La "leyenda de los Tres Compañeros"

1. El libro que conocemos

Uno de los documentos biográficos más importantes sobre San Francisco se llama "Leyenda de los Tres Compañeros". Recibió ese nombre porque los manuscritos conocidos comienzan con una carta escrita en Greccio el 11 de agosto de 1246 y dirigida al Ministro General presentando las notas biográficas de Francisco dadas por tres de sus primeros compañeros: Fray león, Fray Rufino y Fray Ángel.

Pero la misma Carta parece mostrar que la biografía que la sigue no es de los compañeros de Francisco, pues dice:

"No vamos a escribir estas cosas como una leyenda... Sino más bien, como si estuviésemos en un agradable jardín, escogemos algunas flores que nos parecen más bonitas, sin seguir el hilo de la historia y dejamos a propósito muchas cosas que ya están escritas en las referidas leyendas..."

Queda claro que los "tres compañeros" presentan un "florilegio", es decir, un conjunto de casos más o menos agrupados por temas. Para explicar como la carta fue a parar en el comienzo de la "Leyenda" que conocemos como de los "Tres Compañeros", fueron propuestas las más variadas hipótesis. Vamos a hablar de eso más adelante.

Lo importante es que tenemos en las manos un preciso documento, nacido ciertamente en el siglo XIII, con una vida de San Francisco pedagógicamente muy bien elaborada, que presenta el proceso de santificación de Francisco y también el proceso de evolución de la Orden dentro de la Iglesia. Ponemos a continuación, un cuadro con el desarrollo general para dar una visión de conjunto.

La LTC tiene 18 capítulos y 73 parágrafos numerados. Dividimos el tema por los parágrafos, sin tomar en consideración los capítulos con sus títulos.

CUADRO GENERAL DE LTC

A). Antes de la conversión (2-4) predicciones sobre el futuro de Francisco.

B). El proceso de conversión (5-21).

1. Dos visiones con armas: "El señor o el siervo? (5-6).

2. Francisco es transformado por la gracia de Dios (7-10).

3. Francisco se fortalece en la oración (11-15).

4. Francisco se decide (16-20).

5. Francisco se hace mendigo (21-24).

C). El comienzo de la fraternidad

1. De eremita a predicador (25-26).

2. Los primeros seguidores (27-32).

3. Primeras misiones, más hermanos (32-41).

4. El modo de ser de los hermanos (42-45).

D). El papa Inocencio aprueba su propuesta de vida (46-54) (sección eclesial I)

1. La decisión de todos (46).

2. Buenos contactos y la aprobación del Papa (47-53).

3. Francisco predicador (54).

E). La Porciúncula: foco de relacionamiento con la Iglesia (55-67) (sección eclesial II)

1. De Rivo torto a la Porciúncula (55-56).

2. La Porciúncula: fuente de luz para todo el mundo.

3. El cardenal protector, eslabón entre la Iglesia y la Orden, visitaba todos los años La Porciúncula (61-67).

F). La muerte de Francisco: señal de su amor a Jesús Crucificado (68-70).

G). La canonización de Francisco en Asís (71-73).

 

2. Historia de la LTC

La "Leyenda de los tres Compañeros" ya era conocida por L. Wadding, cuando escribió los "Annales Minorum", en el siglo XVII.

La primera edición impresa, fue hecha en 1798 por el bolandista C. Suyskens, que le dio el título de "Apéndice inédito a la Vida Primera, elaborado por tres compañeros del propio Francisco". Era la transcripción de un códice de los franciscanos recoletos de Lovaina. Desde esa fecha, la LTC como la carta introductoria fueron consideradas fuentes auténticas.

En el siglo XIX prosperaron ediciones basadas en el cod. Vaticano 7339 y en una vulgarización italiana transcrita en 1577 por el oratoriano Muzio Achillei.

El cod. 7339 tiene un gran incremento en el comienzo (en relación al texto que conocemos hoy). Fue publicado la primera vez en 1831 por Fray Esteban Rinaldi y una segunda vez en 1880 por L. Amoni. La vulgarización italiana, a su vez, tiene un enorme incremento al final. A fines del siglo XIX había tres publicaciones: Suyskens, la vulgarización italiana y Rinaldi-Amoni.

En el comienzo de sus estudios, Sabatier decía que la LTC era el mejor texto sobre San Francisco, aunque creía que las autoridades de la Orden habían mutilado el texto. Después que encontró el "Espejo de Perfección" dejo un poco de lado la LTC. Creía que la "Leyenda de los Tres Compañeros" fue escrita en 1246 y el "Espejo de Perfección" en 1227.

En 1898, Faloci Pulignani editó un códice que estaba con los capuchinos de Foliño (ahora en la curia provincial). En 1917, F. Delorme publicó el texto del Friburgense 23 J 60 (sólo trozos).

Basados en la idea de Sabatier, de que el texto de los bolandistas y el italiano eran anteriores a una parte de los cortes hechos por la autoridades, Marcelino de Civezza y T.

Menichelli publicaron en 1899 una edición que intentaba recuperar el texto íntegro que, para ellos, era fundamentalmente el italiano. Rehicieron un texto latino usando el "Espejo de Perfección". Salió una traducción (en portugués) por la editora VOZES (de Petrópolis) en 1954.

En 1900, el bolandista Van Ortroy sustentó que el texto de la LTC de los bolandistas era íntegro y por eso no tenían cabida ni las dudas de Sabatier ni la edición de Civezza-Menichelli. Pero dice que, aunque íntegro, el texto no era auténtico: era obra de algún hábil autor posterior, que se hizo pasar por los primeros discípulos.

Salvatore Minocchi separó la carta de la LTC y dice que el texto que acompañó la carta era una primera versión del "Espejo de Perfección". Para él, el texto que conocemos como LTC era el "Quasi stella matutina" de Juan de Ceprano (o Celano), que se considera que está perdido. Argumentaba que un prólogo reproducido por el códice Vaticano 7339 comenzaba así: "Praefulgidus ut lucifer et quasi stella matutina..." Después de eso, varios autores intentaron hacer recomposiciones especialmente en base a la "Leyenda Perusina".

En 1939, J. Abate publicó el Códice de Sarnano (E60 de la biblioteca de esa ciudad), tenido como más antiguo, pues puede datar del final del siglo XIII o comienzo del XIV. Para Abate, la LTC no podría ser ubicada antes de los años 70 del siglo XIII, porque depende hasta de la "Leyenda Mayor".

Después de eso, tanto Desbonnets (1972) como Sofronio Clasen acabaron defendiendo que una primera versión de la LTC es igualmente de 1246, sobre la base de comparaciones con los otros escritos. Pero para Lorenzo de Fonzo, la LTC buscó su material en el Florilegio de los compañeros y en el "Anónimo de Perusa". Para Pierre Beguin, la LTC no representa la totalidad del material enviado por los Compañeros, ni es una parte de el, pero fue escrita antes de la Vida II de Celano, y aprovechando el "Anónimo de Perusa".

Para Desbonnets, la "Carta de los Compañeros" envío junto con las "Flores" las primeras versiones de lo que conocemos hoy como "Leyenda de Perusa" y el "anónimo de Perusa".

En 1980, Raúl Manselli sugirió que se diese a la LTC el nombre de "Leyenda de Asís" pues da mucha atención a detalles de Asís, haciendo 34 referencias a la ciudad.

3. El Autor de la LTC

Como el libro que estamos presentando es una verdadera Leyenda, que narra en orden la vida de Francisco, no debe haber sido escrito por los tres compañeros del santo que escribieron la Carta de Greccio.

Además de eso, el autor no parece ser un fraile retirado en un eremitorio, como era Greccio. Tiene acceso a libros que debían ser raros y redacta como un escribano público. Y parece estar viviendo en Asís, por las observaciones constantes que hace sobre la ciudad. Además, viviendo en Asís y escribiendo como un profesional de la pluma, probablemente fue un fraile del Sacro Convento, con acceso a la biblioteca que, probablemente, era la mejor de la Orden.

Por todo eso, no es sin fundamento la suposición de Minochi de que el autor fuese Juan de Ceprano o de Celano. Pero no da para probar nada.

En realidad, el autor juntó material recogido de la "Primera Vida" de Celano, de la Biografía escrita por Juliano de Spira y del "Anónimo de Perusa" (casi la mitad de la LTC está formada por un 96% de AP), agregando poca cosa propia, por ejemplo, en los números 9-10 y 14-15.

Pero el autor de la LTC fue alguien muy capacitado, que dio otra alma a su libro, presentando un San Francisco mucho más místico que el del "Anónimo de Perusa".

4. Indicaciones cronológicas

Hay algunos elementos que nos ayudan a situar la LTC en el tiempo. Como ella junta al nombre de Gregorio IX un "de feliz memoria" (24) y dice que él fue benefactor y defensor de los hermanos "hasta el final de su vida" (67), debe haber sido escrita después del 22 de agosto de 1241, cuando ese papa murió. Para comparar, el "Anónimo de Perusa" llama a Gregorio IX "el venerable señor y padre" (47) y sólo dice que fue electo papa (45). Similarmente, el AP presenta a Fray bernardo de Quintavalle siempre como vivo (10,11,12,14,21,31) , mientras que la LTC dice que era de "santa memoria" (27 y 39). Sabemos que Bernardo murió entre 1241 y 1246.

Por otro lado, si, como sustentan algunos estudiosos, la LTC sirvió, de fuente para la "Segunda Vida" de Celano, una vez que estaba pronta y no cuando estaba todavía en forma de "flores" de los compañeros, tiene que haber sido escrita hasta 1246, porque 2Cel salió en 1247.

También es interesante aprovechar las indicaciones cronológicas que están dentro del texto de la Leyenda:

Nº 27: "transcurridos dos años desde su conversión... ciertos hombres... se unieron a ellos".

Nº 62: "once años habían transcurrido desde el inicio de la Orden... fueron escogidos ministros".

Nº 66: "En el capítulo siguiente (después en la Regla Bullida), Francisco concedió licencia a los ministros para que recibieran hermanos...".

Nº 68: "Veinte años después... (1226) se presentó delante del señor".

Nº 69: "... dos años antes de su muerte... se le apareció un serafín".

Nº 71: Fue canonizado "en el año del Señor de 1228...".

Nº 72: "Dos años después de la canonización... el cuerpo fue trasladado".

5. Indicaciones ambientales - Asís

Nuestra leyenda hace continuas referencias a Asís, a sus ciudadanos y a sus alrededores, sin mencionar en las referencias a La Porciúncula. En general, coloca en una luz favorable a los coterráneos de Francisco.

* Circunstancias históricas

El autor del libro que conocemos como "Leyenda de los Tres Compañeros" parece no tener conocimiento de los hechos históricos que sacudían a la Orden y a la Iglesia en su tiempo. Pero no podemos pensar que fuese inmune a lo que pasaba y, si de hecho creemos que el libro fue escrito alrededor de 1246, es interesante recordar algunos de los principales hechos del tiempo.

En 1240, el Papa y el emperador estaban en guerra. Las tropas imperiales asediaron Asís.

En esa ocasión, entraron los sarracenos en San Damián. En 1241, volvieron a cercar Rieti y Asís. En ese año, debe haber muerto Fray bernardo de Quintavalle, en el sacro Convento de Asís.

En 1243, siendo ministro general Aymón de Faversham, la Orden estableció normas litúrgicas. Posteriormente fueron publicados un misal y un breviario franciscanos que sirvieron de modelo para toda la Iglesia. Fue en junio de ese año que, después de una vacancia de dos años, fue electo papa el cardenal Sinibaldo Fieschi, con el nombre de Inocencio IV.

Es probable que Juan Fidanza haya entrado en la Orden ese año, en París, tomando el nombre de fray Buenaventura.

En 1244, con la muerte de Aymón de Faversham, el capítulo eligió como general a Fray Crescencio de Jesi, que mandó recopilar todo lo que los frailes sabían sobre San Francisco. A fines de ese año, huyendo del operador, el Papa se refugió en Lión, Francia.

En 1245, Inocencio IV convocó un concilio para condenar al operador. También impuso a los frailes que se hiciesen responsables de todos los monasterios de las clarisas. En noviembre, escribió la bula "Ordinem vestrum", en que la santa sede asume como suyos todos los bienes usados por los frailes, y les permite que tengan no sólo lo necesario, sino también lo que les fuese cómodo.

En 1246, Federico II atacó a todos los que apoyaban al papa, inclusive a los frailes. Muchos fueron muertos o, al menos, expulsados o encarcelados. El día 11 de agosto, Fray León, Fray Rufino y Fray ángel escribieron en Greccio una carta con la que presentaban al ministro general todo lo que pidieron recoger sobre San Francisco: las "flores" que fueron entregadas a Celano y tal vez al "Anónimo de Perusa" y a la "Leyenda de Perusa".

En 1247, el capítulo general de Lión (13 de junio) eligió a fray Juan de Parma como ministro general. Lo sería hasta 1257. En Agosto, el Papa emite otra bula, la "Quanto studiosius", al respecto de la pobreza de los franciscanos: instituyó los "síndicos apostólicos", encargados de actuar en nombre del papa para atender a las necesidades de los frailes. El general rechaza la bula. Pero Inocencio IV escribe también una nueva regla para las clarisas, en que acaba con su excepción de propiedad. Es lo que va a llevar a Clara a hacer su regla. Asís y Perusa están en guerra con las tropas del emperador.

7. Francisco místico en la LTC

En la "Leyenda de los tres Compañeros", ya desde el comienzo Francisco aparece como un santo: antes de la conversión ya ponía remiendos ordinarios en trajes de carísima confección (2), y ya consideraba que iba a ser un santo venerado (4). Fue visitado por el Señor cuando todavía pensaba ser militar (5) y tuvo un éxtasis paseando con los compañeros en la noche de Asís (7).

Se substraía del mundo para guardar a Jesucristo en su interior (8). Comenzó a tener la experiencia de los leprosos (11) un día que estaba "orando con más fervor".

En esa perspectiva están la oración en una caverna y en otros lugares apartados (12), o el encuentro con el Crucificado en San Damián (13), y todo su amor por la pasión de Jesús (14-15).

El enfrentamiento con su padre (17-19) acontece dentro de un profundo espíritu religioso, y su pobreza está íntimamente ligada a la experiencia de Dios (22 y 24).

Son experiencias místicas su misión evangélica (25), su encuentro con el Papa en Roma (51), como también la visión del árbol (53), la de la Porciúncula como centro de luz (56), al igual que sus sueños como el de la gallina clueca (63). La muerte (68) y los estigmas (69-70) son la coronación de su experiencia mística.

8. La experiencia de la Iglesia

El cuadro precedente muestra que hay un verdadero esquema sobre la Iglesia, de los números 46 a 67.

Todo el conjunto muestra muy bien porque Francisco escribió en su "Saludo a la Virgen María": "Salve, Virgen hecha Iglesia!" Eso es demostrado especialmente cuando se habla de los capítulos generales y, de una manera destacada cuando se presenta el papel de la Porciúncula .

Nada sustituye una buena lectura de los textos, pero llamamos la atención sobre el Nº 46, cuando Francisco dice: "Vamos, pues, a nuestra Madre la santa Iglesia Romana..." y sobre el Nº 56, cuando se presenta la visión que tuvo un fraile: "todos los hombres de este mundo estaban ciegos y arrodillados en torno a Santa María de la Porciúncula...", el lugar "predilecto de la Virgen gloriosa, entre todos los lugares e iglesias de este mundo".

Como conclusión, el cardenal protector -eslabón de comunión con la Iglesia- asistía a los capítulos todos los años.

9. Una conclusión

Si los famosos tres compañeros mandaron al ministro general sus "flores" y más los textos que nos dieran el "Anónimo de Perusa" y la "Leyenda de Perusa", es porque esos escritos, no oficiales, sólo tenían copias particulares, cuando alguien se interesaba por ellos.

Es diferente el caso de las Leyendas de Celano, copiadas por orden de la santa sede o de la Orden y presentes prácticamente en todos los conventos, o también el de la "Legenda Mayor", que fue presentada ya con 43 ejemplares, justamente destinados a la multiplicación.

Por eso se comprende como ese tipo de escrito tuvo una historia difícil de ser recuperada y, además, con una abundancia de variantes. El estudio de los próximos libros nos ayudará a entender mejor toda esa complicada cuestión editorial.