LA ORDEN DE

FRAILES MENORES CAPUCHINOS

Comisariato Provincial Rioplatense

PADRES CAPUCHINOS Montevideo

La presente obrita que con gusto y cariño ofrecemos a nuestros hermanos de hábito y al público en general, sale bajo la dirección y auspicios de nuestro Comisariato Provincial Rioplatense del CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS. Había sido nuestro propósito confeccionar unas lecciones de historia de nuestra Orden, para proporcionar a nuestros jóvenes Coristas un medio de instruirse en esta disciplina específicamente nuestra. Encomendamos el trabajo a nuestros Religiosos los Padres: Ignacio de Elías y Anselmo M. de Treinta y Tres, quienes con la valiosa cooperación del R. P. Juan de Guernica, religioso perteneciente al Comisariato Chileno, y cuya competencia y autoridad en historia franciscana es por todos reconocida, con paciente laboriosidad y constancia, no solamente llevaron a feliz término nuestro deseo, sino que yendo más allá y con nuestro beneplácito, ampliaron la primitiva idea imprimiéndole características de obra no despreciable en su género.

No somos nosotros los más autorizados para hablar de ella; los autores esperan el fallo de los lectores, que deseamos sea dado con la misma íntima satisfacción que experimentamos al autorizar su publicación, formulando el ardiente voto que ella contribuya eficazmente a la genuina formación de nuestros jóvenes en el espíritu seráfico capuchino.

FR. BERNARDO M. DE BUENOS AIRES o.f.m.cap. Com. Provincial

EN VEZ DE UN PRÓLOGO

Este ensayo histórico sobre los orígenes, desarrollo y representación de muestra Orden en el tiempo, es una historia condensada, dosificada, hecha alimento de párvulos, para uso de jóvenes, no para profesionales.

Hemos tenido en cuenta la advertencia de nuestro hermano en religión el P. Eduardo d'Alençon, acerca de la oscuridad en que todavía se envuelven los orígenes de nuestra Orden Capuchina, y ella no nos podía dejar indiferentes. Desde Cicerón acá se ha repetido que la ignorancia de la propia historia, rebaja. Hacía pues, falta, un manualito que se pudiera poner en marros de nuestra juventud con lo más interesante de nuestro acervo histórico.

El librito que ahora presentamos, quiere ser algo así como una alondra que cante al oído de novicios y jóvenes en el recogimiento de sus celdas.

Ahí tienes pues, lector querido, el librito que tantos buenos religiosos deseaban. Bien o mal pergeñado, sus páginas llevan el aire de familia y de franciscanidad a toda prueba. Tal vez no te parezca bien la humildad y falta de garbosidad del escrito. No te lo discutimos. "Veniam pro laude peto" (Ovidio).

Permítasenos cerrar este proemio con las palabras del celanense, con los ojos fijos en el Seráfico Padre: "Scripsimus tua dulci memoria delectati": hemos escrito absortos en la memoria de tu nombre.

LOS AUTORES.