Confesión de fe y Propósito de Valdés

y sus hermanos

en 1180)

tomado y traducido de

(Glaubensbekenntnis und Propositum des Waldes und seiner Bruder von 1180)

DER LIBER ANTIHERESIS DES DURANDUS VON OSCA

herausgegeben von KURT‑VICTOR SELGE

Berlin 1967

 

In nomine patris et filii et spiritus sancti atque beatissime semperque virginis marie.

Pateat omnibus fidelibus, quod ego valdesius et omnes fratres mei, prepositis nobis sacrosanctis evangeliis, corde credimus, fide intelligimus, ore confitemur et simplicibus verbis affirmamus:

Patrem et filium et spiritum sanctum tres personas esse, unum deum, totamque deitatis trinitatem, coessencialem et consubstancialem et coheternalem et coomnipotentem, et singulas quasque in trinitate personas plenum deum, et totas tres personas unum deum, sicut in “Credo in deum” et in “Credo in unum deum” et in “Quicumque vult” continetur.

Patrem quoque et filium et spiritum sanctum, unum deum, de quo nobis sermo, esse creatorem et factorem et gubernatorem et loco congruo et tempore dispositorem omnium visibilium et invisibilium, celestium et aeriarum, aquaticarum et terrenarum, corde et ore credimus et confitemur.

Novi et veteris testamenti, id est legis moisi et prophetarum et apostolorum, unum eundemque et deum auctorern credimus, qui in trinitate, ut dictum est, permanens omnia creavit.

Iohannemque babtistam ab ipso missum esse sanctum et iustum et in utero matris sue spiritu sancto repletum.

 

Incarnacionem divinitatis non in patrem neque in spiritu sancto factam, set in filio tantum corde credimus et ore confitemur, ut, qui erat in divinitate dei patris filius, deus verus ex patre, esset et homo verus ex matre, veram carnem habens ex visceribus matris et animam humanam racionabilem, simul in eo utriusque nature, id est deus et homo, una persona, unus filius, unus christus, unus deus cum patre et spiritu sancto, omnium rector et auctor.

 

 

Natus est ex virgine mariae vera nativitate carnis; et manducavit et bibit et dormivit et fatigatus ex itinere quievit; qui passus est vera carnis sue passione et mortuus est vera corporis sui morte et resurrexit vera carnis sue receptione et vera anime resurrexione, in qua postquam manducavit et bibit, ascendit in celum, sedet ad dexteram patris, et in eadem venturus est iudicare vivos et mortuos.

 

 

Corde credimus et hore confitemur unam ecclesiam chatholicam, sanctam, apostolicam, et inmaculatam, extra quam neminem salvari credimus.

Sacramenta quoque, que in ea celebrantur, inestimabili atque invisibili virtute spiritus sancti cooperante, licet a peccatore sacerdote ministrentur, dum ecclesia eum recipit, nullo modo reprobamus.

Neque ecelesiasticis officiis vel benedictionibus ab eo celebratis detraimus, set benivolo animo tamquam a iustiscimo amplectimur.

 

Approbamus ergo baptismum infancium, ut, si defunti fuerint post baptismum, antequam peccata comitant, fatemur eos salvari et credimus.

In baptismate vero omnia peccata, tam illud originale peccatum contractum quam illa, que voluntarie comissa sunt, dimiti credimus.

Confirmacionem quoque ab episcopo factam, id est imposicionem manuum, sanctam et venerande accipiendam esse cencemus.

Sacrificium, id est panem et vinum, post consecracionem esse corpus et sanguinem ihesu Christi firmiter credimus et simpliciter affirmamus, in quo nichil a bono maius nec a malo minus perficitur sacerdote.

Peccatoribus corde penitentibus et ore confitentibus et opere secundum scripturas satisfacientibus veniam a deo posse consequi concedimus, et eis libentissime comunicamus.

 

Unctionem infirmorum cum oleo consecrato veneramur.

Coniugia carnalia esse contrahenda secundum apostolum non negamus; contracta vero ordinarie disiungere omnino prohibemus, nec etiam secunda matrimonia dampnamus.

Ordines vero ecclesiasticos, id est episcopatum et presbiteratum et ceteros infra et supra, et omne, quod in ecclesia sancte et ordinabiliter sanccitum legitur aut canitur, humiliter conlaudamus et fideliter veneramur.

Diabolum non per condicionem, set per arbitrium malum esse factum credimus.

 

Carnium perceptionem minime culpamus.

Corde credimus et hore confitemur huius carnis, quam circumgestamus, et non alterius resurrexionem.

 

Iudicium quoque futurum et singulos pro his, que in hac carne gesserunt, recepturos vel premia vel penas firmiter credimus et affirmamus.

Helemosinas et sacrificium ceteraque beneficia fidelibus posse prodessei defunctisi non dubitamus.

Et quia fides secundum iacobum apostolum sine operibus mortua est, seculo abrenunciavimus et que abebamus, velut a domino consultum est, pauperibus erogavimus et pauperes esse decrevimus, ita ut de crastino solliciti esse non curamus nec aurum nec argentum vel aliud tale preter victum et vestitum cotidianum a quoquam accepturi sumus.

Concilia, quoque evangelica velut precepta servare proposuimus.

Remanentes autem in seculo et sua possidentes, elemosinas ceteraque beneficia ex suis rebus agentes, precepta domini servantes, salvari eos omnino fatemur et credimus.

Quapropter discrecionem vestram omnimodo deposimus quod, si forte contigerit aliquos venire ad vestras partes se esse ex nobis, si hanc fidem non habuerint, ipsos ex nostris non fore pro certo sciatis.

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y de la beatísima siempre virgen María.

Sepan todos los fieles que yo Valdo y todos mis hermanos, ante los santos evangelios, creemos de corazón, entendemos en la fe, confesamos con la boca, y afirmamos con simples palabras que:

El Padre y el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas, un solo Dios, y toda la divinidad es coesencial y consubstancial y coeterna y coomnipotente, y queda cada de las tres personas que están en la trinidad son plenamente Dios y que las tres personas son un único Dios, tal como está contenido en los símbolos “Creo en Dios”, “Creo en un solo Dios”,  “Quien quiera”.

Confesamos y creemos con el corazón y con la boca que tanto el Padre como el Hijo, como el Espíritu Santo, un solo Dios, al cual nos estamos refiriendo, es el creador y hacedor y gobernador y disponedor en su debido tiempo y lugar de todas las cosas visibles e invisibles, celestes y aéreas, acuáticas y terrenas.

Creemos que es uno y el mismo autor del Nuevo y del Antiguo Testamento, es decir de la ley de Moisés y de los profetas, el mismo que, como hemos dicho, subsiste en la trinidad, ha creado todas las cosas.

Creemos también que Juan Bautista ha sido por el mismo Dios enviado, es santo y justo y lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre.

Creemos en el corazón y confesamos con la boca que la encarnación de la divinidad no fue realizada ni en el Padre ni en el Espíritu Santo sino solamente en el Hijo.

De modo que el que era en la divinidad el hijo de Dios Padre, verdaderamente Dios por el Padre, fue hombre verdadero por la madre, tuvo carne verdadera asumida del vientre de la madre y alma humana racional.

En ambas y en cada una de las naturalezas, es decir, Dios y Hombre, es una sola persona, un hijo, un cristo, un solo Dios con el Padre y el Espíritu Santo, autor y gobernador de todas las cosas.

Nacido de la Virgen María en la Navidad con carne verdadera, comió, bebió, durmió y descansó fatigado por el camino. Padeció en la verdadera pasión de su carne, murió con la muerte verdadera de su cuerpo, y resucitó con la verdadera resurrección de su carne y con la verdadera reasunción de su cuerpo por su alma.

En este estado, luego de comer y beber ascendió al cielo, esta sentado a la derecha del Padre, y de esta forma vendrá juzgar a vivos y muertos.

Creemos con el corazón y confesamos con la boca a una sola iglesia católica, santa, apostólica e inmaculada, fuera de la cual creemos que nadie se puede salvar.

No reprobamos en modo alguno los sacramentos que en ella se celebran, con la cooperación del poder inestimable e invisible del Espíritu Santo, aunque fueran celebrados por un sacerdote pecador, mientras este sea recibido por la Iglesia.

No reprobamos de modo alguno, ni nos apartamos de los oficios eclesiásticos y de la bendiciones celebradas por tales sacerdotes. Antes bien, los aceptamos benévolamente como si fueran hechos por un sacerdote justísimo.

Aprobamos el bautismo de los niños. Creemos y confesamos que si murieren después del bautismo y antes de cometer algún pecado, son salvos.

Creemos también que en el bautismo se perdonan todos los pecados, tanto el contraído con el pecado original, como los cometidos voluntariamente.

Creemos que la confirmación hecha por un obispo, es decir la imposición de manos, ha de ser recibida como santa y venerable.

Firmemente creemos y simplemente afirmamos que el Sacrificio, es decir, el pan y el vino después de la consagración con el cuerpo y la sangre de Jesucristo.

En esta consagración no añade nada en mejor o pero el hecho de que el celebrante se un buen o mal sacerdote.

Concedemos y aceptamos gustosamente que se puede conceder el perdón a los pecadores que se arrepienten de corazón y que dan satisfacción con sus obras, según las escrituras.

Veneramos la Unción de los enfermos con óleo consagrado.

No negamos, según dice el Apóstol, que se puedan contraer nupcias carnales.

Prohibimos de ordinario que en modo alguno sean disueltas las  nupcias ya contraídas.

No condenamos las segundas nupcias.

Humildemente alabamos y fielmente veneramos a los órdenes eclesiásticos, es decir, el episcopado y el presbiterado, así como a los demás inferiores y superiores, y todo lo que lee o se canta ordenado por la iglesia.

Creemos que el Diablo se hizo malo por su libre voluntad y no por su propia naturaleza.

No condenamos en modo alguno la ingesta de carne.

Creemos de corazón y con la boca confesamos que hemos de resucitar en esta carne que llevamos y no en otra.

Firmemente creemos que habrá un juicio futuro realizado por Jesucristo, y que cada uno recibirá lo merecido por lo hecho en esta vida, premio o castigo.

Creemos que la limosna, el sacrificio, y los demás beneficios pueden aprovechar a los fieles difuntos.

Y porque, según el apóstol Santiago, la fe sin obras está muerta renunciamos al siglo y todo lo que poseíamos, y tal como ha sido aconsejado por el Señor, lo distribuimos a los pobres, y decidimos ser pobres, de modo que no nos preocupamos del mañana, ni de poseer oro ni plata, ni nada más fuera de la comida o del vestido cotidiano de quien quiera proporcionárnoslo.

Nos proponemos observar como preceptos los consejos evangélicos.

Confesamos y creemos que se pueden salvar quienes permanezcan en el siglo, manteniendo sus propiedades, haciendo con sus bienes limosnas u otros beneficios, guardando los mandamientos del Señor.

Dejamos librado a vuestra discreción todo lo que hemos declarado, de modo que si sucediere que vengan algunos diciendo que son de los nuestros y no profesaren esta misma fe, sabed con certeza que no son de nuestro grupo.