundo se convierta en una "gran aldea".  La gente del comercio y de la política, los intercambios culturales y los encuentros deportivos ofrecen igualmente otras posibilidades de promover vínculos de solidaridad,  Este fenómeno de la solidaridad está también presente en los pueblos en vías de desarrollo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

18.  No obstante esto, el egoísmo personal y comunitario podrá hacer vanos todos los esfuerzos por crear comunidad.  Con frecuencia afloran el etnocentrismo, el nacionalismo y el fanatismo religioso.  La violencia, el terrorismo y la carrera armamentista crecen aceleradamente. La riqueza del Norte aumenta, mientras aumentan también las deudas del Sur.  Muchos de los fracasos de la solidaridad deben atribuirse a un falso concepto de autorrealización y al individualismo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

18. Como el individualismo está minando la unidad de la familias así también en nuestra Orden y en nuestras fraternidades amenaza con socavar nuestro.  valor fundamental de la fraternidad.  A pesar de que afirmamos que la vida evangélica constituye nuestro principal apostolado, viviéndola en fraternidad, en realidad son las actividades apostólicas individuales  - Las que condicionan la vida fraterna.  A causa de estas formas de individualismo, nuestras relaciones fraternas son posiblemente más débiles que nunca.  Aunque siempre existirá una tensión entre los objetivos de una comunidad y el desarrollo de la personalidad y de los carismas de cada persona, la presente situación del mundo, de la Iglesia y de la Orden reclaman una inmediata respuesta al individualismo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

B.  Del individualismo al testimonio profético de la fraternidad  causas del individualismo  19.  Las causas del individualismo no pueden aislarse, hasta el punto de señalar esta o aquella causa, esta o aquella persona.  Nuestro individualismo refleja el de la sociedad, tanto del Este como del Oeste, del Norte como del Sur.  A pesar de los slogans sobre la libertad y la igualdad y el compromiso por la solidaridad, existen fuerzas que desarrollan sutiles formas de colectivización a través de la instrumentalización política (control del,  partido sobre los medios de comunicación) y de la instrumentalización económica (predominio de los poderosos de la economía por medio de le propaganda comercial) -  todo esto tiene como resultado una creciente exaltación del individualismo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

19.  Todo esto ha tenido también sus consecuencias en nuestras fraternidades.  Mientras en diversas provincias existen ejemplos que justifican la esperanza, con mayor frecuencia podemos constatar en la Orden un especie de minimalismo en lo que se refiere a la oración comunitaria y al tiempo transcurrido en torno a una mesa común.  Cuando luego los hermanos toman parte en la recreación comunitaria, la misma está dominada por la televisión.  La consecuencia es la erosión de los vínculos fraternos entre nosotros, la tendencia a privilegiar formas de comunidad fuera del ámbito de la fraternidad, y nuevamente, un creciente individualismo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

superación del individualismo  20.  Como se puede deducir del Cap. VI de las Constituciones y del Consejo Plenario I de Quito y IV de Roma, la Orden ha dado grandes pasos para asegurar la dignidad de toda persona humana.  Redescubriendo el carisma de san Francisco ha fortalecido su visión de una fraternidad de iguales, basada en una misma vocación (Const 83,3).  No podremos ofrecer al mundo - un verdadero testimonio de fraternidad y solidaridad si no enfrentamos nuestro individualismo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

vida fraterna como criterio fundamental 21.  El criterio fundamental de la fraternidad no constituye sólo el núcleo do nuestros documentos, y el centro de nuestra fe, como nos lo enseña Jesús en su oración al Padre: Ruego por todos aquellos que por su palabra creerán en mi.  Que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mi y yo en ti. Sea también uno en nosotros: así el mundo creerá que tú me has enviado (Jn 17, 20,21).  CPO Ofmcap  Garibaldi

21.  Además, continuamente las enseñanzas de la Iglesia nos invitan a construir la "civilización del amor".  El Documento conciliar sobre "La Iglesia en el mundo contemporáneo" afirma: 'Dios.  .  . ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con espíritu de hermanos (nº.  24) "Primogénito entre muchos hermanos, constituye con el don del Espíritu  - continúa el Concilio -  una nueva comunidad fraterna entre todos los que con fe y caridad le reciben.  .  . Esta solidaridad debe aumentarse siempre hasta aquél día en que llegue su consumación (n. 32).  Nos recuerdan nuestras Constituciones que "Por divina inspiración, Francisco fundó una forma de vida evangélica que llamó fraternidad' (nº 83, 5), basada en hermanos que viven juntos en la caridad.  Fieles a nuestra vocación, debemos construir una verdadera comunión fraterna y cooperar así a la promoción de una familia auténticamente humana en la Iglesia y en el mundo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

21.  Por eso, creemos que el testimonio profético de la fraternidad vivida constituye el centro de nuestra  evangelización.  Sobre todo, es un servicio de "Paz y Bien", en el signo de la confianza y la esperanza. La realidad del mundo, de la Iglesia y de la Orden nos recuerdan el plan de Dios; esto nos impulsa a ser proféticamente coherentes con el don y compromiso de la fraternidad, que nos cualifica como franciscanos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

ejemplo de san Francisco  22. En este sentido, la fuerza profética de nuestra presencia y actividad en medio del mundo y del pueblo de Dios debe encontrar su inspiración en el ejemplo de san Francisco que "amando a Dios y a todos los hombres,  y aun a todas las criaturas, se hace amigo y hermano universal"(Const. 169, 2).  CPO Ofmcap  Garibaldi

C.  .  Indicaciones operativas  promoción de la vida fraterna  23.  Conscientes de que debemos pasar de las teorías a la acción concreta, insistimos en que toda nuestra formación debe implicar un proceso de concientización y conversión continua, tanto personal como comunitaria, con el fin de promover una mayor fraternidad entre nosotros y con todos los hombres.  CPO Ofmcap  Garibaldi

23.  En concreto, subrayamos los siguientes momentos claves de la vida fraterna cotidiana: a)la oración de la fraternidad (Eucaristía, liturgia de las horas y otras formas), viviéndola de una manera creativa, espontánea, verdaderamente participada y realista; b)la vida de fraternidad, actuándola como una verdadera comunión de vida, que debe expresarse en la confianza y el perdón, en la comprensión, en la estima y el amor recíprocos, en la disponibilidad mutua y en la condivisión de todo lo que somos y tenemos, con un cuidado especial en relación con los hermanos enfermos o en dificultades;  CPO Ofmcap  Garibaldi

23.  c)el trabajo en todas sus formas; que debe ser siempre expresión de toda la fraternidad (Const. 76, 2; 145, 6); sobre todo se debe expresar en la ayuda mutua, según los dones de cada uno, incluidos los servicios que se deben realizar cotidianamente en nuestras casas (Const. 84, 6).  CPO Ofmcap  Garibaldi

23.  Insistimos en que el diálogo, en todas sus modalidades, especialmente en las reuniones de fraternidad (capítulos locales) es un instrumento fundamental para la animación de nuestra vida fraterna; los capítulos locales deberán ser frecuentes y bien planificados, incluyendo la utilización de dinámicas de grupo.  Como lo hacen diversos grupos y movimientos eclesiales, esforcémonos también nosotros por confrontar nuestra vida cotidiana con la Sagrada Escritura.  CPO Ofmcap  Garibaldi

el modelo evangélico  24.  A fin de que, iluminados por el Evangelio, podamos superar las divisiones, la alienación y el individualismo en nuestras fraternidades, sugerimos que se adopte el método propuesto por Mateo a su Iglesia en circunstancias similares (Mt 18, 1 - 20),  Esto implica: que nos esforcemos por superar las divisiones existentes (18, 1 - 4), que nos es estimemos unos a otros sobre la base de la dignidad de cada uno (18, 10 - 14), y practiquemos la corrección fraterna que nos invita a la conversión (18, 15 - 18).  Con estos vínculos de solidaridad, promovidos mediante el mutuo aprecio y la corrección, creceremos en la unidad, y nuestra oración será más eficaz (18, 19 - 20).  CPO Ofmcap  Garibaldi

revisión de vida  25 Estamos seguros de que, estimulados por este V CPO seremos capaces de revitalizar la oración de nuestras fraternidades y las formas de nuestro apostolado, y superar así nuestro individualismo.  Para facilitar esto sugerimos que en nuestra revisión de vida nos propongamos los siguientes puntos:  CPO Ofmcap  Garibaldi

25.  a)examinarnos cómo se manifiesta el individualismo en nuestras fraternidades, reconociendo sus efectos demoledores, pero confiados en que, con la gracia de Dios, puede ser superado; b)comprometernos en causas comunes que contribuyan al mayor desarrollo de la solidaridad entre nosotros, especialmente en respuesta al grito de los pobres (ET 18).  Recomendamos especialmente:  CPO Ofmcap  Garibaldi

25.  l)que se tengan fraternidades de presencia entre los pobres, como ya fue previsto por el CPO de Quito;  2)que quienes ya están comprometidos con los pobres reflexionen acerca de la manera de profundizar su solidaridad con ellos; mientras que quienes desarrollan otros apostolados tengan frecuentes experiencias de inserción en medio de los pobres;  CPO Ofmcap  Garibaldi

25.  3)que quienes no están comprometidos a causa de la enfermedad o por otras razones, utilicen sus talentos, oraciones y sufrimiento en favor de los pobres y por la promoción de la justicia; que nuestra oración refleje esa sensibilidad; 4) que renunciemos a cualquier forma de "compromiso con toda especie de injusticias sociales" en nuestro estilo de vida, comunitario o personal, en el uso de los bienes y en las relaciones con los laicos que trabajan con nosotros, 'despertando talas conciencias al drama de la miseria y a los reclamos,  en favor de la justicia social realizados por el evangelio y por la Iglesia' (ET 18).  CPO Ofmcap  Garibaldi

estructuras adecuadas  26.  Llamamos en especial la atención sobre el tema de las estructuras, que deben ser adecuadas para promover la vida fraterna.  Ante todo, tengamos en cuenta las condiciones de cada hermano al constituir las fraternidades y al asignar responsabilidades (Const. 88, 2 - , 146,4); ordenemos nuestra vida mediante formas de gobierno y de organización que favorezcan la obediencia caritativa mutua, activa y responsable, la subsidiariedad y la corresponsabilidad, la madurez de cada uno de los hermanos y de la fraternidad (Const 23, 3s$,  ; 30,3; 37, 3ss,  ; 50,4; 142, 2ss,  ;157, 3ss,  ; 159,  lss,  ; 162; 164; 2ss,  ). Y, finalmente, preocupémonos de que nuestras casas favorezcan la vida fraterna (Const 68,3).  CPO Ofmcap  Garibaldi

solidaridad vivida 27.  Potenciemos la corresponsabilidad y solidaridad fraternas, con el fin de que sean superadas las actitudes de aislamiento y provincialismo.  En función de esto, es necesario promover los diversos organismos de animación y colaboración en el campo de la formación, del apostolado, de la cultura y de las publicaciones, etc., a nivel de la Orden, de los Continentes, de las naciones y de las regiones,  Debemos prestar una atención especial a la animación de las Conferencias y a la sensibilización de las -  fraternidades mediante la condivisión de los bienes, la promoción del amor fraterno entre las provincias y las fraternidades de una misma provincia.  Asimismo, teniendo en cuenta nuestro espíritu de pobreza y de itinerancia, se debe evitar que una larga permanencia en el mismo lugar condicione la vida fraterna.  CPO Ofmcap  Garibaldi

hermanos de todos  28 Para realizar en plenitud nuestra vocación de hermanos con todas las personas y con todas las criaturas, sugerimos: a)abrir nuestras casas a quienes desean compartir oportunamente nuestra vida de oración, de convivencia, de reflexión y de trabajo (Const. 68, 2; 50, 30; 57, l ss,  ). b)promover el espíritu de acogida y de solidaridad con todos, especialmente con los necesitados, ofreciendo, hospitalidad y poniendo a su disposición nuestros edificios y nuestros bienes;  CPO Ofmcap  Garibaldi

28.  c)privilegiar siempre nuestro mensaje de fraternidad y de espíritu comunitario en todos nuestros encuentros y servicios a los hombres, favoreciendo sobre todo el respeto, la comprensión y el diálogo fraterno con todos (Const 97 ss,  ).  d) que nuestra vida fraterna transcurra preferencialmente junto a los pobres, a los marginados y oprimidos, uniendo nuestros esfuerzos a los movimientos de voluntariado y a todas las iniciativas de asociación, de unidad y solidaridad entre los pueblos (Const 12, 3;99,3).  CPO Ofmcap  Garibaldi

28  e)ser sensibles a las exigencias de la Iglesia particular en la que trabajamos, desarrollando un clima de generosa solidaridad y disponibilidad de nuestras personas y nuestras casas  f)favorecer los esfuerzos de integración fraterna con toda la familia franciscana, y particularmente con la OFS, para vivir y ofrecer un mensaje de fraternidad entre nosotros y con el mundo (Const 11,3;95; 15292).  1 g) cultivar el sentido de la fraternidad universal con toda la creación, promoviendo el respeto por la naturaleza y el sentido religioso de lo creado (Const 11, lss,  ,A6,7;97,1).  CPO Ofmcap  Garibaldi

III.  NUESTRA VIDA DE POBREZA Y MINORIDAD ENTRE LOS POBRES 

pobreza como signo profético  29 Nuestra vocación como Capuchinos, según la vida y regla de san Francisco, comporta nuestra condición esencial de pobres, y en cuanto tal, es en si misma testimonio y signo profético.  Por lo mismo, retornemos preferencialmente a los pobres, necesitados y sufrientes de toda clase, con un espíritu de condivisión y coparticipación, en el estilo de la minoridad propia de la Orden.  Aquí destacamos solamente algunos aspectos de la pobreza, remitiendo para todo lo demás a las Constituciones y a los otros Consejos Plenarios.  Estos aspectos que nos parecen de mayor actualidad para el mundo de hoy se refieren esencialmente al estilo de vida y al compromiso pastoral.  CPO Ofmcap  Garibaldi

A. Análisis de la situación actual.-  causas de miseria  30.  Muchos no alcanzan hoy a satisfacer las necesidades primarias materiales, culturales, sociales y espirituales.  El fenómeno es el resultado de causas que escapan muchas veces al control de la voluntad humana; pero que también son fruto del egoísmo de los individuos, de las naciones, de los bloques políticos, militares y económicos, los cuales crean estructuras de opresión y de permanente injusticia,  En este contexto, "los menores", puesto que nada tienen, ni saben, ni,  pueden, están condenados muchas veces a callar y a convertirse en víctimas de una historia decidida por otros.  CPO Ofmcap  Garibaldi

30.  Muchas otras personas carecen de otras necesidades vitales, están insatisfechas por la falta de instrucción, de integración social y de sentido de la vida, y sufren porque no son comprendidas en su soledad, en sus sufrimientos y conflictos interiores.  CPO Ofmcap  Garibaldi

divisiones en la iglesia 31. Al igual que la sociedad, la Iglesia está marcada también por la división entre personas, entre iglesias ricas e iglesias pobres.  Hay problemas que todavía no han sido estudiados adecuadamente y con una atención pastoral suficiente; encontramos también en la Iglesia grupos que no tienen aún una clara posibilidad de participar y de decidir como corresponde, como por ejemplo los laicos y las mujeres.  CPO Ofmcap  Garibaldi

mentalidad consumista  32. Una mentalidad consumista influye negativamente en nuestra vida y actividad.  Disponemos de medios consistentes (construcciones, recursos, instrumentos de trabajo, etc,  ). Muchas veces los destinatarios de nuestra presencia no son preferentemente los más pobres y necesitados, los que más sufren, y estamos el servicio de instituciones que, con frecuencia están al servicio do las clases acomodadas.  CPO Ofmcap  Garibaldi

solidaridad con los pobres  33.  Pero también encontramos en la sociedad, en la Iglesia y en la Orden aspectos positivos.  En la sociedad, gracias a la investigación científica y los medios de comunicación, crece una más viva conciencia de los problemas y se buscan nuevas maneras de resolverlos, con una organización solidaria a nivel internacional.  CPO Ofmcap  Garibaldi

33.  En la Iglesia, el sentido de la comunidad, de la participación y del servicio son más vivos.  Por lo, mismo, la conciencia del escándalo de una miseria creciente es más fuerte,  y,  más concreta la lucha por dominarla, con compromisos a veces espontáneos por parte de los laicos, para el mejoramiento de las estructuras y de la situación en general.  CPO Ofmcap  Garibaldi

33.  Una mayor toma de conciencia por parte de la Orden ha hecho que algunos hermanos hayan optado por vivir entre los pobres, los necesitados y los enfermos, y ha impulsado a la Orden a aceptar nuevos ministerios en zonas pobres y entre las minorías.  Por lo tanto, se está revigorizando la tradición de nuestra Orden en relación con la sensibilidad hacia los pobres y necesitados.  Ha crecido el sentido de solidaridad gracias al intercambio de personas y bienes entre las provincias.  CPO Ofmcap  Garibaldi

B.  Características de nuestra, pobreza - minoridad.-  para una sociedad más justa  34.  El hecho de que muchos seres humanos vivan en pobreza extrema y en condiciones de injusta dependencia atenta contra la dignidad y los derechos fundamentales de la persona humana y de los pueblos, y nos obliga a colaborar en la construcción de una sociedad justa y solidaria.  CPO Ofmcap  Garibaldi

Cristo, esperanza de una nueva sociedad 35. Ha crecido entre los hombres la convicción de que el mundo es un sistema,  complejo, en el que todo tiene que ver con todo, pero precisamente por eso es un sistema abierto.  La Sagrada Escritura nos enseña que Dios ha creado el mundo para todos, y que ha encomendado a los hombres la misión de construir, como una anticipación profética del mundo futuro, una sociedad justa y fraterna, en la que todos se reconozcan como hijos de un mismo Padre y servidores los unos de los otros (Gal 5,13).  CPO Ofmcap  Garibaldi

35.  Por su encarnación, eligiendo el camino del amor, Jesucristo se situó junto a los pobres, haciéndose uno de ellos, con una opción liberadora, no parcial,  sino integral.  Reconozcamos en El , muerto, en la cruz, al hombre pobre, que ha amado más que nadie, perdonando, y reconciliando a la humanidad.  Animados por su resurrección, reafirmamos nuestra esperanza en la construcción de una sociedad nueva.  CPO Ofmcap  Garibaldi

Cristo nuestro modelo  36.  La contemplación de Jesucristo pobre y crucificado, testigo del amor del Padre a todos los hombres, ha permitido a Francisco reconocer, amar y servir a Cristo pobre y crucificado en los demás hombres, sus miembros, especialmente en los más pobres y afligidos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

36.  El amor por Jesucristo crucificado nos compromete a hacernos, por la austeridad de nuestra vida y la coparticipación de nuestros recursos materiales y humanos, solidarios con los miembros de su cuerpo que sufren, viviendo con ellos en la reciprocidad de un amor diligente y activo.  Este es el camino privilegiado que, con san Francisco y nuestra tradición capuchina, nos conduce  ,  al encuentro de Cristo pobre y crucificado, el "Siervo sufriente".  CPO Ofmcap  Garibaldi

36.  Por vocación estamos llamados, optando realmente por el último lugar, a encontrar a Jesucristo en el anonadamiento solidario de su  Encarnación (Kénosis) y de su Pasión.  Esta opción minorítica nos permitirá acercarnos a todos fraterna y gozosamente.  CPO Ofmcap  Garibaldi

C . Algunas pistas de acción.-  Bienaventuranza de la pobreza  37.  Convencidos de que la pobreza evangélica os un don de Dios, un valor y una bienaventuranza, mientras nos esforzamos para que los hombres tenga - una vida digna de los hijos de Dios, ofrecemos con nuestra vida vivida con alegría y con nuestra predicación el valor evangélico de la pobreza a los ricos y los pobres. Esta pobreza exige de nosotros la plena disponibilidad para los otros de nuestras capacidades, nuestro tiempo y nuestros bienes.  CPO Ofmcap  Garibaldi

valiente revisión de vida  38.  A la luz de las Constituciones (nº. 60,6) y del I CPO (nn. 46 ss,  ) es necesario encarar, ante todo, una audaz revisión de vida, a nivel personal y comunitario, sobre el uso de nuestros bienes, sobre la austeridad y minoridad de nuestra vida y sobre la orientación preferencial de nuestra actividad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

signos concretos de pobreza 39.  Nuestra opción voluntaria de pobreza radical (Cfr.  Const. nº 43) exige el abandono de nuestras cosas no necesarias en favor de los indigentes. Para llevarlo concretamente a la práctica, cada fraternidad provincial o local, con un espíritu de coparticipación y de solidaridad debe determinar un porcentual de las entradas para devolverlo a los pobres. Nuestra pobreza implica, asimismo, la participación de todos en los servicios y en los trabajos de la fraternidad, incluso con el objeto,  de evitar, en lo posible, el empleo de personas ajenas a la fraternidad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

inserción entre los pobres  40.  En cumplimiento de las Constituciones (n. 60, 6), favorézcanse de una manera eficaz las fraternidades de inserción entre los pobres y marginados. En la formación inicial, en coherencia con nuestro estilo de vida, que debe ser similar al de los pobres y necesitados, deben preverse tiempos de experiencia entre ellos.  Facilítese también una preparación específica de algunos religiosos para el trabajo entre aquellos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

40.  En nuestra actividad deben tener preferencia los servicios en favor de las clases pobres, necesitadas y populares,  Estimulamos la participación de los hermanos y de las fraternidades en los organismos de voluntariado y favorezcamos el trabajo a tiempo pleno y gratuito en loa grupos más marginados. Apoyamos a aquellos hermanos nuestros que trabajan, aun gratuitamente, entre los más alejados de Cristo Jesús.  CPO Ofmcap  Garibaldi

IV. NUESTRA ACTIVIDAD APOSTÓLICA

fundamentos de la evangelización  41.  La evangelización es un hecho fundamental para la vida y actividad de la Orden.  Tiene su punto de partida en el amor de Dios por los hombres que culmina en la persona de Jesucristo, encarnado para nuestra salvación.  Su vida entera, desde el primer momento de su existencia hasta su muerte y resurrección es parte integral de su actividad evangelizadora (Cfr EN 6) , Jesús envió luego al Espíritu Santo para continuar su,  obra,  de evangelización.  Jesucristo es para nosotros modelo incomparable de la evangelización.  CPO Ofmcap  Garibaldi

41.  Nosotros integramos la Iglesia que, modelada por el Espíritu e iluminada por Cristo, camina con todos los hombres.  En todas las transformaciones culturales tratamos de captar el sentido y la dirección de la historia que está evolucionando hacia una humanidad nueva.  CPO Ofmcap  Garibaldi

41.  La evangelización vive el mensaje antes de proclamarlo a los demás. Puesto quo todos vivimos en situaciones distintas, situémonos frente a los otros con una actitud humilde, dispuestos a escuchar y a recibir, a valorar y a asimilar los hechos positivos de toda cultura.  Francisco, fiel seguidor de Cristo, vivió  plenamente el Evangelio, fue sensible a las situaciones de las personas, presentó el amor y la misericordia de Dios, y por eso permanece como el inspirador de nuestra manera de evangelizar.  CPO Ofmcap  Garibaldi

A.  La evangelización en un mundo en transformación.-  cambios culturales  42. - Durante los últimos veinte años, el mundo, la Iglesia y la Orden han experimentado profundas transformaciones, Estos amplios cambios han tenido un influjo profundo también en nuestra Orden.  Los cambios culturales han cambiado incluso las formas por las cuales el hombre expresa su experiencia de Dios y sus valores religiosos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

42.  Los hombres sienten la necesidad de la transcendencia. Hasta tiempos recientes esta necesidad encontraba su expresión en formas institucionales y tradicionales.  Lo que ahora se expresa a través del materialismo, el ateísmo, el indiferentismo, el secularismo, el relativismo y el escepticismo constituye un permanente desafío para la Iglesia y para la Orden para encontrar nuevas expresiones de esta necesidad de Trascendencia.  CPO Ofmcap  Garibaldi

42.  Algunos ministerios tradicionales de la Orden están muy reducidos en su alcances: confesiones, devociones, predicación, misiones populares, cuestación, etc.  En no pocas provincias, numerosos hermanos están dispersos en una multitud de ministerios individuales, comprometiendo así, la presencia profética de la provincia en cuanto tal.  CPO Ofmcap  Garibaldi

43.  .  El apostolado en la Iglesia está experimentando una rápida evolución, con profundas consecuencias para la Orden.  a)la notable disminución del número de sacerdotes diocesanos ha obligado a la Orden a aceptar servicios pastorales sin una auténtica referencia a su carisma fundamental;  CPO Ofmcap  Garibaldi

43  b)el aumento del número de ministros laicos, con frecuencia preparados profesionalmente, ha enriquecido nuestro apostolado; sin embargo, en algunos lugares los hermanos no estaban preparados para este impacto y se han manifestado temerosos a la hora de asumirlo;  CPO Ofmcap  Garibaldi

43.  c)en la Orden el aumento de hermanos que no desean abrazar el estado clerical ni desarrollar los servicios tradicionales de los hermanos no clérigos, ha enriquecido y cambiado nuestro apostolado.  Por lo demás, estos hermanos no siempre han encontrado entre nosotros la manera de realizar un apostolado estimulante y satisfactorio;  CPO Ofmcap  Garibaldi

43.  d) algunos hermanos clérigos no desean realizar los apostolados tradicionales de la Orden; e)el papel y la responsabilidad de las mujeres en la sociedad ha experimentado un cambio revolucionario.  Su creciente desempeño en los ministerios de la Iglesia es visto a veces con temor por parte de algunos hermanos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

una nueva conciencia religiosa  44.  Como resultado de las transformaciones culturales, como la secularización, se ha dado un cambio en la conciencia religiosa de la gente y un creciente aprecio de los valores humanos.  Por lo que  a)en muchos lugares, las devociones religiosas populares, tan importantes en el pasado para el apostolado de los hermanos, tienen hoy escasa significación para el sentimiento religioso de la gente;  CPO Ofmcap  Garibaldi

44.  b)las sectas religiosas evangélicas de contenido fundamentalista se orientan a la necesidad que el pueblo tiene de una experiencia personal de Dios.  El fuerte sentido de identidad de estas sectas responde a la necesidad de relaciones interpersonales. Ellas, por lo general, tienen más fuerza de reclamo para la religiosidad de nuestro pueblo que nuestros métodos tradicionales de apostolado.  CPO Ofmcap  Garibaldi

44.  c)el espíritu ecuménico del Concilio Vaticano II ha tenido como resultado un nuevo y positivo diálogo con las otras Iglesias cristianas y una nueva estima de las demás grandes religiones de la humanidad.  Esto ha influido profundamente en el estilo misionero de la Orden.  CPO Ofmcap  Garibaldi

nuevas exigencias de justicia  45.  La pobreza y la opresión han provocado una nueva exigencia de justicia a todos los niveles.  La Iglesia ha afirmado que la acción en favor de la justicia es un elemento esencial de vida y actividad evangélica.  El hecho de que nosotros debamos predicar la buena noticia a los pobres de un orden social más justo, nos obliga a poner en tela de juicio métodos pasados de formación y modos de pensar presentes.  Observemos que:

  CPO Ofmcap  Garibaldi

45.  a)la Orden tiene innumerables obras de caridad para la asistencia de los necesitados: programas para proveer de alimentos; alojamiento, vestido, etc.  La mayor parte de estas obras tienen como objetivo dar asistencia en situaciones de emergencia.  Pero pocas veces acudimos en ayuda de quienes están atrapados por estructuras de pobreza;  CPO Ofmcap  Garibaldi

45.  b)El llamado a realizar la justicia como elemento constitutivo del Evangelio es difícil de predicar, especialmente a quienes tienen el poder y la riqueza;  c)en muchos lugares los hermanos se ven obligados a vivir y desarrollar su apostolado en situaciones de permanente crisis : guerra, regímenes opresivos, guerrilla, terrorismo, carestía, epidemias, etc.  CPO Ofmcap  Garibaldi

B,  Juicio y evaluación.  nueva fisonomía de la Orden  46.  La imagen tradicional de la Orden Capuchina está muy cambiada.  No siempre se da en la Orden una plena conciencia de semejante cambio en su vida 'y actividad. . Y así, no todas las iniciativas de asumir esa nueva realidad han tenido éxito.  Y, sin embargo, prácticamente en todas las áreas, está surgiendo una nueva figura de la Orden,  Ciertos profundos valores cristianos y franciscanos están contribuyendo al surgimiento de esta nueva fisonomía de la Orden.  CPO Ofmcap  Garibaldi

revitalización del apostolado 47.  El ministerio de Jesús fue una urgente proclamación del Reino de Dios, una fuerza poderosa que cambió la vida de muchos y les aportó una esperanza: "Se ha cumplido el tiempo! El Reino de Dios está cerca! Conviértanse y crean al Evangelio" (Mc 1,15).  Muchos movimientos de renovación y reforma en la Iglesia han encontrado su fuerza en una renovada fe en la Palabra de Dios.  La revitalización de nuestra presencia apostólica en el mundo deriva de la misma urgencia profunda de Francisco cuando exclamó: "Esto es lo que yo quiero, esto es lo que busco, esto es lo que anhelo con todo mi corazón" (l Cel 22).  El Evangelio es para nosotros, no sólo un conjunto de valores para vivir y predicar, sino la auténtica forma y el contenido de nuestra vida y nuestro apostolado.  CPO Ofmcap  Garibaldi

hacia la liberación completa 48.  Aceptamos la realidad y el dinamismo de los tiempos como signo de la presencia de Dios, seguros dé que el Espíritu Santo nos guiará y nos hará posible entender e interpretar el íntimo significado de la historia.  Este es el punto de partida para nuestra proclamación del Evangelio de Jesucristo.  Hagamos nuestros los sufrimientos y las aspiraciones de la humanidad que busca su liberación completa.  Presentemos al Padre el grito de los pobres y participemos efectivamente de su suerte (Cfr.  Const 46,3).  CPO Ofmcap  Garibaldi

48.  En la RNB, Francisco nos invita a iniciar nuestra proclamación del Reino de Dios viviendo en paz en medio de cualquier cultura y pueblo: ".  .  . no promuevan disputas y controversias, sino que se sometan a toda criatura por Dios" (lR 16).  Por eso, tratemos de entrar en respetuoso diálogo, descubrir los valores comunes a toda cultura (bondad, verdad, libertad y belleza), porque ellos revelan la presencia de Dios y son la base de la unidad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

construir una fraternidad universal 49.  Como hermano entre sus hermanos y hermanas, cada uno de nosotros está llamado a compartir el don que Dios le ha dado para ayudar a los otros a vivir su vocación cristiana y a construir une fraternidad universal, a "motivar con estilo evangélico, a una pacífica y estable convivencia a quienes están divididos por el odio, la envidia, divergencias ideológicas, de clase, de raza o de nacionalidad" (Const. 99,2),  La promoción de la dignidad y de los derechos de los pobres es parte integral de nuestra misión evangélica. Expresamos nuestra vocación a la minoridad, más compartiendo el camino humano al servicio de los demás que gobernándolos desde posiciones de prestigio.  CPO Ofmcap  Garibaldi

fieles a la iglesia  50.  Seamos fieles a la iglesia de Cristo que está construyendo una nueva humanidad caminando junto a todos los hombres de buena voluntad.  Seguir nuestro carisma franciscano y capuchino es parte  esencial de nuestra fidelidad a la Iglesia. Según el  espíritu  del  Testamento de san Francisco debemos estar siempre atentos a las necesidades  de la Iglesia local. Compartiendo sus sufrimientos y sus esperanzas  en el desarrollo de nuevas formas y estructuras,  CPO Ofmcap  Garibaldi

los valores guía  51.  Francisco, en su Testamento, describe su vida de fe como un proceso de continua conversión.  El advenimiento del Reino de Dios exige de la misma manera de cada hermano y de cada fraternidad una conversión radical.  Esta conversión implica una profunda revisión del sentido de nuestra vocación religiosa y de la misión de la fraternidad religiosa en el mundo contemporáneo.  Esto nos exige un examen de nuestros criterios de valoración, de nuestras ideas y de nuestros valores - guía a la luz del Evangelio; y nos obliga a abrir los ojos a las obras del Espíritu en el mundo.  Exige que nos dispongamos e escuchar.  Debemos confesar que tal vez estamos más dispuestos a predicar al mundo y a nuestros hermanos y hermanas que a escuchar atentamente al Espíritu que habla a través de ellos.  Todo esto nos obliga a rever nuestros proyectos y nuestras prioridades personales a la luz de aquella "verdadera y caritativa obediencia" que Francisco describe en sus Admoniciones (Cfr.  Adm 3).  CPO Ofmcap  Garibaldi

C. Invitación a la acción y opciones operativas.- plan pastoral  52.  Como consecuencia de lo dicho, recomendamos con un énfasis particular que todas las provincias y circunscripciones de la Orden elaboren un plan pastoral, en el que se enuncie con 'claridad nuestra nueva presencia apostólica en el mundo.  Recomendamos que la formulación de este plan comprometa a todos los hermanos y abarque a todos nuestros ministerios, tanto individuales como comunitarios.  Esta nueva visión de nuestra misión en el,  mundo debe dar a cada provincia y circunscripción el coraje de iniciar nuevas formas de actividad, y de abandonar aquellos apostolados y,  estructuras que no son ya testimonio de una presencia evangélica significativa.  CPO Ofmcap  Garibaldi

criterios de decisión 53.  Los ministerios de nuestra Orden (predicación, cooperación parroquial, capellanías, sacramento de la reconciliación, etc.  Deben ser revalorizados según los siguientes criterios: a)sensibilidad hacia los valores humanos;  b)apropiada renovación exigida por la Iglesia; c)valores - guía fundamentales de nuestra vida y actividad, especialmente la minoridad;  d)plan pastoral de la provincia y de la Iglesia local.  CPO Ofmcap  Garibaldi

54.  Los movimientos y grupos eclesiales de base constituyen un fuerte reclamo evangélico para nuestra Orden:  a) integran los planes pastorales de muchas Iglesias; b)constituyen una forma nueva de ser Iglesia  c)son una fuerza poderosa para la evangelización;  d)favorecen el resurgimiento de nuevas expresiones religiosas basadas en la Escritura, sólidas relaciones interpersonales y el compromiso para la transformación de la sociedad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

compromiso con tos pobres  55.  El grito de los pobres debe encontrar un eco todavía más claro en los ministerios y en la actividad de la Orden:  CPO Ofmcap  Garibaldi

55. a)todos los hermanos deben estar concientizados acerca de los derechos y la dignidad de los pobres; b)esta concientización a la justicia es parte integrante de todos nuestros ministerios; c)como menores que somos, la concientización de nuestra Orden en relación con los pobres incluye la voluntad de los hermanos de caminar con ellos, compartir su vida, sus aspiraciones y sus luchas; d)reafirmamos la validez de nuestras múltiples tareas por los pobres y entre los pobres,  Encarecemos que se preste una atención especial a las más recientes formas del sufrimiento humano: los desocupados, los obreros emigrantes, las víctimas de la droga y del SIDA, los que viven solos, los ancianos, etc.  CPO Ofmcap  Garibaldi

adecuada animación espiritual  56.  Subrayamos la importancia de responder a las necesidades religiosas de la gente, tratando de abrirse a una animación espiritual adecuada, La transformación de los comportamientos religiosos requiere de nosotros:  a)que nuestras fraternidades vivan una vida evangélica creíble; b)que hagan posible que el pueblo participe en nuestra vida espiritual;  c)que abramos nuestras casas a los diferentes grupos, como los diversos grupos de jóvenes, ya para la animación espiritual ya para promover vocaciones a la vida religiosa;  CPO Ofmcap  Garibaldi

56.  d)que formemos guías espirituales capaces de responder a la sed de Dios que tiene el hombre de hoy;  e)que haya confesores, convenientemente preparados y actualizados en teología moral y pastoral y psicología, dispuestos a servir al pueblo  f)que se constituyan casas de oración, como lo piden las Constituciones (56,1), y que nosotros colaboremos también en la creación de otros centros de espiritualidad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

nuevas iniciativas misioneras  57. La Orden continúa apoyando sus misiones en las jóvenes Iglesias. a)tratemos de descubrir los signos de la presencia de Dios en cada cultura;  b)estemos dispuestos a colaborar en la formación de las Iglesias locales autónomas formando adecuadamente ministros idóneos; c)recomendamos que la Orden acepte hacerse presente en aquellas áreas donde todavía no lo está, especialmente en África y Asia Oriental;  CPO Ofmcap  Garibaldi

57.  d)recomendamos que se incrementen los presentes esfuerzos misioneros de la Orden y que se desarrollen estructuras adecuadas para una mayor cooperación interprovincial en favor de iniciativas misioneras nuevas;  e)nuestra presencia en los países en los que no se permite la explícita proclamación del Evangelio conserva su validez, porque "el principal apostolado de los hermanos es éste: vivir la vida evangélica en el mundo en sinceridad, simplicidad y alegría" (Const 145, 2).  CPO Ofmcap  Garibaldi

los "mass - media"  58.  Los "mass - media" y los medios de comunicación son una parte integrante de la cultura de nuestro tiempo.  Recomendamos que estos medios sean responsablemente usados para crear una nueva mentalidad religiosa.  Esto exige:  CPO Ofmcap  Garibaldi

 58. a) que los "mass - media" y los medios de  comunicación  sean utilizados como instrumento de evangelización;  b)que los hermanos se preparen para usar críticamente tales medios, y que así lo enseñen al pueblo; c)que también los laicos sean formados para llevar el mensaje cristiano a esta importantísima área de las comunicaciones;  CPO Ofmcap  Garibaldi

junto a la OFS  59. La asistencia espiritual a la OFS debe ser considerada como un obligado y privilegiado compromiso de familia.  Realizando esta  nuestra reciprocidad vital, reforzamos nuestra presencia y actividad apostólica y, al mismo tiempo, nos enriquecemos con los dones de tantos hermanos y hermanas que viven en su especifica vocación laical el mismo carisma franciscano.  CPO Ofmcap  Garibaldi

apostolado bíblico  60.  Coherentes,  con nuestra vocación franciscana, y para responder mejor, como lo quiere la Iglesia, a los desafíos de la evangelización hoy, debemos dar la debida prioridad al apostolado bíblico.  CPO Ofmcap  Garibaldi

pastoral sanitaria  61.  La pastoral sanitaria y en favor de los ancianos exige una renovada opción y una recualificación, incluso con cursos de actualización.  Privilegiemos las visitas y la asistencia domiciliaria a los enfermos y a los ancianos para llevarles ayuda espiritual y material.  Promovamos también el voluntariado hospitalario y domiciliario junto a las asociaciones laicales.  CPO Ofmcap  Garibaldi

sensibles a todas las necesidades  62.  En las distintas áreas culturales de la Orden existen muchas otras actividades que responden a las necesidades del pueblo y de la Iglesia: la promoción de la cultura a través, especialmente, de libros y publicaciones, el apostolado de la familia, el apostolado de la juventud, etc.  Nuestro urgente deseo de proclamar el evangelio de Jesucristo exige de nosotros una constante apertura y sensibilidad hacia toda nueva posibilidad en la sociedad y en la Iglesia.  CPO Ofmcap  Garibaldi

NUESTRO ANUNCIO DE LA JUSTICIA DE LA PAZ Y DEL RESPETO POR LA NATURALEZA

el progreso de Dios  63.  Siguiendo a Jesús por el camino de Francisco, hemos tomado conciencia nuevamente de que, como hermanos, debemos expresar proféticamente con nuestra vida y con nuestras obras los valores de la justicia, de la paz y del respeto por la naturaleza.  La armonía de estas tres realidades fue el proyecto de Dios en el día de la creación.  Armonía que fue destruida por el pecado.  Como hermanos, estamos llamados ahora a colaborar en la restauración de aquella armonía original, y preparar el advenimiento del Reino de Dios a la tierra, junto con todos nuestros hermanos y hermanas del mundo entero.  Este es el plan de la Alianza inaugurado por Jesús.  CPO Ofmcap  Garibaldi

el don de la paz y la justicia  64.  La paz fue un don confiado a Francisco y sus seguidores por el mismo Dios.  Debemos proclamarla con nuestra vida y actividad.  Debe estar sólidamente fundada sobre el amor y la verdad, pero no puede ser auténticamente evangélica si no incluye también la justicia.  Como ha dicho el Sínodo de los Obispos: "El trabajar por la justicia y participar en la transformación del mundo se nos muestran claramente como una dimensión constitutiva de la predicación del Evangelio, es decir, de la visión de la Iglesia para la redención del género humano y la liberación de toda situación opresiva".  CPO Ofmcap  Garibaldi

universo amenazado  65.  Hoy, además, el universo entero: el agua, el aire, la misma "Madre Tierra" están amenazados de contaminación y destrucción vandálica.  El hecho de que Juan Pablo II haya declarado a Francisco de Asís patrono de la ecología (29 de nov. de 1979) nos invita a extender a toda la creación su manera de amar en la justicia y en la paz.  CPO Ofmcap  Garibaldi

A.  Análisis de la situación presente 

I.  SIGNOS DE MUERTE Y DE VIDA EN EL MUNDO 

problemas nuevos y complejos  66.  El mundo en el que debemos anunciar la justicia, la paz y el respeto por la naturaleza está herido y es portador de un grito de amargura, al mismo tiempo que está animado por un nuevo soplo de vida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

67.  Muchos problemas, sobre todo en el campo de la economía y la ecología, son tan nuevos y complejos que, hasta el  presente, los  expertos no han podido encontrarles soluciones suficientes y satisfactorias; por ejemplo, no existen aún modelos para resolver los conflictos entre tecnología y desocupación.  También las Iglesias cristianas han propuesto investigaciones significativas, por ejemplo: un plan para un nuevo sistema económico, mundial.  Sin el conocimiento de tales investigaciones es imposible dar un juicio realista sobre los grandes problemas actuales y sobre los responsables de estas situaciones.  CPO Ofmcap  Garibaldi

67.  a)Signos de muerte peligro de destrucción  67 Como en los tiempos de Moisés, podemos sentir también hoy el grito desesperado de millones de hombres y mujeres privados injustamente de sus derechos  fundamentales. El ser humano y el medio ambiente en el que vive están amenazados de destrucción.  Es la primera vez que el hombre, después de la creación, tiene en sus manos un poder tan grande como para destruir la tierra o hacerla más habitable,  Es el futuro mismo de nuestro planeta el que está en juego.  CPO Ofmcap  Garibaldi

68.  Desde la segunda guerra mundial hasta el día de hoy, la humanidad se encuentra en estado de guerra,  Los dispositivos bélicos son cada día más numerosos, sofisticados y peligrosos.  Los presupuestos alucinantes que se destinan el armamentismo desequilibran de tal manera la economía mundial y endeudan a los países hasta tal punto que hacen imposible la ayuda a los países más pobres y su normal desarrollo,  Mientras aumenta la militarización, no se constata un esfuerzo parejo por resolver los problemas de millones de personas que mueren de hambre, de innumerables personas expulsadas de su propia tierra, del número creciente de niños abandonados y de la destrucción sistemática de pueblos enteros en varios lugares del mundo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

violencia abierta u oculta 69.  Hay formas concretas de violencia de las que tenemos experiencia.  Se da cerca de nosotros la violencia física contra las personas y la propiedad, delitos sexuales con estupro y maltrato de la mujer y los hijos.  Existe la violencia institucionalizada más oculta, como cuando las compañías multinacionales rehuyen el efectivo control de las naciones buscando ganancias a través del dominio del mercado; cuando el racismo opera sutilmente; cuando la religión es politizada y fanatizada (por ejemplo en algunas formas del islamismo "Jihad - guerra santa"); cuando se niega el trabajo y posibilidades de vida por el color de la piel; o, descaradamente, cuando la política y la ideología justifican su existencia con el apartheid.  Todo esto puede llegar a convertirse en un estilo de vida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

insensibilidad  70.  Teniendo en cuenta las noticias de violencia con que los "mass - media" nos bombardean constantemente, tal vez nosotros mismos nos hemos hecho insensibles.  Se dice que, para sobrevivir, las víctimas de las bombas de Hiroshima y Nagasaki desarrollaron en pocas horas una insensibilidad a los gritos de dolor en torno a ellos.  Con tantos gritos de pobres en torno a nosotros, los millones de abortos que se producen cada año, la explotación de las mujeres en tantas naciones, las condiciones inhumanas de trabajo, la negación global de diversas formas de libertad, la desocupación sistemática justificada en nombre del desarrollo económico, la creciente disparidad entre ricos y pobres al interior de cada país y entre diversos países, el terrorismo, la tortura, cabria que nos preguntáramos si nosotros mismos no hemos llegado a hacernos insensibles, si no habremos desarrollado también nosotros formas de negación de la muerte que nos rodea.  CPO Ofmcap  Garibaldi

manipulación de los 'mass - media'  71.  Las nuevas tecnologías y los "mass - media", capaces de abrir nuestro mundo a perspectivas insospechadas, ¿no son demasiado frecuentemente manipulados por quienes detentan el poder y que no siempre están interesados en que se imponga la justicia evangélica?  CPO Ofmcap  Garibaldi

futuro incierto 72.  Existen hoy graves preocupaciones por las agresiones al equilibrio ecológico, tanto en las aguas de los ríos como en el mar a causa de los desechos contaminados y de los residuos nucleares; en la atmósfera de las zonas industriales a causa de las emanaciones,  de las fábricas y del tráfico intenso; en la naturaleza vegetal y animal a causa de una explotación abusiva. Miles de especies animales y vegetales están desapareciendo y son amenazadas de muerte.  Vastos espacios de tierra se están erosionando, y el desierto avanza. La humanidad ve amenazada su propia sobrevivencia.  CPO Ofmcap  Garibaldi

b)Signos de vida.- defensa de la vida  73.  Encontramos hoy muchas personas que han tomado conciencia de esta situación de muerte, y están reaccionando. Los grupos que dan apoyo humano y económico a las mujeres que han decidido no abortar, con gran costo; los grupos que, con gran riesgo, alzan su voz con fuerza en medio de la sociedad, llamando proféticamente a una conversión; los miembros de grupos de resistencia que operan en forma no violenta en favor de un cambio social; los grupos de personas que custodian los acuerdos internacionales para qué las libertades humanas no sean violadas por regímenes opresivos; los distintos movimientos en favor de la paz que lanzan llamados y actúan con gran seriedad.  CPO Ofmcap  Garibaldi

73.  Además de los grupos, están los insignes mártires contemporáneos muertos a causa de la defensa de los valores humanos, especialmente de la paz: Mahatma Gandhi, Anne Frank, Martin Luther King, Maximiliano Kolbe, Dietrich Bonhooffer, Oscar Romero, Titus Brandsma, etc.  Además están los millones de mártires silenciosos, que han actuado, con su vida y su testimonio, y con sus esfuerzos, para resistir a las fuerzas que operan en favor de la muerte más bien que de la vida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

defensa del equilibrio ecológico  74 - Están surgiendo nuevas asociaciones para la defensa del equilibrio ecológico, de los parques naturales y de las especies animales, de los mares y de los ríos, para la defensa de la pureza del aire en  las zonas industrializadas y de intensa circulación de vehículos. Son los nuevos cruzados de la paz en defensa de la naturaleza agredida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

II.  LA IGLESIA: SOMBRAS Y LUCES 

problemas de parte de la iglesia  75.  En razón de la complejidad de la vida moderna, no le resulta fácil a la Iglesia ofrecer hoy una respuesta global bien articulada y realista a quienes se preocupan por un mundo más justo y se preguntan el porqué de tantas cosas La iglesia tiene dificultad  para valorar las cosas que están en juego y los desafíos a los que es necesario responder hoy.  Para ella, como para todos, es grande la tentación de ceder al fatalismo y seguir los caminos trillados.  CPO Ofmcap  Garibaldi

a)Sombras.-  peligro de encerrarnos en nosotros mismos 76. Como cualquier otra institución, la Iglesia no está exenta del peligro de encerrarse en su pasado y en sus rutinas, en su complicidad.  .  . Tal vez no se ha preguntado con la suficiente fuerza aquello que Pablo VI proponía al Sínodo en 1974: "En qué se ha convertido en el día de hoy aquella energía oculta en la Buena Noticia, capaz de golpear profundamente la conciencia del hombre? (EN. nº 4).  CPO Ofmcap  Garibaldi

dicotomía entre doctrina y acción 77.  ¿No nos sentimos también nosotros, los cristianos más tranquilos en una espiritualidad "individualista" sin relación con la vida real de los individuos y de los grupos, ausentes de aquellos lugares donde se consuma precisamente la injusticia, o simplemente ciegos ante las injusticias de las que nosotros mismos somos causantes? Nos sentimos más seguros en funciones directivas o de enseñanza. Tal vez es cierto que, como Iglesia, estamos poco habituados a enfrentar las tensiones a cara descubierta, a escuchar y aprender, a revelar a nuestros hermanos sus derechos y acompañarlos en su promoción personal y colectiva. Nuestro discurso se ha hecho ciertamente más incisivo en lo que se refiere a la justicia, pero ¿tenemos luego el coraje de pasar a la acción como Iglesia?  CPO Ofmcap  Garibaldi

b) Luces.-  defensa de los derechos humanos 78. Especialmente a partir del siglo XIX, se ha realizado en la Iglesia un esfuerzo para desarrollar un cuerpo de doctrina social con el fin de alentar a los fieles en su compromiso social.  El Vaticano y la reflexión posterior han marcado una orientación decisiva hacia el hombre.  El Papa y los Obispos no cesan de invitarnos a esta reflexión.  En muchos países la Iglesia defiende abiertamente los derechos humanos frente a regímenes de opresión y a abusos contra la ecología.  Muchas veces es la única en hacerlo. Esta más clara toma de conciencia del amor de Jesús por el ser humano ha encontrado por todas partes un eco entusiasta y, podríamos decir, nos ha vuelto a abrir al futuro.  Las bienaventuranzas de la justicia y de la paz parecen ser un don especial del Espíritu para nuestro tiempos y en particular para los jóvenes.  CPO Ofmcap  Garibaldi

III.  NUESTRA FRATERNIDAD CAPUCHINA, SOMBRAS Y LUCES

a) Sombras.-  79.  Tampoco nosotros, los capuchinos, estamos exentos de éstas limitaciones de la Iglesia.  El Hno. Pascual Rywalski, entonces Ministro General, decía en su relación al Capitulo General de 1982 que nosotros, capuchinos, en muchos aspectos relativos a nuestra presencia en el mundo íbamos a la zaga de la Iglesia,  Sufrimos de "insensibilidad psíquica" en relación a los problemas del mundo: un hecho comprobado incluso a través de las varias encuestas realizadas en la Orden en los últimos años.  Debemos superar aún ciertas actitudes clericales.  Frecuentemente tenemos tendencia a apoyar a las clases altas que nos apoyan.  Nuestra actitud, frente al mundo tal vez es un reflejo de los "mass - media"  CPO Ofmcap  Garibaldi

b) Luces.-  nuevos caminos de futuro 80. La reciente renovación do nuestra Orden manifestada con evidencia en la revisión de las Constituciones de 1968, y continuada por el CPO y por muchos otros encuentros locales, nos ha abierto pistas impensadas hacia el futuro. Nuestro nivel de concientización en relación con lo que sucede en el mundo actual y con lo que constituyen exigencias concretas del proyecto fraterno de Jesús para nosotros, se ha enriquecido decisivamente en estos últimos años.  Prueba de ello es, entre otras cosas, la nueva manera de considerarnos "personas", en nuestras relaciones mutuas y en la práctica de la obediencia.  Esperamos que la Orden tome seriamente en cuenta la realidad, y como en los primitivos tiempos se ponga a la escucha de su vocación original para realizar opciones decisivas.  CPO Ofmcap  Garibaldi

B.  Criterios y motivos para nuestras opciones.- respeto de los derechos humanos  81. Un primer criterio es el respeto de los derechos humanos fundamentales.  Esto implica: situar al hombre y sus derechos en el centro de nuestras preocupaciones; reaccionar cada vez que un ser humano, o un pueblo, es objeto de injusticia, que es obstaculizado en su desarrollo normal, que es excluido del derecho a la coparticipación en todas sus formas (Cfr. Const. 99, 1 - 2); intervenir cada vez que la naturaleza es violentada o agredida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

lucha por el hombre 82.  Jesús se inmoló por la causa del hombre.  El es el "Justo" (Is, 4518),  "nuestra Paz" (Ef 2,14), apasionado de que todos tengamos la vida en abundancia, que nadie sea excluido (Jn 10, l ss), y que sean los primeros aquellos que tienen menos acceso a ella (Lc 4, l6 ss).  Este proyecto fraterno de Jesús, vivido con coraje por nosotros, en el riesgo, y si es necesario hasta la muerte violenta, constituye nuestra vocación cristiana.  Si este circuito vital que conduce a la paz está bloqueado por la injusticia o por cualquier otro mal, entonces debemos luchar hasta que la vida pueda continuar circulando por él en abundancia para todos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

experiencia de san Francisco 83.  Esta es la experiencia vivida por Francisco en el seguimiento de Jesucristo.  El recibió como vocación anunciar la Paz, es decir, la vida en abundancia (Test 23; l Cel 29).  Lo hizo con la alegría de quien transmite la vida, pero también con un espíritu de penitencia y conversión, al igual que Jesús, que dio su sangre en cumplimiento de su misión de paz (Ef 2,14).  Primero fue un hombre de paz, y luego anunció la paz.  CPO Ofmcap  Garibaldi

preferencia por los  "excluidos" 84.  Como Jesús, Francisco anunció el evangelio de la paz a todos los hombres, con una preferencia desde el comienzo por los "excluidos" (Cfr. Test 1 - 3).  Lo hizo como "menor", comenzando por los más pequeños; lo hizo sin violencia, sin medios de poder, pero decididamente, asumiendo los riesgos que esto implicaba (visita al Sultán).  CPO Ofmcap  Garibaldi

fraternidad universal 85.  Francisco vivió y anunció la paz a las personas, a los animales y a las cosas, como a hermanos y hermanas, miembros de la misma familia, respetuosa y gratuitamente.  Creyó que todo criatura está llamada a ser "hermana": el sultán, el lobo, el fuego .  .  . Hizo así justicia a las personas y a la naturaleza, mirándoles como Dios las mira, y tratándolas como Dios las trata.  CPO Ofmcap  Garibaldi

nuestro carisma 86.  Francisco nos ha legado el carisma especial de la paz, de la justicia y de la naturaleza.  El punto de vista del pobre es el lugar privilegiado desde el que un hijo de san Francisco ve y proclama los valores.  La reconciliación y el respeto por la creación son los medios que Francisco nos propone para alcanzar la verdadera paz y la armonía.  Esto forma parte integrante de nuestra vocación franciscana.  CPO Ofmcap  Garibaldi

nuestro apostolado  87.  Todo lo que llevamos dicho es posible vivirlo en la mayor libertad y pluriformidad. Pero su contenido no puede ser negado sin comprometer nuestro carisma franciscano.  Pablo VI lo recordaba a nuestro Capítulo general de 1976: "Quisiéramos subrayan una de las características más tradicionales del espíritu de vuestra Orden que nos parece debe brillar hoy también especialmente en vuestro apostolado, la de ser en toda circunstancia portadores de paz entre todos los hombre".  CPO Ofmcap  Garibaldi

con audacia y coraje  88.  Nuestras Constituciones de 1982, en la línea del CPO de Quito (9,17), de Mattli (4,22,27) y Roma (6,8,12,31,42,44), nos invitan a actuar con audacia y coraje, "No temamos proclamar el anuncio de la conversión a la justicia y al compromiso de conservar la paz a quienes detentan el poder o dominan a sus pueblos" (Const 145,4).  Muchos de nuestros hermanos han corrido ya en el pasado el riesgo de hacerlo,  Los que tratan de hacerlo también hoy no siempre reciben una calurosa acogida.  CPO Ofmcap  Garibaldi

ejemplo de san Francisco  89.  Se trata de recuperar el dinamismo íntimo de nuestro carisma.  Los Obispos italianos escribían con ocasión del VIII Centenario del nacimiento de san Francisco: " .  .  . Sin tener la pretensión de cambiar las estructuras de su época,  Francisco revolucionó de hecho su tiempo renovando la conciencia de los hombres y el rostro de la sociedad" ("L'Osservatore Romano", 14,  3,  1982).  CPO Ofmcap  Garibaldi

los promotores capuchinos de la justicia y la paz 90.  Nuestra presencia activa en la promoción de la justicia y de la paz se inspira también en la tradición de nuestra Orden: de hecho, los capuchinos, desde los orígenes, realizaron una amplia obra de pacificación social y de justicia, tanto de manera humilde en el ámbito local por medio de la predicación, como en misiones diplomáticas de gran aliento, con personajes ilustres, como Jacinto de Casale, Marco de Aviano, san Lorenzo de Brindis, etc.  CPO Ofmcap  Garibaldi

G. Pautas concretas de acción 91.  Una mirada contemplativa a Jesús y a sus miembros es capaz de transformarnos. Los oprimidos y los excluidos serán nuestros hermanos y hermanas. Ellos serán también nuestros maestros.  Junto a Jesús y a estos sus miembros sufrientes experimentaremos la conversión a la paz, no teóricamente, sino de una manera que nos motivará fuertemente a la acción concreta y valiente.  Esto nos introducirá sin más en el camino de la cruz, pero nos hará capaces de amar a todos, aún a nuestros enemigos, como lo exige nuestra acción franciscana por la paz.  CPO Ofmcap  Garibaldi

Esta mirada contemplativa a Cristo y a sus miembros nos hará entender fácilmente que debemos de cambiar muchas cosas que hasta ahora creíamos importantes, en nuestra vida personal y comunitaria, y nos impulsará a rehacer drásticamente nuestras prioridades, a "recrear" nuestra vida partiendo de una inspiración reencontrada.  CPO Ofmcap  Garibaldi

contacto vivo con los marginados 92.  Los excluidos de este mundo tienen un acceso privilegiado al Reino de Dios y son los primeros en  - recibir la Buena Noticia (Lc 4,l4 - 18); por lo cual, si quiere escuchar el verdadero grito de los pobres, nuestra Orden no puedo menos de tener fraternidades entre los pobres.  Somos afortunados por el hecho de tener a tantos hermanos nuestros en un contacto cotidiano con los oprimidos y marginados.  Ellos nos ayudan a escuchar el grito de los pobres y a integrarlo a nuestra oración y nuestra resistencia a todo lo que los oprime,  Sigamos, por lo tanto, el ejemplo de san Francisco que deseaba volver frecuentemente entre los leprosos para aprender de ellos (lR 9,3).

  CPO Ofmcap  Garibaldi

el drama de la miseria  93.  Todos recordamos las palabras dirigidas a los religiosos por Pablo VI hace casi veinte años: "Y, entonces, ¿cómo encontrará eco en nuestra existencia el gemido de los pobres? Ante todo, debe impedirnos cualquier forma de compromiso con las injusticias sociales.  Y nos obligará además, a despertar nuestra conciencia frente al drama de la miseria y frente a las exigencias de la justicia social del Evangelio y de la Iglesia, Induce a algunos de vosotros a unirse a los pobres en su condición, a compartir sus punzantes anhelos...  "(ET 18).  CPO Ofmcap  Garibaldi

una nueva escuela  94.  ¡Tenemos tanto que hacer por lo que se refiere a la conversión de la que hemos hablado! Es una nueva escuela que debe pasar a través del corazón, tanto como a través de la inteligencia.  Francisco frecuentó largamente a los excluidos de su tiempo antes de entender plenamente su vocación.  En las plazas públicas y en contacto con los marginados entenderemos también nosotros el sentido profundo de nuestra vocación, experimentando nosotros mismos las injusticias y la violencia de las que son víctimas todos los días.  Así es como Jesús aprendió, en contacto con los excluidos y despreciados de su tiempo.  CPO Ofmcap  Garibaldi

alternativas vividas  95.  Nuestros programas de formación inicial deben asegurar que los nuevos hermanos realicen esta experiencia.  . Lo mismo es válido para la formación permanente.  No dejemos pasar la ocasión de hacer conscientes de esta realidad también a otras personas, miembros de las fraternidades de la OFS, a las personas con las que nos encontramos en nuestros contactos cotidianos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

95.  Tengamos siempre presente que no es suficiente para los hijos de san Francisco con proponer soluciones y alternativas: nosotros mismos personalmente debemos "ser" y "vivir" estas alternativas y rogar al Señor que nos ayude en este camino.  Una gracia especial para nuestros hermanos y fraternidades que comparten diariamente la vida de los más "pequeños", a todos los niveles; a quienes son solidarios con ellos en el sufrimiento y la resistencia, a quienes realizan con ellos día tras día en el sufrimiento y en la resistencia, a su manera y en los ambientes más dispares, el proyecto fraterno de Jesús.  CPO Ofmcap  Garibaldi

renuncia a la violencia  96.  Un elemento integrante de la conversión de Francisco fue su renuncia a la violencia.  En este mismo espíritu, reconociendo el valor de la persona humana, renunciamos a apoyar la utilización de la violencia como medio de reparación de las injusticias.  Al mismo tiempo, apoyamos el derecho a la objeción de conciencia contra el servicio militar, y nos oponemos de la misma manera a la tortura y a la pena de muerte.  CPO Ofmcap  Garibaldi

colaboración internacional  97.  Si queremos que la justicia, la paz y la ecología se conviertan en servicios específicos de nuestras provincias y fraternidades es necesario crear un secretariado internacional, con personas disponibles a tiempo pleno.  Su responsabilidad será desarrollar y coordinar este nuevo ministerio en todo el mundo, franciscanamente; estará al servicio del definitorio general, que debe llegar a convertirse en la voz de los pobres para toda la Orden; podría igualmente colaborar con otros grupos, religiosos o no, que internacionalmente persiguen los mismos fines.  Se encarece vivamente a las provincias que creen este secretariado de JPE (justicia, paz, ecología) allí donde todavía no existe integrándolo con personas  capaces.  CPO Ofmcap  Garibaldi

programas para la animación 98.  Debería ser elaborado un programa concreto para la animación de la justicia, la paz y la ecología,  Nuestra opción por estos valores debe estar basada en datos científicos en los campos en cuestión.  Se hace necesaria, pues, una información suficiente y también una formación de expertos en estos campos, basada en fundamentos bíblicos sólidos y en una lectura crítica de los escritos y de la vida de Francisco.  Invitamos a nuestros profesores universitarios, por ejemplo del Antonianum, de San Buenaventura y otros Centros Franciscanos a preparar seminarios y programas de formación sobre esta materia, y aun a proponerla como materia de estudio universitario.  CPO Ofmcap  Garibaldi

revisión de vida 99.  Toda forma de injusticia y de desigualdad debe desaparecer de nuestras fraternidades, especialmente los resabios de clericalismo, que tal vez existen aún, Deben revisarse también los salarios que se dan a nuestros empleados.  Debemos vigilar sobre la utilización que se hace del dinero depositado en los Bancos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

vigilancia en el plano ecológico.  100.  Los hermanos sean vigilantes en el plano ecológico, evitando tener huertos y bosques no utilizados ni por nosotros ni por otros, o de venderlos con peligro de especulación o lucro.  Serán solidarios con quienes luchan contra la destrucción de la naturaleza en todas  sus formas.  CPO Ofmcap  Garibaldi

solidarios con todos 101.  En el esfuerzo de construir un mundo más justo no somos ciertamente los primeros ni los únicos, ni necesariamente los mejores.  Lo mejor que podemos hacer, por lo general, es apoyar a los grupos ya existentes, y hacerlo francamente.  Antes que nada seamos solidarios con las iniciativas surgidas al interior de la familia franciscano.  CPO Ofmcap  Garibaldi

grandeza de nuestra vocación  102.  Todavía no acabamos de descubrir el oculto dinamismo y la grandeza de nuestra vocación.  Como Francisco, hemos recibido la misión de vivir y anunciar la paz y la reconciliación.  Con nuestra vocación, testimoniamos que es posible vivir en este mundo relaciones fraternas fundadas en la justicia y el amor; y seamos al mismo tiempo custodios de esta Naturaleza que el Creador nos ha confiado a todos.  CPO Ofmcap  Garibaldi

CONCLUSIÓN 

Hemos llegado al fin de nuestras reflexiones el sábado 27 de setiembre de 1986, que, como todo sábado, está dedicado, a María, Reina de nuestra Orden.  Al finalizar nuestro encuentro, podemos decir con sus palabras del "Magnificat": Nuestra alma proclama la grandeza del Señor, nuestro espíritu se alegra en Dios, nuestro Salvador".  Con confianza esperamos el día en que toda la vida y actividad capuchina sean proféticas en el sentido del "Magnificat" y participe en el proceso por el que los soberbios serán confundidos en los pensamientos de su corazón; (cuando) la fuerza de los poderosos sea reorientada de manera que los humildes y oprimidos sean exaltados; (cuando) nosotros invitaremos a los corazones de los ricos a la conversión, y a los hambrientos se les asegure la participación en los bienes de la tierra; (cuando) la reconciliación y la paz se conviertan en actitudes morales.  CPO Ofmcap  Garibaldi

conclusión Un tiempo de gracia se inauguró en la Orden cuando, hace ahora tres años, fuimos invitados a reflexionar sobre el tema: "Nuestra presencia profética: vida y actividad apostólica".  Para nosotros, los delegados, la celebración del V CPO mismo en Brasil ha constituido una experiencia fuerte de esta gracia, que ahora llama a todos los hermanos de la Orden a continuar el camino iniciado, acogiendo con benevolencia las reflexiones y sugerencias de este documento, y llevando a la práctica con coraje sus propuestas.  Confiados en el Señor, que ha asistido a la Orden en el pasado, miramos con esperanza al futuro.  Dios, que ha iniciado esta obra, la llevará a su perfección hasta el día de Cristo Jesús Nuestro Señor.