San Buenaventura

1. La "leyenda Mayor"

La "Vida de San Francisco" publicada en 1263 llegó a ser conocida como "Leyenda Mayor".

San Buenaventura, que había sido electo ministro general en 1257, en el capítulo de Roma, se encargó de escribir una nueva vida de San Francisco en el capítulo de Narbona (el mismo que publicó, las primeras constituciones franciscanas), en 1260. La presentó a la Orden en el capítulo de Pisa, en 1263, ya en 34 copias (una para cada provincia) bien revisadas y acompañada ya de una "Legenda ad usum chori", que se conocería como "Leyenda Menor".

El libro debe ser posterior al día 23 de abril de 1262, puesto que habla de la muerte de Fray Gil, que ocurrió en ese día.

Por oposición a los trabajos de Tomás de Celano, se la conoció también, en los primeros tiempos, como "Leyenda Nueva", considerando a los libros de Celano como "Leyenda Antigua".

En verdad, a pesar de ser presentada como novedad, históricamente es una compilación de hechos tomados de las biografías anteriores. Pero presenta una reinterpretación tan interesante que puede ser tenida como un resumen de espiritualidad. Tuvo tanto éxito que el capítulo de París, en 1266, mandó quemar todas las otras "vidas" de San Francisco entonces existentes. La "Legenda Mayor" siempre fue ampliamente reproducida y traducida.

Su edición crítica fue publicada en 1941, en el vol. X de la "Annalecta Franciscana" y está disponible en el volumen de "Fontes Franciscane", de 1995.

3. El autor

Juan Fidanza nació en Bagnorregio, cerca de Viterbo, Italia, en 1221. Muy joven fue mandado para estudiar en París. En 1240, siendo ya "maestro en artes", comenzó la teología.

Entró en la Orden probablemente en 1243, impresionado por sus maestros franciscanos. En 1248 obtuvo la licencia para enseñar teología. Hacia 1250 obtuvo el bachillerato en Biblia y alrededor de 1253 pasó a ser catedrático. El 2 de febrero de 1257, recomendado por el general renunciante, Juan de Parma, fue electo ministro general en el capítulo de Roma.

En 1265, fue nombrado obispo de York, pero consiguió, que el papa desistiese. En 1273, fue electo cardenal y consagrado obispo de Albano, para dirigir el Concilio de Lyon en compañía de Santo Tomás de Aquino.

Su colega dominico murió el 7 de marzo. Sobrecargado de trabajo, Buenaventura no resistió y murió, el día 14 de julio de 1274. Le sucedió como ministro general Fray Jerónimo de Ascoli, que después fue papa con el nombre de Nicolás IV (1288-1292).

3. El Libro

El trabajo de San Buenaventura es ciertamente riquísimo, como literatura y como teología, aunque sus ideas puedan estar bien lejos de lo que Francisco y sus compañeros vivieron de hecho; Buenaventura escribió y trabajó para que la Orden experimentase un cambio. Había desarrollado su teología de la vida espiritual en el libro "Las Tres Vías", en la que presentaba los pasos para llegar a Dios: purificación, iluminación y unión. En la misma época trabajaba en el libro "Itinerario de la Mente a Dios", en que mostraba la vida contemplativa de Francisco creciendo en siete peldaños que simbolizaban las alas del Serafín.

En su Leyenda, procuró mostrar como eso aconteció en la vida de San Francisco. Además del esquema que presentamos en el cuadro siguiente, en que incluye las tres vías, San Buenaventura aprovecha también los siete peldaños presentando siete episodios de la vida de Francisco, relacionados con la cruz (IM 13,10). Pero francisco también es presentado, desde el Prólogo, como el "Angel del sexto sello". Sólo eso muestra ya lo fuerte que es el lenguaje simbólico en la "Leyenda Mayor", además repleta de alusiones bíblicas y litúrgicas, de figuras y de símbolos, que lo hacen un poco abigarrado.

El libro no puede ser entendido como una narración histórica actual. Además de eso, parece querer sacar a San Francisco de las contingencias históricas y colocarlo fuera del tiempo. Puede haber sido influenciado por su fuente principal, la Vida II de Celano, pero el mismo Buenaventura dice:

"La historia no siempre sigue el orden cronológico de los hechos. A fin de evitar confusión, preferí ser más sistemático. Por eso, ora agrupé acontecimientos que se dieron en tiempos diferentes, pero que se referían a asuntos semejantes, ora separé otros que ocurrieron al mismo tiempo, pero que se referían a asuntos diferentes" ( LM, Prólogo).

Aunque afirma que visitó los lugares en que el santo vivió y que conversó con personas de su tiempo, la mayor parte de los hechos narrados por la "Leyenda Mayor" son tomados de Celano. Presentamos, en cuadro adjunto, una lista de lo que, de hecho, puede ser considerado original de Buenaventura.

ESQUEMA DE LA LEYENDA MAYOR

Introducción

Prólogo

1. Su vida en el mundo

2. Conversión definitiva y restauración de tres iglesias

3. Fundación de la Orden y aprobación de la regla

4. Progreso de la Orden bajo su dirección y confirmación de la Regla

A. Vía Purgativa

5. Austeridad de vida y como las criaturas le proporcionan consuelo (el premio por su austeridad exterior e interior es el dominio sobre la naturaleza).

6. Humildad y obediencia, favores con los que Dios lo colmaba (el premio por imitar a Jesucristo pobre es conseguir el dominio sobre los demonios).

7. Amor a la pobreza e intervenciones milagrosas en las necesidades (el premio por la pobreza en las cosas y también en el conocimiento es su confianza en la Providencia).

B. Vía iluminativa

8. Su sentimiento de compasión y el amor que las criaturas le profesaban (el premio por estar integrado con Dios, consigo mismo, con el prójimo y con las criaturas es el dominio

sobre las aves y los otros animales).

9. Fervor de su caridad y deseo del martirio (el premio por vivir el amor de Dios, de Nuestra Señora, de los ángeles y de los apóstoles, por su deseo de martirio, son las llagas).

10. Celo en la oración y poder de su intercesión (el premio por vivir entregado siempre a

la oración fue haber visto a Jesús Niño presente en Greccio).

C. Vía Unitiva

11. Conocimiento de las Escrituras y espíritu de profecía (el premio por su dedicación a las Sagradas escrituras fue la unión con la sabiduría eterna).

12. Eficacia de su predicación y poder de curar (el premio por su dedicación a la predicación fue haber sido un enviado de Dios).

13. Los sagrados estigmas (el premio por su unión con Cristo crucificado fue obtener las siete señales de la cruz, prueba de que llegó a la perfección evangélica).

Conclusión

14. Su admirable paciencia y muerte

15. Su canonización y el traslado de sus restos mortales.

Algunos milagros realizados después de la muerte de san Francisco

Puntos originales en la Leyenda Mayor

2,6: curación de un enfermo por el beso de los pies

4,6: Clara y sus hermanas

4,7: un sarraceno admira la pobreza

4,8: la curación y vocación de Fray Morico

5,2: el deseo del cielo ayuda a soportar el frío

5,5: consejos para tratar con las mujeres

5,8: enfermo de los ojos por mucho llorar

5,12: luz que ilumina en la oscuridad de la noche

7,11: arregla la casa de un médico

7,13: ayuda a unos marineros

8,5: ayuda a los pobres

8,7: historias de corderos

8,9: silencia a los pájaros en Venecia

8,10: los pájaros del Alvernia

9,2: ayuno por amor a Cristo

9,3: devoción a los santos

9,8: Francisco y el sultán

10,4: envuelto en una nube resplandeciente

10,7: licencia para el Nacimiento en Greccio

11,1: Francisco y los estudios

11,4: aviso a un caballero sobre su muerte

12,5: el estudiante y la golondrina

12,6: el barco avanza solo

12,9: dos milagros nuevos

12,10; dos milagros en favor de los ciegos

13,4: duda sobre la revelación de las llagas

13,7: milagros relacionados con las llagas

13,8: testimonios de las llagas

13,9: alabanza de las llagas

13,10: las siete manifestaciones de la cruz

14,2 agradecimiento por las enfermedades

15,1: el programa espiritual de Francisco

15,4: testimonios de las llagas en Asís

15,7: el examen de los milagros del santo

4. El Joaquinismo

Para comprender mejor la obra de san Buenaventura, vamos a recordar que fue escrita en un momento en que muchos frailes eran acusados de "joaquinitas".

Joaquín de Fiore fue un abad del sur de Italia, que vivió, de 1135 a 1202. Llegó a ser muy conocido por sus profecías, en que dividía la historia en grandes eras:

La Era del Padre abarcaba todo el tiempo antes de Cristo. Fue gobernada por la ley y la actitud fundamental era la obediencia servicial. La virtud era el temor de Dios. Sus responsables eran los sacerdotes.

La Era del hijo debía legar hasta 1260. Gobernada por la gracia, tenía como actitud fundamental la obediencia filial. La virtud era la fe y los responsables eran, tanto la jerarquía como el clero secular.

La Era del espíritu Santo comenzaría en 1260. Regida por el amor, su actitud fundamental sería la libertad. La virtud era el amor y los responsables serían los religiosos.

En el último decenio antes de 1260, los religiosos estaban entusiasmados con esa propuesta. Pero la jerarquía se sintió amenazada y condenó la obra del franciscano Geraldo de Borgo San Donino, que publicó a Joaquín de Fiore. También hizo renunciar a Juan de Parma en1257.

Presentando a San Francisco como "Ángel del sexto Sello", San Buenaventura hace de él una figura central de esa historia. En la Leyenda Mayor, muestra que Francisco fue un "hombre del otro mundo", "casi angelical", el "angélico Francisco".

5. Situación histórica en que fue escrita la Leyenda Mayor

San Buenaventura se encargó, de escribir su biografía de San Francisco, justamente en el año 1260, en que debía comenzar la tercera era joaquinita. En toda la década anterior, la Orden había sufrido violentos ataques externos, principalmente por parte de la Universidad de París, criticaban justamente las novedades del franciscanismo: la pobreza, el dinamismo, la movilidad pastoral, la voluntad de predicar, el hecho de mezclarse con el pueblo, participando de su vida y religiosidad.

Fray Buenaventura se licenció en teología justamente en esa Universidad, en 1253, el año que santa Clara murió, y en el que fue hecho su proceso de canonización. Y Buenaventura participó, de cuerpo y alma en la defensa de los mendicantes.

En 1257, año en que fue electo general, Tomás de Eccleston escribió su Crónica sobre los frailes de Inglaterra.

En 1258 murió Fray Junípero y, en 1259, Fray Felipe Longo. En ese tiempo, Fray Buenaventura estuvo en El Alvernia y escribió su "Itinerarium". En el mismo año, los dominicos escribieron una nueva biografía de su fundador y su capítulo general mando, a acabar con las otras antiguas.

En el mismo capítulo de Narbona, en que fue encargado de la biografía, Buenaventura había presentado las "Constituciones Narbonenses". En septiembre de ese año, consagró la iglesia del Alvernia y, después, fue a Asís a presidir el cambio de las Clarisas de San Damián a la nueva basílica de Santa Clara. En ese año murieron Luquesio y Buonadona, conocidos como los primeros terciarios franciscanos.

Desde el invierno de 1260 hasta 1262, Buenaventura se quedó en París y escribió el libro sobre las "Tres Vías" y la Leyenda Mayor.

En 1262 murió Fray Gil y Jordán de Jano dictó su Crónica sobre los frailes en Alemania.

En abril de 1263, poco antes de entregar, en Pisa, la "Leyenda Mayor", San Buenaventura había presidido el traslado del cuerpo de San Antonio en Padua.

6. Las "respuestas" de la Leyenda Mayor

Aunque no haya sido una intención declarada, Buenaventura dio, en su libro sobre San Francisco, una fuerte respuesta tanto a los problemas externos como a los internos de la Orden.

A los de fuera, que llamaban a los mendicantes "nuntii Antichristi" (embajadores del Anticristo), Buenaventura presentó un Francisco que era "nuntius Christi" y también como "signifer Christi" (porta-bandera de Cristo).

Para los que se oponían intransigentemente al joaquinismo de los franciscanos, presentó a San Francisco como el ángel del sexto sello.

A los que veían a los franciscanos como "gemelos" de los dominicos, Buenaventura cuidó de no mencionar a Santo Domingo en su Leyenda.

Para los que dentro de la Orden, lloraban por los "viejos tiempos" de San Francisco, exaltó al santo pero sacándolo del tiempo contingente que pasa y lo puso en una dimensión trascendental .

Además, es bien característico un texto que Buenaventura, devoto de San Francisco desde niño, puesto que, por su intercesión, su madre lo libra de la muerte, escribió en su libro "Epistula de Tribus Quaestionibus" (n.13):

"Confieso delante de Dios que fue esto lo que más me hizo amar la vida de San Francisco: porque es parecida con el comienzo y con la perfección de la Iglesia, que comenzó con simples pescadores y llegó a doctores tan famosos y tan competentes. Es eso lo que vemos en la Orden de San Francisco, pues Dios muestra que ella no nació por la prudencia de los hombres, sino a través de Cristo y, como las obras de Cristo nunca decaen, sólo crecen, queda demostrado que esa obra es divina, pues en la compañía de los hombres simples entraron también los sabios, sin considerar que se estaban humillando, pues, como dice el Apóstol: Si hubiere algún sabio entre ustedes, que se hagan necio para ser sabio".

7. La Leyenda Menor

Presentada a la Orden ya lista y multiplicada, la "Leyenda ad usum chori" de San Buenaventura pronto fue conocida como "Leyenda Menor". Sustituyó a la de Tomás de Celano a partir de 1263.

Consta de 63 pequeñas lecturas, divididas en siete títulos, porque era usada en la oración común de los frailes, que las leían en los siete días de la octava de San Francisco.

Fue uno de los escritos más difundidos, porque era copiado en todos los breviarios franciscanos, tanto en el tiempo de los manuscritos como después de la invención de la imprenta.

En 1898, cuando quisieron publicar una "Opera Omnia" de San Buenaventura, los estudiosos franciscanos de Quaracchi llegaron a examinar 43 manuscritos antiguos. Al final, llegaron a la conclusión que eran dos los de una garantiza fidelidad al original. Esa misma versión fue aprovechada en la edición crítica de la AF X, de 1941 y republicada en latín en las "Fontes Franciscane" de 1995.

La "Leyenda Menor" es un resumen fidelísimo de la "Leyenda Mayor", hecha por el mismo San Buenaventura o por algún auxiliar suyo y tuvo la mayor influencia en los frailes y, a través de ellos, en el público. Fue principalmente a través de ella que se hicieron las partituras y otras representaciones en las iglesias, en los misales y en los breviarios, formando la mentalidad popular sobre San Francisco.

8. Observaciones generales

La "Leyenda Mayor", como compila y reinterpreta los hechos casi cuarenta años después de la muerte de Francisco, pues su autor no conoció al santo, no es una fuente directa de la vida de el si no sabemos leer lo que está hasta por debajo, lo que ella no tuvo intención de contar.

Es interesante leerla en confrontación con Celano, observando todas las diferencias, pero también las sobreposiciones.

Es fundamental percibir las nuevas interpretaciones que el movimiento franciscano está recibiendo. Buenaventura se pone entre los que promueven y los que contestan la evolución del franciscanismo y sabe hacer un excelente trabajo, enriquecido per su incontestable capacidad de teólogo y de místico.

Por eso, Buenaventura ayudó no sólo porque redujo la Leyenda de Francisco de tres a un volumen, sino que sus 17 años de ministro general fueron marcantes. Algunos hasta ven en él a un segundo fundador de la Orden.