ESCRITOS DE SAN FRANCISCO

ORACIONES

Escritos de San Francisco: , textos legislativos y testamento, admoniciones

Escritos de Santa Clara

Diccionario de las Fuentes,   Introducción a las fuentes

ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN (OrSD)

¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

ALABANZAS AL DIOS ALTÍSIMO (=AlD)

Tú eres el santo, Señor Dios único, el que haces maravillas (Sal 76,15).
Tú eres el fuerte, tú eres el grande (cf. Sal 85,10), tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente; tú, Padre santo, rey del cielo y de la tierra (cf. Mt 11,25).
Tú eres trino y uno, Señor Dios de dioses (cf. Sal 135,2); tú eres el bien, todo bien, sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero (cf. lTes 1,9).
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, tú eres la humildad, tú eres la paciencia (Sal 70,5), tú eres la hermosura, tú eres la mansedumbre; tú eres la seguridad, tú eres la quietud, tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a saciedad.
Tú eres la hermosura, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector (Sal 30,5), tú eres nuestro custodio y defensor; tú eres la fortaleza (cf. Sal 42,2), tú eres el refrigerio.
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, omnipotente Dios, misericordioso Salvador

BENDICIÓN AL HERMANO LEÓN (=BenL)

El Señor te bendiga y te guarde; te muestre su rostro y tenga piedad de ti. Vuelva a ti su rostro y te conceda la paz. El Señor te bendiga, hermano León (cf. Núm 6,24 - 27).

EXHORTACIÓN A LA ALABANZA A DIOS (=ExhAlD)

Temed al Señor y rendidle honor (Ap 14,7). Digno es el Señor de recibir la alabanza y el honor (cf. Ap 4,11) Alabad al Señor todos los que le teméis (cf. Sal 21,24). Salve, María, llena de gracia, el Señor está contigo (Lc 1,28). Alabadlo, cielo y tierra (cf. Sal 68,35). Ríos todos, alabad al Señor (cf. Dan 3,78). Hijos de Dios, bendecid al Señor (cf. Dan 3,78).
Este es el día que hizo el Señor; alegrémonos y gocémonos en él (Sal 117,24). ¡Aleluya, aleluya, aleluya! ¡Rey de Israel ! Todo espíritu alabe al Señor (Sal 150,6). Alabad al Señor, porque es bueno (Sal 146,1); todos los que leéis esto, bendecid al Señor (Sal 102,21).
Criaturas todas, bendecid al Señor (cf. Sal 102,22). Todas las aves del cielo, alabad al Señor (cf. Dan 3,80; cf. Sal 148,7 - 10). Niños todos, alabad al Señor (cf. Sal 1 12,1). Jóvenes y doncellas, alabad al Señor (cf. Sal 148,12).
Digno es el cordero que ha sido degollado de recibir alabanza, gloria y honor (cf. Ap 5,12). Bendita sea la santa Trinidad e indivisa Unidad. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.

PARÁFRASIS DEL PADRENUESTRO (=ParPN)

¡Santísimo PADRE NUESTRO: creador, redentor, consolador y salvador nuestro!
QUE ESTÁS EN LOS CIELOS
: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para conocer, porque tú, Señor, eres la luz; inflamándolos para amar, porque tú, Señor, eres el amor; habitando en ellos y colmándolos para gozar, porque tú, Señor, eres el bien sumo, eterno, de quien todo bien procede, sin quien no hay bien alguno.
SANTIFICADO SEA TU NOMBRE: clarificada sea en nosotros tu noticia, para que conozcamos cuál es la anchura de tus beneficios, la largura de tus promesas, la altura de la majestad y la hondura de los juicios (Ef 3,18).
VENGA A NOSOTROS TU REINO: para que reines tú en nosotros por la gracia y nos hagas llegar a tu reino, donde se halla la visión manifiesta de ti, el perfecto amor a ti, tu dichosa compañía, la fruición de ti por siempre.
HÁGASE TU VOLUNTAD, COMO EN EL CIELO, TAMBIÉN EN LA TIERRA: para que te amemos con todo el corazón (cf. Lc 10,27), pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre a ti; con toda la mente, dirigiendo todas nuestras intenciones a ti, buscando en todo tu honor; y con todas nuestras fuerzas, empleando todas nuestras energías y los sentidos del alma y del cuerpo en servicio, no de otra cosa, sino del amor a ti; y para que amemos a nuestros prójimos como a nosotros mismos, atrayendo a todos, según podamos, a tu amor, alegrándonos de los bienes ajenos como de los nuestros y compadeciéndolos en los males y no ofendiendo a nadie (cf. 2 Cor 6,3).
EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA: tu amado Hijo. nuestro Señor Jesucristo, DÁNOSLE HOY: para que recordemos, comprendamos y veneremos el amor que nos tuvo y cuanto por nosotros dijo, hizo y padeció.
Y PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS: por tu inefable misericordia, por la virtud de la pasión de tu amado Hijo y por los méritos e intercesión de la beatísima Virgen y de todos tus elegidos.
Así COMO NOSOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES: y lo que no perdonamos plenamente, haz tú, Señor, que plenamente lo perdonemos, para que por ti amemos de verdad a los enemigos y en favor de ellos intercedamos devotamente ante ti, no devolviendo a nadie mal por mal (cf. lTes 5,15), y para que procuremos ser en ti útiles en todo.
Y NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN: oculta o manifiesta, imprevista o insistente.
MAS LÍBRANOS DEL MAL: pasado, presente y futuro. Gloria al Padre...

ALABANZAS QUE SE HAN DE DECIR EN TODAS LAS HORAS (=AlHor)

Santo, santo, santo Señor Dios omnipotente, el que es, y el que era, y el que ha de venir (cf. Ap 4,8): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Digno eres, Señor Dios nuestro, de recibir la alabanza, la gloria, el honor y la bendición (cf. Ap 4,11): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Digno es el cordero que ha sido degollado de recibir el poderío, y la divinidad, y la sabiduría, y la fuerza; y el honor, y la gloria, y la bendición (cf. Ap 5,12): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo: Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Bendecid al Señor todas las obras del Señor (Dan 3,57): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Alabad a nuestro Dios todos sus siervos y los que teméis a Dios, pequeños y grandes (cf. Ap 19,5): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Alaben al que es glorioso los cielos y la tierra (cf. Sal 68,35). Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Y todas las criaturas del cielo y de la tierra, y las que están bajo la tierra y el mar, y todo lo que hay en él (cf. Ap 5,13): Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo: Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Como era en el principio y ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.

Oración: Omnipotente, santísimo, altísimo y sumo Dios, todo bien, sumo bien, bien total, que eres el solo bueno (cf. Lc 18,19), a ti te tributemos toda alabanza, toda gloria, toda gracia, todo honor, toda bendición, y te restituyamos todos los bienes. Hágase. Hágase. Amén.

OFICIO DE LA PASIÓN DEL SEÑOR (=OfP)

INTRODUCCIÓN: Estos son los salmos que compuso nuestro beatísimo padre Francisco para veneración, recuerdo y alabanza de la pasión del Señor. Han de decirse uno por cada una de las horas del día y de la noche. Comienzan por las completas del viernes Santo, porque en esa noche fue traicionado y apresado nuestro Señor Jesucristo. Téngase en cuenta que el bienaventurado Francisco recitaba así este oficio: en primer lugar decía la oración que el Señor y Maestro nos enseñó: Santísimo Padre nuestro, etc., con las alabanzas: Santo, santo, santo, como se indica más arriba. Dichas las alabanzas y la oración, comenzaba la siguiente antífona: Santa Virgen María. En primer lugar decía los salmos de Santa María, luego recitaba otros salmos que había elegido, y, después de todos ellos, los de la pasión. Concluido el salmo, decía esta antífona: Santa Virgen María. El oficio acababa con esta antífona.

PARTE I En el triduo sacro y en los días feriales del año .

COMPLETAS Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 1.- ¡Oh Dios! te descubrí mi vida, / pusiste mis lágrimas ante tu mirada (Sal 55,8 - 9). -Todos mis enemigos tramaban males contra mí (Sal 40,8), y reunidos, celebraron consejo (cf. Sal 70,10). -Y contra mí hicieron males por vosotros / y me devolvieron odio a cambio de mi amor (cf. Sal 108,5). -En lugar de amarme, me calumniaban, / y yo oraba (Sal 1 08,4). -Santo Padre mío, rey del cielo y de la tierra, no te alejes de mí, / porque la tribulación está cerca y no hay quien me ayude (Sal 21,12). -Retrocedan mis enemigos / el día que te invoque; así he conocido que tú eres mi Dios (Sal 55,10). -Mis amigos y mis allegados se acercaron hacia mí y se quedaron parados, / y mis vecinos se quedaron lejos -Alejaste de mí a mis conocidos, / me consideraron como abominación para ellos, fui atrapado y no podía salir -Padre Santo, no alejes de mí tu auxilio (Sal 21,20); / Dios mío, atiende a mi auxilio (cf. Sal 70,12). -Ven en mi ayuda, / Señor Dios de mi salvación (Sal 37,23). -Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo: Como era en el principio, y ahora, y siempre, y por los siglos de los Siglos, Amén.

Antífona:
Santa Virgen María, no ha nacido en el mundo entre las mujeres ninguna semejante a ti, / hija y esclava del altísimo Rey sumo y Padre celestial madre de nuestro santísimo Señor Jesucristo, esposa del Espíritu Santo: ruega por nosotros, junto con el arcángel San Miguel y todas las virtudes del cielo y con todos los santos, ante tu santísimo Hijo amado, Señor y maestro. -Gloria al Padre. Como era .

Téngase en cuenta que esta antífona se recita en todas las horas y se dice como antífona, capitula, himno, versículo y oración, tanto en maitines como en las demás horas. Ninguna otra cosa decía en ellas, sino esta antífona con sus salmos.
Para terminar el oficio, el bienaventurado Francisco decía siempre:

-Bendigamos al Señor Dios vivo y verdadero; rindámosle alabanza, gloria, honor, bendición, y restituyámosle siempre todos los bienes. Amén. Amén. Hágase. Hágase.

MAITINES. Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 2. -Señor Dios de mi salvación, / de día y de noche grito ante ti (Sal 87,2). -Llegue hasta ti mi oración; / acerca tu oído a mi plegaria (Sal 87,3). -Mira por mi alma y líbrala, / líbrame de mis enemigos (Sal 68,19). -Porque fuiste tú quien me sacó del vientre, mi esperanza desde el pecho de mi madre; / desde el seno materno fui lanzado a ti (Sal 21,10). -Desde el vientre materno tú eres mi Dios; / no te alejes de mí (Sal 21,10). -Tú conoces mi afrenta y mi confusión / y mi sonrojo (Sal 68,20). -A tu vista están todos los que me acosan; / afrenta y miseria esperó mi corazón (Sal 68,21). -Y esperé a quien me compadeciera, y no hubo nadie, / y a quien me consolara, y no lo encontré (Sal 68,21). -Los inicuos, ¡oh Dios!, se alzaron contra mí, / y la sinagoga de los poderosos buscaron mi vida, y no te tuvieron presente (Sal 85,14). -Me cuentan con los que bajan a la fosa; / estoy como un hombre sin vigor, libre entre los muertos (Sal 87,5 - 6). -Tú eres mi Padre santísimo, I Rey mío y Dios mío (Sal 43,5). -Ven en mi auxilio, / Señor Dios de mi salvación (Sal 37,23).

PRlMA - Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 3 -Ten piedad de mí, ¡oh Dios!, ten piedad, / pues en ti confía mi alma (Sal 56,2). -Esperaré a la sombra de tus alas / hasta que pase la iniquidad (Sal 56,2). -Clamaré al santísimo Padre mío altísimo; / al Señor, que se puso a mi favor (Sal 56,3). -Envió desde el cielo y me libró, / llevó el oprobio a los que me conculcaban (Sal 56,4). -Envió Dios su misericordia y su verdad; / libró mi vida (sal 56,4 - 5) de mis fortísimos enemigos y de los que me odiaron, pues se habían hecho fuertes contra mí (Sal 17,18). -Prepararon un lazo a mis pies / y doblegaron mi alma (Sal 56,7). -Delante de mí cavaron una fosa, / y cayeron en ella (Sal 56,7). -Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme; / cantaré y salmodiaré (Sal 56,8). -Álzate, gloria mía; despierta, salterio y cítara; / me levantaré a la aurora (Sal 56,9). -Te confesaré ante los pueblos, Señor, / y ante las gentes te salmodiaré (Sal 56,10). -Porque hasta los cielos se agranda tu misericordia, / y tu verdad hasta las nubes (Sal 56,11). -Álzate sobre los cielos, ¡oh Dios!, / y sobre toda la tierra tu gloria (Sal 56,12). -Téngase en cuenta que este salmo se dice siempre en prima.

TERCIA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 4 -Misericordia, Dios mío, que me han pisoteado, / me han atribulado todo el día, combatiéndome (Sal 55,2). -Todo el día me pisotearon mis enemigos, / porque son muchos los que luchan contra mí (Sal 55,3). -Todos mis enemigos pensaban contra mí, / pronunciaron palabras perversas contra mí (Sal 40,8 - 9). -Los que me custodiaban / conspiraron contra mí (Sal 70,10). -Salían fuera / y hablaban (Sal 40,7) juntos (Sal 40,8). -Todos los que me vieron se rieron de mí, / hablaron y menearon la cabeza (Sal 21,8). -Yo soy gusano y no hombre, / vergüenza de los hombres y desprecio de la plebe (Sal 21,7). -Para mis vecinos me he convertido en motivo de gran afrenta, más que todos mis enemigos, / y en temor para mis conocidos (Sal 30,12). -Padre santo, no me retardes tu auxilio, / atiende a mi defensa (Sal 21,20). -Ven en mi auxilio, / Señor, Dios de mi salvación (Sal 37,23).

SEXTA - Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 5 -Clamé al Señor con mi voz, / al Señor supliqué con mi voz (Sal 141,2). -Derramo mi oración en su presencia / y ante El expongo mi tribulación (Sal 141,3) . -Cuando me falta el aliento, / también tú conoces mis senderos (Sal 141,42). -En el camino por donde iba, / los soberbios me escondieron una trampa (Sal 141,4). -Miraba a la derecha y remiraba, / pero no había quien me conociese (Sal 141,5) . -Me fue imposible huir / y no hay quien mire por mí (Sal 141,5). -Porque soporté por ti afrentas, / cubrió mi rostro la confusión (Sal 66,8). -Para mis hermanos soy un extraño, / y extranjero para los hijos de mi madre (Sal 68,9). -Padre santo, me devoró el celo de tu casa, / y las afrentas de los que te afrentaban cayeron sobre mí (Sal 68,10). -Y se alegraron contra mí y se confabularon, / se amontonaron sobre mí las desdichas, y no lo supe (Sal 34,15). -Son más numerosos que los pelos de mi cabeza / los que me odian sin razón (Sal 68,5). -Los enemigos que me perseguían injustamente se han hecho fuertes; / devolvía yo entonces lo que no había robado (Sal 68,5). -Testigos inicuos se levantaban / para demandarme lo que ni sabía (Sal 34,11). -Me pagaban mal por bien (Sal 34,12) y me difamaban, / porque buscaba la bondad (Sal 37,21). -Tú eres mi Padre santísimo, / Rey mío y Dios mío (Sal 43,5) -Ven en mi auxilio, Señor, /Dios de mi salvación (Sal 37,23).

NONA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 6 -Vosotros, todos los que pasáis por el camino, / mirad y ved si hay dolor como mi dolor (Lam 1,12). -Porque muchos perros me acorralaron; / me cercó la reunión de los malhechores (Sal 21,17). -Y ellos me miraron y contemplaron, / se dividieron mis vestidos y echaron a suerte mi túnica (Sal 21,18 - 19). -Taladraron mis manos y mis pies / y contaron todos mis huesos (Sal 21,17 - 18). -Abrieron su boca contra mí / como león que atrapa y ruge (Sal 21,14). -derramado estoy como el agua, / y mis huesos todos están dislocados (Sal 21,15). -Y mi corazón se parece a cera derretida / en medio de mis entrañas (Sal 21,15). -Como una teja se secó mi fuerza, / y mi lengua se me pegó al paladar (Sal 21,16). -Y para comer me dieron hiel, / y en mi sed me dieron vinagre (Sal 68,22). -Y me llevaron al polvo de la muerte (cf. Sal 21,16) / y aumentaron el dolor de mis llagas (Sal 68,27). -Me dormí y desperté (Sal 3,6), / y mi Padre santísimo me acogió con gloria (cf. Sal 72,24). -Padre santo, sostuviste mi mano derecha y me guiaste según tu voluntad / y me acogiste en gloria (Sal 72,24). -¿Qué hay para mí en el cielo?; / y fuera de ti, ¿qué he querido en la tierra? (Sal 72,25); -Mirad, mirad que yo soy Dios, dice el Señor; / seré exaltado entre las gentes, seré exaltado en la tierra (cf. Sal 45,11). -Bendito sea el Señor Dios de Israel (Lc 1,68), que redimió las almas de sus siervos con su propia sangre santísima / y no abandonará a nadie que espere en El (Sal 33,23). -Y sabemos que viene, / que vendrá a establecer la justicia (cf. Sal 9~,13).

VÍSPERAS -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 7 -Aplaudid todas las gentes, / aclamad a Dios con voz de júbilo (Sal 46,2). -Pues el Señor es excelso, / terrible, Rey grande sobre toda la tierra (Sal 46,3). -Porque el santísimo Padre de los cielos, nuestro Rey antes de los siglos, / envió de lo alto a su amado Hijo y realizó la salvación en medio de la tierra (Sal 73,12). -Alégrense los cielos y goce la tierra, conmuévase el mar y cuanto lo llena; / se alegrarán los campos y cuanto hay en ellos (Sal 95,11 - 12). -Cantadle un cántico nuevo, / cantad al Señor toda la tierra (Sal 95,1). -Porque grande es el Señor y en gran manera loable, / es temible sobre todos los dioses (Sal 95,4). -Tierras de los gentiles, ofrendad al Señor; ofrendad al Señor gloria y honor, / ofrendad gloria al nombre del Señor (Sal 95,7 - 8). -Tomad vuestros cuerpos y cargad con su santa cruz / y seguid hasta el fin sus santísimos preceptos (cf. Lc 14,27; l Pe 2,21). -Tiemble la tierra entera en su presencia; / decid entre las gentes que el Señor reinó desde el madero (Sal 95,9 - 10).

Hasta aquí se recita diariamente desde el Viernes Santo hasta la fiesta de la Ascensión. En la fiesta de la Ascensión se añaden los versículos siguientes: -Y subió a los cielos y está sentado a la derecha del santísimo Padre en los cielos; álzate sobre los cielos, ¡oh Dios!, / y tu gloria sobre toda la tierra (Sal 56,12). -Y sabemos que viene, / que vendrá a establecer la justicia (cf. Sal 95,13). -Téngase en cuenta que este salmo se recita a diario de la misma forma desde la ascensión al Adviento del Señor; es decir, Aplaudid, con los versículos señalados, diciendo el Gloria al Padre al fin del salmo, o sea, al terminar las palabras que vendrá a establecer la justicia.

Adviértase también que los salmos indicados anteriormente se dicen desde el Viernes santo al domingo de Resurrección. También desde la octava de Pentecostés al Adviento del Señor y desde la octava de la Epifanía hasta el domingo de Resurrección, excepto los domingos y fiestas principales, en que no se recitan; los demás días, en cambio, se recitan siempre.

PARTE II En el Tiempo pascual. Desde el Sábado Santo, concluido ya el día

COMPLETAS -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 8 -¡Oh Dios!, ven en mi auxilio; / Señor, date prisa en socorrerme. -Sean confundidos y avergonzados / los que buscan mi vida. -Retrocedan y cúbranse de ignominia / los que me quieren mal. Retrocedan en seguida sonrojados / los que me gritan: ¡Ah, ah! -Que se alegren y regocijen en ti todos los que te buscan / y digan siempre los que aman tu salvación: Engrandecido sea el Señor. -Yo soy necesitado y pobre; / ayúdame, ¡oh Dios! -Mi auxilio y libertador eres tú; / Señor, no te retardes (Sal 69,2 - 6).

MAITINES DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 9 -Cantad al Señor un cántico nuevo, / porque ha hecho maravillas (Sal 97,1). -Han sacrificado a su amado Hijo, su diestra y su santo brazo (Sal 97,1). -El Señor ha dado a conocer su salvación, / ha mostrado ante las gentes su justicia (Sal 97,2). -En aquel día envió el Señor su misericordia, / y en la noche su canto (Sal 41,9). -Este es el día que hizo el Señor; / alegrémonos y gocémonos en él (Sal 117,24). -Bendito el que viene en el nombre del Señor; / Dios es Señor y nos ha iluminado (Sal 117,26 - 27). -Alégrense los cielos y goce la tierra, conmuévase el mar y cuanto lo llena; / se alegrarán los campos y cuanto hay en ellos (Sal 95,11 - 12). -Tierras de los gentiles, ofrendad al Señor; ofrendad al Señor gloria y honor, / ofrendad al Señor la gloria debida a su nombre (Sal 95,7 - 8).

Hasta aquí se recita diariamente desde el domingo de Resurrección hasta la fiesta de la Ascensión, en cada una de las horas, exceptuadas las vísperas, las completas y prima. En la noche de la Ascensión se añaden los siguientes versículos:

-Reinos de la tierra, cantad a Dios, / salmodiad al Señor (Sal 67,33). -Salmodiad a Dios, que asciende sobre el cielo de los cielos / hacia el oriente (Sal 67,33 - 34). -Mirad que hará oír su voz potente; dad gloria a Dios por Israel, / su grandeza y su poder están sobre las nubes. -Admirable es Dios en sus santos; / el Dios de Israel dará poder y fortaleza a su pueblo; bendito sea Dios (Sal 76,36). Gloria.

Téngase en cuenta que este salmo se recita diariamente desde la Ascensión del Señor hasta la octava de Pentecostés, con los versículos indicados en maitines, tercia, sexta y nona, diciendo Gloria al terminar bendito sea Dios y no en otro lugar. -Adviértase también que se dice de la misma forma sólo en maitines de los domingos y principales fiestas desde la octava de Pentecostés hasta el Adviento del Señor y desde la octava de Epifanía hasta el Jueves santo, pues en ese día comió el Señor la pascua con sus discípulos; o, si se quiere, se puede decir otro salmo en maitines o en vísperas; por ejemplo: Te ensalzaré, Señor, etc. (Sal 29), como se encuentra en el salterio; y esto desde el domingo de resurrección hasta la fiesta de la Ascensión únicamente.

PRIMA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo: Ten piedad de mí, ¡oh Dios! (como anteriormente: Salmo 3).

TERCIA, SEXTA, NONA

-Salmo: Cantad al Señor !como anteriormente: Salmo 9).

VÍSPERAS

-Salmo: Aplaudid todas las gentes (como anteriormente: Salmo 7).

PARTE III -En los domingos y fiestas principales -

Siguen otros salmos, que también compuso nuestro beatísimo padre Francisco, los cuales se dicen, en lugar de los salmos anteriormente indicados de la pasión del Señor, en los domingos y principales fiestas, desde la octava de Pentecostés hasta el Adviento, y desde la octava de Epifanía hasta el Jueves santo; anótese que han de decirse en ese día, porque es la pascua del Señor.

COMPLETAS -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: ¡Oh Dios!, ven en mi auxilio (cf: salterio: Salmo 8).

MAITINES -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Cantad al Señor (como anteriormente: salmo 9).

PRIMA -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Ten piedad de mí, ¡oh Dios! (como anteriormente: Salmo 3).

TERCIA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 10 -Toda la tierra, aclamad al Señor, cantad salmos a su nombre, / dadle gloria y alabanza (Sal 65,1 - 2). -Decid a Dios: "¡Qué terribles son tus obras, Señor; / tus enemigos quedarán desmentidos ante la grandeza de tu poder" (Sal 65,3). -Que toda la tierra te adore y te cante / y diga salmos a tu nombre (Sal 65,4). -Venid, escuchad, y os contaré a todos los que teméis a Dios / cuánto ha hecho por mi alma (Sal 65,16). -Mi boca gritó a El, / y lo exaltó mi lengua (Sal 65,17). -Y escuchó mi voz desde su santo templo, / y mi clamor llegó a su presencia (Sal 17,7). -Bendecid, gentes, a nuestro Señor / y haced oír la voz de su alabanza (Sal 65,8). -Y en El serán benditas todas las tribus de la tierra, / todas las naciones lo engrandecerán (Sal 71,17). -Bendito el Señor, Dios de Israel (Lc 1,68); / El solo hace grandes maravillas (Sal 71,18). -Y eternamente bendito el nombre de su majestad; / toda la tierra se llenará de su gloria. Amén. Amén (Sal 71,19).

SEXTA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 11 -Que te escuche el Señor el día de la tribulación, / el nombre del Dios de Jacob te proteja (Sal 19,2). -Que te auxilie desde su santuario, / que desde Sión te defienda (Sal 19,3). -Que se acuerde de todos tus sacrificios, / que le sea grato tu holocausto (Sal 19,4). -Que te conceda lo que tu corazón desea / y que confirme todos tus planes (Sal 19,5). -Nos alegraremos en tu salvación / y en el nombre del Señor Dios nuestro seremos engrandecidos (Sal 19,6). -Que el Señor cumpla todos tus deseos; ahora sé que el Señor envió a Jesucristo su Hijo (cf: Jn 4,9; Sal 19,7), / y juzgará a los pueblos con justicia (Sal 9,9). -El Señor se ha constituido en refugio para el pobre, ayudador en las necesidades, en la tribulación; / que esperen en ti los que conocieron tu nombre (Sal 9,10 - 11). -Bendito el Señor mi Dios (Sal 143,1), porque se ha convertido en mi asilo y mi refugio / en el día de mi tribulación (Sal 58,17). -Ayudador mío, te cantaré, porque, ¡oh Dios!, eres mi asilo, / Dios mío, misericordia mía (Sal 58,18).

NONA -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 12 -En ti, Señor, esperé, no quede confundido para siempre; / líbrame y sálvame por tu justicia (Sal 70,1 - 2). -Inclina a mí tu oído / y sálvame (Sal 70,2). -Sé para mí un Dios protector y lugar de refugio / para que me salves (Sal 70,3). -Porque tú eres, Señor, mi paciencia; / mi esperanza, Señor, desde mi juventud (Sal 70,5). -Desde el seno materno encontré en ti mi apoyo, tú eres mi protector desde el vientre de mi madre; l para ti siempre mi canto (Sal 70,6). -Que se me llene la boca de alabanza para cantar tu gloria, / tu grandeza todo el día (Sal 70,8). -Escúchame, Señor, porque tu misericordia es benigna; / mírame según la multitud de tus misericordias (Sal 68,17). -No apartes tu rostro de tu siervo; / porque estoy atribulado, escúchame en seguida (Sal 68,18). -Bendito el Señor mi Dios (Sal 143,1), porque se ha convertido en mi asilo y refugio / en el día de mi tribulación (Sal 58,17). -Ayudador mío, te cantaré, porque, ¡oh Dios!, eres mi asilo, Dios mío, misericordia mía (Sal 58,18).

VÍSPERAS -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Aplaudid todas las gentes (como anteriormente: Salmo 7).

PARTE IV -En el tiempo del Adviento del Señor. -

Siguen otros salmos, dispuestos también por nuestro beatísimo padre Francisco, los cuales se dicen, en lugar de los indicados anteriormente de la pasión del Señor, desde el Adviento del Señor hasta la vigilia de Navidad únicamente.

COMPLETAS -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 13 -¿Hasta cuándo, por fin, me olvidarás, Señor? / ¿Hasta cuándo apartarás tu rostro de mí? (Sal 12,1). -¿Hasta cuándo estaré cavilando en mi alma / y durante el día tendré dolor en mi corazón? (Sal 12,2). -¿Hasta cuándo se me sobrepondrá el enemigo? / Mira y óyeme, Señor, Dios mío (Sal 12,4). -Da luz a mis ojos para que no me duerma en la muerte, / para que no diga mi enemigo: Le he vencido (Sal 12,4). -Los que me atribulan se gozarán si caigo; / pero yo espero en tu misericordia (Sal 12,5). -Mi corazón saltará de gozo en tu socorro; cantaré al Señor, que me hizo bien, / y salmodiaré al nombre del Señor altísimo (Sal 12,6).

MAITINES -Antífona: Santa Virgen María.

Salmo 14 -Te alabaré, Señor, Padre santísimo, Rey del cielo y de la tierra, / porque me has consolado (Is 12,1; cf. Mt 11,25). -Tú eres mi Dios salvador; / actuaré con confianza y no temeré ( Is 12,2). -El Señor es mi fuerza y mi alabanza / y se ha hecho mi salvación (Sal 117,14). -Tu diestra, Señor, se ha engrandecido de poder; tu diestra, Señor, ha herido al enemigo, / y has abatido con el poder de tu gloria a mis enemigos (Ex 15,6 - 7). -Que lo vean los pobres y se alegren; / buscad a Dios, y vivirá vuestra alma (Sal 68,33). -Que el cielo y la tierra lo alaben, / el mar y cuanto en ellos se mueve (Sal 68,35). -Porque Dios salvará a Sión / y se reedificarán las ciudades de Judá (Sal 68,36). -Y habitarán allí / y la adquirirán en herencia (Sal 68,36). -Y el linaje de sus siervos la poseerá / y los que aman su nombre habitarán en ella (Sal 68,37).

PRIMA -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Ten piedad de mí, ¡oh Dios! (como anteriormente: Salmo 3).

TERCIA -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Toda la tierra (como anteriormente: Salmo 10).

SEXTA -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Que te escuche el Señor (como anteriormente: Salmo 11).

NONA -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: En ti, Señor, esperé (como anteriormente: Salmo 12).

VÍSPERAS -Antífona: Santa Virgen María.

-Salmo: Aplaudid todas las gentes (como anteriormente. Salmo 7). -Téngase en cuenta que no se recita el salmo entero, sino hasta el versículo Tiemble la tierra entera; pero se dice todo el versículo Tomad vuestros cuerpos. Al fin del cual se dice el Gloria al Padre. Así se recita en las vísperas de todos los días desde el Adviento hasta la vigilia de Navidad.

PARTE V -En el tiempo de la Navidad del Señor hasta la octava de la Epifanía

VÍSPERAS DE LA NAVIDAD DEL SEÑOR -Antífona: Santa Virgen María

Salmo 15 -Glorificad al Dios, nuestra ayuda (Sal 80,2); /cantad al Señor, Dios vivo y verdadero, con voz de alegría (cf. Sal 46,2). -Porque el Señor es excelso, /terrible, rey grande sobre toda la tierra (Sal 46,3). -Porque el santísimo Padre del cielo, nuestro Rey antes de los siglos (Sal 73,12), envió a su amado Hijo de lo alto, / y nació de la bienaventurada Virgen María. -El me invocó: "Tú eres mi Padre"; / y yo lo haré mi primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra (Sal 88,27-28). -En aquél día que hizo el Señor; /alegrémonos y gocémonos en él (Sal 117,24) -En aquél día, el Señor Dios envió su misericordia, / y en la noche su canto (Sal 41, 9). -Este es el día que hizo el Señor; / alegrémonos y exultemos en él (Sal 117 94). -Porque se nos ha dado un niños santísimo amado y nació por nosotros (Is 9,5) fuera de cada y fue colocado en un pesebre, / porque no había sitio en la posada (cf Lc 2,7). -Gloria al Señor en las alturas, / y en la tierra, paz a los hombres de buena voluntad (cf Lc 2,14). -Alégrese el cielo y exulte la tierra, conmuévase el mar y cuánto lo llena, / se gozarán los campos y todo lo que hay en ellos. -Cantadle un cántico nuevo, / cante al Señor toda la tierra. -Porque grande es el Señor y muy digno de alabanza, terrible sobre todos los dioses (Sal 95,4). -Tierras de los gentiles, ofrendad al Señor; ofrendad al Señor gloria y honor, / ofrendad al Señor la gloria debida a su nombre (Sal 95,7 - 8). -Tomad vuestros cuerpos y cargad con su santa cruz / y seguid hasta el fin sus santísimos preceptos (Rom 12,1; Lc 14,27; 1 Pe 2,12) -

Téngase en cuenta que este salmo se recita en todas las horas desde la Navidad del Señor hasta la octava de la Epifanía. Si alguno quiere recitar este oficio del bienaventurado Francisco, dígalo en la forma siguiente: dirá primero el Padre nuestro con las alabanzas: Santo, santo, santo. Acabadas las alabanzas con la oración, tal como se indica más arriba, comiéncese la antífona: Santa Virgen María, con el salmo señalado para cada hora del día y de la noche. Y dígase con gran reverencia.

SALUDO A LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA (=SalVM)

¡Salve, Señora, santa Reina, santa Madre de Dios, María, virgen convertida en templo, y elegida por el santísimo Padre del cielo, consagrada por El con su santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Paráclito; que tuvo y tiene toda la plenitud de la gracia y todo bien! ¡Salve, palacio de Dios! Salve, tabernáculo de Dios! ¡Salve, casa de Dios!
¡Salve, vestidura de Dios! ¡Salve, esclava de Dios! ¡Salve, Madre de Dios! ¡Salve también todas vosotras, santas virtudes, que, por la gracia e iluminación del Espíritu Santo sois infundidas en los corazones de los fieles para hacerlos, de infieles, fieles a Dios!

SALUDOS A LAS VIRTUDES (=SalVir)

¡Salve, reina sabiduría, el Señor te salve con tu hermana la santa pura sencillez! -¡Señora santa pobreza, el Señor te salve con tu hermana la santa humildad! ¡Señora santa caridad, el Señor te salve con tu hermana la santa obediencia! -¡Santísimas virtudes, a todas os salve el Señor, de quien venís y procedéis! -Nadie hay absolutamente en el mundo entero que pueda poseer a una de vosotras si antes no muere. Quien posee una y no ofende a las otras, las posee todas. Y quien ofende a una, ninguna posee y a todas ofende (cf. Sant 2,1). Y cada una confunde los vicios y pecados.
La santa sabiduría confunde a Satanás y todas sus astucias. -La pura santa simplicidad confunde toda la sabiduría de este mundo (cf. lCor 2,6) y la sabiduría del cuerpo. -La santa pobreza confunde la codicia, y la avaricia y las preocupaciones de este siglo. -La santa humildad confunde la soberbia y a todos los mundanos, y todo lo mundano. -La santa caridad confunde todas las tentaciones diabólicas y carnales y todos los temores carnales.

CÁNTICO DE LAS CREATURAS (Cánt)

ALTÍSIMO, OMNIPOTENTE Y BUEN SEÑOR, a Ti loor y gloria, honor y toda bendición: a Ti solo, Altísimo, Te convienen, y ningún hombre es digno de nombrarte.

¡Alabado sea, mi Señor, en todas las creaturas tuyas, especialmente el señor hermano Sol, por quien nos das el día y nos alumbras, y es bello y radiante con grande esplendor: de Ti, Altísimo, es significación!:

¡Alabado seas, mi Señor, por la hermana Luna y las Estrellas: en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas! ¡Alabado seas, mi Señor, por el hermano Viento, por el Aire y la Nube, por el Cielo sereno y todo Tiempo: por ellos a tus creaturas das sustento!

Alabado seas, mi Señor, por la hermana Agua, la cual es muy útil y humilde, preciosa y casta!

¡Alabado seas, mi Señor, por el hermano Fuego: por él nos alumbras la noche, y es bello y alegre, vigoroso y fuerte!

¡Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre Tierra, que nos mantiene y sustenta, y produce los variados frutos con las flores coloridas y las hierbas!

¡Alabado seas, mi Señor, por quienes perdonan por tu amor, y soportan enfermedad, tribulación: bienaventurados quienes las soporten en paz, porque de Ti, Altísimo, coronados serán

¡Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana la Muerte corporal de quien ningún hombre viviente puede escapar! ¡Ay de aquéllos que mueran en pecado mortal! ¡Bienaventurados los que encuentre cumpliendo tu muy santa voluntad: pues la muerte segunda no les podrá hacer mal!

¡Alabad y bendecid a mi Señor y gracias dad, y servidle con grande humildad!